4 verdades del Evangelio que podemos aprender del discurso de Jacob
Jacob como el Sumo Sacerdote predica a los Nefitas. Dibujo de Jody Livingston

Leer 2 Nefi significa encontrarse con mucho de Isaías, y el discurso de Jacob no es una excepción. Jacob, como sumo sacerdote recién nombrado, dio un discurso a los nefitas (2 Nefi 6–10) y citó extensamente a Isaías 49–52. Jacob explicó que Nefi le pidió específicamente que predicara sobre estos pasajes de Isaías (2 Nefi 6:4), lo que significa que Nefi sentía firmemente que estos capítulos eran importantes para que los nefitas, y para nosotros como lectores, los entendiéramos y atesoráramos. A través de las profecías de Isaías, Jacob revela muchas gemas doctrinales y espirituales que pueden ayudar a todos los lectores en su camino a la vida eterna.

1. Necesitamos renovar nuestros convenios con regularidad

Los temas del discurso de Jacob y la ocasión de la coronación de Nefi, han llevado a los investigadores a creer que Jacob podría estar dando este discurso durante la Fiesta de los Tabernáculos. Los antiguos israelitas coronaban a sus nuevos reyes durante esta fiesta anual y era el momento en que Israel revisaría sus convenios con el Señor en el templo. El discurso de Jacob describe un antiguo modelo para hacer un convenio que incluía condiciones del mismo, bendiciones para la obediencia, castigos para la desobediencia y testigos.

En su discurso, Jacob recordó a los nefitas que las bendiciones del convenio dependen de la obediencia a las leyes de Dios. Pronunció diez "ayes" para recordar a los nefitas la importancia de obedecer los diez mandamientos (2 Nefi 9:30–38). Como parte del antiguo modelo para hacer un convenio, Jacob no solo dio ayes, sino también consecuencias por desobedecer.

Tiene sentido que los nefitas se tomaran el tiempo de renovar su convenio con el Señor cuando llegaran a la Tierra Prometida, ya que Josué hizo lo mismo con los israelitas cuando llegaron a su tierra prometida (Josué 24). Mientras que los israelitas y los nefitas renovaban formalmente sus convenios anualmente en este festival, los Santos de los Últimos Días tenemos la oportunidad de renovar nuestros convenios cada semana durante la administración del Sacramento. La renovación de los convenios es un importante recordatorio para mantener los compromisos que hicimos con Dios a cambio de sus bendiciones y gracia.

 

Lecturas adicionales

Book of Mormon Central en Español, “¿Se refirió Jacob a las fiestas de otoño de Israel? (2 Nefi 6:4)”, KnoWhy 32 (febrero 9, 2017).

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué Jacob declaró tantos "ayes"? (2 Nefi 9:27)”, KnoWhy 35 (febrero 17, 2016).

2. Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote

El Libro de Mormón usa más de 100 títulos para Jesucristo, pero uno que Jacob usa a menudo es "el Santo de Israel". El papel de Jacob como el nuevo sumo sacerdote nefita pudo haberle hecho valorar más el papel de Jesús como nuestro sumo sacerdote, el Santo Ungido. La santidad del antiguo templo aumentaba a medida que uno se acercaba al Lugar Santísimo, donde habitaba la presencia del Señor, por lo que llamar a Jesucristo el "Santo de Israel" lo equipara con la presencia del Señor en el Lugar Santísimo.

En el discurso de Jacob, también aprendemos que un ángel reveló el nuevo título "Cristo" a Jacob (2 Nefi 10:3). El ángel pudo haber revelado este nombre sagrado porque Jacob estaba pensando en qué nombre poner en la placa que estaba en la cabeza del Sumo Sacerdote para el Día de la Expiación. La placa en la cabeza del sumo sacerdote israelita posiblemente contenía el nombre del Señor, y el Día de la Expiación era el único día del año en el que el sumo sacerdote pronunciaba ese nombre sagrado. Los nombres "Cristo" y "Mesías" significan "El Ungido" y tienen fuertes conexiones con el templo

Los sacerdotes en el antiguo Israel eran ungidos y consagrados a sus posiciones en el templo, así como Jesucristo es el Ungido y preordenado para ser el Salvador del mundo. El nombre de Jesucristo es sagrado, y Sus muchos títulos pueden dar una idea de sus múltiples roles y características. Honrar y reverenciar el nombre de Jesucristo es una forma importante de adorar al gran Sumo Sacerdote.

