Destrucción

Volcán de Fuego de Guatemala, imagen a través de Associated Press
KnoWhy #530
"Y he aquí, esa gran ciudad de Jacobugat... he hecho quemar con fuego"
3 Nefi 9:9
Samuel at the Wall 2 (Samuel en el muro) por Jorge Cocco
KnoWhy #327
"[Y] no pasarán cuatrocientos años sin que caiga... una grave destrucción... y ciertamente les sobrevendrá, y nada puede salvar a los de este pueblo sino el arrepentimiento y la fe en el Señor Jesucristo”
Helamán 13:5–6
Guillaume Le Bloas vía Adobe Stock
KnoWhy #245
"[A] menos que se arrepintieran, el Señor Dios ejecutaría juicio contra ellos hasta su completa destrucción; y... enviaría o traería a otro pueblo a poseer la tierra, del mismo modo que había traído a sus padres"
Éter 11:20-21
Mormon Bids Farewell to a Once Great Nation (Mormón se despide de la que fue una vez una Gran Nación) por Arnold Friberg
KnoWhy #232
¡Oh bello pueblo, cómo pudisteis apartaros de las vías del Señor!
Mormón 6:17
Jesús, por James Fullmer
KnoWhy #201
"He aquí, yo soy Jesucristo, de quien los profetas testificaron que vendría al mundo".
3 Nefi 11:10
Imagen vía Adobe Stock
KnoWhy #200
"Cuántas veces os he juntado como la gallina junta sus polluelos bajo las alas".
3 Nefi 10:4
Imagen vía Adobe Stock
KnoWhy #198
"Y vosotros ya no me ofreceréis más el derramamiento de sangre; sí, vuestros sacrificios y vuestros holocaustos cesarán, porque no aceptaré ninguno de vuestros sacrificios ni vuestros holocaustos. Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito".
3 Nefi 9:19-20
 Erupción del volcán Cordón Caulle en el centro de Chile en 2011, vía Reuters
KnoWhy #197
"Y sucedió que hubo densa obscuridad sobre toda la faz de la tierra, de tal manera que los habitantes que no habían caído podían sentir el vapor de tinieblas"
3 Nefi 8:20
El Fin del Mundo, por John Martin
KnoWhy #123
“Y así terminó el año undécimo de los jueces… el pueblo de Ammoníah había sido destruido; sí, toda alma viviente de los ammoniahitas había sido destruida, y también su gran ciudad, la cual decían que Dios no podía destruir a causa de su grandeza. Mas he aquí que en un solo día quedó desolada; y los perros y las bestias feroces del desierto destrozaron los cadáveres"
Alma 16:9–11