Coriantón

Foto por Levi XU a través de Unsplash
KnoWhy #390
"He aquí, oh hijo mío, cuán gran iniquidad has traído sobre los zoramitas; porque al observar ellos tu conducta, no quisieron creer en mis palabras".
Alma 39:11
Imagen por Book of Mormon Central
KnoWhy #329
"No vayas a suponer, porque se ha hablado concerniente a la restauración, que serás restaurado del pecado a la felicidad. He aquí, te digo que la maldad nunca fue felicidad".
Alma 41:10
Imagen vía Book of Mormon Central
KnoWhy #326
"Hijo mío, quisiera que te arrepintieses y abandonases tus pecados, y no te dejases llevar más por las concupiscencias de tus ojos, sino que te refrenaras de todas estas cosas; porque a menos que hagas esto, de ningún modo podrás heredar el reino de Dios. ¡Oh recuerda, y comprométete, y abstente de estas cosas!"
Alma 39:9
Imagen vía GVS vía Adobe Stock
KnoWhy #315
“Ahora bien, respecto al estado del alma entre la muerte y la resurrección, he aquí, un ángel me ha hecho saber que los espíritus de todos los hombres, en cuanto se separan de este cuerpo mortal, sí, los espíritus de todos los hombres, sean buenos o malos, son llevados de regreso a ese Dios que les dio la vida”
Alma 40:11
Estatua de Cristo en Salt Lake City, imagen vía lds.org
KnoWhy #150
"[P]or tanto, según la justicia, el plan de redención no podía realizarse sino de acuerdo con las condiciones del arrepentimiento del hombre en este estado probatorio"
Alma 42:13
Imagen de la Resurrección de Cristo, vía lds.org
KnoWhy #148
"[Q]ué sucede con las almas de los hombres es lo que he preguntado diligentemente al Señor para saber; y es acerca de esto de lo que yo sé"
Alma 40:9
La seducción de Coriantón, por Minerva Teichert. Imagen vía BYU Studies
KnoWhy #147
"¿No sabes tú, hijo mío, que estas cosas son una abominación a los ojos del Señor; sí, más abominables que todos los pecados, salvo el derramar sangre inocente o el negar al Espíritu Santo?"
Alma 39:5
En recuerdo mío, por Walter Rane. Imagen vía lds.org
KnoWhy #146
"Y ahora bien, hijo mío, Shiblón, quisiera que recordaras que en proporción a tu confianza en Dios, serás librado de tus tribulaciones, y tus dificultades, y tus aflicciones, y serás enaltecido en el postrer día".
Alma 38:5