¿Por qué fueron guiados Lehi y Nefi por ángeles en sus visiones?

Enero 23, 2019
"Nephi’s Vision of the Virgin and the Son of God" (La visión de Nefi de la virgen y el Hijo de Dios) por C. C. A. Christensen, a través de history.lds.org.
KnoWhy #492
"Nephi’s Vision of the Virgin and the Son of God" (La visión de Nefi de la virgen y el Hijo de Dios) por C. C. A. Christensen, a través de history.lds.org.
"[V]i que tenía la forma de hombre. No obstante, yo sabía que era el Espíritu del Señor; y él me hablaba como un hombre habla con otro"
1 Nefi 11:11

El conocimiento

Tanto Lehi como su hijo Nefi experimentaron visiones profundas en los primeros capítulos del Libro de Mormón (1 Nefi 8, 11-14).1 Una característica de ambas visiones es que Lehi y Nefi fueron llevados por un guía espiritual durante estas experiencias. Lehi inicia el relato de su visión al describir "a un hombre vestido con un manto blanco" quien "llegó y se puso delante de" él (1 Nefi 8:5). Este hombre "[le] habló y [le] mandó que lo siguiera" (v. 6). Lehi atentamente "lo [siguió]", y rápidamente descubrió que lo llevaba a "un desierto obscuro y lúgubre" (v. 7). Después de esto Lehi oró al Señor para que lo ayudara y se le contestó con su famosa visión del árbol de la vida.

Al igual que en el sueño de Lehi, la visión de Nefi comenzó cuando se encontró con un personaje celestial, esta vez identificado como "el Espíritu del Señor", que transportó a Nefi a "una montaña extremadamente alta" (1 Nefi 11:1). Mientras le preguntaba a Nefi acerca de su conocimiento del plan de salvación, el Espíritu del Señor le concedió la visión de la vida, ministerio y expiación del Cordero de Dios, la apostasía y restauración de Israel y los últimos días. Durante esta experiencia reveladora, Nefi "vi[o] que [el Espíritu del Señor] tenía la forma de hombre" y que este personaje le "hablaba como un hombre habla con otro" (v. 11).2

Mientras que el personaje celestial es identificado en la visión de Nefi como "el Espíritu del Señor", surge la pregunta si se refiere al Espíritu Santo (el tercer miembro de la trinidad) o el espíritu premortal de Jesucristo (Éter 3:16–17).3 Aunque se pueden presentar argumentos para cualquier interpretación, la mayoría de los comentaristas han favorecido a la anterior.4 Pareciera que lo que Nefi estaba viendo era tan crucial, tan fundamentalmente importante para guiar el mensaje teológico en general del Libro de Mormón, que el personaje del mismo Espíritu Santo apareció a Nefi y lo guio por el sendero interpretativo correcto.5

"Nephi's Vision of the Virgin Mary" (La visión de Nefi de la virgen Maria) por Judith A. Mehr

En cualquier caso, el Espíritu del Señor pronto se apartó de Nefi y fue reemplazado por un "ángel" sin nombre que continuó con la visión (1 Nefi 11:12–14).6 Este ángel, también llamado el "ángel del Señor" (1 Nefi 11:34–3613:243414:29), acompañó a Nefi por el resto de su visión, dirigiendo su atención hacia escenas cruciales históricas y haciendo preguntas para que Nefi entendiera lo que estaba viendo.7 Al final del registro de su visión, Nefi informó a sus lectores que el ángel estaba con él en cada paso, asegurando que Nefi percibiera mentalmente e interiorizara espiritualmente lo que estaba viendo. "Y doy testimonio de que yo vi las cosas que mi padre vio", Nefi testificó "y el ángel del Señor me las hizo saber" (1 Nefi 14:29).

El porqué

El sueño de Lehi y la visión de Nefi pueden clasificarse correctamente en el género escritural y extracanónico de literatura "apocalíptica".8 La palabra apocalipsis deriva del griego apokalypsis, la cual significa literalmente "develar" o "revelación". Una visión apocalíptica es una revelación que típicamente divulga o revela secretos sobre el futuro del mundo, la redención del pueblo de Dios y el terrible destino de los poderes mundanos y sobrenaturales que se oponen a Dios. El ejemplo clásico de un texto apocalíptico es el libro de Apocalipsis en el Nuevo Testamento, el cual toma su nombre de las primeras palabras: "La revelación [griego: apokalypsis] de Jesucristo, que Dios le dio para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró, enviándola por medio de su ángel a Juan su siervo" (Apocalipsis 1:1). El libro de Daniel del Antiguo Testamento es otro texto con fuertes temas apocalípticos (e.g. Daniel 712),9 y de hecho, los eruditos bíblicos están convencidos de que el Nuevo Testamento y los primeros movimientos apocalípticos cristianos toman mucho de su inspiración de fuentes israelitas y judías antiguas.10

Una característica común en la literatura apocalíptica, tanto judía como cristiana, es la presencia de un ser celestial quien guía al que recibe la revelación por medio de una experiencia visionaria e interpreta o aclara lo que ha sido revelado.11 "En [textos apocalípticos], un profeta humano ve una visión altamente simbólica y compleja que, en muchos casos, se basa sobre una representación mitológica elaborada. La naturaleza de la visión es tal que el profeta es incapaz de comprender su significado aparte de la interpretación por un ser celestial".12 Por lo tanto, los escoltas angelicales aparecen en las visiones de Lehi, Nefi y de sus contemporáneos porque en aquellos días no estaban relacionados con los temas de estas revelaciones y evidentemente no lo reconocía ni el profeta, como se entiende más fácilmente ahora en día.

