¿Quiénes eran los "muchos profetas" en Jerusalén durante el tiempo de Lehi?

Octubre 15, 2018
Lehi Prophesying in Jerusalem (Lehi profetizando en Jerusalén) a través de LDS Media Library
KnoWhy #441
Lehi Prophesying in Jerusalem (Lehi profetizando en Jerusalén) a través de LDS Media Library
"Llegaron muchos profetas ese mismo año profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida".
1 Nefi 1:4

El conocimiento

Nefi declaró que en el tiempo en que vivió en Jerusalén, había "muchos profetas... profetizando al pueblo que se arrepintiera, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida" (1 Nefi 1:4). Nueve profetas de la Biblia estaban activos a finales del siglo VII y a principios del siglo VI a. C.1 lo cual era un número notablemente alto. Además, otros profetas no nombrados pudieron haber estado activos durante este tiempo también (véase Jeremías 25:4; 2 Crónicas 36:15–16).

Profetas bíblicos activos ca. 620-580 a. C.

Profeta

Años activos

Sofonías

ca. 640–609 a. C.

Nahúm

ca. 630–605 a. C.

Jeremías

ca. 626–580 a. C.

Habacuc

ca. 622–605 (alt. 609–598) a. C.

Hulda

ca. 621 a. C.

Urías

ca. 609 a. C.

Daniel

ca. 606–539 a. C.

Ezequiel

ca. 594–574 a. C.

Abdías

ca. 585–555 a. C.

 

Tal como Nefi lo dijo, estos profetas advirtieron al pueblo acerca de la inminente destrucción de Jerusalén si no se arrepentían. John W. Welch, mientras citaba varios ejemplos, explicó que "los mensajes proféticos de juicio y destrucción eran de hecho común entre los llamados profetas clásicos de Israel quienes eran conocidos por haber estado activos en ese tiempo”.2

El incremento de la actividad profética que Nefi mencionó correspondió con la coronación del rey Sedequías (véase 1 Nefi 1:4), lo cual tiene sentido en el antiguo contexto israelita. Welch señaló que Micaías, Isaías, Ezequiel, Amós y Jeremías profetizaron sobre la coronación de un nuevo rey, concluyendo que, "las profecías tuvieron un papel especialmente importante" cerca del tiempo de dichas coronaciones.3

Welch también ha notado que "tales circunstancias como problemas en la tierra... a menudo precipitaría las acciones proféticas en el mundo antiguo".4 Los problemas del pueblo judío con los egipcios fortaleciéndose más, por un lado y por el otro la inminente destrucción de Jerusalén por manos de Babilonia, seguramente hizo de esta época un tiempo de problemas en la región. Considerando tanto este problema como la coronación del rey Sedequías, no es de sorprenderse que hubiera "muchos profetas" en la tierra durante este tiempo.

Las diferencias entre Lamán y Lemuel y Nefi también tienen más sentido en el contexto y presencia de muchos profetas, tanto falsos como verdaderos. Aaron P. Schade declaró que "el mensaje de 'los profetas' tendía a crear facciones entre el pueblo".5 Randall P. Spackman, quien ha estudiado cuidadosamente el contexto histórico de las primeras páginas del Libro de Mormón en un esfuerzo por fechar exactamente los eventos del Libro de Mormón, encontró que, "el exilio de Joaquín y el entronamiento de Sedequías por Nabucodonosor seguramente ocasionó preguntas acerca de cuándo se acabaría el exilio y cuándo regresaría Joaquín, si sucediera. Diferentes perspectivas proféticas habrían estado en conflicto de inmediato”.6

Un ejemplo de tales conflictos fue registrado por Jeremías, durante el reinado de Sedequías, donde él y Hananías presentaron profecías contrapuestas antes de una reunión en Jerusalén (véase Jeremías 27-28).7 De acuerdo con Spackman, esto es "cuando el conflicto profético llegó a su punto más alto".8 Con esto en mente, no debemos sorprendernos en observar una división, con Lamán y Lemuel de un lado, quienes adoptaron el punto de vista de Hananías de que Jerusalén sería perdonado, y por el otro lado Nefi y Lehi, quienes predicaron, como Jeremías, de que Jerusalén sería destruida.

El porqué

El hecho de que Jehová envió a "muchos profetas" durante el tiempo de Lehi nos enseña una importante lección para nuestros días. Así como Jehová envió a muchos profetas en los días de Lehi, también nos ha enviado a muchos profetas, el cuórum de los doce y la primera presidencia, para ayudarnos en nuestros días. Estos profetas nos ayudan a navegar en periodos de caos y de transición, tal como lo hicieron en los días de Lehi.

Los profetas en el tiempo de Lehi predicaron que el pueblo debía de arrepentirse o serían destruidos y nuestros profetas de hoy predican el arrepentimiento y nos advierten de las consecuencias de no hacerlo. Las calamidades que le sucedieron al pueblo de Judá cuando fallaron en escuchar a estos profetas son un recordatorio de cuán importante es escuchar a los profetas en nuestros días.

Finalmente, los falsos profetas en los días de Lehi quienes causaron divisiones entre el pueblo son un recordatorio de las falsas voces que escuchamos en nuestros días.9 Estas personas buscaron difundir información falsa y crear facciones y divisiones en la sociedad. Tal como en el tiempo de Lehi, es importante para nosotros recordar  escuchar a los quince hombres que Dios ha llamado como profetas, videntes y reveladores, en lugar de ser llevados por influencias engañosas que leemos y escuchamos a menudo en el mundo que nos rodea. 

Otras lecturas

John W. Welch, "The Calling of Lehi as a Prophet in the World of Jerusalem", en Glimpses of Lehi’s Jerusalem, ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, UT: FARMS, 2004), 421–448.

David Rolph Seely y Robert D. Hunt, "Dramatis Personae: The World of Lehi (ca. 700–562 B.C.)", en Glimpses of Lehi’s Jerusalem, ed. John W. Welch, David Rolph Seely y Jo Ann H. Seely (Provo, UT: FARMS, 2004), 41–64.