¿Cómo nos enseñan los quiasmos a revertir el ciclo del orgullo?

Diciembre 3, 2018
Mormon Abridging the Plates (Mormón compendiando las planchas) por Tom Lovell. Imagen a través de LDS Media Library
KnoWhy #468
Mormon Abridging the Plates (Mormón compendiando las planchas) por Tom Lovell. Imagen a través de LDS Media Library
"Y comenzaron a hacerse muy ricos. Mas no obstante sus riquezas, su poder y su prosperidad, no se ensalzaron en el orgullo de sus ojos"
Alma 62:48

El conocimiento

Una manera en que el Libro de Mormón provee una visión importante de la historia, es que registra la condición espiritual de varios pueblos a lo largo de muchas generaciones. Mormón, como el principal compendiador y editor de este extenso registro, estaba particularmente consciente de cómo el grado de orgullo y humildad nefita cambiaba con el tiempo.1 Un resumen histórico de Mormón se destaca en particular, ya que enfatiza cómo la transición común de recibir bendiciones a participar en una conducta orgullosa fue evitada.2 Este resumen se encuentra en Alma 62:48-51 y utiliza un quiasmo para enfatizar este punto:3

A Y el pueblo de Nefi una vez más empezó a prosperar en la tierra,

 

B y de nuevo comenzó a multiplicarse y a hacerse sumamente fuerte en la tierra.

 

 

C Y comenzaron a hacerse muy ricos. Mas no obstante sus riquezas, su poder y su prosperidad,

 

 

 

D (a) no se ensalzaron en el orgullo de sus ojos,

 

 

 

 

(b) ni fueron lentos en acordarse del Señor su Dios,

 

 

 

D’ (a) sino que se humillaron profundamente delante de él.

 

 

 

 

(b) Sí, recordaban cuán grandes cosas había hecho el Señor por ellos:

 

 

C’ cómo los había librado de la muerte, y del cautiverio, y de cárceles, y de todo género de aflicciones, y los había rescatado de las manos de sus enemigos. Y oraban al Señor su Dios continuamente, al grado de que él los bendijo de acuerdo con su palabra,

 

B’ de modo que se hicieron fuertes y

A’ prosperaron en la tierra.

Mientras que las capas externas de este quiasmo hablan sobre la prosperidad que el pueblo estaba experimentando, los elementos centrales (D y D') enfatizan lo que el pueblo hizo para evitar el orgullo que usualmente seguía después de tal prosperidad. En cada elemento central, el concepto de ser humilde o de no ensalzarse se asocia con el que las personas recordaron las bendiciones de Dios, sugiriendo una relación directa entre estos conceptos.4

De manera notable, este quiasmo alude a las palabras de la famosa profecía de Lehi acerca de la prosperidad, las cuales fueron tomadas por otros profetas nefitas y expresadas repetidamente a lo largo del Libro de Mormón.5 Como se demuestra en la siguiente tabla, en muchas de estas reafirmaciones, el concepto de recordar u olvidar son directamente relacionados con la prosperidad en la tierra o ser apartados de las bendiciones del Señor.

 

Mosíah 1:7

"Y ahora bien, hijos míos, quisiera que os acordaseis de escudriñarlas diligentemente, para que en esto os beneficiéis; y quisiera que guardaseis los mandamientos de Dios para que prosperéis en la tierra, de acuerdo con las promesas que el Señor hizo a nuestros padres".

Alma 9:13–14

"He aquí, ¿no os acordáis de las palabras que habló a Lehi, diciendo: Si guardáis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra?... Ahora quisiera que recordaseis que los lamanitas, por cuanto no han guardado los mandamientos de Dios, han sido separados de la presencia del Señor".

Alma 37:13

"¡Oh recuerda, recuerda, hijo mío, Helamán, cuán estrictos son los mandamientos de Dios! Y él ha dicho: Si guardáis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra; pero si no guardáis sus mandamientos, seréis desechados de su presencia".

Alma 50:20

"Benditos sois tú y tus hijos; y ellos serán bendecidos, y al grado que guarden mis mandamientos, ellos prosperarán en la tierra. Mas recuerda que si no guardan mis mandamientos, serán separados de la presencia del Señor".

 

Los lectores también deben estar atentos a que las secciones interiores y exteriores de la estructura quiástica que se encuentran en Alma 62:48–51 reflejan de cerca las mismas secciones internas y externas de la famosa obra maestra quiástica encontrada en Alma 36:6

 

Alma 62

Alma 36

Elemento exterior (primero)

62:48. "Y el pueblo de Nefi una vez más empezó a prosperar en la tierra, y de nuevo comenzó a multiplicarse y a hacerse sumamente fuerte en la tierra".

36:1. "Hijo mío, da oído a mis palabras, porque te juro que al grado que guardes los mandamientos de Dios, prosperarás en la tierra".

