¿Qué dice el Libro de Mormón sobre la armadura de Dios?

Junio 13, 2018
Knight (Caballero) por Masson
KnoWhy #378
Knight (Caballero) por Masson
"Despertad, hijos míos; ceñíos con la armadura de la rectitud”.
2 Nefi 1:23

El conocimiento

Mientras se preparaba para un servicio sacramental en algún momento entre agosto y septiembre de 1830,1 José Smith recibió la siguiente revelación del Señor: "Por tanto, alzad vuestros corazones y regocijaos, y ceñid vuestros lomos y tomad sobre vosotros toda mi armadura, para que podáis resistir el día malo, después de haber hecho todo, a fin de que podáis persistir" (DyC 27:15). El Señor entonces presentó varios atributos espirituales y bendiciones asociadas con piezas específicas de una armadura: (1) "ceñidos vuestros lomos con la verdad", (2) "puesta la coraza de la rectitud", (3) "calzados vuestros pies con la preparación del evangelio de paz", (4) "el escudo de la fe", (5) "el yelmo de la salvación" y (6) "la espada de mi Espíritu" (vv. 16-18).

Los lectores que están familiarizados con el Nuevo Testamento pueden reconocer de inmediato que Doctrina y Convenios 27:15-18 hace referencia significativa a Efesios 6:13-17. Sin embargo, lo que algunos tal vez no noten es que el Libro de Mormón también contiene muchas referencias dispersas a la armadura espiritual. A primera vista, algunas de estas parecen simplemente referirse a descripciones de atuendos militares de batalla que eran comunes en la antiguedad,2 una lectura cuidadosa demuestra que, en varios casos, los escribas nefitas reconocían y dieron una interpretación simbólica o espiritual. En algunos ejemplos, el simbolismo espiritual incluso se declara explícitamente.

Comparación de una armadura europea y maya

Armadura

En la bendición patriarcal de sus hijos, Lehi enseñó: "Despertad, hijos míos; ceñíos con la armadura de la rectitud" (2 Nefi 1:23).3 Este versículo indica que, desde el principio, los profetas nefitas reconocían el valor simbólico de la armadura para la protección espiritual. Es posible que Lehi estaba citando ligeramente Isaías 59:17, la cual es seguramente la fuente en la que Pablo también se basó cuando redactó Efesios 6:14, 17.

Ceñidos vuestros lomos con la verdad

Antes de presentar el "estandarte de la libertad" a su pueblo, el capitán Moroni se vistió completamente con una vestimenta de armadura, la cual incluía ceñir "los lomos con su armadura (Alma 46:13).4 Los siguientes dos versículos enfatizan que los "que eran creyentes verdaderos en Cristo gozosamente tomaron sobre sí el nombre de Cristo" (Alma 46:14–15).5 Después de que Moroni dio su discurso motivador, los verdaderos seguidores de Cristo siguieron el ejemplo de Moroni y "vinieron corriendo, ceñidos sus lomos con sus armaduras" (v. 21).

Es importante destacar que estos versículos se vinculan con la armadura física que protege los lomos de estos fieles guerreros con la protección y poderes espirituales que les son otorgados por ser verdaderos cristianos. En este mismo versículo que se menciona su armadura, se nos recuerda de nuevo que no "se avergonzaban de tomar sobre ellos el nombre de Cristo" (v. 21).

La coraza de la rectitud

La coraza era una de las piezas principales de la armadura que protege "las partes más vitales del cuerpo" (Alma 43:38). En una batalla, Zerahemna, el líder de una coalición zoramita-amalekita, afirmó que la proeza militar nefita fue debido simplemente a su "astucia" en prepararse a sí mismos con "petos y... escudos" (Alma 44:9), en la que nadie del ejército de Zerahemna tenía (Alma 43:21).

Irónicamente, como Mormón lo deja claro, Zerahemna tenía las cosas al revés. La ventaja más importante de los nefitas es que los "inspiraba... una causa mejor" (Alma 43:45), porque el capitán Moroni "inspiró sus corazones con... pensamientos de sus tierras, de su libertad, sí, de estar libres del cautiverio" (v. 48). Como una coraza, la rectitud de sus corazones probó ser la protección más vital en contra de sus enemigos.

Calzados vuestros pies con la preparación del evangelio de paz

Cuando testificó ante el rey Noé y sus sacerdotes, Abinadí hizo cuatro referencias sucesivas a los pies de aquellos que "trae[n] buenas nuevas" y "están publicando la paz" (Mosíah 15:15-18). En varias historias del Libro de Mormón, un ejército se rendiría a otro al arrojar sus armas a los pies de sus enemigos. En un ejemplo, los soldados enemigos "echaron sus armas de guerra a los pies de Moroni, e hicieron un pacto de paz" (Alma 44:15). En otro ejemplo, las armas de guerra "las echaron a los pies de los nefitas, pidiendo misericordia" (Alma 55:23). Estas historias sugieren que los pies y la paz eran ideas vinculadas en contextos tanto religiosos como militares.6

El escudo de la fe

Cuando los nefitas completamente armados enfrentaron un ejército mucho más grande que el suyo, fueron los soldados enemigos quienes "temieron en gran manera" porque no estaban "armados con petos ni con escudos" (Alma 43:21). Así, en por lo menos una historia del Libro de Mormón, los escudos están conectados a la confianza o la fe, mientras que aquellos que estaban sin escudos sintieron lo contrario: miedo.

El yelmo de la salvación

The armor of God (La armadura de Dios)Artista desconocido.

