¿Se perdieron doctrinas claras y preciosas?

Enero 18, 2017
Biblia Gutenberg
KnoWhy #15
Biblia Gutenberg
"Ha despojado el evangelio del Cordero de muchas partes que son claras y sumamente preciosas, y también ha quitado muchos de los convenios del Señor".
1 Nefi 13:26

El conocimiento

En la visión apocalíptica de Nefi1 de los acontecimientos futuros (1 Nefi 11-14), un ángel habló al profeta y vidente israelita sobre "la formación de una iglesia grande y abominable, que es la más abominable de todas las demás iglesias" (1 Nefi 13:26). Esta iglesia, dijo el ángel, sería formada después de que "el libro [la Biblia] sali[era] de la boca de un judío" (1 Nefi 13:24).

Se dice que las "cosas" del libro "procede[rían] en su pureza de los judíos a los gentiles, según la verdad que está en Dios", después de lo cual la iglesia abominable "despoja[ría] el evangelio del Cordero de muchas partes que son claras y sumamente preciosas". Es más, después de que estas partes claras y preciosas fueran quitadas "muchos convenios del Señor" serían perdidas o "quitad[as]" también (1 Nefi 13:25–26).

Este proceso de quitar las partes claras y preciosas del evangelio y los convenios asociados concluiría en la corrupción de las escrituras, de acuerdo con el ángel. "Por tanto, ves tú que después que el libro ha pasado por las manos de esa grande y abominable iglesia, se han quitado muchas cosas claras y preciosas del libro, el cual es el libro del Cordero de Dios" (1 Nefi 13:28).

La visión que el ángel mostró a Nefi de la futura corrupción y pérdida de las verdades del evangelio y del texto de las escrituras poco después de la época de Jesús ha sido reivindicada por eruditos modernos. Recurriendo a una amplia variedad de eruditos bíblicos no-SUD y la investigación del cristianismo primitivo, eruditos Santos de los Últimos Días tales como John W. Welch2,  John Gee3 y Lori Driggs4 (entre otros) han demostrado convincentemente la realidad de la situación de los primeros cristianos que describe el ángel a Nefi.

Driggs explica: "Muchos de los que profesan el cristianismo comenzaron a adoptar o incorporar otras filosofías e ideologías en sus sistemas de creencias, de este modo terminaron haciendo una concertación entre el cristianismo y su entorno a veces hostil". Esto, ella aclara:

…ha llevado a la enorme diversidad entre las creencias teológicas de los cristianos mismos. La estabilidad de la base doctrinal comenzó a desintegrarse, e ideas o doctrinas en particular llegaron a ser interpretadas de maneras muy diferentes. A su vez, esto causó división y controversia entre los cristianos, dando por resultado el surgimiento de distintas facciones dentro del cristianismo... Para colmo de males, con la falta de un canon bíblico establecido y autorizado, y los medios para regularlo, cuando estos diversos grupos obtuvieron un manuscrito de un texto bíblico, podrían intencionalmente o no modificarlo o adaptarlo a sus creencias. Por lo tanto, verdades claras y preciosas podrían fácilmente ser alteradas, hechas confusas, o ser quitadas completamente del texto.5

John Gee ha demostrado además que este proceso de reinterpretación bíblica tuvo lugar entre los cristianos en el siglo II d.C. Gee explica que este cambio en el significado y en la comprensión puede ocurrir como resultado tanto de la "reinterpretación basada en prejuicios, la gramática y el léxico" como también resultado de los cambios intencionales de escribas con propósitos ideológicos o teológicos.6

Gee observa: "Todos los métodos para cambiar el texto que acabamos de discutir ocurren en el siglo II d.C. El resultado es que había muchas diferentes interpretaciones de las escrituras y de los eventos bíblicos entre las comunidades cristianas".7

Sin duda, algunos—incluso la mayoría—de estos cambios son más accidentales que intencionales. En cualquier caso, tal transición en cómo fueron leídos y comprendidos los textos naturalmente terminaría en la pérdida de verdades del evangelio.

John W. Welch resume otros ejemplos de pérdida además de corrupción de las escrituras. "Hoy hay evidencia considerable de que los convenios secretos y sagrados de los primeros cristianos se perdieron desde un principio", explica Welch. "Bautismo por los muertos, el uso de círculos de oración y la santa cena misma sufrió transformación, inclusive eliminación. Del mismo modo, ascetismo y celibato entraron al cristianismo en una etapa temprana para distorsionar el significado del convenio del matrimonio y muchos pasajes de la Biblia".8

El porqué

Nefi previó tres factores que alejaron aún a los primeros cristianos con buenas intenciones de las verdades y ordenanzas puras del evangelio. Él enseñó que:

  1. Enseñanzas importantes serían olvidadas. 
  2. El proceso divino de hacer convenios, tales como el bautismo por inmersión por aquellos con autoridad, cambiaría tan drásticamente que produciría consecuencias perjudiciales. 
  3. Como resultado, palabras y explicaciones en los textos básicos perderían su significado o su importancia, porque su relevancia ya no era evidente.