"Lehi's Dream" (El sueño de Lehi) por James C. Christensen

La función del escolta angelical es sin duda el caso en la Biblia con Daniel, quien fue guiado a través de sus visiones por mensajeros angelicales (Daniel 8:15–169:20–2210:10–14). En el libro de Apocalipsis, a Juan el revelador se le mostró una visión que "la declaró [por Dios], enviándola" por medio de "su ángel" (Apocalipsis 1:1), y posteriormente Juan presenció a siete ángeles que anunciaban eventos cataclísmicos al final de los días al sonar una trompeta (Apocalipsis 8-11).13 Fuera de la Biblia, en textos extracanónicos, las visiones apocalípticas atribuidas a figuras como Enoc y Abraham también presentan al profeta siendo visitado por un ser celestial quien los guía a través de sus viajes.14

Por lo tanto, los ángeles o guías celestiales son un elemento común en las visiones apocalípticas, especialmente en los textos judíos intertestamentales. Allí "la forma del apocalipsis envuelve un marco narrativo que describe la manera de la revelación", la cual puede incluir "visiones y viajes sobrenaturales, suplementados por discursos o diálogos y ocasionalmente por un libro celestial".15 Tal discurso y diálogo entre el profeta y su guía angelical es precisamente lo que los lectores encuentran en las primeras visiones de Lehi y Nefi, junto con el motivo del libro celestial, reforzando la conveniencia de clasificar sus visiones como apocalípticas.16 Estos elementos se encuentran en la literatura antigua profética en todos estos casos porque su presencia ayudó a las audiencias de aquellos días a comprender y aceptar los mensajes que se estaban transmitiendo.

Además de ubicarlos en sus contextos culturales antiguos y religiosos,17 leer las visiones de Lehi y Nefi en su entorno literario apocalíptico antiguo ayuda a los lectores modernos a comprender mejor y aplicar las verdades eternas enseñadas a estos dos grandes reveladores. Si, por ejemplo, la visión de Nefi se lee como literatura apocalíptica en un sentido escritural, entonces no debe sorprendernos en cuanto a por qué él, al igual que Juan unos seis siglos después, se le mostraron cosas "sobre el fin del mundo" (1 Nefi 14:21–30), incluyendo más crucialmente la restauración del evangelio y la redención del Israel disperso. Tanto Nefi como Juan, como otros profetas y escritores apocalípticos, tenían la tarea de actuar como voces proféticas de advertencia. Ellos dieron "testimonios conjuntamente de lo que Dios haría en los últimos días".18

En un nivel más individual, reconocer el registro de las visiones de Lehi y Nefi como literatura apocalíptica invita a los lectores modernos a orientarse de manera personal en el gran esquema histórico y simbólico que se revela en estos pasajes. Como el élder Boyd K. Packer enseñó: "Tal vez piensen que el sueño o la visión de Lehi no tiene ningún significado para ustedes, pero sí lo tiene, porque ustedes están en él; todos estamos en él".19 Tal como estos mensajeros celestiales los guiaron a través de las visiones que revelaron y aclararon verdades claras y preciosas, Lehi y Nefi se convirtieron en escoltas para los lectores de los últimos días para "[avanzar] a través del vapor de tinieblas" hasta que alcancen el árbol de la vida y participen de su fruto blanco exquisito (1 Nefi 8:11, 24).

Otras lecturas

David E. Bokovoy, "‘Thou Knowest That I Believe’: Invoking The Spirit of the Lord as Council Witness in 1 Nephi 11", Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 1 (2012): 1–23.

Jared M. Halverson, "Lehi’s Dream and Nephi’s Vision as Apocalyptic Literature", en The Things Which My Father Saw: Approaches to Lehi’s Dream and Nephi’s Vision (2011 Sperry Symposium), ed. Daniel L. Belnap, Gaye Strathearn y Stanley A. Johnson (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Religious Studies Center, Brigham Young University, 2011), 53–69.

Robert L. Millet, "Another Testament of Jesus Christ", en First Nephi, The Doctrinal Foundation, Book of Mormon Symposium Series, Volume 2, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1988), 161–176.

