Celebrando el Día de la Restauración 5: El Libro de Mormón como el Manual de Administración de la Iglesia
Réplica de una edición de 1830 del Libro de Mormón. Foto de Jasmin Gimenez Rappleye

En este día, espero que se tomen unos minutos para apreciar la variedad de patrones administrativos y pautas que se encuentran en el Libro de Mormón. Aunque este registro sagrado contiene muchas doctrinas inspiradoras, historias de fe, experiencias espirituales genuinas y elegantes expresiones de verdades profundas, el Libro de Mormón también contiene una sorprendente y vasta gama de instrucciones para la administración de la Iglesia, en el cumplimiento de las ordenanzas, en relación con los deberes de los miembros de la Iglesia, y mucho, mucho más. Todo esto es para la construcción de la Iglesia de Jesucristo como una comunidad devota y santa.

Como menciono en el capítulo a continuación, que fue publicado por el Centro de Estudios Religiosos de la BYU, el Libro de Mormón es realmente la piedra angular de nuestra administración de la Iglesia. Fue consultado mucho más a menudo de lo que la gente se ha dado cuenta como el primer manual de instrucciones de facto para la Iglesia. En todo lo que fue posible, fue usado por todos los líderes. Fue seguido por todos los miembros. Fue leído frecuentemente por José Smith, especialmente cuando supervisaba la publicación de las ediciones de 1837 y 1840.

Se siguió, a veces deliberadamente, otras veces en general, pero siempre en detalle y en principio. En él se encontraban las palabras para la oración bautismal y para la administración del sacramento. En él se encontraron las instrucciones para prepararse para servir como misioneros. En él se estableció un cuórum de doce discípulos para llevar a cabo el trabajo y las palabras del Señor. En él se exhortaba a los miembros a orar con sus familias. Y mucho, mucho más. Como José Smith dijo una vez, "El Libro de Mormón es la piedra angular de nuestra religión". Le debemos más al Libro de Mormón en nuestra observancia diaria de la vida de los Santos de los Últimos Días de lo que normalmente somos conscientes.

Por lo tanto, considere la útil lista que aparece a continuación. Úsela a medida que avance en esta publicación. Piense: ¿Dónde estaríamos como iglesia sin el Libro de Mormón? ¿Dónde estaría usted personalmente sin esta preciosa información que solo se encuentra en el Libro de Mormón? Que este libro nos ayude a todos en nuestro esfuerzo por encarnar la voluntad del Señor Jesucristo en esta asombrosa era de la Dispensación de la Plenitud de los Tiempos.

Lo que aprendemos del Libro de Mormón sobre las ordenanzas, políticas, propósitos, programas y organización de la Iglesia

“[Y] vosotros sabéis las cosas que debéis hacer en mi iglesia . . . porque aquello que me habéis visto hacer, eso haréis vosotrosDe modo que si hacéis estas cosas, benditos sois, porque seréis enaltecidos en el postrer día” (3 Nefi 27:21-22).

El nombre de la Iglesia de Cristo (3 Nefi 27:8–9)
La Doctrina de Cristo (3 Nefi 11:31–40)
El Evangelio de Cristo (3 Nefi 27:13–21)
Actuar en nombre de Cristo (3 Nefi 27:7)

Un solo profeta-líder (2 Nefi 5; Alma 1; Helamán 7; 3 Nefi 7:25)
Un cuórum de doce (3 Nefi 12:1; 19:12), “Bienaventurados sois si prestáis atención a las palabras de estos doce” (12:1)
Tres líderes con poderes excepcionales (3 Nefi 28:2–12)
Tres testigos (2 NeFi 27:12; Éter 5:4)
Presidiendo (Mosíah 26:37; “para presidir la iglesia y velar por ella” Alma 6:1; 3 Nefi 28:18)
Uniformidad, “una reglamentación en toda la iglesia” (Alma 6:7; 45:21; 62:44)
El proceso de hacer cambios administrativos (Mosíah 29; 3 Nefi 15:1)

Los líderes son llamados por Dios, por profecía (1 Nefi 2:22); “llamamiento” (Jacob 2:3; Moroni 6:4; 7:2; 8:1)
Dividiendo a las personas en 12 grupos con aproximadamente 250 personas cada uno (3 Nefi 19:4)
Divididos en grupos de 50 por cada sacerdote (Mosíah 18:18), o siete congregaciones (Mosíah 25:19–23)
Los deberes pastorales de los líderes de la iglesia (Mosíah 18:19–23)