Mientras que el casco o yelmo (el término para proteger la cabeza en el Libro de Mormón)7 no estaba vinculado específicamente para la salvación en el Libro de Mormón, fue diseñado para proteger la cabeza. Con respecto a Cristo, el rey Benjamín enseñó: "Y bajo este título sois librados, y no hay otro título por medio del cual podáis ser librados. No hay otro nombre dado por el cual venga la salvación" (Mosíah 5:8). En inglés, la palabra traducida como "título" es head o "cabeza", que probablemente significa "jefe" o "líder" en este caso,8 también parece hacer referencia a la frente, donde el nombre del Señor sería escrito simbólicamente.9 Como un casco, el nombre de Cristo ofrece protección y salvación para todos aquellos que han escrito su nombre en sus frentes (véase Apocalipsis 22:4).

La espada del Espíritu

En el Libro de Mormón, la espada a menudo se vincula simbólicamente con la justicia divina de Dios.10 Sin embargo, en algunos casos también está vinculado con el Espíritu de Dios. Por ejemplo, después de que Abinadí presentó su caso en contra del rey Noé y sus sacerdotes, aprendemos que "el pueblo... no se atrevió a echarle mano, porque el Espíritu del Señor estaba sobre él" (Mosíah 13:5).11 Dos versículos después, Abinadí declaró: "[P]or tanto, concluyo mi mensaje. Sí, y percibo que os hiere hasta el corazón” (v. 7).12 En inglés, la traducción original, el verbo es "cortar". En otras palabras, el mensaje los cortaba "hasta el corazón". En otro caso aprendemos que a los culpables la justicia y la verdad de Dios "los hiere hasta el centro" (1 Nefi 16:2). Aquí también tiene el verbo "cortar" en inglés. 

Podemos estar seguros de que es el Espíritu que facilita que sean cortados, como con espada, en el corazón porque Nefi al principio había enseñado que "cuando un hombre habla por el poder del Santo Espíritu, el poder del Espíritu Santo lo lleva al corazón de los hijos de los hombres" (2 Nefi 33:1). En una mirada más positiva, cuando una "voz apacible"13 del cielo se escuchó entre el pueblo en 3 Nefi 11:3, "les penetró hasta el alma misma, e hizo arder sus corazones". El verbo que se emplea en inglés, es pierce o "traspasar". Ya sea que comunique la justicia, la verdad o la paz de Dios, el Espíritu Santo tiene el poder de cortar o atravesar los corazones de los hombres como una espada.

El porqué

Estas conexiones demuestran que los temas de la armadura de Dios no están ausentes en el Libro de Mormón.14 En su lugar, el valor simbólico de la armadura puede ser visto en varios pasajes, y en algunos casos, los atributos espirituales asociados con las piezas específicas de la armadura son similares a aquellas desarrolladas en las guerras del antiguo Israel, así como también en Efesios 6 y en Doctrina y Convenios 27. Lo que hace que las referencias del Libro de Mormón sean tan poderosas es que no son solo detalles casuales insertados en las narraciones de combate. En su lugar, el uso de varios tipos de armaduras y la falta de esta, a menudo era un factor importante al decidir el resultado de un conflicto militar.15

Siege of the Stripling Sons (El asedio de los dos mil jóvenes lamanitas) por Brian C. Hailes

Por ejemplo, aprendemos que el ejército de Zerahemna cayó "con suma rapidez" porque "su piel desnuda y sus cabezas descubiertas estaban expuestas a las afiladas espadas de los nefitas" (Alma 44:18). En contraste, los nefitas solamente "de cuando en cuando" perdían a un soldado porque "sus petos, sus escudos y sus cascos" estaban protegiendo "las partes más vitales del cuerpo" (Alma 43:38)16 Las diferencias en los atuendos de los nefitas y los lamanitas ayudan a explicar exactamente la importancia física que tiene la armadura, y por analogía, la espiritual. Después de revisar cada pieza de la armadura espiritual de Dios, el élder Robert D. Hales exclamó: "¡Necesitamos esa armadura!"17

El élder Joseph B. Wirthlin advirtió que Lucifer "busca las fallas de nuestra armadura; sabe cuáles son nuestras debilidades y cómo explotarlas si se lo permitimos".18 En respuesta a esta amenaza, podemos seguir el ejemplo del capitán Moroni al prepararnos a nosotros mismos y a los demás con capas completas de armadura espiritual. El élder N. Eldon Tanner enseñó: "Examine cada uno su armadura. Si hay una parte que no está protegida, tome la determinación de agregar ahora mismo la parte que falta".19

Debido a que la mortalidad es un campo de batalla constante, la necesidad de una armadura espiritual está siempre presente. Para aquellos que han entrado en los sagrados convenios del templo, el presidente Russell M. Nelson declaró: "El usar el gárment del templo tiene un profundo significado simbólico. … Así como el Salvador ejemplificó la necesidad de perseverar hasta el fin, usamos fielmente el gárment como parte de la constante armadura de Dios.”20

Aquellos que se ponen toda la armadura de Dios y nunca se la quitan, como el rey Mosíah, llegarán al final de sus vidas "habiendo peleado la buena batalla, andando rectamente ante Dios” (Alma 1:1).21

Otras lecturas

John L. Sorenson, Mormon’s Codex: An Ancient American Book (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y Neal A. Maxwell Institute, 2013), 418–419.

Robert D. Hales, "Permaneced firmes en lugares santos", Liahona, Mayo 2013, 48–51, en línea en lds.org.

William J. Hamblin, "Armor in the Book of Mormon", en Warfare in the Book of Mormon, ed. Stephen D. Ricks y William J. Hamblin (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 400–424.

H. Dean Garrett, "Inspired by a Better Cause", en Book of Mormon, Part 2: Alma 30 to Moroni, ed. Kent P. Jackson, Studies in Scripture, Volume 8 (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1988), 69–79.