¿Por qué palabras y frases del Nuevo Testamento están en el Libro de Mormón?, Parte 5: ¿Con qué frecuencia las Escrituras en las planchas de bronce eran la fuente común?

Octubre 30, 2019
"Lehi and the Brass Plates"; (Lehi y las Planchas de Bronce) por Jerry Thompson a través de Recursos del Evangelio
KnoWhy #533
"Lehi and the Brass Plates"; (Lehi y las Planchas de Bronce) por Jerry Thompson a través de Recursos del Evangelio
"Por lo que trabajamos diligentemente entre los de nuestro pueblo, a fin de persuadirlos a venir a Cristo, y a participar de la bondad de Dios, para que entraran en su reposo, no fuera que de algún modo él jurase en su ira que no entrarían, como en la provocación en los días de tentación, cuando los hijos de Israel estaban en el desierto".
Jacob 1:7

Este es el quinto en una serie de KnoWhys que analizan la pregunta de ¿Por qué palabras y frases del Nuevo Testamento están en el Libro de Mormón?

El Conocimiento

En las partes anteriores de esta serie, discutimos la idea de que mucho del material del Nuevo Testamento en el Libro de Mormón pudo haber sido introducido por el mismo Salvador resucitado (parte 2) o por medio de la revelación directa a los profetas nefitas (parte 3 y 4). Además de esto, otra fuente de frases que parecen coincidir con partes del Nuevo Testamento son las planchas de bronce que la familia de Lehi tenía en su posesión. Más a menudo de lo que los lectores se dan cuenta, muchos pasajes del Nuevo Testamento están citados o parafraseados en los textos del Antiguo Testamento los cuales pudieron haber estado disponibles para los nefitas por medio de las planchas de bronce. Por ejemplo:

  • Cuando Abinadí declaró que “el sepulcro no tuviera victoria, ni la muerte aguijón” (Mosíah 16:7–8), sus palabras son muy similares a lo que Pablo dice en 1 Corintios 15:54–56 (“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?"). Pero es probable que tanto Pablo como Abinadí estuvieran parafraseando pasajes del Antiguo Testamento como Isaías 25:8 ("Destruirá a la muerte para siempre") y Oseas 13:14 ("De manos [de la tumba] los rescataré, los redimiré de la muerte. ¿Dónde están, oh muerte, tus plagas? ¿Dónde está, oh Seol [tumba], tu destrucción?”).1
  • Aunque la línea que utiliza el hermano de Nefi, Jacob, "como en la provocación en los días de tentación... en el desierto" (Jacob 1:7) encaja con Hebreos 3:8 ("como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto"), está claro que la fuente en ambos pasajes es Salmo 95:8 ("como en el día de Masah en el desierto").2

Donde el post-exílio3 los textos del Antiguo Testamento (presumiblemente no disponibles para los nefitas) son la fuente de una frase en el Nuevo Testamento, a menudo es posible que esas expresiones pudieron haber utilizado frases pre-exílicas que existieron en el lenguaje y literatura hebrea pero que no sobrevivieron en los registros bíblicos pre-exílicos.

  • Los lectores pueden comparar fácilmente las palabras de Lehi en 1 Nefi 8:12 ("Y al comer de su fruto, mi alma se llenó de un gozo inmenso") a Mateo 2:10: "Y cuando vieron la estrella, se regocijaron con gran gozo". Una posible fuente del Antiguo Testamento para esta expresión es Nehemías 12:43, cuando los muros de Jerusalén habían sido reconstruidos, donde Dios "les había dado gran alegría". Sin embargo, este es un texto post-exílico que no se hubiera encontrado en las planchas de bronce. Pero esta expresión fue utilizada aparentemente en muchas ocasiones en la época pre-exílica también, especialmente involucrando la construcción, dedicación y uso del templo de Salomón, como se puede ver en 1 Crónicas 29:9, Salmos 43:4 y Salmo 68:3.
  • La alegoría del olivo en el libro de Jacob contiene muchas similitudes a una alegoría similar en Romanos 11. Sin embargo, ambos poseen similitudes con pasajes en Ezequiel, donde el profeta habla de problemas con la copa (o "principal" de acuerdo con la Escritura) de un árbol, toma ramas tiernas y jóvenes y las planta en otro lugar (Ezequiel 17). Los escritos de Ezequiel se registraron después de que Lehi había salido de Jerusalén. Sin embargo, también hay similitudes en la alegoría de Ezequiel en escritos pre-exiliados como Oseas 14, Isaías 5 y Jeremías 11. Los eruditos santos de los últimos días han argumentado que la alegoría de Zenós en Jacob 5 pudo ser anterior y servir como inspiración para todos estos.4

El por qué

Los lectores de la Biblia probablemente sean conscientes de que los autores del Nuevo Testamento a menudo citan o hacen referencia a pasajes del Antiguo Testamento. Las estimaciones conservadoras enumeran al menos 295 citas directas de pasajes del Antiguo Testamento, ocupando unos 352 versículos del Nuevo Testamento, o más del cuatro por ciento. Esto indica que casi uno de cada 23 versículos del Nuevo Testamento es una cita del Antiguo Testamento.5

