¿Es el Libro de Mormón como otros documentos de metal antiguos?

Mayo 2, 2019
Réplica de un pergamino de cobre.  Imagen a través de TimesofIsrael.com
KnoWhy #512
Réplica de un pergamino de cobre. Imagen a través de TimesofIsrael.com
"[M]as lo que escribamos sobre cualquiera otra cosa que no sea planchas, ha de perecer y desvanecerse".
Jacob 4:2

El conocimiento

Uno de los aspectos más distintivos del Libro de Mormón es su forma física. Aquellos que vieron el antiguo registro nefita lo describen como si estuviera grabado en planchas de oro finas las cuales estaban unidas entre sí con anillos en forma de la letra D.1 El libro también menciona otros registros de metal, como las planchas de bronce, las 24 planchas de oro las cuales contenían el registro jaredita y los registros nefitas subyacentes de los cuales Mormón creó su compendio.2 Claramente, los nefitas tenían una tradición extensa y perdurable de mantener registros sobre planchas de metal.3 Explicando la razón de la manera en que guardaban registros, Jacob declaró que "lo que escribamos sobre cualquiera otra cosa que no sea planchas, ha de perecer y desvanecerse" (Jacob 4:2).

De acuerdo con H. Curtis Wright, un bibliógrafo con experiencia en epigrafía antigua,4 "literalmente cientos de documentos de metal"—escritos sobre metales como el plomo, el bronce, el cobre, la plata y el oro—han sido descubiertos "en todo el mundo antiguo".5 Por lo que, el medio sobre el cual se escribió el Libro de Mormón está bien atestiguado por la antigüedad. Sin embargo, algunos se podrían preguntar, más específicamente, cuánto se parecen el Libro de Mormón y varias planchas, que se mencionan, a otros documentos de metal del mundo antiguo.

Algunas similitudes sorprendentes

De varias maneras, el Libro de Mormón tiene sorprendentes similitudes con otros ejemplos.6 Por ejemplo, al igual que el Libro de Mormón, se conocen otros documentos antiguos de metal (o se mencionan en la antigüedad) han sido

  • escritos en planchas hechas de oro (o aleación de oro),7
  • protegidos por ángeles guardianes,8
  • enterradas en cajas (algunas de las cuales fueron hechas de piedra),9
  • unidos con anillos (algunos de ellos en forma de una D),10
  • duplicados (significa que una copia de respaldo similar o idéntica fue creada),11
  • de alguna manera sellados,12
  • y autentificado por testigos.13

Lugar, tiempo, género y guion

El pergamino de cobre de la cueva Qumran 3, el Museo de Jordania, Reino Hachemita de Jordania. Imagen a través de National Catholic Register

William J. Hamblin, un erudito de historia antigua, encontró que los géneros de escritura sobre metal en el "mundo meditarráneo de la época de Lehi" encajan de manera general en las siguientes categorías: rituales, leyes, profecías e historias.14 "Estos géneros", escribió Hamblin, "encajan ampliamente con el contenido descrito de las planchas de bronce en el Libro de Mormón" (véase 1 Nefi 5:11–13), el cual refleja "la ley (Torah), los profetas (nevi’im) y los escritos (ketuvim) que se encuentran en la tradición judía.15

Hamblin también ha señalado que los documentos de metal de las regiones del Mediterráneo han sido escritas en varios caracteres semíticos (incluyendo el hebreo), así como también formas adaptadas del egipcio.16 Esto da un contexto plausible para la perpetuación del hebreo nefita y lo que ellos llamaron el "egipcio reformado" en su tradición de registro de metales (véase Mormón 9:32–33).

Longitud

Planchas de la fundación Apadana de Dario el grande en una caja de piedra de Teherán, Irán.Imagen a través de In the Cavity of a Rock

Cuando se trata de longitud, el Libro de Mormón es bastante único. Sus grabados antiguos fueron traducidos en más de 500 páginas de texto en inglés. En contraste, la cantidad de texto que se encuentra en la mayoría de documentos de metal es muy pequeña, que a menudo ocupaban pocas páginas o menos cuando se traducían al inglés.17

Sin embargo, documentos metálicos antiguos extensos no son completamente desconocidos. En el sur de Corea, un registro profético de enseñanzas de sabiduría fue encontrado en un juego de 19 planchas de oro que datan del siglo VIII d. C.18 Aún más notable, un documento de oro, que registra "una porción importante del Corán" fue encontrado en la tumba de un emperador chino. Sus "120 planchas de oro doradas" fueron "articuladas juntas" en "6 juegos separados de 20 páginas'".19

También se dice de una obra filosófica llamada The Perfection of Wisdom Sutra fue escrita en planchas de oro. De acuerdo con David B. Honey y Michael P. Lyon, el texto de "6,400,000 caracteres chinos" ocupan "tres volúmenes completos de estilo occidental en su edición crítica moderna".20 Asumiendo que el informe de su existencia antigua es correcta, "copiarlo en planchas de oro debió haber necesitado una cantidad extraordinaria de oro así como también una gran inversión de recursos humanos y monetarios".21

Hay un informe de testigos antiguos de que un poema de alrededor el siglo VIII a. C., llamado Works and Days, fue grabado en un libro de plomo.22 Wright describió el poema como una "obra literaria de algunas treinta páginas de Oxford".23 Un registro antiguo hitiita, llamado Deeds of Suppiluliuma, que data del siglo XIV a. C., fue escrito probablemente en tablas de bronce.24 Aunque muchas secciones del documento están pobremente preservadas, las porciones restantes sugieren que habría sido bastante largo.

