Hijo del Hombre

Noé Correa

Un nombre reconocido que no aparece en el Libro de Mormón.

Yo soy fan del Bible Project y creo que ellos están haciendo un esfuerzo admirable por dar al mundo cristiano más contenido explicativo sobre el mundo y la literatura de la Biblia. Aunque siempre me llegan correos y hasta YouTube (la aplicación) me avisa cuando hay videos nuevos, no había visto este video hasta esta mañana que me puse a buscar qué aprender:

Para ver el contenido subtitulado en español, da click al botón "CC" del reproductor de video.

El Bible Project tiene planes de traducir sus videos, doblarlos a otros idiomas, pero hasta ahora solo han sacado información en inglés. No se preocupen. Ha sido mi meta desde hace mucho tiempo atrás darles y explicarles los estudios que se van publicando pero que no salen en los artículos de los KnoWhy.

Por favor vean el video porque lo voy a usar como punto de partida. En este video explican el título/apelativo “Hijo del Hombre”, de cómo Jesucristo así se autoidentificó y de cómo proviene de la profecía que se encuentra en el libro de Daniel: "Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí en las nubes del cielo venía uno como el Hijo del Hombre" ( 7:13 ). Los eruditos de la Biblia tienen mucho qué decir sobre cómo se usa el título “Hijo del Hombre” en los Evangelios pero esos detalles los dejaremos para otro momento. En sí, “hijo de[l] hombre” (en minúsculas porque en el hebreo, arameo y griego no había mayúsculas) solamente quiere decir “ser humano”. Por esa razón, en el Antiguo Testamento (AT) se le dice "hijo de hombre" a varios seres humanos ( Núm 23:19 ; Job 25:6 ; Sal 146:3 ). Por todo el libro de Ezequiel, se le dice “hijo de hombre” al profeta del siglo VI a. C. (o AEC; Antes de la Era Común, lo cual es más aceptable por no saber en qué año nació Jesús; Eze 2:1,3,6,8 ). También vemos un ejemplo de las palabras citadas de Isaías en 2 Nefi 8:12 . Jesucristo se puede llamar el "Hijo del Hombre" porque, ¡él es el Hombre de Hombres! ( 1 Tim 2:5 ). El apóstol Pablo dijo: "[S]e despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose SEMEJANTE A LOS HOMBRES; y HALLÁNDOSE EN LA CONDICIÓN DE HOMBRE, se humilló a sí mismo, y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que JESUCRISTO ES EL SEÑOR, para la gloria de Dios Padre" (Filip 2:7-11; énfasis añadido). Jesucristo tiene todo derecho de autollamarse el Hijo de Hombre.

Pero, se preguntarán, ¿qué tiene que ver esto con el Libro de Mormón?

Y aquí viene lo sorprendente: este título no sale en el Libro de Mormón. Primero, debemos ponerle fecha al libro de Daniel, ya que de ahí procede el apelativo. A pesar de que el libro de Daniel relate hechos del siglo VI AEC (durante y después de la vida de Lehi), hay varias pistas que nos indican que el libro tal cual como lo tenemos hoy, o sea su versión/composición final, data de más o menos el año 160 AEC. Y ahora veremos porqué. A diferencia de otros libros del AT, Daniel fue escrito en dos idiomas: hebreo y arameo. Daniel 2:4b-7:28 se encuentra en arameo, un idioma hermano del hebreo. Los judíos (por ser la mayoría de la tribu de Judá) aprendieron el arameo durante el exilio en Babilonia y lo siguieron hablando hasta los tiempos del Nuevo Testamento. (Hay estudios recientes que argumentan en contra de este punto pero seguiremos con el consenso hasta futuro aviso.) Tal como en el español, podemos datar el idioma de acuerdo con su estilo lingüístico, y hasta en su forma de escribir los caracteres. (La forma de escribir siempre se cambia a través de los años.) Todo lo cual nos lleva al siglo II AEC. Además, las profecías del libro de Daniel, con todas las bestias ( Dan 7:3-7 ), representan naciones con la última describiendo en detalle preciso a los griegos, y ahí termina. No nos dice nada de Roma o Europa como algunos religiosos han argumentado. En otras palabras, los redactores solo tenían conocimiento hasta el tiempo de lo griegos. Esto no es un comentario sobre la profecía de Daniel, sino sobre el proceso de transmisión del texto y su composición final. Así, de la misma manera que el libro de Apocalipsis fue escrito para darle esperanza a los primeros santos (cristianos) durante la persecución por parte de Roma, el libro de Daniel da esperanza a los que soportaron las atrocidades de Antíoco IV Epífanes (175-163 AEC). Muchos estudiosos dicen que esto indica que lo que relata Daniel son historias inventadas posteriores a los hechos. Para mí, no es necesario llegar a tal conclusión. Hay todo motivo para creer que los redactores hayan conformado los relatos antiguos para ser aplicados a problemas presentes (lo mismo lo vemos por todas las Santas Escrituras).

Todo lo anterior deja claro que la profecía del Hijo del Hombre que recibió Daniel durante el reinado de Belsasar, rey de Babilonia ( Dan 7:1 ), no estaba en las planchas de bronce. Fue escrito mucho después. Por lo tanto, los pueblos del Libro de Mormón no sabían que Daniel había visto que “en las nubes del cielo venía uno como el Hijo del Hombre” ( Dan 7:13 ). Debemos notar que los profetas del Libro de Mormón sí sabían de otros eventos futuros pero esos sí fueron vistos en visión (por ej.; 1 Ne 12-14 ). En las páginas del Libro de Mormón no tenemos ningún registro de que hayan sabido algo similar a lo que vio Daniel.

A muchos críticos les gusta mencionar los “anacronismos” como “Cristo”, “bautizar” y “evangelio”, todas palabras griegas (Χριστός, βαπτίζω y εὐαγγέλιον), las cuales reflejan más bien una decisión de traducción. Seguramente en las planchas decía “ungido”, “lavado” (término común en el AT) y “buenas nuevas”. Sin embargo, nunca he escuchado a nadie mencionar la falta del nombre “Hijo del Hombre” que ha llegado a ser un título comúnmente aceptado en el mundo cristiano para Jesucristo; y eso que el Libro de Mormón tiene más de 100 títulos para Cristo. ¿Y cuál es la razón por la que no sale en el Libro de Mormón? Porque no tenían el libro de Daniel y nunca recibieron una visión similar. Toda esta atención a cada detalle histórico no parece ser un invento del siglo XIX. No, José Smith fue inspirado a darnos otro libro de Escritura, un testimonio más de Jesucristo.

“Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”.

1 Corintios 1:3

Buscar post destacados

Referencia a Escrituras: 
1 Nefi 12:14
1 Timoteo 2:5
Daniel 7:1
Daniel 7:13
Ezequiel 2:1
Ezequiel 2:3
Ezequiel 2:6
Ezequiel 2:8