¿Qué enseña el Libro de Mormón sobre las familias?

Junio 21, 2018
Foto por Nathan Anderson en Unsplash
KnoWhy #382
Foto por Nathan Anderson en Unsplash
"[Y] no quisieron llevar más el nombre de sus padres; por consiguiente, adoptaron el nombre de Nefi, para ser llamados hijos de Nefi y ser contados entre los que eran llamados nefitas".
Mosíah 25:12

El conocimiento

Para muchas personas, la familia es lo más importante en la vida. Lo mismo se puede decir de las personas en el Libro de Mormón. A pesar de sus orígenes a veces complejos, se organizaron a sí mismos en varios núcleos de relaciones familiares, tal como muchas otras sociedades en el mundo antiguo.1

Es casi seguro que los jareditas, lehitas y mulekitas hayan encontrado a otros pueblos cuando llegaron al nuevo mundo, y que algunos de estos "otros" pueblos se unieron a los nuevos inmigrantes.2 Y tal parece que la mayoría de aquellos que se unieron a ellos, tomaron los nombres de las tribus de sus nuevas sociedades.3 Esta práctica, donde las personas que no están relacionadas de manera estrecha a otras y afirman tener una conexión familiar, se conoce como "parentesco ficticio" y fue común en el mundo antiguo.4

Uno de los mejores ejemplos de la práctica del parentesco ficticio a gran escala viene del antiguo Israel. Los israelitas fueron divididos en doce tribus. A cada una de estas tribus se le dio el nombre de uno de los hijos de Jacob o José, el gran patriarca del Antiguo Testamento.5 Sin embargo, había más pueblos en el antiguo Israel que solo aquellos que descendieron de estos primeros ancestros.6

Ilustración de los hijos de Israel ofreciendo sacrificios a Jehová. Imagen por Philip Medhurst a través de Wikimedia Commons

Cuando los israelitas dejaron Egipto, muchos que no eran israelitas se fueron con ellos, lo cual llevó a que su grupo fuera descrito como una "multitud de diversa clase de gente" (Éxodo 12:38).7 Y cuando los israelitas llegaron a la tierra prometida, muchos de los pueblos que ya estaban viviendo allí, llamados canaanitas, parece que también se unieron a ellos.8Sin embargo, sin importar sus orígenes, estas nuevas personas parecen haber sido adoptadas en las doce tribus de Israel, a pesar de que técnicamente no eran parte de este grupo familiar extenso.9

El parentesco ficticio del Antiguo Testamento puede ayudar a dar más conocimiento sobre el parentesco ficticio en el Libro de Mormón, el cual también era común en la América precolombina.10 Por ejemplo, los lamanitas que se convirtieron al cristianismo se llamaron a sí mismos anti-nefi-lehitas (Alma 23:17), asociándose directamente con los ancestros de los nefitas y por extensión, con el pueblo nefita también. Cientos de años después de la venida de Cristo, hubo "una pequeña parte del pueblo que se había rebelado contra la iglesia y [había] tomado sobre sí el nombre de lamanitas" (4 Nefi 1:20). Eventos como este demuestran la importancia perdurable de las tribus familiares originales del Libro de Mormón.11

Hay más ejemplos indirectos de esto también. Tal como había doce tribus que formaban a Israel, parece que hubo siete tribus lehitas.12 Y tal como los no israelitas parecen haber sido aceptados en las tribus de Israel, los no lehitas fueron aceptados en las tribus nefitas y lehitas. Se puede ver este parentesco ficticio en los primeros libros del Libro de Mormón. Nefi, por ejemplo, construyó un templo como el de Salomón, un trabajo que probablemente habría requerido mucha más gente que la porción relativamente pequeña de la familia inmediata de Nefi que eran leales a él (2 Nefi 5:16).13

Más tarde, Jacob declaró que "vino entre el pueblo de Nefi un hombre que se llamaba Sherem" (Jacob 7:1). Sherem "era un hombre instruido, pues tenía un conocimiento perfecto de la lengua del pueblo" (Jacob 7:4). Como lo señaló John Tvedtnes, si Sherem era un nefita, no tendría sentido para él "[venir] entre el pueblo de Nefi", dado que él ya habría estado viviendo entre ellos.

