Santiago atesoró las palabras del Señor, su hermano

Apostle James the Greater (Apóstol Santiago el Mayor) de Antonio Veneziano, ca. 1384. Imagen a través de Wikimedia Commons.


A medida que los lectores estudian la epístola de Santiago en el Nuevo Testamento, pueden sorprenderse al enterarse de que Santiago, a menudo llamado " El Justo" y el Primer Obispo de Jerusalén, hace referencia al Sermón del Monte de Jesús no menos de doce veces en su epístola.1 Puede no parecerles tan sorprendente cuando consideran el hecho de que este Santiago es el medio hermano de Jesús (Mateo 13:55; Gálatas 1:19) y probablemente habría estado muy familiarizado con las enseñanzas de Jesús e interesado profundamente en compartir Sus palabras. La presencia de partes del Sermón del Monte en la epístola de Santiago ayuda a responder preguntas importantes sobre la naturaleza y la antigüedad del famoso sermón de Jesús, así como su nivel de importancia para los primeros cristianos. También ayuda a los lectores a entender algunas de las metas propias de Santiago, ya que escribió a los miembros de la Iglesia en su época.

El Sermón del Monte ha sido objeto de mucha discusión entre los eruditos bíblicos. Como cuestionó el profesor de BYU John W. Welch: "¿Cuál era la función o el propósito original de este texto? ¿Tiene un hilo conductor, o es una recopilación de frases inconexas?".2 Aunque muchos eruditos han defendido esto último, el libro de Welch, The Sermon on the Mount in the Light of the Temple, establece un argumento persuasivo para su autenticidad como un texto unificado que es anterior a los evangelios, que provenía de Jesús mismo, y que tenía un propósito instructivo específico. El hecho de que el sermón aparezca tantas veces en Santiago, como también lo hace en 1 Pedro, Romanos y otros lugares, puede explicarse mejor por la afirmación de que el sermón es anterior a estos textos y no que de alguna manera depende de ellos.

El profesor Welch explicó que "el uso cuantioso de frases y la trascendencia del Sermón del Monte encontrados en otras partes del Nuevo Testamento no solo significaba que partes del Sermón del Monte también eran anteriores a Pedro, Santiago e incluso a Pablo , sino también (porque estas citas y su transcendencia provienen de todas las partes del Sermón del Monte) que el sermón se había convertido en el pan de cada día en una etapa muy temprana en las primeras décadas del cristianismo".3

Volviendo específicamente a Santiago, nótece que Welch declaró: "Ningún texto es más importante o ha tenido más influencia en la historia y los fundamentos del cristianismo que el Sermón del Monte".4 Entonces, ¿qué clase de influencia tuvo el Sermón del Monte en la epístola de Santiago? Santiago parece basarse en pasajes del Sermón del Monte que tienen aplicaciones prácticas y éticas.5

Compare los siguientes ejemplos6 de Santiago con frases de Mateo 5–7:

  • Santiago 1:12: "Bienaventurado el hombre que soporta la tentación, porque una vez que haya sido aprobado, recibirá la corona de vida": Santiago usa el mismo formato que las bienaventuranzas de Jesús.
  • Santiago 2:13: "Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no muestre misericordia”, esto es esencialmente lo contrario, en orden inverso, de la promesa de Jesús de que se le daría misericordia a los misericordiosos (cf. Mateo 5:7).
  • Santiago 1:19–29: Santiago advierte a los hermanos que sean lentos a la ira, esto obedece a la advertencia de Jesús de que los hermanos que están enojados entre sí están en peligro de juicio (cf. Mateo 5:22).
  • Santiago 5:12: Una advertencia de no jurar por el cielo o la tierra, más bien solo decir sí o no, los únicos dos lugares en los que se menciona esto en el Nuevo Testamento están aquí y en Mateo 5:33–37.
  • Santiago 1:4; 3:2: Santiago habla de llegar a ser perfecto usando el mismo adjetivo, teleióts, que se usa en Mateo 5:48.
  • Santiago 1:13: La explicación de Santiago de que Dios no tienta a nadie puede ser una aclaración del renglón en la oración del Señor en Mateo 6:13 pidiendo a Dios que "no nos meta en tentación".
  • Santiago 4:11: Santiago advierte sobre no hablar mal ni juzgar a nuestro hermano, compare esto con la enseñanza de Jesús con respecto a juzgar a nuestro hermano en Mateo 7:1–2.
  • Santiago 1:5–6: Al igual que Mateo 7:7, este pasaje exhorta a los lectores a pedir a Dios, prometiendo que Dios dará a los que pidan.
  • Santiago 1:17: Al igual que Mateo 7:11, Santiago habla de las buenas dádivas que descienden del Padre.

Como señaló Welch, aunque "algunas de estas palabras aparecen en otras partes del Nuevo Testamento, la densidad de palabras, frases, ideas y enseñanzas fuertes utilizadas por Santiago y que se encuentran en el Sermón del Monte muestran que estos dos textos están estrechamente asociados entre sí".

Retrocediendo para ver el significado de la aparente relación entre estos textos, parece apropiado que Santiago honre las palabras del Salvador (su medio hermano) de esta manera. Santiago demostró su amor por Jesús al dejar que Sus palabras "permanecieran" en él (Juan 15:7) y predicar sin temor esas palabras al mundo. Quería que los miembros de la Iglesia en Jerusalén, y todas las personas, entendieran bien los principios clave enseñados por Jesús y entendieran la importancia de vivir esas enseñanzas.

Artículos relacionados

  • 1. John W. Welch, “The Temple, the Sermon on the Mount, and the Gospel of Matthew (fuente en inglés),” en Mormonism and the Temple: Examining an Ancient Religious Tradition (Provo, UT: BYU Studies, 2013), pág. 91.
  • 2. Welch, The Sermon on the Mount in the Light of the Temple (Surrey: Ashgate, 2009), pág. 2.
  • 3. Welch, “The Temple”, pág. 91.
  • 4. Welch, “The Temple”, pág. 64.
  • 5. Welch, “The Temple”, pág. 96.
  • 6. Nótese: Esta no es una lista completa de paralelismos entre Santiago y el Sermón del Monte. Para una lista más extensa, véase Welch, "The Temple", págs. 96–97.

Buscar post destacados