Consagración de sacerdotes y maestros (2 Nefi 5:26; Mosíah 23:16–18, “solo hombres”; 25:19)
Ordenanza de sacerdotes y élderes (Alma 6:1)
Ordenanza mediante la imposición de manos (Alma 6:1; Moroni 2:2)
Procedimientos y las palabras reales utilizadas en la ordenanza de sacerdotes y maestros (Moroni 3:1–4)
Autoridad del sacerdocio para bautizar (Mosíah 18:13; 3 Nefi 11:19–22)
Una autoridad superior del sacerdocio para otorgar el don del Espíritu Santo (3 Nefi 18:14–17; Moroni 2)
Sacerdocio según la Sagrada Orden del Hijo de Dios, asociado con Melquisedec (Alma 13:1–10)

La fe como el primer principio para unirse a la Iglesia (Alma 32)
Ejemplos de estudio, oración, cambio de corazón en la conversión (Alma 17–26)
Arrepentimiento (Mosíah 4:10; 11; 26; Alma 5; 9; 12; 42; Helamán 7; 13; 3 Nefi 30:2)
Confesión (Mosíah 26:9; “confesaron sus pecados y fueron bautizados” Helamán 5:17; 16:1; Moroni 6:7)
La ofrenda de un corazón roto y un espíritu contrito (3 Nefi 9:20; 12:19; Moroni 6:2)
Obtener y conservar el perdón (Mosíah 4:26; Alma 5)
Hacer un convenio, recordarlo y mantenerlo (Mosíah 5:1–10; Mosíah 18:13; 3 Nefi 18)
Tomar sobre ellos el nombre de Cristo (Mosíah 5:10–12; 25:23; 3 Nefi 27:25; Moroni 6:3)

Los niños pequeños no pueden arrepentirse (Moroni 8:19, 22)
El bautismo de los niños es abominable (Moroni 8:20–21)
Solo son responsables aquellos que son "capaces de cometer pecado" (Moroni 8:10)

“La puerta por la cual debéis entrar es el arrepentimiento y el bautismo” (2 Nefi 31:17)
Las palabras de la oración bautismal (3 Nefi 11:26–27)
Bautismo por inmersión hasta el arrepentimiento (Mosíah 18:14–17; Alma 6:2; 3 Nefi 11:26)
Bautizar en el nombre de Jesucristo (3 Nefi 18:11; 27:16; 30:2; 4 Nefi 1:1)
Los procedimientos y las palabras utilizadas para dar el Espíritu Santo (Moroni 2:2)
La cantidad de miembros entre la gente de la iglesia (Mosíah 6:4; 26:35; Alma 6:3; Moroni 6:4)

La administración del Sacramento (3 Nefi 18; Moroni 6:6)
Los discípulos traen el pan y el vino (3 Nefi 18:1)
El pueblo toma asiento para recibir el sacramento (3 Nefi 18:2)
El titular del sacerdocio es el encargado de partir el pan antes de que sea bendecido (3 Nefi 18:5)
Los sacerdotes se arrodillan con la Iglesia (Moroni 4:2)
Las palabras de las oraciones del sacramento (3 Nefi 18:7, 10-11; Moroni 4–5)
Los discípulos se lo dan a "todos los que crean y se bauticen" (3 Nefi 18:5)

Bendición de los niños (3 Nephi 17:21–24)
Sanando al enfermo (Alma 15:5–11; 3 Nefi 7:22; 17:7–9; 4 Nefi 1:5; Mormón 9:24)
Patriarcal, bendiciones del padre (2 Nefi 1–4; Alma 36–42)

Dones del espíritu, no neguéis los dones (Moroni 10)
Ayunar en privado (Mosiah 27:22; Helaman 3:35; Moroni 6:5)
Orar en privado (Enós 1:4; Alma 33–34; 3 Nefi 13, 19)
Orar en el nombre de Jesucristo (3 Nefi 18:19, 23, 30)
Adorar en cualquier lugar en que estuviereis (Alma 34:38)
Vivir dando gracias al Señor todos los días (Mosíah 18:23; Alma 34:38)

Oración familiar (Alma 34:21; 3 Nefi 18:21, “Orad al Padre en vuestras familias”)
Deberes familiares para enseñar y cuidar a sus hijos (1 Nefi 1:1; Mosíah 24:14–15; Alma 37:35)
Se permite la poligamia solo si el Señor de los Ejércitos lo manda a su pueblo (Jacob 2:27, 30; 3:5)