Aún más cerca de Jerusalén, el famoso Rollo de Cobre (parte de los rollos del Mar Muerto) es un documento hebreo importante que data del siglo I y II d. C. Fue inscrito en planchas separadas que fueron remachadas en dos rollos continuos.25 Este y otros ejemplos demuestran que los documentos metálicos largos, aunque raros, están seguramente atestiguados en el mundo antiguo.26

Espacio físico en las planchas

Rollo de plata encontrado en Ketef Hinnom que contenían una porción de Números 6, que data del siglo VI y VII a C. Imagen a través de Israel Museum

Finalmente, hay una pregunta de espacio físico. ¿Podrían haberse derivado realmente cerca de más de quinientas páginas de texto en inglés de los caracteres inscritos sobre las planchas de oro del Libro de Mormón? Una vez más, las comparaciones con otros documentos antiguos e inscripciones proporcionan información valiosa. Hamblin, por ejemplo, ha comparado las 24 planchas de Éter con las tablas Euguvinas (del siglo 3ro.-1ro. a. C.) descubiertas en Italia, que fueron hechas de siete planchas largas, cinco de las cuales tienen escrituras en ambos lados.27 Después de varios cálculos, Hamblin concluyó "que es bastante razonable para las veinticuatro planchas de Éter que hayan contenido tanto el libro de Éter como Génesis 1-10", como lo indica el Libro de Mormón.28

En la década de 1920, Janne M. Sjodahl encontró que todo el texto del Libro de Mormón podría haber sido constituido por solamente 21 planchas (18x20 centímetros) cuando se escribió en una escritura compacta de hebreo.29 En 2017, Bruce E. Dale comparó el Libro de Mormón a una gran pintura del Corán, escrito en árabe.30 Después de calcular el número de variables, él concluyó que el texto del Libro de Mormón probablemente ocupó "alrededor de 40 planchas individuales".31 Mientras que tales conclusiones solamente son estimaciones,32 ellos sugieren que todo el texto del Libro de Mormón, de hecho, podría haber estado contenido en relativamente pocas planchas de metal.

El porqué

Réplica de las planchas de oro por David Baird. Fotografía de Daniel Smith

Los documentos de metal antiguos eran conocidos entre los eruditos33 y probablemente incluso un buen número de amigos regulares durante los días de José Smith.34 Sin embargo, es incierto cuanto sabían José Smith o sus asociados acerca de tales descubrimientos antes de que el Libro de Mormón fuera publicado.

Lo que está claro es que el Libro de Mormón y sus comentarios de las planchas de metal encajan notablemente bien con otros hallazgos del mundo antiguo, incluyendo muchos documentos de metal del Mediterráneo y el Cercano Oriente. Incluso la longitud inusual del libro no es tan sorprendente cuando se compara con otros documentos raros y largos de la antigüedad.35

Si el mundo de hoy poseyera las planchas sobre las que el Libro de Mormón fue escrito, su valor material e histórico, en lo que respecta a la riqueza del mundo, habría sido asombroso. Sin embargo, como el profeta Moroni declaró, "las planchas en que se halla no tienen ningún valor, por causa del mandamiento del Señor. Porque él ciertamente dice que nadie las obtendrá para lucrar; mas la historia que contienen es de gran valor" (Mormón 8:14; énfasis añadido). Mientras que el Libro de Mormón comparte similitudes físicas con otros documentos antiguos de metal, su poderoso testimonio de Jesucristo—la medida más importante de su valor—es realmente sin precedentes. 36

Otras lecturas

William J. Hamblin, "Sacred Writing on Metal Plates in the Ancient Mediterranean", FARMS Review 19, no. 1 (2007): 37–54.

John A. Tvedtnes, The Book of Mormon and Other Hidden Books: Out of Darkness Unto Light (Provo, UT: FARMS, 2000).

John W. Welch, "Doubled, Sealed, Witnessed Documents: From the Ancient World to the Book of Mormon", en Mormons, Scripture, and the Ancient World: Studies in Honor of John L. Sorenson, ed. Davis Bitton (Provo, UT: FARMS, 1998), 391–444.

H. Curtis Wright, "Ancient Burials of Metal Documents in Stone Boxes", en By Study and Also By Faith: Essays in Honor of Hugh W. Nibley, Volume 2, ed. John M. Lundquist y Stephen D. Ricks (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 273–334.

H. Curtis Wright, "Metallic Documents of Antiquity", BYU Studies Quarterly 10, no. 4 (1970) 457–477.