Elemento interno (primero)

62:49. "no se ensalzaron en el orgullo de sus ojos, ni fueron lentos en acordarse del Señor su Dios"

36:17. "[T]ambién me acordé de haber oído a mi padre profetizar al pueblo concerniente a la venida de un Jesucristo, un Hijo de Dios, para expiar los pecados del mundo.

Elemento interno (último)

62:50. "Sí, recordaban cuán grandes cosas había hecho el Señor por ellos: cómo los había librado de la muerte"

36:18. "Y al concentrarse mi mente en este pensamiento, clamé dentro de mi corazón: ¡Oh Jesús, Hijo de Dios, ten misericordia de mí que estoy en la hiel de amargura, y ceñido con las eternas cadenas de la muerte!"

 

19. "Y he aquí que cuando pensé esto, ya no me pude acordar más de mis dolores"

Elemento exterior (último)

62:51. "Y oraban al Señor su Dios continuamente, al grado de que él los bendijo de acuerdo con su palabra, de modo que se hicieron fuertes y prosperaron en la tierra".

36:30. "Mas he aquí, hijo mío, esto no es todo; porque tú debes saber, como yo sé, que al grado que guardes los mandamientos de Dios, prosperarás en la tierra".

 

El porqué

La manera en que el quiasmo en Alma 62:48-51 conecta con otros pasajes que mencionan la promesa de prosperidad de Lehi, así como también sus elementos internos y externos con Alma 36, sugieren que su estructura es tanto sofisticada como intencional. Reconocer una estructura quiástica enfoca nuestra atención en las palabras y temas claves que sus escritores quieren que notemos en particular. Esto nos ayuda a comprender mejor la intención original de los autores del Libro de Mormón, los cuales de alguna u otra manera no habríamos comprendido tan completamente.7

El quiasmo también puede enfatizar un retroceso. En el punto de quiebre, el texto alcanza el punto máximo o el pináculo y desde ese punto retrocede su camino y regresa al punto de partida. En el proceso de este patrón de pensamiento, el lector puede ver la idea original desde una nueva perspectiva. De esta manera, los quiasmos ayudan a los oyentes a regresar e ir en una mejor dirección. Un proverbio famoso quiásmico dice: "Aquellos que fallan en prepararse, se preparan para fallar". Este dicho tiene poder precisamente porque detiene a las personas en sus caminos y los hace regresar.

En la historia de los nefitas, ellos experimentaron el orgullo, la iniquidad y la destrucción después de periodos de rectitud y bendiciones. En este caso, sin embargo, el recordar al Señor les ayudó a evitar este ciclo negativo. Ellos firmemente incrementaron tanto su rectitud como prosperidad, sin tener que ser humillados por causa de la guerra, el hambre o algún otro tipo de destrucción. La estructura quiástica subyacente en Alma 62:48-51 ayuda a los lectores a detener de igual manera su regresión profunda al ciclo del orgullo y revertir ese curso dirigido al desastre. Demuestra cómo recordar al Señor—particularmente la manera en que nos ha bendecido—nos puede ayudar a retener la humildad en tiempos de prosperidad, tal como los nefitas lo hicieron.

Tabla 144 en Charting the Book of Mormon

Los lectores de hoy pueden aprender mucho de este mensaje quiástico. Es cierto que todavía hay mucha pobreza en el mundo, sin embargo, muchas sociedades han sido mucho más bendecidas de lo que otras generaciones lo han sido. La tecnología y la ciencia han llevado avances en la producción de comida, medicina, comunicación, transporte, prácticas de salud y muchas otras bendiciones sin precedentes.

Sin embargo, si no somos cuidadosos, enfrentaremos el mismo tipo de tragedias humillantes registradas en el Libro de Mormón. Como el élder Joseph B. Wirthlin ha enseñado: "Hay algo en la prosperidad que saca a relucir lo peor en algunas personas".8 Afortunadamente el quiasmo en Alma 62:48–51 demuestra que recordar al Señor y guardar sus mandamientos saca lo mejor de las personas, inclusive en tiempos de gran prosperidad. Al entrar en los sagrados convenios para recordar al Salvador,9 y al guardar esos convenios, podemos permanecer humildes y agradecidos, incluso durante los momentos más prósperos.

Otras lecturas

Gerrit W. Gong, "Recordarle siempre", Liahona, mayo de 2016, en línea en lds.org.

Joseph B. Wirthlin, "El trayecto a un terreno más elevado", Liahona, noviembre de 2005, en línea en lds.org.

Louis Midgley, "To Remember and Keep: On the Book of Mormon as an Ancient Book", en The Disciple as Scholar: Essays on Scripture and the Ancient World in Honor of Richard Lloyd Anderson, ed. Stephen D. Ricks, Donald W. Parry y Andrew H. Hedges (Provo, UT: FARMS, 2000), 95–137.