¿Cómo puede fortalecernos el testimonio de Lucy Mack Smith del Libro de Mormón?

Junio 18, 2018
Imagen de Lucy Mack Smith a través de LDS Church History
KnoWhy #379
Imagen de Lucy Mack Smith a través de LDS Church History
"Por tanto, el Señor Dios procederá a sacar a luz las palabras del libro; y en la boca de cuantos testigos a él le plazca, establecerá su palabra".
2 Nefi 27:14

El conocimiento

En 2 Nefi 27:14, Nefi valientemente testificó que "el Señor Dios procederá a sacar a luz las palabras del libro; y en la boca de cuantos testigos a él le plazca, establecerá su palabra". Uno de los testimonios más poderosos del Libro de Mormón en los primeros días de esta dispensación viene de Lucy Mack Smith, la madre de José Smith.1 Lucy Smith estuvo íntimamente involucrada en sacar a luz el Libro de Mormón y compartió su testimonio del libro a lo largo de su vida.2

Lucy tuvo el raro privilegio de sostener las planchas de oro, así como también el Urim y Tumim y el pectoral mientras estaba cubiertos con una tela e incluso pudo haber visto las planchas descubiertas.3 También estuvo presente en varias ocasiones importantes, como cuando las planchas fueron traídas por primera vez a la casa de los Smith y cuando los tres testigos fueron al bosque para recibir su visión.4 Entonces, no es una sorpresa que se haya apoyado en su testimonio del Libro de Mormón durante los tiempos de dificultades.

Hacia el desierto por Jorge Cocco

Por ejemplo, mientras dirigían a un grupo de inmigrantes por bote desde Nueva York a Ohio, Lucy los inspiró al comparar su viaje a la travesía de Lehi a través de los océanos: "Ahora hermanos y hermanas, acabamos de partir como el padre Lehi lo hizo para viajar, por mandamiento del Señor, a una tierra que Él nos mostrará si somos fieles. Quiero que todos sean solemnes y levanten sus corazones a Dios en oración continuamente, para que podamos prosperar".5

Durante su viaje, el bote que supervisó se atoró debido al hielo que obstruía el canal. Un hombre la interrumpió desde la orilla gritando: "¿Es verdadero el Libro de Mormón?" Ella respondió: "El libro fue traído por el poder de Dios y traducido por el mismo poder, y si yo pudiera hacer que mi voz sonara tan fuerte como la trompeta de Miguel, el arcángel, declararía la verdad de tierra a tierra, de mar a mar y lo repetiría de isla a isla, hasta que todos en la familia entera del hombre, estuviera sin excusa —porque todos deben escuchar la verdad del evangelio del Hijo de Dios".6

Una vez más, mientras estaba haciendo obra misional en Michigan, Lucy conoció a un hombre conocido como el reverendo Ruggles, quien le preguntó: "¿Es usted la madre de ese pobre tonto, necio muchacho, José Smith, quien simuló traducir el Libro de Mormón?" Ella respondió: "Yo soy, Señor, la madre de José Smith, pero ¿por qué le dice tales epítetos como esos?" Él respondió: "Por eso de imaginar que iba a quebrar a todas las demás iglesias con ese simple libro mormón". Cuando le preguntó si alguna vez había leído el libro, dijo que no le tenía importancia. Ella respondió: "Déjeme decirle con valentía, que ese libro contiene el evangelio eterno, y que fue escrito para la salvación de su alma, por el don y el poder del Espíritu Santo".7

Años más tarde, después de la masacre del molino Haun, los sobrevivientes encontraron consuelo por medio de una canción escrita por Lucy Mack Smith 8 Fue llamada la Lamentación de Moroni, y es una reinterpretación de la última batalla nefita desde el punto de vista de Moroni.9 Para estas personas que, como Moroni, habían visto a tantos amigos y familiares morir, la canción era similar de manera significativa a sus propias situaciones. Tal vez porque la canción resonó con los primeros santos de los últimos días, que habían visto tanta muerte y violencia por causa de su religión, fue incluida en su totalidad en su obituario como un tributo de su fe y confianza en el Libro de Mormón en tiempos de dificultades. 10

El porqué

Retrato de Lucy Mack Smith a través de Wikimedia Commons

El testimonio de Lucy Mack Smith del Libro de Mormón permaneció firme a lo largo de su vida.11 Cuando las personas la confrontaban acerca de su fe, ella apelaba al Libro de Mormón.12 Cuando los desafíos venían a su vida, ella obtenía fortaleza de sus páginas inspiradas. Sirvió como un ancla de esperanza en un mundo caótico. Su ejemplo de compromiso inquebrantable al evangelio puede inspirarnos a anclarnos también al Libro de Mormón. El Libro de Mormón puede ser nuestra ancla cuando las personas o las circunstancias nos desafíen a nosotros o nuestra fe, como lo fue para la madre Smith.

