¿Por qué la verdadera iglesia de Cristo debe ser llamada por Su nombre?

Enero 3, 2019
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Houston, Texas a través de Wikimedia Commons.
KnoWhy #482
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Houston, Texas a través de Wikimedia Commons.
"[D]e modo que daréis mi nombre a la iglesia"
3 Nefi 27:7

El conocimiento

Después de la visita del Jesús resucitado al nuevo mundo, Sus discípulos viajaron para predicar su evangelio. Ellos "se hallaban congregados... y unidos en poderosa oración y ayuno" (3 Nefi 27:1). En respuesta, "vino Jesús y se puso en medio de ellos, y les dijo: ¿Qué queréis que os dé?" (v. 2). Una pregunta debe haber surgido entre el pueblo, porque los discípulos le preguntaron por qué nombre debería llamarse la iglesia. Jesús respondió: "[D]aréis mi nombre a la iglesia" (v. 7). En asociación con este mandamiento, Jesús enseñó varios principios que ayudan a establecer y aclarar su base doctrinal. Estos principios se hacen inequívocamente claros en los siguientes resúmenes.

Los seguidores de Cristo deben evitar las murmuraciones y las disputas

Aunque Jesús seguramente estaba feliz de dar más luz y conocimiento a Su pueblo, Él no estaba complacido de que esta pregunta hubiera surgido debido a "disputas" entre ellos (3 Nefi 27:3). Con una preocupación enfática, Él preguntó: "De cierto, de cierto os digo: ¿Por qué es que este pueblo ha de murmurar y disputar a causa de esto?" (v. 4). Mientras que preguntar y aconsejarse juntos es bueno, argumentar sobre puntos de la verdadera doctrina de Cristo o su iglesia no lo es.

"Cristo con los 12" por Jorge Cocco

Las Escrituras ya tienen la respuesta

En lugar de simplemente dar una nueva revelación, Jesús dirigió a sus discípulos a una enseñanza ya contenida en las Escrituras. Él preguntó: "¿No han leído las Escrituras que dicen que debéis tomar sobre vosotros el nombre de Cristo, que es mi nombre?" (3 Nefi 27:5). La instrucción de tomar sobre sí mismo el nombre de Cristo se encuentra en varias escrituras nefitas, incluyendo 2 Nefi 31:13Mosíah 5:810Mosíah 25:23Alma 34:38; y Alma 46:18.

Debemos hacer todas las cosas en el nombre de Cristo

Jesús más adelante enseñó a sus discípulos que "cualquier cosa que hagáis, la haréis en mi nombre" (3 Nefi 27:7). Él entonces preguntó: "¿Y cómo puede ser mi iglesia salvo que lleve mi nombre? Porque si una iglesia lleva el nombre de Moisés, entonces es la iglesia de Moisés; o si se le da el nombre de algún hombre, entonces es la iglesia de ese hombre; pero si lleva mi nombre, entonces es mi iglesia" (3 Nefi 27:8).

Este principio provee la base subyacente para el mandamiento de Cristo con respecto al nombre de Su iglesia. Los nombres tenían un gran significado en el mundo antiguo: eran dados de manera intencional, cuidadosamente usados y escrupulosamente guardados, como en el mandamiento para usar el nombre del Señor apropiadamente y no tomarlo en vano (Éxodo 20:7). Cuando los miembros de la iglesia de Cristo hicieron convenio de seguirlo, tomaron sobre sí Su nombre, tanto individual como colectivamente. Llegaron a ser testigos de Jesucristo y emisarios de Su evangelio verdadero. Como tal, todo lo que hicieren debería de reflejar el buen nombre de Cristo.

La iglesia de Cristo debe ser edificado sobre su verdadero evangelio

Jesús aclaró, sin embargo, que llamar simplemente a la iglesia con su nombre no es suficiente. Él aceptaría una iglesia con su nombre "si es que están fundados sobre mi evangelio" (3 Nefi 27:8). Por esta razón, cada miembro de la iglesia verdadera de Cristo tiene la responsabilidad de seguir el evangelio verdadero, sobre el cual Su iglesia siempre está edificada. De otra manera, cualquier mala conducta resultaría en una malversación o denigración de Su nombre.

El porqué

El 16 de agosto de 2018, la primera presidencia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días emitió un comunicado del profeta viviente, el presidente Rusell M. Nelson. Él declaró: "El Señor ha dado la impresión en mi mente sobre la importancia del nombre que Él ha revelado para Su iglesia, a saber, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Tenemos una obra ante nosotros para ponernos en armonía con Su voluntad".1

El presidente Russell M. Nelson. Imagen a través de lds.org

Después de su declaración, la iglesia proveyó una guía de estilo actualizada "la cual provee dirección sobre cómo referirse apropiadamente a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días".2 Entre otras cosas, la guía estipula que el nombre Mormón, aunque es un nombre que los miembros de la iglesia reverencian y honran, no debe de utilizarse como referencia a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o a miembros que pertenecen a ella.3 De varias maneras, cada principio que Cristo enseñó acerca del nombre de Su iglesia en 3 Nefi 27 puede aplicar a cómo los miembros de la iglesia y otros entienden y reciben este consejo.