Aunque a menudo citan directamente pasajes del Antiguo Testamento, también se puede ver que hay varios ejemplos donde los autores del Nuevo Testamento aluden o parafrasean las Escrituras. Debido a que estos ejemplos pueden ser más difíciles de detectar, las estimaciones del número total de referencias al Antiguo Testamento en el Nuevo varían grandemente, desde alrededor de 600 a algo más de 4000. No sería una exageración afirmar que más del diez por ciento del texto del Nuevo Testamento proviene del Antiguo Testamento y podría ser más que eso.6

Una de las razones por las que muchas de las referencias del Antiguo Testamento son tan difíciles de identificar es que no siempre hay una fórmula de citas como "está escrito" o "así dice el profeta" para indicar que se está usando una escritura. 7 Además, cuando los autores del Nuevo Testamento hicieron eco, aludieron o parafrasearon pasajes del Antiguo Testamento, a menudo usaban el lenguaje de las Escrituras libremente y sin atribución. Como señaló el erudito bíblico Steve Moyise: "Las alusiones son menos precisas [que las citas], recogiendo algunas palabras clave y usualmente entretejidas en la nueva composición".8

Adicionalmente, en muchos casos donde el Nuevo Testamento está citando el Antiguo, la cita es difícil de reconocer porque los traductores de la versión del rey Jacobo de la Biblia no intentaron ser consistentes en cómo tradujeron palabras equivalentes y frases del hebreo del Antiguo Testamento y el griego del Nuevo Testamento al inglés.9 Por ejemplo, por esta razón incluso los nombres de profetas famosos se escriben de manera diferente en el Nuevo Testamento en inglés: Isaiah = Esaias, Noah = Noe, Elijah = Elias y Joshua = Jesus. Debido a este tipo de situaciones, la profecía de Isaías en Isaías 40:3, “Preparad el camino de Jehová; enderezad calzada en el yermo para nuestro Dios” se convirtió en Mateo 3:3: “Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor” y en Juan 1:23: “Enderezad el camino del Señor”.10

Teniendo en cuenta esto, los lectores pueden pasar desapercibido que algunas veces lo que parece ser una frase del Nuevo Testamento o pasaje del Libro de Mormón originalmente puede ser del Antiguo Testamento. Lo que inicialmente parece ser un uso anacrónico de las escrituras cristianas posteriores, es en realidad una cita o paráfrasis de algo a lo que los nefitas tenían acceso en las planchas de bronce.

Aunque este no es el caso para todo el material del Nuevo Testamento en el Libro de Mormón, esta perspectiva puede ser de ayuda para aquellos que encuentran el lenguaje del Nuevo Testamento en sus lecturas del Libro de Mormón y quieren saber por qué está allí. Los lectores pueden analizar los pasajes relevantes del Nuevo Testamento (y tal vez consultar los comentarios bíblicos y otros recursos académicos) para ver si el autor del Nuevo Testamento pudo haber estado utilizando un texto más antiguo del Antiguo Testamento en su escritura.11

La aparición de escritos y profecías del Antiguo Testamento tanto en el Nuevo Testamento como en el Libro de Mormón pueden servir como  testimonio para los lectores de que los autores de estos últimos libros de Escrituras considerados los escritos del Antiguo Testamento son indudablemente la palabra de Dios y sentir que fue su deber y privilegio compartir estos textos sagrados para el eterno beneficio de otros.

Este KnoWhy fue posible gracias a las generosas contribuciones de Bryson y Jan Garbett.

Otras lecturas

Book of Mormon Central en Español, “¿Cuáles son las raíces de la alegoría de Zenós en el mundo antiguo? (Jacob 5:3)”, KnoWhy 70, (28 de marzo de 2017).

Book of Mormon Central en Español, “¿Se conoce algo del profeta Zenós fuera del Libro de Mormón? (Jacob 5:1)”, KnoWhy 67, (24 de marzo de 2017).

Gary J. Coleman, “The Book of Mormon: A Guide for the Old Testament”, Ensign (enero de 2002): 45–55.

John Hilton III, “Old Testament Psalms in the Book of Mormon”, en Ascending the Mountain of the Lord: Temple, Praise, and Worship in the Old Testament (2013 Sperry Symposium), ed. Jeffrey R. Chadwick, Matthew J. Grey y David Rolph Seely (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2013), 291–311.

David Rolph Seely y John W. Welch, “Zenos and the Texts of the Old Testament”, en The Allegory of the Olive Tree: The Olive, the Bible, and Jacob 5, ed. Stephen D. Ricks y John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1994), 322–346.

