La traducción milagrosa del Libro de Mormón en Ucrania

Enero 7, 2019
El Libro de Mormón en Ucrania
KnoWhy #483
El Libro de Mormón en Ucrania
"[Y] que se manifiesta por el poder del Espíritu Santo a cuantos en él creen; sí, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, obrando grandes milagros, señales y maravillas entre los hijos de los hombres, según su fe"
2 Nefi 26:13

El conocimiento

A menudo, cuando pensamos en la traducción del Libro de Mormón, inmediatamente se nos viene a la mente la manera en que José Smith tradujo los caracteres del egipcio reformado al inglés.1 Esto es ciertamente apropiado, considerando que este evento fue uno de los más milagrosos de esta dispensación.2 Pero las traducciones del Libro de Mormón a otros idiomas han sido también milagrosas, a su propia manera.

Por lo menos se han traducido porciones del Libro de Mormón a 111 idiomas, del danés (1851), galés (1852) y Hawaiano (1855),3 a ponapean, sesoto y chiluba, anunciado en el año 2017.4 Cada traducción ha sido un gran esfuerzo de dedicación y muchas han sido acompañadas por milagros. La traducción del Libro de Mormón del inglés al ucraniano es uno de los pequeños milagros en la historia de la iglesia.

El año 1991 fue un año difícil para el este de Europa. La Unión Soviética se había vuelto cada vez más inestable, con un intento de golpe de estado en agosto de ese año y la URSS sería oficialmente inexistente para la víspera del año nuevo.5 La hiperinflación se apoderó de las economías de los países del este de Europa como Ucrania y las personas estaban batallando para sobrevivir.6 Una de estas personas era una mujer llamada Zoya Gulko, una ucraniana de ascendencia judía quien trabajaba de tiempo completo como maestra de inglés en Kiev.7

Este tiempo de turbulencia dejó a Zoya y a su esposo Slava preguntándose qué podrían hacer para conocer a Dios y encontrar significado en sus vidas.8 Aunque ambos eran ateos, buscaron varias cosas para descubrir la existencia de Dios, buscando en el judaísmo, bahaísmo y el cristianismo protestante.9 Finalmente, ellos descubrieron la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y fueron bautizados el 8 de diciembre de 1991.10

Alrededor de ese tiempo, Howard L. Biddulph, presidente de misión de Kiev, Ucrania y el élder Steven Struk, del departamento de traducción de la iglesia, comenzaron a buscar a alguien que tradujera el Libro de Mormón al ucraniano.11 Al mismo tiempo, era muy raro encontrar una persona ucraniana que hablara inglés lo suficientemente bien para traducir un documento extenso como el Libro de Mormón.12

El Libro de Mormón en ukraniano

Para hacer las cosas más complicadas, el departamento de traducción de la iglesia había determinado que solo a miembros de la iglesia se les permitiría traducir el Libro de Mormón en otro idioma.13 Los dos hombres oraron desesperadamente para que, de alguna manera, alguien con fluidez en ambos idiomas se uniera a la iglesia, permitiendo a los ucranianos que leyeran el Libro de Mormón en su propio idioma y no solo en ruso.14 Fue poco después de esto que Zoya fue bautizada.15 Como maestra de inglés, ella fue realmente una respuesta para sus oraciones.16

Pero, aun así, había un obstáculo en el camino a la traducción. Traducir el Libro de Mormón en otro idioma usualmente toma años completarlo, incluso si alguien pudiera dedicarse a la tarea de tiempo completo.17 Debido a las circunstancias económicas que enfrentaba Ucrania al mismo tiempo, Zoya no le era posible renunciar a su trabajo de tiempo completo como maestra con el propósito de dedicarse a traducir el Libro de Mormón.18

De acuerdo con el presidente Biddulph, nadie estaba seguro de cómo ella podría traducir el Libro de Mormón de manera oportuna mientras trabajaba de tiempo completo, pero ella aceptó la asignación de cualquier manera, sabiendo que Dios la ayudaría. ¡Y ciertamente le ayudó! Zoya completó el manuscrito inicial para la traducción ucraniana del Libro de Mormón en diecinueve meses, a pesar de trabajar de tiempo completo como maestra de inglés y servir como presidenta de mujeres jóvenes del distrito en Kiev.19    