Los seguidores de Cristo deberían evitar las murmuraciones y las disputas

El consejo de Cristo acerca de las disputas ciertamente aplica a nuestros días, con varias plataformas de medios sociales se hace más fácil que nunca caer en argumentos contenciosos y debates. Algunos pueden sentir que el nombre completo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es muy largo para su uso práctico. Otros pueden suponer que el tratar de conseguir que millones de personas ajusten la forma a la que se refieren a la iglesia o a sus miembros es una tarea muy grande y no vale la pena hacer el esfuerzo.

Cualquiera que sea nuestro sentimiento personal en este momento, Jesús enseñó a Sus discípulos que deben evitar murmurar y discutir sobre este asunto. Cuando permitimos que el "Espíritu de Cristo" dirija nuestras opiniones y sentimientos (Moroni 7:16), finalmente entraremos en la "unidad de la fe" (Efesios 4:13).

Las Escrituras ya tienen la respuesta

El presidente Nelson aclaró que este anuncio reciente no refleja un cambio de nombre ni para la iglesia o para sus miembros. En cambio, simplemente corrige un error que se ha infiltrado dentro de la iglesia con el paso del tiempo.4 Todo el tiempo, las Escrituras han declarado claramente que los seguidores de Cristo deben ser llamados por Su nombre. Además, el nombre específico por el que la iglesia de Cristo debe ser llamada en estos los últimos días se da en Doctrina y Convenios 115:4: "[P]orque así se llamará mi iglesia en los postreros días, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días".

En 1990, el élder Nelson explicó: "Adviértase claramente el lenguaje del Señor. El no dijo: 'Porque así se nombrará a mi iglesia', sino que dijo: '… así se llamará mi iglesia'. … Antes de considerar ningún otro nombre como substituto legítimo, la persona prudente debe tener en cuenta los sentimientos del Padre Celestial que dio ese nombre".5

Debemos hacer todas las cosas en el nombre de Cristo

El principio que los seguidores de Cristo deben hacer "todas las cosas en el nombre de Cristo" es lo que guía el nombre de la iglesia de Cristo en estos los últimos días, tal como lo hizo en los tiempos antiguos (3 Nefi 27:7). Aunque Mormón fue un gran hombre, la iglesia no le pertenece, tal como no le pertenece a Moisés (v. 8). La iglesia le pertenece a Jesucristo, cuyo santo nombre los miembros toman sobre sí mismos en el bautismo y lo reverencian a lo largo de sus vidas. El élder M. Russell Ballard preguntó: "¿Nos percatamos de lo bendecidos que somos por tomar sobre nosotros el nombre del Hijo Amado y Unigénito de Dios? ¿Comprendemos la trascendencia de ello? El nombre del Salvador es el único nombre debajo del cielo por el cual el hombre puede salvarse (véase 2 Nefi 31:21)".6

El élder Ballard más adelante enseñó:

[L]a mayoría de las personas todavía no están seguras si los mormones son cristianos. … Seguramente sería más fácil para ellos comprender que creemos y seguimos al Salvador si nos referimos a nosotros mismos como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. De esta manera, los que oigan el nombre mormón relacionarán esa palabra con nuestro nombre revelado y con la gente que sigue a Jesucristo.7

La Iglesia de Cristo debe ser edificada sobre su verdadero evangelio

Por medio del profeta José Smith, el Señor restauró el evangelio verdadero de Jesucristo en la tierra.8 Como parte de la restauración, José Smith también recibió la autoridad del sacerdocio y se le mandó restablecer la iglesia de Jesucristo.9 Reconocer la mano directa de Jesucristo al restaurar tanto Su evangelio como Su iglesia en la tierra puede ayudar a sus miembros a comprender mejor por qué las vidas que dirige deben ser dignas del nombre por el cual son llamados. También puede ayudar a las personas a ver por qué el mismo Señor afirmó que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es "la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra, con la cual yo, el Señor, estoy bien complacido" (DyC 1:30; énfasis añadido).

Otras lecturas

Russell M. Nelson, "El nombre correcto de la Iglesia", Liahona, noviembre de 2018, en línea en lds.org.

M. Russell Ballard, "La importancia de un nombre", Liahona, noviembre de 2011, en línea en lds.org.

Boyd K. Packer, "Guiados por el Santo Espíritu", Liahona, mayo de 2011, en línea en lds.org.

Russell M. Nelson, "‘Porque así se llamará mi iglesia’", Liahona, mayo de 1990, en línea en lds.org.