 

Lecturas adicionales

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué un ángel habrá revelado el nombre de Cristo a Jacob? (2 Nefi 10:3)”, KnoWhy 36 (febrero 14, 2017).

3. Jesucristo es nuestro Guerrero y Defensor

Jacob describe a Dios como un Guerrero Divino listo para luchar por su pueblo (2 Nefi 6:17). La percepción de un Dios violento no siempre tiene sentido para los lectores de hoy, ya que un Dios amable, casi dócil es una percepción común en el cristianismo moderno. Pero los nefitas habían sido expulsados de su ancestral tierra prometida de Jerusalén y tal vez preocupados de que ahora estaban aislados de las promesas de convenio del Señor en su nueva tierra prometida. Jacob trató de asegurar a su pueblo que el Señor no los había olvidado, recordándoles el conocido retrato del Antiguo Testamento de un Dios Guerrero Divino que tenía el poder de intervenir y cumplir sus promesas de convenio.

Hoy en día, el uso de la tradición del Guerrero Divino en las escrituras puede asegurarnos que Dios nos ayudará a luchar nuestras batallas y vendrá en nuestra ayuda, particularmente en la derrota del Adversario. La batalla de hoy puede ser más contra el pecado y la tentación, o la duda y la desconfianza, pero aún así, a través del poderoso discurso del convenio de Jacob, podemos aprender a tener fe en que el prometido Guerrero Divino nos ayudará a luchar y a prevalecer sobre todos y cada uno de los desafíos que se nos presenten.

 

Lecturas adicionales

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué Jacob describe a Dios como un guerrero divino? (2 Nefi 6:17)”, KnoWhy 277 (Diciembre 26, 2017).

Book of Mormon Central, “¿Por qué habrá escogido Jacob el símbolo de un "monstruo" para describir la muerte y el infierno? (2 Nefi 9:10)”, KnoWhy 34 (Febrero 11, 2017).

4. El Libro de Mormón es el mejor lugar para aprender sobre el Plan de Salvación

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento tienen mucho que enseñar sobre los convenios de Dios y el amor a Sus hijos. Sin embargo, el Libro de Mormón contiene una mayor plenitud de los propósitos de la mortalidad, además de lo que Dios pretende para cada uno de Sus hijos. Jacob es el primer profeta que habla explícitamente del "plan de nuestro Dios", con referencia a la mortalidad, la expiación y la resurrección (2 Nefi 9:6, 13).

Lehi y Jacob exponen con gran claridad las razones de la Caída, de las pruebas terrenales, arrepentimiento, la Expiación y de la resurrección. Jacob enseña que nuestros cuerpos son fundamentales para el Plan de Salvación a través de la doctrina de la resurrección. Otros grupos pueden creer que el cuerpo físico es una distracción o un obstáculo para la experiencia espiritual, pero Jacob enseña que tener un cuerpo es una manifestación de la divinidad (2 Nefi 9:7–10).

 

Lecturas adicionales

Book of Mormon Central en Español, “¿Cuándo habla por primera vez el Libro de Mormón sobre el Plan de Salvación? (2 Nefi 9:6)”, KnoWhy 33, (Febrero 10, 2017).

Book of Mormon Central en Español, “¿Qué nos enseña el Libro de Mormón acerca de la resurrección? (2 Nefi 9:6)”, KnoWhy 511 (Abril 25, 2019).

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué el Libro de Mormón advierte que el lago de fuego y azufre espera a los pecadores en la vida venidera? (2 Nefi 9:16)”, KnoWhy 446 (Octubre 23, 2018).

Consulta los KnoWhys de Book of Mormon Central y descarga la aplicación ScripturePlus para aprovechar al máximo tu estudio de las escrituras de Ven, Sígueme.

Artículos relacionados