El presidente Biddulph declaró que Zoya le dijo de "experiencias sagradas que le sucedieron durante el proceso de traducción hasta altas horas de la noche. Ella experimentó el poder de la revelación y el don de lenguas en donde las palabras llegaban a ella en una corriente espiritual, más allá de su entendimiento previo y habilidad".20 Debido a esta experiencia, "su testimonio del Libro de Mormón como una escritura sagrada de Dios llegó a ser profundamente fuerte".21    

El porqué

El Libro de Mormón en diferentes idiomas. Fotografía de Jasmin G. Rappleye

Traducciones como esta demuestran que el Espíritu del Señor continúa manifestando el don de "interpretación de idiomas" (Moroni 10:16) hoy en día, de esta y de muchas otras maneras. Moroni 10:16 enumera el don de "la interpretación de idiomas y diversas clases de lenguas" entre los dones que Moroni esperaba que no fueran negados. Él confiaba en que muchos dones del Espíritu sacarían a luz, darían testimonio de y ayudarían a comprender el registro del Libro de Mormón al sellarlo y enterrarlo. ¿Quién más pudo haber imaginado que cualquiera pudiera leer y recibir su registro en un día futuro excepto por medio de dones? Entre los dones que él menciona en Moroni 10:9-16 están la sabiduría, milagros, profecía, ver ángeles y espíritus ministrantes, y la interpretación de idiomas. Todos estos eran parte de la salida a luz del Libro de Mormón.

Historias como esta también nos enseñan algo más. Algunas veces, cuando estamos agobiados por las pruebas de la vida, puede ser fácil pensar que no podemos hacer todo lo necesario.22

Podemos sentirnos abrumados y agotados y preguntarnos cómo podemos seguir adelante. Sin embargo, la historia de Zoya es un recordatorio de que Dios tiene el hábito de hacer que las cosas funcionen inesperadamente. Fue justo cuando el presidente Biddulph y el élder Struk estaban orando desesperadamente por alguien que tradujera el Libro de Mormón al ucraniano, tal vez preguntándose cómo es que encontrarían a la persona correcta, que Zoya fue bautizada.

De la misma manera, Zoya terminó su traducción del Libro de Mormón en un tiempo que probablemente parecía imposible para ella cuando recibió la asignación. ¿Cómo podría ella traducir un libro tan largo y complejo mientras todavía trabajaba tiempo completo para sostener a su familia? Sin embargo, Dios la bendijo con la habilidad de traducir el libro en un tiempo récord, a pesar de todos los obstáculos en su camino y las cargas que todavía tenía que soportar.

Uno puede encontrar algo similar en el Libro de Mormón, cuando Alma y su pueblo estaban en cautiverio.23 Mosíah 24:15 declara que "las cargas que se imponían sobre Alma y sus hermanos fueron aliviadas; sí, el Señor los fortaleció de modo que pudieron soportar sus cargas con facilidad, y se sometieron alegre y pacientemente a toda la voluntad del Señor".24

Tal como Dios bendijo a Zoya y al pueblo de Alma cuando estaban llevando una carga pesada, Dios nos bendecirá cuando ponemos nuestra confianza en él. Por medio de la ayuda de Dios, podemos desarrollar las tareas que parecen ser imposibles que necesitamos llevar a cabo en la vida y Dios puede, por medio de pequeños milagros en nuestras vidas, ayudarnos a hacer todo lo que nos ha pedido.

Otras lecturas

Howard L. Biddulph, The Morning Breaks: Stories of Conversion and Faith in the Former Soviet Union (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1996).

Book of Mormon Central en Español, "¿Qué es lo que hace el Señor para que nuestras cargas sean más ligeras? (Mosíah 24:15)", KnoWhy 102, (6 de mayo de 2017).

David A. Bednar, "Soportar sus cargas con facilidad", Liahona, mayo del 2014, 87–90.