Bienestar y dar a los pobres (Jacob 2:19; Mosiah 4; 18:27; Alma 1:27; 34:26–29; 35:9)
Tenían sus propiedades en común, consagración (3 Nefi 26:19; 4 Nefi 1:3)
Diezmos (3 Nefi 24:8–10)
Edificar a Sion, la Nueva Jerusalén, en esta tierra (3 Nefi 21:22–25)
Moverse en nuevas tierras, viajar en el desierto (Lehi, Mosíah)

Propósio y conducta de las reuniones y adoración en la iglesia (Moroni 6)
Orar juntos (Alma 6:6; 3 Nefi 19; 4 Nefi 1:2; Moroni 6:5)
Ayunar juntos (Alma 6:6; 4 Nefi 1:2; Moroni 6:5)
Cantar (Alma 5:9, 26; Éter 6:9; Moroni 6:9)
Predicar, exhortar, conforme los guiaba el Espíritu Santo (Moroni 6:9)
Reunierse "un día de cada semana" (Mosíah 18:25)
Guardar el día de reposo y santificarlo (Mosíah 18:23)
Guardar los mandamientos del Señor (4 Nefi 1:12)
Participando en conferencias (Mosiah 2–5; Alma 5, 7)
Administrando la renovación de convenios (Mosíah 5; Alma 5; 3 Nefi 18)
La voz del pueblo, consentimiento común (Mosíah 29:25–29; Alma 2:3; 4:16; 27:21–22; Hel. 1:5–8)
Perdonarse (Mosíah 26:30, “cuantas veces mi pueblo se arrepienta, le perdonaré”)
Invitar a todos a escuchar la palabra de Dios    Inviting all to hear the word of God (Alma 6:5; “todos son iguales ante Dios” 2 Nefi 26:33)
Incluir a los niños en la congregación (Mosíah 2:5; 3 Nefi 17:25; Moroni 8)

Volunarios (2 Nefi 26:31, “el obrero en Sion trabajará para Sion”)
Ministros sin paga (2 Nefi 26:31, “porque si trabaja por dinero, perecerá”)
Los sacerdotes deben "[trabajar] con sus propias manos para su sostén" (Mosíah 18:24)
No a la superchería sacerdotal, buscar honor, riquezas y ganancia  (Alma 1:16; Mormón 8:33, 37)

Templos y adoración en el templo (2 Nefi 5:16; Jacob 2:11; Mosíah 2:1; 3 Nefi 11:1)
Iniquidadees prohibidas, lista de una casi entrevista (2 Nefi 26:32; Alma 1:32; 16:18; Helamán 4:12) 
Desaprobación de vino y embriaguez (2 Nefi 15:11, 22; Mosíah 11:15)
Condenación por abusar de la mujer y los niños (Alma 14; Moriantón golpea a su sirvienta 50:30)
Se requiere un alto nivel de dignidad y santidad (2 Nefi 9)
Vestidos blancos y puros (1 Nefi 12:11; Jacob 1:19; Alma 5:27; 3 Nefi 19:30)
¡Hosanna! ¡Bendito sea el nombre del Más Alto Dios! (3 Nefi 11:17)
“Unge tu cabeza y lava tu rostro;” (3 Nefi 12:17)

Principios de obediencia (1 Nefi 22:30–31; Jacob 4:5; Mosíah 5:5, 8; 3 Nefi 12:18)
Sacrificio (3 Nefi 12:19), “señala a ese gran y postrer sacrificio” (Alma 34:14)
Castidad (Jacob 2:28), no adulterio (Mosíah 2:13; Alma 30:10; 3 Nefi 12:27–28)
Consagración, dedicar las riquezas al reino de Dios (Jacob 2:18–19; 3 Nefi 13:20, 24, 33)

Bendiciones prometidas de paz y prosperidad (2 Nefi 1:9, 20; Alma 36:1, 30)
Las bendiciones de los padres y los hijos (3 Nefi 17:17, 21)
Se perdonan pecados y se da el poder para sellar (Enós 1:5; Mosíah 26:20; Helamán 10:7)
Superar la muerte (“la muerte y el infierno han de entregar sus muertos” 2 Nefi 9:11–12)
Enaltecidos en el último día (1 Nefi 13:37; Alma 36:33; Nefi 27:22)
Comparecer ante Dios (Mosíah 16:10; Alma 5:15; Mormón 6:21; 7:6; 9:2; Moroni 8:21)
Juez Eterno de vivos y muertos (Mosíah 2:27; Moroni 10:34)

