¿Por qué era tan importante que Nefi fuera hecho 'gobernante y maestro' sobre sus hermanos?

Noviembre 21, 2018
"The Meeting of Esau and Jacob" (La reunión de Esaú y Jacob) por James Tissot
KnoWhy #462
"The Meeting of Esau and Jacob" (La reunión de Esaú y Jacob) por James Tissot
"Y según tú guardes mis mandamientos, serás puesto por gobernante y maestro sobre tus hermanos"
1 Nefi 2:22

El conocimiento

A principios del libro de 1 Nefi, el Señor le prometió que si él guardaba los mandamientos de Dios, sería "puesto por gobernante y maestro sobre [sus] hermanos" (1 Nefi 2:22). A medida que el viaje de su familia por el desierto avanzaba, esta profecía comenzó a cumplirse.1 Sin embargo, los hermanos de Nefi se quejaron de que él había tomado la posición de gobernante y maestro, lo que hizo que se enojaran con Nefi y se rebelaran contra Dios (1 Nefi 16:37–38).

Muchos años después, cuando la familia de Lehi llegó y se estableció en la tierra prometida, el pueblo pidió que Nefi fuera su rey. Aunque él deseaba que no tuvieran rey, aceptó la posición de todas maneras. Parece que esto fue debido, en parte, a que Nefi recordó la profecía del Señor de que él llegaría a ser el gobernante:

Y he aquí, se habían cumplido las palabras del Señor a mis hermanos, palabras que habló en cuanto a ellos, que yo sería su gobernante y su maestro. Por tanto, yo había sido su gobernante y maestro, según los mandatos del Señor, hasta la ocasión en que trataron de quitarme la vida. (2 Nefi 5:19)

Aunque se desafían las expectativas culturales, la elevación de un hermano menor sobre sus hermanos mayores es un tema que sucede mucho en los escritos sagrados del antiguo Israel. Algunos de las grandes patriarcas y reyes de Israel—incluyendo a Jacob, José, Judá, Efraín, David y Salomón—Jehová les dio promesas similares y fueron escogidos sobre sus hermanos. Tal como en el relato de Nefi, el cumplimiento de esas promesas se puede corroborar claramente en las Escrituras.

Aunque Jacob y su hermano Esaú eran gemelos, Esaú fue el primero en nacer y por lo tanto debió haber recibido la primogenitura. En los acontecimientos en donde Jacob pudo asegurar la bendición de la primogenitura en lugar de su hermano mayor, su padre Isaac pronunció lo siguiente sobre Jacob:

"Sírvante pueblos, y naciones se inclinen ante ti; sé señor de tus hermanos, e inclínense ante ti los hijos de tu madre" (Génesis 27:29). El reino de Edom, era poblado por los descendientes de Esaú, quienes llegaron a ser los vasallos del estado de Israel después de que fueron conquistados por el rey David (2 Samuel 8:14).

David, cuya descendencia se sentaría en el trono de Israel para siempre, era de la tribu de Judá.2 A Judá se le había prometido, en una bendición de su padre, Jacob, que él gobernaría sobre sus hermanos. Aunque él fue el cuarto hijo, en su bendición patriarcal se menciona: "Judá, te alabarán tus hermanos; tu mano estará en la cerviz de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán ante ti" (Génesis 49:8). De manera adicional, a él se le prometió que "[n]o será quitado el cetro de Judá" hasta el tiempo del Mesías (Génesis 49:10).

Joseph and His Brothers (José y sus hermanos) por Harold Copping

José, otro hijo de Jacob, recibió una bendición similar de Jehová. Como uno de los hijos menores, a José se le mostró en sueños que los miembros de su familia en algún momento se arrodillarían ante él (Génesis 37:6-10). Así como los hermanos de Nefi estaban enojados con él, el registro bíblico menciona que los hermanos de José lo "aborrecieron aún más a causa de sus sueños y de sus palabras" (Génesis 37:7).3

Los hermanos de José estaban tan enojados por su aparente pretensión que lo vendieron como esclavo a Egipto. Irónicamente, estos eventos finalmente llevarían a José a convertirse en gobernante de esa tierra (un viceregente de faraón) y al cumplimiento de sus sueños proféticos. Cuando su familia estaba necesitada y fueron a Egipto por comida, "llegaron los hermanos de José y se inclinaron ante él, rostro en tierra" (Génesis 42:6).

Este patrón continuó con los propios hijos de José, Manases y Efraín, quienes, cuando su abuelo Jacob los bendijo, puso su mano derecha sobre la cabeza de Efraín para la bendición de primogenitura en lugar del hijo mayor que era Manasés (Génesis 49:13-14).

El porqué

Nephi Rebuking his Rebellious Brothers (Nefi reprendiendo a sus hermanos rebeldes) por Arnold Friberg. Imagen a través de lds.org

Estas conexiones demuestran que Nefi gobernó sobre sus hermanos mayores tal como lo hizo su antepasado José, así como también una línea de las primeras figuras patriarcales incluyendo a Efraín, el hijo de José, su hermano mayor Judá, su padre Jacob y también personajes como Moisés y David.4 Por lo que, mientras que la ascendencia de Nefi sobre sus hermanos desafió las expectativas culturales y el orden patriarcal de sus días, todavía estaba respaldada por varios precedentes de las Escrituras.

Aunque la primogenitura se transmitía de manera general al primer hijo incluso si la preferencia de su padre era diferente (Deuteronomio 221:15-17), las Escrituras registran muchos casos en donde esa bendición y herencia eran otorgadas a un hijo menor. En general, la razón para esto parece haber sido que el hijo menor simplemente era más justo. Por ejemplo, en el caso de la primera rivalidad registrada en la Biblia, entre Caín y Abel, Jehová favoreció a Abel por motivo de su gran obediencia (Moisés 5:16-23).

Esta fue la misma situación con Nefi. Cuando Lehi salvó a su familia al guiarlos hacia el desierto, sus hijos mayores, Lamán y Lemuel, murmuraron en contra de él "porque no conocían la manera de proceder de aquel Dios que los había creado" (1 Nefi 2:12). Aunque Nefi era el hermano menor, siempre recurría al Señor en busca de respuestas. Como resultado de esto, Nefi menciona que el Señor "enterneció mi corazón, de modo que creí todas las palabras que mi padre había hablado; así que no me rebelé en contra de él como lo habían hecho mis hermanos" (1 Nefi 2:16).

Mientras que Lamán y Lemuel finalmente fueron "separados de la presencia del Señor" por su rebelión, Nefi fue "bendecido" y se le dieron grandes responsabilidades por causa de su fe (1 Nefi 2:19, 21). Los ejemplos de Nefi y de otros, demuestran que no importa cuál es nuestra situación o posición en la vida, que a menudo está fuera de nuestro control, el Señor nos juzgará basándose en nuestra rectitud y nos bendecirá como consecuencia de ello. "[P]orque Jehová no mira lo que el hombre mira, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón" (1 Samuel 16:7).

Otras lecturas

Alan Goff, "A Hermeneutic of Sacred Texts: Historicism, Revisionism, Positivism, and the Bible and Book of Mormon", (MA dissertation, Brigham Young University, 1989), 104–132.

Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué era tan importante la espada de Labán para los líderes nefitas? (Palabras de Mormón 1:13)", KnoWhy 411, (20 de agosto de 2018).

Samuel Tongue, "Sibling Rivalries and Younger Sons", Bible Odyssey, en línea.