Como dijo Marion G. Romney: "En casi cada página del Libro de Mormón surge [en nosotros] el inspirador testimonio de que Jesús es en verdad el Cristo, el Hijo del Dios viviente, nuestro Redentor y Salvador. Este testimonio por sí solo será como un ancla en cada tormenta, que no les permitirá zozobrar".13 El testimonio de Cristo que se encuentra en el Libro de Mormón puede ser la cosa a la que podemos adherirnos en tiempos de dificultades y la verdad a la que regresamos cuando nuestra fe es desafiada.14

Finalmente, podemos obtener inspiración de las personas del Libro de Mormón, de la manera en que Lucy obtuvo inspiración de Lehi y su familia. El Libro de Mormón puede ayudarnos a permanecer fuertes en contra de la oposición, tal como lo hizo cuando respondió a las críticas. Y nuestros testimonios del Libro de Mormón pueden dar consuelo a quienes nos rodean, como lo hizo después de la masacre del molino Haun. Podemos ser un poco más como Lucy y permitir que el Libro de Mormón nos ayude cada día de nuestras vidas.15

Otras lecturas

Amy Easton-Flake y Rachel Cope, "The Multiplicity of Witnesses: Women and the Translation Process", en The Coming Forth of the Book of Mormon: A Marvelous Work and a Wonder, ed. Dennis L. Largey, Andrew H. Hedges, John Hilton III y Kerry Hull (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Religious Studies Center, Brigham Young University, 2015), 136–141. 

Gracia N. Jones, Emma and Lucy (American Fork, UT: Covenant Communications, 2005), 75–84.

Lucy Mack Smith, Biographical Sketches of Joseph Smith the Prophet and His Progenitors for Many Generations (Liverpool, UK: S. W. Richards, 1853), 99–147.

Lucy Mack Smith, History of Joseph Smith (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1958), 102–163.

  • 1. Para conocer uno de sus registros del surgimiento del Libro de Mormón, véase Lucy Mack Smith, Biographical Sketches of Joseph Smith the Prophet and His Progenitors for Many Generations (Liverpool, UK: S. W. Richards, 1853), 99–147.
  • 2. Su testimonio de las cosas que dijo José acerca de los nefitas y la salida del Libro de Mormón es aún de interés en nuestros días. Véase, por ejemplo, Lucy Mack Smith, History, 1845, 87, en línea en josephsmithpapers.org.
  • 3. Henry Caswall, The City of the Mormons; or, Three Days at Nauvoo, in 1842 , 2nd ed., revisado y ampliado, (Londres, Reino Unido: J. G. F. & J. Rivington, 1843), 27.
  • 4. Smith, Biographical Sketches, 104-106, 139.
  • 5. Gracia N. Jones, Emma and Lucy (American Fork, UT: Covenant Communications, 2005), 76–77.
  • 6. Jones, Emma y Lucy, 79.
  • 7. Jones, Emma and Lucy, 83.
  • 8. De acuerdo con las fuentes, Lucy cantó esta canción espontáneamente en una reunión en un dialecto nefita, y fue traducido al inglés por Levi Hancock. Jones, Emma and Lucy, 140.
  • 9. Jones, Emma and Lucy, 140.
  • 10. Jones, Emma and Lucy, 187.
  • 11. Para conocer más sobre el firme testimonio de Lucy del Libro de Mormón, véase Amy Easton-Flake y Rachel Cope, "A Multiplicity of Witnesses: Women and the Translation Process", en The Coming Forth of the Book of Mormon: A Marvelous Work and a Wonder, ed. Dennis L. Largey, Andrew H. Hedges, John Hilton III y Kerry Hull (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Religious Studies Center, Brigham Young University, 2015), 133–153.
  • 12. Este enfoque fue probablemente por causa de su conocimiento íntimo sobre cómo surgió. Véase Richard Lloyd Anderson, "Smith, Lucy Mack", en Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1993), 3:1356–1357.
  • 13. Marion G. Romney," El Libro de Mormón", Liahona, abril de 1980.
  • 14. Joseph Fielding McConkie, Robert L. Millet y Brent L. Top, Doctrinal Commentary on the Book of Mormon, 4 vols (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1987–1992), 4:294–295.
  • 15. Para conocer más sobre cómo nuestra esperanza en Cristo, deriva del Libro de Mormón, y puede ser una antorcha para nosotros cada día, véase Larry E. Dahl, "Faith, Hope, Charity", en The Book of Mormon: The Keystone Scripture, ed. Paul R. Cheesman (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1988), 137–150.