Mantener las cosas sagradas sin escribir y confidenciales (3 Nefi 28:16)
No dar las cosas sagradas a indignos y no preparados (3 Nefi 14:6)

Preparación misional (Alma 17:2–4)
Obra Misional (Alma 36:24, “[trabajar] sin cesar para traer almas al arrepentimiento”)
Cuán hermosos son sobre las montañas, proclaman el evangelio (Mosíah 15:10–16)
Pautas de la obra misional (Mosíah11; 18; Alma 4-15; 31-34; Helamán 6; 3 Nefi 27:1)
Compañeros, dos testigos (Alma y Amulek)
Viajar en grupo, luego se dividieron (los cuatro hijos de Mosíah)

Llevar el evangelio a los lamanitas (1 Nefi 13; Alma 17–26; 3 Nefi 20)
Abrir las puertas a los judíos y al remanente de Jacob (3 Nefi 21)
Comprender el plan de Dios para la casa de Israel (Jacob 5; 3 Nefi 21–22)

Juzgar a los miembros, juez común (Mosíah 26:29, “lo juzgarás”)
Procedimiento de la disciplina de la iglesia y excomulgación (Mosíah 26:32; 3 Nefi 18; Moroni 6)
Tres testigos se requieren para excomulgar (3 Nefi 18:28–32; Moroni 6:7)
Reactivar a quienes se fueron, animarlos a arrepentirse (Mosíah 26:29–30; 3 Nefi 18:28–32)

Maestros y enseñanza (Jacob 1:19; Mosíah 18:25)
"Ni confiéis en nadie para que sea vuestro maestro" exepto un hombre de Dios, que ande en sus caminos (Mosíah 23:14)
Recordar y nutrir a los miembros con la buena palabra de Dios (Moroni 6:4, 6)
No enseñaran nada, sino las cosas que los profetas han enseñado (Mosíah 18:19)
Enseñar con el poder y la autoridad de Dios (Mosíah 18:26)
Enseñar a los jóvenes (1 Nefi 1:1; Enós 1:1; Mosíah 1:2; Alma 57:21)

Llevar registros históricos (3 Nefi 23)
Realizar reportes anuales (por ejemplo, Helamán 6:6, 13)
Escrituras, cuidarlas y protegerlas (1 Nefi 6, 9; Mosíah 1–2; Alma 37:1–18)
Restaurar las partes más claras y preciosas que se habían perdido (1 Nefi 13:34)
Saber que las personas serán juzgadas por los libros que serán escritos (3 Nefi 27:25)

Establecer nuevas unidades para congregarse (Mosíah 25:19, las siete iglesias que estableció Alma)
Dar un área geográfica a las unidades eclesiasticas (Alma 27:22, la tierra de Jersón)

Deberes civiles (Mosíah 29:27, advertir si la voz del pueblo escoge la iniquidad)
Deber de defender nuestra religión, libertad, paz, esposas e hijos (Alma 46:12)
Obligaciones militares (Alma 46:20–21) y apoyar aquellos en combate (Alma 27:24)
Perdonar a nuestros enemigos tres veces (Episodio de Labán en 1 Nefi 3–4; véase DyC 98:32, 44)
Conducción de funerales bastante sencilla (2 Nefi 4:12; Mosíah 6:5; 29:45–46; Alma 62:52, 63:3)
La cremación es desfavorable (compárese las irregularidades de la muerte por fuego, Mosíah 17:20; Alma 14:8; 25:11)
Decoración en la construcción de la igleisa, no idolatría, opulencia (Mosíah 11:7–10; Mormón 8:37, “el adorno de vuestras iglesias”)

Lecturas adicionales

John W. Welch, “The Book of Mormon as the Keystone of Church Administration”, en A Firm Foundation: Church Organization and Administration, ed. David J. Whittaker y Arnold K. Garr (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2011), 15–57.

Jan Shipps y John W. Welch, The Journals of William E. McLellin (University of Illinois y BYU Studies, 1994), 18–24, discusión sobre el uso del Libro de Mormón en la predicación de la iglesia en sus inicios.

John W. Welch, “Book of Mormon Religious Teachings and Practices”, Encyclopedia of Mormonism (1992), 1:201–5.

John W. Welch, “From Presence to Practice: Jesus, the Sacrament Prayers, the Priesthood, and Church Discipline in 3 Nephi 18 and Moroni 2-6”, Journal of Book of Mormon Studies 5, no. 1 (1996): 120–38.

Consulte las otras publicaciones acerca de la Restauración