Sketch of Lehi's family (Esbozo de la familia de Lehi) por Arnold Friberg

Además, uno se pregunta por qué el texto habría señalado específicamente que "tenía un conocimiento perfecto de la lengua del pueblo" si era nefita. Uno podría esperar que un nefita tuviera un conocimiento práctico de su propia lengua.14 Estos ejemplos sugieren fuertemente que los "otros" pueblos se integraron con los nefitas y los lamanitas y se identificaron a sí mismos de acuerdo con estas familias.

El porqué

La fuerte tendencia de los pueblos del Libro de Mormón a organizarse de acuerdo a unidades familiares, ya sea que fueran originalmente parte de estas familias o no, demuestra lo fundamental que eran las relaciones familiares en su sociedad. Incluso cuando los gobiernos fallaron en 3 Nefi, no fue así con la estructura familiar (3 Nefi 7:2). Esto es un recordatorio de la importancia que la familia puede tener para nosotros ahora en día.15

Sin embargo, el Libro de Mormón también demuestra que la adopción de familias justas algunas veces requiere de sacrificios. Es muy probable que algunas de estas personas que decidieron identificarse a sí mismos como parte de la familia nefita dejaron a familiares de sangre cuando lo hicieron. Neil L. Andersen explicó las dificultades que enfrentan las personas en esta situación ahora en día:

[R]uego hoy por los cientos de miles de niños, jóvenes y jóvenes adultos que no provienen de estas, a falta de un mejor término, 'familias perfectas'. Hablo no solo de los jóvenes que han pasado por la muerte, el divorcio o la decreciente fe de los padres, sino también de las decenas de miles de jóvenes y jovencitas de todo el mundo que aceptan el Evangelio sin una madre o padre que se convierta a la Iglesia con ellos. Esos jóvenes Santos de los Últimos Días se unen a la Iglesia con gran fe.16

Por último, el élder Anderson señaló:

Seguiremos enseñando el modelo del Señor para la familia, pero ahora, con millones de miembros y la diversidad que existe entre los niños de la Iglesia, debemos ser aún más considerados y sensibles. La cultura de nuestra Iglesia y su forma de hablar es muchas veces bastante única. Los niños de la Primaria no van a dejar de cantar 'Las familias pueden ser eternas', pero cuando canten 'Gozo siento cuando a papá veo regresar' o 'papá y mamá me guían al bien', no todos los niños estarán cantando acerca de su propia familia.17

Fortalecer a la familia es absolutamente esencial en el mundo de hoy.18 Aquellos cuya situación familiar no es ideal pueden confiar que, por medio de los convenios sagrados, pueden entablar relaciones familiares rectas. Como lo prometió el rey Benjamín: "Ahora pues, a causa del convenio que habéis hecho, seréis llamados progenie de Cristo, hijos e hijas de él" (Mosíah 5:7). Tal como los pueblos en el Libro de Mormón se identificaron a sí mismos con la familia de Nefi, todos podemos identificarnos como los hijos de Cristo por medio de nuestros convenios con Él.19

Otras lecturas

John L. Sorenson, "When Lehi’s Party Arrived in the Land, Did They Find Others There?Journal of Book of Mormon Studies 1, no. 1 (1992): 1–34.

Matthew Roper, "Nephi’s Neighbors: Book of Mormon Peoples and Pre-Columbian Populations", FARMS Review 15, no. 2 (2003): 89–128; reimpreso en The Book of Mormon and DNA Research: Essays from The FARMS Review and the Journal of Book of Mormon Studies, ed. Daniel C. Peterson (Provo, UT: Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2008), 185–218.

The Book of Mormon: It Begins with a Family (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1993).