¿Por qué hay siete tribus de Lehi?

Febrero 26, 2018
Book of Mormon paintings (Pinturas del Libro de Mormón) por James Fullmer
KnoWhy #319
Book of Mormon paintings (Pinturas del Libro de Mormón) por James Fullmer
“Ahora bien, los del pueblo que no eran lamanitas eran nefitas; no obstante, se llamaban nefitas, jacobitas, josefitas, zoramitas, lamanitas, lemuelitas e ismaelitas”.
Jacob 1:13

El Conocimiento

Cerca del comienzo de su registro, Jacob aclaró que los nefitas y los lamanitas en realidad estaban divididos en siete tribus distintas: "[N]efitas, jacobitas, josefitas, zoramitas, lamanitas, lemuelitas e ismaelitas" (Jacob 1:13).1 Estas mismas afiliaciones de tribus también se reportan en 4 Nefi 1:37-38 y de nuevo en Mormón 1:8-9, sugiriendo que funcionaron como un "orden social y legal que duró... por casi mil años".2

Este sistema de organización por tribus probablemente surgió de la última bendición patriarcal de Lehi, donde él específicamente bendijo y aconsejó a los patriarcas o a la posteridad de cada una de estas siete tribus (véase 2 Nefi 2-4).3 De diferentes maneras, las bendiciones de las tribus de Lehi se pueden comparar de manera significativa con la bendición patriarcal dada por Abraham, Isaac y Jacob.4

La posteridad de Lehi repetidamente habló de él como "nuestro padre Lehi" de la misma manera en que los israelitas se referían a Abraham como "nuestro padre Abraham".5 Lehi puso a Nefi como el líder sobre Lamán y Lemuel, tal como Isaac prescindió de Esaú y le dio la bendición de primogenitura a su hijo menor Jacob.6 Y al igual que la bendición final de Jacob sobre sus doce tribus, Lehi dividió a su familia en grupos y los bendijo con una tierra por herencia.7 Estas bendiciones patriarcales tuvieron una importancia "religiosa, militar, política y legal" duradera para ambas posteridades.8

Es posible que las doce tribus de Israel y las siete de Lehi fueron intencionalmente contadas de tal manera que el total final fueran números sagrados. En el antiguo pensamiento israelita, el número doce estaba ligado probablemente al gobierno y juicios,9 mientras que el siete simbolizaba perfección o integridad.10 Especialmente en el libro de Levítico, el número siete aparece 46 veces, en el contexto del sacerdocio en el templo.

Jacob Blessing Ephraim and Manasseh (Jacob bendiciendo a Efraín y Manasés) por Benjamin West. Imagen vía Wikimedia Commons

Las doce tribus de Jacob se incrementaron a trece cuando la herencia y bendición de José fue dividida en sus dos hijos, Efraín y Manasés.11 Sin embargo, la tribu sacerdotal de Leví no heredó ninguna porción de la tierra prometida, y no fueron contados como una de las doce tribus de Israel, por lo que el total de números de tribus se redujo a doce (véase Números 1:47-50).

Corbin Volluz ha argumentado: "Parece que el Antiguo Testamento modificó la figura de trece tribus a doce con el propósito de mantener este número importante, y el Libro de Mormón de manera similar modifica la figura de ocho tribus a siete, omitiendo la tribu de Sam, la cual el Libro de Mormón deja de dar especial atención al señalar que la simiente de Sam sería contada con la de Nefi (véase 2 Nefi 4:11).12

Lehi llegada a tierra prometida por Jorge Cocco

Así como los israelitas vieron la tierra de Israel como una tierra prometida sagrada, Lehi también vio la tierra de su herencia en el Nuevo Mundo como una tierra sagrada del convenio, haciendo la división de su posteridad a siete tribus comprensiblemente apropiadas dentro de un contexto sagrado del templo. El significado simbólico y sagrado de las siete tribus pudo haber sido un factor importante en su preservación y continuidad a lo largo de tantos años.

También es notable que el número siete tuvo un significado cósmico entre los pueblos antiguos de Mesoamérica. Michael Coe describió el número 7 como el "número místico de la superficie de la tierra",13 y de acuerdo con Diane Wirth, "representaba las siete direcciones en el universo: cuatro direcciones cardinales más el cenit o cielo, centro y nadir [punto más bajo] o inframundo".14 Además, las leyendas y las obras de arte mesoamericanas distintiva y repetidamente representan a sus diversos pueblos como si provinieran de siete cuevas o linajes.15 Aunque no existe ninguna una evidencia directa de una relación de pueblos, es posible que estas antiguas leyendas de alguna manera correspondan a las siete tribus mencionadas en el Libro de Mormón.

El Porqué

La formación de estas siete tribus y su importancia a lo largo de la narrativa del Libro de Mormón no es el tipo de tema que la mayoría de los lectores notan conscientemente. Sin embargo, una vez señalado, esta sutil consistencia se vuelve aparente y significativa. Hugh Nibley señaló que, aunque estas tribus "permanecen sometidas" a lo largo del texto, "[están] allí y son la verdadera base de las relaciones personales".16 También vio la "retención de la identidad tribal a lo largo del Libro de Mormón [como] un rasgo típicamente desértico y un toque notablemente auténtico".17

Mosiah and Zarahemla (Mosíah y Zarahemla) por James Fullmer

Además de apoyar el Libro de Mormón como un texto consistente y auténticamente antiguo, las siete tribus de Lehi tienen relevancia inmediata para los lectores modernos. En 1829, el mismo Señor identificó exactamente estas mismas tribus, declarando que "el conocimiento de un Salvador" vendría a los "nefitas, a los jacobitas, a los josefitas y a los zoramitas, mediante el testimonio de sus padres, y este testimonio llegará al conocimiento de los lamanitas, los lemuelitas y los ismaelitas, que degeneraron en la incredulidad" (DyC 3:16-18).

Ross Christensen explicó: "No sabemos exactamente dónde están ahora los siete linajes, como tampoco sabemos dónde se encuentran las tribus perdidas de Israel. Pero los siete linajes existen en alguna parte porque en 1828 el Señor prometió llevarlos al conocimiento del Salvador".18 Aunque los siete linajes de Lehi no están declarados en bendiciones otorgadas por los patriarcas de las estacas en la iglesia SUD,19 claramente son análogos al legado e importancia duradera de las doce tribus de Israel. De alguna manera u otra, parece que estas siete tribus proporcionarían una base duradera para las conexiones familiares entre los descendientes de Lehi.

Otras lecturas

Corbin Volluz, “A Study in Seven: Hebrew Numerology in the Book of Mormon”, BYU Studies Quarterly 53, no. 2 (2014): 57–83.

Diane E. Wirth, “Revisiting the Seven Lineages of the Book of Mormon and the Seven Tribes of Mesoamerica”, BYU Studies Quarterly 52, no. 4 (2013): 77–88.

John L. Sorenson, John A. Tvedtnes y John W. Welch, “Seven Tribes: An Aspect of Lehi’s Legacy”, en Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1992), 93–95.

John W. Welch, “Lehi's Last Will and Testament: A Legal Approach”, en Second Nephi, The Doctrinal Structure, Book of Mormon Symposium Series, Volume 3, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1989), esp. 68–70, basado en Sorenson, Tvedtnes y Welch, “Seven Tribes”, 93–95.