Nuevo descubrimiento arqueológico arroja luz sobre el Templo de Nefi

Vista aérea de Tel Motza y dibujo del "Templo de Nefi" por Jody Livingston

 

El Libro de Mormón informa que Nefi y sus seguidores construyeron un templo "según el modelo del templo de Salomón, salvo que no se construyó de tantos materiales preciosos" a su llegada a la tierra de promisión (2 Nefi 5:16). Como se exploró en un KnoWhy  pasado (#31, “¿Los antiguos Israelitas construyeron templos fuera de Jerusalén?”), el Libro de Mormón fue criticado durante la vida de José Smith por esta representación de los antiguos israelitas construyendo un templo en las afueras de la ciudad de Jerusalén. Sin embargo, los descubrimientos arqueológicos que se realizaron mucho después de la vida de José Smith han confirmado que múltiples templos israelitas fueron construidos antiguamente fuera de Jerusalén, reivindicando así una afirmación hecha en el Libro de Mormón que una vez se pensó que era absurda.

El nuevo número de enero/febrero de 2020 de Biblical Archaeology Review (Vol. 46, No. 1) presenta un artículo (“Another Temple in Judah!”) de Shua Kisilevitz y Oded Lipschits de la Universidad de Tel Aviv. Su investigación refuerza los descubrimientos anteriores y apoya la descripción del Libro de Mormón de los antiguos israelitas construyendo templos fuera de Jerusalén. "En 2012, los arqueólogos del Distrito de Jerusalén de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) hicieron un descubrimiento asombroso que aún desconcierta a los arqueólogos y a los estudiosos de la Biblia", escriben Kisilevitz y Lipschits. "Descubrieron un templo en Tel Motẓa, a menos de 4 millas [6 kilómetros] al noroeste de Jerusalén. Aparentemente se mantuvo en pie, funcionó y acogió a los adoradores durante la mayor parte de la Edad de Hierro II, desde su establecimiento alrededor del 900 a.e.c. hasta su desaparición en algún momento hacia el final de la Edad de Hierro (principios del siglo VI a.e.c)".

Como si hicieran eco de los primeros gritos de incredulidad, Kisilevitz y Lipschits preguntan retóricamente: "Pero, ¿qué hace un templo en Tel Motẓa durante este período, cuando la Biblia dice que el único templo de Judá estaba en Jerusalén? ¿Podría existir realmente un templo monumental en el corazón de Judá, justo fuera de Jerusalén?" Como explican extensamente en su artículo, la respuesta es claramente sí. A pesar de las reformas de los reyes judaítas Ezequías y Josías que vieron la centralización del culto en los templos de Jerusalén (2 Reyes 18, 23; 2 Crónicas 29–31, 34–35). El análisis de los hallazgos arqueológicos y los textos bíblicos de Kisilevitz y Lipschits "demuestra claramente que el templo de Motẓa se ajusta a las antiguas convenciones y tradiciones religiosas del Cercano Oriente y a las representaciones bíblicas de los lugares de culto en toda la zona". A partir de la evidencia disponible, "ha quedado claro que los templos como el de Motẓa no solo podían sino que debían existir durante la mayor parte de la edad de Hierro II [alrededor del 1000-550 a.C.] como parte de la construcción religiosa oficial, autorizada por la realeza. De hecho, ¡el templo de Motẓa no es una anomalía en absoluto, más bien es la excepción que confirma la regla! En pocas palabras: A pesar de los relatos bíblicos que describen las reformas de Ezequías y Josías, había templos autorizados en Judá además del templo oficial de Jerusalén".