  • 1. Oseas 13:14, versión RV. La versión RV utiliza "Seol" ("Infierno"), siguiendo el hebreo, pero esto se traduce como "la tumba" en la VKJ.
  • 2. Sobre el uso de Jacob del Salmo 95 y otros salmos, véase Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué Jacob citó tanto de los Salmos? (Jacob 1:7)”, KnoWhy 62, (17 de marzo de 2017); John Hilton III, “Old Testament Psalms in the Book of Mormon”, en Ascending the Mountain of the Lord: Temple, Praise, and Worship in the Old Testament (2013 Sperry Symposium), ed. Jeffrey R. Chadwick, Matthew J. Grey y David Rolph Seely (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2013), 291–311.
  • 3. El término "post-exílio" se refiere al periodo de tiempo en la Biblia que comienza en el año 538 a. C. y le siguen 70 años que pasan cautivos los judíos en Babilonia ("El Cautiverio de Babilonia" o "Cautividad en Babilonia"). El período anterior al exilio terminó alrededor del año 600 a. C., cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó Jerusalén y tomó cautivos a muchos de sus habitantes. Esto fue justo después de que Lehi y su familia salieran de Jerusalén para ir a la tierra prometida.
  • 4. Para conocer más sobre este tema, véase Book of Mormon Central en Español, “¿Cuáles son las raíces de la alegoría de Zenós en el mundo antiguo? (Jacob 5: 3)”, KnoWhy 70, (24 de marzo de 2017); Book of Mormon Central en Español, “¿Se conoce algo del profeta Zenós fuera del Libro de Mormón? (Jacob 5:1)”, KnoWhy 67, (24 de marzo de 2017); David Rolph Seely y John W. Welch, “Zenos and the Texts of the Old Testament”, en The Allegory of the Olive Tree: The Olive, the Bible, and Jacob 5, ed. Stephen D. Ricks y John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1994), 322–346.
  • 5. Roger Nicole, “New Testament Use of the Old Testament”, ensayo en línea republicado en Revelation and the Bible, ed. Carl. F.H. Henry (Grand Rapids, MI: Baker, 1958), pp. 137-151, accedido en http://www.bible-researcher.com/nicole.html.
  • 6. Nicole, “New Testament Use of the Old Testament”.
  • 7. Aunque, de acuerdo con Nicole, hay alrededor de 224 citas directas que incluyen este tipo de declaración introductoria. Véase Nicole, “New Testament Use of the Old Testament”.
  • 8. Steve Moyise, The Old Testament in the New: An Introduction (2nd Ed. London: Bloomsbury T&T Clark, 2015), 7. Además, los autores del Nuevo Testamento a menudo citaban textos y traducciones bíblicas, como la Septuaginta griega, que no siempre coincidían exactamente con las versiones que finalmente se tradujeron al inglés como la versión del rey Jacobo que usamos hoy. Este hecho, entre otras razones, resultó en variaciones entre la interpretación de textos del Antiguo y Nuevo Testamento que pueden crear la ilusión de que un pasaje citado en el Nuevo no está relacionado con el texto fuente en el Antiguo. Una simple ilustración de esto sería Hebreos 9:20, que cita las palabras de Moisés en Éxodo 24:8. Hebreos 9:20 (en la VKJ) representa la declaración como "[e]sta es la sangre del testamento que Dios os ha mandado". Compare esto con la forma en que la cita original se lee en el Antiguo Testamento: "He aquí la sangre del convenio que Jehová ha hecho con vosotros". Hay muchos ejemplos de discrepancias aparentes como estas en el uso del Nuevo Testamento del Antiguo que dificultaría a los lectores notar de inmediato que se está utilizando un pasaje del Antiguo Testamento sin leer el contexto de ambos pasajes.
  • 9. En realidad se había asignado a comités diferentes para traducir el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Además, los pasajes del Antiguo Testamento que se utilizaron en el Nuevo Testamento a menudo se tomaron de la Septuaginta (LXX), la traducción antigua griega del Antiguo Testamento hebreo, la cual a menudo contiene notables o importantes diferencias de la versión hebrea del texto. Gracias a Robert Smith por enfatizar este punto en un correo personal a Book of Mormon Central.
  • 10. Tal vez para el beneficio de los lectores del Libro de Mormón en inglés-español, quienes podrían estar más familiarizados con la versión del Nuevo Testamento de una cita del Antiguo Testamento, el Libro de Mormón algunas veces presenta pasajes del Antiguo Testamento en la forma en que aparecen en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, Jacob 4:17 alude al Salmo 118:22, pero la redacción que usa es parecida a la cita que se encuentra en Mateo 21:42 y Marcos 12:10.
  • 11. Véase, por ejemplo, textos de apoyo como G.K. Beale y D.A. Carson, eds., Commentary on the New Testament Use of the Old Testament (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2007), o fuentes en línea como esta lista: “Parallel Passages in New Testament Quoted from Old Testament” en blueletterbible.org. Además, los escritores del Nuevo Testamento ocasionalmente utilizaron otros textos religiosos antiguos que no se encuentran en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, Judas 1:14–15 cita de un antiguo texto judío conocido como 1 Enoc (1 Enoc 1:9). Citas de textos externos como este, naturalmente, pueden ser aún más difíciles de identificar.