Estudiar la Biblia y el Libro de Mormón juntos nos ayuda a entender el Libro de Apocalipsis

La Virgen del Apocalipsis, por Miguel Cabrera

Como se discutió en nuestro artículo Ven, Sígueme el 10 de diciembre, el profeta Nefi del Libro de Mormón registró una visión panorámica de los eventos futuros (1 Nefi 11–14). Sin embargo, se le instruyó a Nefi que no registrara la conclusión de su visión. Esto es porque, según su guía angélico, esta porción de la visión sería escrita más tarde por Juan, uno de los "apóstoles del Cordero" (1 Nefi 14:20–27). Debido a que la visión de Nefi encaja bien en el género "apocalíptico" de la literatura sagrada, al que también pertenece el libro de Apocalipsis, se pueden obtener grandes conocimientos al estudiar juntas las dos visiones.

A medida que los lectores exploran los capítulos 12–22 del Apocalipsis de Juan, descubrirán que los escritos de Nefi pueden frecuentemente ayudar a entender su mensaje simbólico. Además, es digno de mención que a otros antiguos profetas y autores inspirados se les dio una visión similar del plan de desarrollo del Señor para Sus hijos mortales. Estas imágenes "apocalípticas" se pueden encontrar, por ejemplo, en las palabras del profeta Isaías y también en los Salmos, como se ilustrará más adelante.

Un estudio detallado de 1 Nefi 11–14, Isaías 65–66 (entre otros capítulos), Salmo 2 (y otros Salmos) y varios capítulos del libro del Apocalipsis revelan que hay muchos temas e imágenes paralelos que los atraviesan. Algunas de las muchas similitudes incluyen:

IMÁGENES PARALELAS

1 Nefi 11–14

Isaías 65–66

Salmos

Apocalipsis

nacimiento del Mesías, el Hijo de Dios engendrado

1 Nefi 11:20–21

Isaías 7:14; 9:6; 66:7

Salmo 2:7; 89:26–27; 110:3

Apocalipsis 12:5

la Virgen, madre virtuosa del Mesías

1 Nefi 11:13–18

Isaías 7:14; 66:7–13

Salmo 22:9–11; Proverbios 8:15–16

Apocalipsis 12:1–6, 13–17

el árbol de la vida

1 Nefi 11:8–9, 21–25

Isaías 65:22 (LXX)1

Salmo 2:6; Proverbios 3:18

Apocalipsis 2:7; 22:2

la barra de hierro o la espada de la justicia (=palabra de Dios)2

1 Nefi 11:25; 12:18; 15:30

Isaías 9:4; 65:12; 66:16

Salmo 2:9; 89:32; 110:2

Apocalipsis 2:27; 12:5; 19:15

la gran ramera, opuesta a la madre virtuosa

1 Nefi 14:9–17

Isaías 1:21; 65:2–7; 66:17; Jeremías 2:20–21; 3:1; Oseas 2:5; Ezequiel 16

Salmo 106:39; Proverbios 2:16–19; 7:5–27

Apocalipsis 17:1–7, 15–18

las naciones malvadas luchan contra el Mesías

1 Nefi 11:34; 13:9; 14:13

Isaías 65:1–7; 66:3–5

Salmo 2:1–3; 18:3–5; 118:10–12

Apocalipsis 12:7, 12–13, 17; 13:7; 16:14, 16; 17:14; 19:19; 20:8–9

la destrucción de las naciones malvadas con la barra de hierro o la espada de la justicia

1 Nefi 12:18 (original ms.); 15:303

Isaías 65:12; 66:15–16

Salmo 2:9; 89:32; 110:2, 5–6

Apocalipsis 12:11; 13:10; 19:13–15, 21

A partir de esta comparación, parece probable que estos diversos pasajes de las Escrituras estén describiendo una visión revelada similar de los eventos futuros. La lectura de la visión de Nefi, con su prosa clara y directa, junto con los testigos adicionales de Isaías y los Salmos (y otros pasajes similares), pueden ayudar a los lectores a comprender el significado y la importancia de algunos de los simbolismos más oscuros del Libro del Apocalipsis.

