Asesinato

Batalla del Río Sidón, por Jorge Cocco
KnoWhy #274
"[Y] los protegeremos de sus enemigos con nuestros ejércitos, con la condición de que nos den una parte de sus bienes para ayudarnos, a fin de sostener nuestros ejércitos"
Alma 27:24
Hijos de Lehi ofreciendo riquezas a Labán, por Jerry Thompson
KnoWhy #256
"Por lo que, obedeciendo la voz del Espíritu y cogiendo a Labán por los cabellos, le corté la cabeza con su propia espada"
1 Nefi 4:18
Jesús cura a los enfermos, por Carl Bloch
KnoWhy #195
"[Y] algunos se ensalzaron hasta el orgullo y la jactancia, por razón de sus sumamente grandes riquezas, sí, al grado de causar grandes persecuciones".
3 Nefi 6:10
Seántum, por Briana Shawcroft
KnoWhy #180
"[L]uego os confesará, y no negará más que él ha cometido este asesinato. Y luego os dirá que yo, Nefi, no sé nada concerniente al asunto a menos que me haya sido dado por el poder de Dios".
Helamán 9:35–36
Kishkumen, por James Fullmer
KnoWhy #173
"[P]ero he aquí, mientras se dirigían al asiento judicial, el siervo de Helamán apuñaló a Kishkumen en el corazón, de manera que cayó muerto sin un solo gemido".
Helamán 2:9
Después de las sucesivas muertes de los líderes más prominentes de los nefitas, su gobierno cayó y la guerra estalló de nuevo. Imagen por Jorge Cocco
KnoWhy #172
"[P]or tanto, comenzó a haber una grave contención concerniente a cuál de los hermanos, que eran hijos de Pahorán, iba a ocupar el asiento judicial"
Helamán 1:2
La seducción de Coriantón, por Minerva Teichert. Imagen vía BYU Studies
KnoWhy #147
"¿No sabes tú, hijo mío, que estas cosas son una abominación a los ojos del Señor; sí, más abominables que todos los pecados, salvo el derramar sangre inocente o el negar al Espíritu Santo?"
Alma 39:5
"Cristianos conversos", por Minerva Teichert
KnoWhy #132
"Ahora pues, muy amados hermanos míos, ya que Dios ha quitado nuestras manchas, y nuestras espadas se han vuelto lustrosas, no las manchemos más con la sangre de nuestros hermanos"
Alma 24:12