 
  • 1. Para conocer las exploraciones recientes sobre las visiones de Lehi y Nefi, véase Daniel L. Belnap, Gaye Strathearn y Stanley A. Johnson, eds., The Things Which My Father Saw: Approaches to Lehi’s Dream and Nephi’s Vision (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Religious Studies Center, Brigham Young University, 2011).
  • 2. Esta representación y lenguaje evoca inequívocamente los encuentros visionarios de Moisés con Jehová que se encuentran en el libro de Éxodo: "Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su prójimo" (Éxodo 33:11).
  • 3. Sidney B. Sperry, Book of Mormon Compendium (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1968), 116–118.
  • 4. Como se resume en Robert L. Millet, "Another Testament of Jesus Christ", en First Nephi, The Doctrinal Foundation, Book of Mormon Symposium Series, Volume 2, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1988), 165–167.
  • 5. Véase Book of Mormon Central en Español, "¿Qué visión guió a Nefi a escoger ciertos capítulos de Isaías?" KnoWhy 38, (16 de febrero de 2017).
  • 6. Véase Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué no conocemos los nombres de los ángeles en el Libro de Mormón?" KnoWhy 426, (13 de septiembre de 2018).
  • 7. En algunos pasajes bíblicos (e.g. Génesis 16:7–14Éxodo 3:2–4) el "ángel del Señor" probablemente es el mismo Jehová. Esto levanta la posibilidad de que Nefi fuera recibido por el Espíritu Santo así como también por el Jesús premortal en su visión.
  • 8. Véase Jared M. Halverson, "Lehi’s Dream and Nephi’s Vision as Apocalyptic Literature", en The Things Which My Father Saw, 53–69.
  • 9. Véase más adelante Zacarías 16 y Ezequiel 4048.
  • 10. Véase Benjamin E. Reynolds and Loren T. Stuckenbruck, eds., The Jewish Apocalyptic Tradition and the Shaping of the New Testament (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2017).
  • 11. Véase David P. Melvin, The Interpreting Angel Motif in Prophetic and Apocalyptic Literature (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2013).
  • 12. Melvin, The Interpreting Angel Motif in Prophetic and Apocalyptic Literature, 1. Compárese con John J. Collins, The Apocalyptic Imagination: An Introduction to Jewish Apocalyptic Literature, 2nd ed. (Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans, 1998), 5–6. "El elemento constante es la presencia de un ángel que interpreta la visión o sirve como guía en el viaje al otro mundo. Esta figura indica que la revelación no es comprensible sin ayuda sobrenatural. Es algo nunca visto".
  • 13. Para un comentario sobre esto, véase Peter R. Carrell, Jesus and the Angels: Angelology and the Christology of the Apocalypse of John, Society for New Testament Studies 95 (Cambridge: Cambridge University Press, 1997).
  • 14. Véase 1 Enoc 17–22; Apocalipsis de Abraham 9–32. Estos y otros textos apocalípticos no bíblicos están disponibles en una traducción con comentarios en James H. Charlesworth, ed., The Old Testament Pseudepigrapha, Volume 1: Apocalyptic Literatures and Testaments (New York, NY: Doubleday, 1983). Para comentarios adicionales sobre estos dos textos, véase Collins, The Apocalyptic Imagination, 55–59, 225–232.
  • 15. Collins, The Apocalyptic Imagination, 5.
  • 16. Véase Brent E. McNeely, "The Book of Mormon and the Heavenly Book Motif", en Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Provo, UT: FARMS, 1992), 26–28; Terryl L. Givens, "The Book of Mormon and Dialogic Revelation", Journal of Book of Mormon Studies 10, no. 2 (2001): 16–27, 69–70; David E. Bokovoy, "‘Thou Knowest That I Believe’: Invoking The Spirit of the Lord as Council Witness in 1 Nephi 11", Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 1 (2012): 1–23.
  • 17. El género apocalíptico recibió su articulación final y, por lo tanto, más completa en el periodo posexílico de la historia israelita (a mediados del siglo VI a. C. en adelante), mucho después de que Lehi y su familia partieran de Jerusalén. Sin embargo, las raíces de este género, incluyendo muchos de sus elementos subyacentes, datan de por lo menos 600 años a. C. y potencialmente mucho antes. Véase las referencias coleccionadas y discutidas en Robert F. Smith, "Poesey and Prosody in the Book of Mormon", en "To Seek the Law of the Lord": Essays in Honor of John W. Welch, ed. Paul Y. Hoskisson y Daniel C. Peterson (Orem, UT: The Interpreter Foundation, 2017), 452­–454. Véase también Collins, The Apocalyptic Imagination, 17–42.
  • 18. Véase Halverson, "Lehi’s Dream and Nephi’s Vision as Apocalyptic Literature", 64–65, cita en 65.
  • 19. Boyd K. Packer, "El sueño de Lehi nos incluye a nosotros", en discurso pronunciado el 16 de enero de 2007, en la Universidad Brigham Young. (Provo, UT: Brigham Young University), 258.