Por ejemplo, podemos comenzar con la imagen de la mujer en trabajo de parto que da a luz a un hijo en Apocalipsis 12:1–6. Dejando de lado el simbolismo astronómico,4 la mujer “encinta … sufría por dar a luz” (v. 2) es un símbolo común en las antiguas escrituras. Isaías 66:7–13 declara: “Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le viniesen dolores, dio a luz un hijo”. El Señor continúa entonces iluminando el significado de este símbolo: “¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Dará a luz la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una sola vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz a sus hijos” (Isaías 66:8). El propósito de Dios al pintar este cuadro de la mujer que da a luz es mostrar a Israel que, tal como una madre amorosa, Él todavía dará a luz y dará consuelo a Sus hijos (Isaías 66:9–14).

Así, en Isaías, la mujer representa a Jerusalén/Sion5 y el niño es Israel redimido y reunido de nuevo con ella. Esto se correlaciona aproximadamente con la versión inspirada de José Smith de Apocalipsis 12, que indica que la mujer representa la "Iglesia de Dios" y el niño es el "reino de nuestro Dios" en la tierra, pero también "Cristo" (JST, Apocalipsis 12:7). Si tomamos en consideración profecías como Isaías 7:14 y 9:6, y los de Miqueas 4–5, que también presentan la imagen encinta y el nacimiento de su hijo, es evidente que este simbolismo puede representar tanto al remanente de Israel que ha regresado como al Rey mesiánico que los redimió. Las imágenes del nacimiento en Salmo 2:7, 89:26–27 y 110:3 representan claramente el nacimiento del Mesías de Dios.

Volviendo ahora a la visión de Nefi, vemos que el ángel le dice explícitamente a Nefi que la virgen que se le muestra “es la madre del Hijo de Dios, según la carne”. (1 Nefi 11:18). El niño que lleva es “el Cordero de Dios, sí, el Hijo del Padre Eterno” (1 Nefi 11:21). Si el lector analiza los versículos que lo rodean, notará que la Virgen y su Hijo están vinculados visualmente a otras imágenes: Jerusalén y otras ciudades (v. 13), el Árbol de la Vida (v. 21), y el amor de Dios (vv. 22, 25). Estos diversos símbolos son varias expresiones del "amor de Dios, que se derrama en los corazones de los hijos de los hombres", muy parecido a lo que Isaías vio en su visión. Nefi finalmente explicaría a sus hermanos cómo su visión se relacionaba con las palabras de Isaías y cómo ambos demostraban el plan de Dios para la "la restauración de los judíos, o sea, de la casa de Israel" (1 Nefi 15:20). Además, como se dijo anteriormente, Nefi también reveló que su visión era esencialmente la misma que la que el apóstol Juan compartiría más tarde en el libro del Apocalipsis (1 Nefi 14:18–28).

El espacio no permite el análisis de cada una de las imágenes presentadas en el gráfico anterior. Sirve como guía para aquellos interesados en explorar más a fondo el simbolismo expansivo que se encuentra en el libro del Apocalipsis. Como se puede ver, los símbolos que se encuentran en el Apocalipsis como “la gran ramera que está sentada sobre muchas aguas... la madre de las rameras" no son exclusivas de esa visión, pero se pueden encontrar imágenes similares en 1 Nefi y en muchos pasajes del Antiguo Testamento. De manera similar, el uso de imágenes como el Árbol de la Vida y la barra de hierro no se limita a Lehi y Nefi en el Libro de Mormón, sino que estos símbolos también son empleados por Isaías, Juan y otros autores bíblicos.6

Mientras nos deleitamos de la Palabra de Dios, este tipo de estudio cuidadoso del uso intertextual de símbolos paralelos a través de la Sagrada Escritura puede obtener una cosecha abundante. Leer las Escrituras de esta manera nos ayuda a apreciar y entender las palabras del Señor a Nefi en 2 Nefi 29 en el que declaró que “el testimonio de dos naciones [o dos profetas] es un testigo de que yo soy Dios” (2 Nefi 29:8). Por eso el Señor suele revelar Sus verdades a más de un profeta, como hemos visto con los ejemplos aquí. Los múltiples testigos proféticos sirven para confirmar la veracidad de la doctrina o principio.

