¿Quiénes eran los "ancianos de los judíos" que mencionó Zoram?

Noviembre 26, 2018
Imagen tomada de la película "Hijo de Dios"
KnoWhy #464
Imagen tomada de la película "Hijo de Dios"
"Y me habló concerniente a los ancianos de los judíos, porque sabía que su amo Labán había estado entre ellos durante la noche"
1 Nefi 4:22

El conocimiento

En un episodio muy conocido del Libro de Mormón, Nefi se disfrazó con las ropas de Labán para obtener las planchas de bronce (1 Nefi 3:3). Durante su escape, Nefi se encontró con Zoram, el "siervo de Labán que guardaba las llaves del tesoro" donde las planchas estaban depositadas (1 Nefi 4:20). Desconociendo que Nefi había matado a su maestro y "creyendo él... que era en verdad Labán" (v. 26), Zoram habló libremente con Nefi acerca de asuntos importantes. Esto incluyó cierta información que no se menciona acerca de los "ancianos de los judíos" en Jerusalén, lo cual mencionó un par de veces en su conversación (vv. 22, 27).

Esta curiosa descripción ha llamado la atención de varios eruditos. ¿Quiénes eran exactamente los "ancianos" y por qué Nefi no dice más a los lectores sobre ellos? Debido a que el Libro de Mormón no da más información acerca de su identidad, los eruditos han recurrido a la institución social de ancianos de Israel en el mundo del antiguo Israel para una mayor comprensión.1

Compiling the Scriptures (Compilando las Escrituras) por William Hole

La palabra hebrea traducida como "anciano" en la Biblia en inglés es zāqēn y deriva de la palabra hebrea "barba". Entonces, en su definición más básica, un "anciano" bíblico era una persona de mucha edad ("barbudo") y por lo tanto un hombre sabio y experimentado que poseía autoridad cultural, política o religiosa y prestigio en Israel.2 Los ancianos de la ciudad son mencionados especialmente en el Libro de Deuteronomio, reflejando las instituciones sociales y actitudes cívicas que habrían sido más prominentes en Jerusalén en la época de Lehi. Por lo tanto, los "ancianos de los judíos" en 1 Nefi 4:22, no son necesariamente los élderes del sacerdocio de Melquisedec, como los miembros de la iglesia pudieran suponer. En cambio, probablemente eran altos funcionarios religiosos o políticos que sirvieron como "líderes comunitarios" en muchos aspectos.3

La Biblia hebrea parece distinguir entre "los ancianos nacionales" o los "ancianos de Israel" que fueron señalados de acuerdo con la ley de Moisés (v. gr. Éxodo 24:1, 9-11; Números 11:16) y los "ancianos de la ciudad" (v. gr. 1 Samuel 16:4) quienes "desarrolla[ban] varias funciones con su comunidad local".4 No está completamente claro si los "ancianos de los judíos" de quienes se habla en 1 Nefi 4:22 eran líderes nacionales o locales, pero una lectura más cuidadosa del Libro de Mormón sugiere de manera plausible que son los últimos.5

El académico John A. Tvedtnes ha observado que "Jerusalén era una ciudad real y, por consecuencia, sus ancianos eran oficiales públicos al servicio del rey".6 El que a Labán se le asociara con estos ancianos es comprensible dada la manera en que es presentado en el registro de Nefi: como un oficial aristócrata militar que comandaba un pequeño cuartel y tenía acceso a un "tesoro" privado (1 Nefi 3-4). En esta posición, Labán indudablemente habría tenido conexiones con la élite de Jerusalén, incluyendo la ciudad de los ancianos quienes podrían influenciar la política monárquica y supervisar las burocracias administrativas civiles y religiosas.7

El porqué

El comprender la posible identidad de los "ancianos de los judíos" quienes fueron asociados con Labán, les podría ayudar a los lectores del Libro de Mormón a comprender mejor la narrativa presentada en 1 Nefi. Por ejemplo, Nefi se encontró con Labán por la noche en las calles obscuras de Jerusalén mientras estaba vestido con su armadura (1 Nefi 4:19). ¿Por qué habría vestido Labán de tal manera mientras se reunía con los "ancianos de los judíos"?

Zoram giving Nephi the plates (Zoram le da las planchas a Nefi). Imagen por Robert T. Barrett

Si estos ancianos eran los oficiales que gobernaban la ciudad, que muy bien pudieron haber sido, la reunión de Labán con ellos por la noche estando armado y vestido con una armadura insinúa fuertemente una conspiración de alguna naturaleza que tendría lugar entre los oficiales de la ciudad.8 Jerusalén tenía un ambiente político volátil alrededor del año 600 a. C., con facciones políticas y religiosas compitiendo por el poder.9 En este contexto, no está fuera de lugar que el codicioso y violento Labán se aliara con un grupo de conspiradores deseando tomar ventaja de la situación vulnerable de Judá para su beneficio personal. Si bien es cierto que las afirmaciones de Labán de que estuvo involucrado en una conspiración con los "ancianos de los judíos" en Jerusalén debe permanecer especulativo, la evidencia circunstancial que se ve en el texto posiblemente apoya esta interpretación.

La identidad de estos ancianos también podría ayudar a dar sentido al por qué Lehi enfrentó una amarga oposición. Lehi, como su contemporáneo profético Jeremías, no tenía miedo de molestar a las élites religiosas de Jerusalén quienes no sentían la necesidad de arrepentirse y quienes persistieron en sus pecados. "Estos ancianos no eran amigos de Lehi", observó Hugh Nibley, "porque si hubieran sido, su vida nunca habría estado en peligro. En todo caso, 'fue echado de Jerusalén' (Helamán 8:22; 1 Nefi 7:14) por las únicas personas que pudieron haberlo expulsado, personas importantes, los responsables de las 'supercherías sacerdotales e iniquidades' que serían la ruina de ellos en Jerusalén (2 Nefi 10:5)".10

Para ser claros, nada de esto implica que todos los ancianos de la ciudad en el antiguo Israel eran intrínsecamente corruptos o inicuos. Tampoco nada de esto implica que los antiguos judíos fueran universalmente inicuos o irredimibles. Los "ancianos de los judíos" descritos en 1 Nefi no eran más que un pequeño grupo de actores políticos poderosos que se opusieron a Lehi. Ciertamente, llegaron muchos profetas y hubo muchos líderes religiosos y políticos justos en el antiguo Israel que se esforzaron por defender la ley de Dios y que buscaban el bienestar del pueblo del convenio. Los estereotipos negativos acerca de los antiguos judíos en los días de Nefi en el discurso civil de hoy deben ser cuidadosamente evitados.11 En cambio, comprender quienes eran estos ancianos dentro de un contexto más amplio de la sociedad israelita puede ayudar a los lectores a darle un mejor sentido a algunas circunstancias políticas y religiosas específicas durante el tiempo de Jeremías y Lehi como se narra en las primeras páginas del Libro de Mormón.

Otras lecturas

Keith H. Meservy, "Elders of the Jews", en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 241.

John A. Tvedtnes, "The Elders at Jerusalem in the Days of Lehi", en The Most Correct Book: Insights from a Book of Mormon Scholar (Salt Lake City, UT: Cornerstone Publishing, 1999), 59–75.

Hugh Nibley, "Politics in Jerusalem", en An Approach to the Book of Mormon, The Collected Works of Hugh Nibley: Volume 6 (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1988), 95–108.