Que el templo de Tel Motẓa fuera un templo israelita legítimo "a la manera del templo de Salomón", por así decirlo, puede verse por varias pistas. La más obvia es su diseño arquitectónico y su disposición. Como escriben Kisilevitz y Lipschits,

El complejo del templo tiene una orientación este-oeste y consiste en un patio y un gran edificio rectangular. Tiene el convencional plan de templo de estilo sirio del norte, que prevaleció en el antiguo Cercano Oriente desde el tercer milenio a.e.c. y se convirtió en algo típico de los templos del sur del Levante ya en el segundo milenio a.e.c. -(incluyendo los templos de finales de la Edad de Bronce en Hazor (Áreas A y H), los templos de 'Ain Dara y Tell Ta'yinat en Siria, y también el Templo de Salomón como se describe en la Biblia). Este plan consiste en una larga sala, normalmente segmentada en dos espacios. Un "lugar santísimo" más pequeño estaba situado al fondo, donde se colocaba el objeto central de culto (a menudo una estatua) mientras que una cámara delantera más grande estaba conectada a un pórtico frontal, con dos columnas que flanqueaban la entrada. (Énfasis añadido)

Vista aérea de Tel Motza con la ubicación propuesta del templo resaltada. Imagen a través de la Biblical Archaeology Review

Vista aérea de Tel Motza con la ubicación propuesta del templo resaltada. Imagen a través de la Biblical Archaeology Review.

El conjunto arqueológico encontrado en el sitio indica que el templo estuvo en uso continuo durante varios siglos y que no era religiosa o culturalmente anormal para la época y el lugar. El sitio también funcionaba como granero y desempeñaba un papel importante en la economía local. "La comunidad que mantenía los graneros en Tel Motẓa dependía del éxito agrícola para su sustento (es decir, abundantes lluvias, fertilidad de la tierra y una cosecha abundante) y probablemente lo buscaba mediante la adoración del dios o dioses. La construcción de un lugar de culto central con adoración regulada dedicada a este propósito es un avance natural para una comunidad en crecimiento".

Como explican Kisilevitz y Lipschits: "Dado que Tel Motẓa funcionó como granero durante la Edad de Hierro II, convirtiéndose en un granero real que abastecía a Jerusalén y formaba parte del marco económico más amplio de Judá en el siglo VIII a.C., parece que la construcción del templo (y el culto que se realizaba en él) estaban relacionados con su importancia económica. Las funciones económicas y administrativas del sitio son, de hecho, ¡la razón misma de la existencia del templo!". Curiosamente, esta imagen de la comunidad de Tel Motẓa y la construcción de su templo parece ser paralela a la representación de la naciente comunidad nefita en 2 Nefi 5. La construcción del templo de Nefi en v.16 se enmarca en el contexto de una floreciente economía nefita temprana que vio el desarrollo agrícola, arquitectónico y religioso (vv.8–15, 17), así como la formalización de la institución de la realeza nefita (v.18).

No está claro quién construyó exactamente el templo cerca de Jerusalén en Tel Motẓa. "¿Estas personas estaban asociadas con el surgimiento de Jerusalén y la aparición del reino de Judá?" preguntan Kisilevitz y Lipschits. Sugieren que "el templo de Tel Motẓa fue obra de un grupo local, que en un principio representaba a varias familias extensas o tal vez aldeas que se unieron para poner en común sus recursos y maximizar la producción y el rendimiento". A medida que crecían y se expandían, también lo hacía su sitio, que con el tiempo se convirtió en un lugar de culto, construido y establecido como un templo monumental". Una vez más, los paralelismos con la descripción de la primera comunidad de Nefi en 2 Nefi 5 no se pueden pasar por alto.

Aunque es de esperar que las excavaciones adicionales previstas para 2020 y 2021 respondan a las preguntas que aún quedan por responder llenando las lagunas que quedan en el registro arqueológico, por ahora parece que "cuando se construyó, el templo de Motẓa fue probablemente la obra de un grupo local, pero en la Edad de Hierro del IIB [alrededor del 900-580 a.C.], estaba claramente bajo el dominio de los judaítas y por lo tanto debe haber sido autorizado por la realeza".

Además de arrojar nueva luz sobre la evolución de la antigua práctica religiosa y administrativa israelita, los descubrimientos en Tel Motẓa también arrojan una luz importante sobre el templo de Nefi y responden a lo que anteriormente se consideraba una afirmación problemática hecha en el Libro de Mormón. La tendencia de encontrar confirmación arqueológica para las afirmaciones del Libro de Mormón continúa sin disminuir en la nueva década.

Artículos relacionados

 

Buscar post destacados