El Señor quiso que la Biblia y el Libro de Mormón se estudiaran juntos. Como Él predijo, “cuando las dos naciones se junten” y “mi palabra se reunirá también en una” (2 Nefi 29:8, 14). Cuando la Biblia y el Libro de Mormón son estudiados juntos, como se ilustra aquí, ellos “crecerán juntamente para confundir las falsas doctrinas, y poner fin a las contenciones, y establecer la paz” (2 Nefi 3:12), no solo entre individuos sino dentro de nuestra propia mente mientras continuamos buscando entender las revelaciones de Dios.

Artículos relacionados

 

  • 1. La Septuaginta (LXX) versión de Isaías 65:22 menciona específicamente el árbol de la vida: “no plantarán y otros comerán, porque según los días del árbol de la vida serán los días de mi pueblo”. Compare Apocalipsis 22:2 y Ezequiel 47:12.
  • 2. Un estudio cuidadoso de estos paralelos indica que la “barra de hierro” y la  “espada de justicia” son símbolos afines que representan “la palabra de Dios”. Para más información sobre esto, véase Book of Mormon Central, “¿Cómo se conectan la barra y la espada con la palabra de Dios? (1 Nefi 11:25),” KnoWhy 427 (Septiembre 17, 2018).
  • 3. Book of Mormon Central, “barra y espada.” En lugar de usar "espada", la edición SUD de 2013 del Libro de Mormón tiene "palabra de la justicia del Dios Eterno" (énfasis añadido). Sin embargo, el Critical Text Project ha revelado que Oliver Cowdery confundió el sw en "espada" con una w cuando hizo una copia (conocida como el manuscrito de la imprenta) del manuscrito original. Según Royal Skousen, "No hay otros ejemplos de 'la palabra de la justicia' en el Libro de Mormón, pero hay otros siete ejemplos de 'la espada de la justicia'". Royal Skousen, Analysis of Textual Variants: Part 1: 1Nephi–2 Nephi 10 (Provo, UT: FARMS, 2014), 258. Por lo tanto, tanto la evidencia manuscrita como el uso consistente indican que la "palabra" debe ser "espada" en este versículo. Véase también John A. Tvedtnes, “Rod and Sword as the Word of God,” en Journal of Book of Mormon Studies 5, no. 2 (1996): 148–155; reimpreso en Pressing Forward with the Book of Mormon: The FARMs Updates of the 1990s, ed. John W. Welch and Melvin J. Thorne (Provo, UT: FARMS, 1999) 32–39.
  • 4. Para algunas especulaciones sobre el significado de los símbolos del sol, la luna y las estrellas, véase Bruce R. McConkie, Doctrinal New Testament Commentary, 3 vols. [1966–73], 3:517.
  • 5. Véase Margaret Barker, Temple Themes in Christian Worship (London: T&T Clark, 2007), 41.
  • 6. Por ejemplo, David Calabro ha señalado varios paralelismos fascinantes entre el sueño de Lehi y la narración que rodea al árbol de la vida en el libro del Génesis. Véase David M. Calabro, “Lehi’s Dream and the Garden of Eden”, Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 26 (2017): 269–296. Para más información sobre el simbolismo de la barra de hierro, véase Margaret Barker, “Joseph Smith and Preexilic Israelite Religion”, en The Worlds of Joseph Smith, ed. John W. Welch (Provo, UT: Brigham Young University, 2006), 76–77.

Buscar post destacados