Las tres etapas de Nefi de la pérdida de las verdades claras y preciosas fueron manifestadas entre los siglos II y IV d.C. Las pérdidas más importantes en las tres categorías tuvieron lugar en el siglo II, cuando una serie de cambios culturales y lingüísticos remodelaron el pensamiento, administración y prácticas cristianas.

No todo, por supuesto, fue cambiado o modificado. Pero la claridad de varias doctrinas y convenios claves fueron nublados, disminuyendo críticamente la unidad, cohesión, comunidad y la verdadera fe de aquellos que querían seguir a Cristo.

Al mismo tiempo, el ángel prometió que en el debido tiempo del Señor "otros libros" vendrían "por el poder del Cordero... para convencer a" todas las personas "esparcid[as] sobre toda la superficie de la tierra, de que los escritos de los profetas y de los doce apóstoles del Cordero son verdaderos" (1 Nefi 13:39).

De hecho, desde mediados del siglo XIX, un sorprendente número de registros y libros antiguos han comenzado a aparecer, junto con revelaciones instructivas y descubrimientos corroborativos, que ayudan a clarificar, restaurar y convencer a oyentes modernos de las verdades originales del evangelio de Jesucristo.

La revelación que le dio el ángel a Nefi sobre la primera era cristiana y sus consecuencias es realísticamente precisa y fielmente tranquilizadora.

Otras lecturas

John W. Welch, “The Plain and Precious Parts,” in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, John W. Welch, ed. (Provo, Utah: FARMS, 1992), 37–40.

John W. Welch, “Modern Revelation: A Guide to Research About the Apostasy,” in Early Christians in Disarray: Contemporary LDS Perspectives on the Christian Apostasy, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 2005), 101–132.

John Gee, “The Corruption of Scripture in Early Christianity,” in Early Christians in Disarray: Contemporary LDS Perspectives on the Christian Apostasy, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 2005), 163–204.

Noel B. Reynolds, “The Decline of Covenant in Early Christian Thought,” in Early Christians in Disarray: Contemporary LDS Perspectives on the Christian Apostasy, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 2005), 295–324.

Lori Driggs, “Nephi’s Vision and the Loss and Restoration of Plain and Precious Truths,” in The Things Which My Father Saw: Approaches to Lehi’s Dream and Nephi’s Vision, ed. Daniel L. Belnap, Gaye Strathearn, and Stanley A. Johnson (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2011), 70–91.

Frank F. Judd Jr., “What Nephi’s Vision Teaches about the Bible and the Book of Mormon,” in The Things Which My Father Saw: Approaches to Lehi’s Dream and Nephi’s Vision, ed. Daniel L. Belnap, Gaye Strathearn, and Stanley A. Johnson (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2011), 282–299.

  • 1. Jared Halverson explica como la visión de Nefi se califica como texto "apocalíptico". Halverson explica: "El uso de la narración histórica como la visión de Nefi es uno de los rasgos distintivos del género apocalíptico. La palabra apocalipsis proviene del sustantivo griego apokalypsis, que significa 'revelación' o 'divulgación', y generalmente lo que se revela es la mano de Dios en los acontecimientos de la historia, especialmente durante épocas cuando la historia no parece ir a la manera de Dios. Durante esos períodos, el enfoque de la escritura se convierte cada vez más escatológico, con la esperanza de que las pruebas de hoy sean culminadas con la esperanza para el mañana." Jared M. Halverson, "Lehi’s Dream and Nephi’s Vision as Apocalyptic Literature,” in The Things Which My Father Saw: Approaches to Lehi’s Dream and Nephi’s Vision, ed. Daniel L. Belnap, Gaye Strathearn, and Stanley A. Johnson (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2011), 53–69, quote at 56.
  • 2. John W. Welch, “The Plain and Precious Parts,” in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, John W. Welch, ed. (Provo, Utah: FARMS, 1992), 37–40; “Modern Revelation: A Guide to Research About the Apostasy,” in Early Christians in Disarray: Contemporary LDS Perspectives on the Christian Apostasy, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 2005), 101–132.
  • 3. John Gee, “The Corruption of Scripture in Early Christianity,” in Early Christians in Disarray, 163–204. Early Christians in Disarray 163–204.
  • 4. Lori Driggs, “Nephi’s Vision and the Loss and Restoration of Plain and Precious Truths,” in The Things Which my Father Saw, 70–91.
  • 5. Driggs, “Nephi’s Vision and the Loss and Restoration of Plain and Precious Truths,” 75–76.
  • 6. Gee, “The Corruption of Scripture in Early Christianity,” 176.
  • 7. Gee, “The Corruption of Scripture,” 181.
  • 8. Welch, “Plain and Precious Parts,” 39; cf. Welch, “Modern Revelation,” 108–110.