¿Son creíbles las descripciones de las planchas?

Agosto 2, 2018
Fotografía por Laci Gibbs a través de ladylacecreative.com
KnoWhy #403
Fotografía por Laci Gibbs a través de ladylacecreative.com
"José Smith, hijo, el traductor de [esta obra], nos ha mostrado las planchas de que se ha hablado, las que tienen la apariencia del oro".
El Testimonio de Ocho Testigos

El conocimiento

Cerca de dos docenas de personas tuvieron algún tipo de encuentro personal con las planchas de oro que José Smith descubrió en un cerro cerca de su granja.1 El peso completo de estos informes combinados ciertamente es impresionante. Sin embargo, algunos se podrían preguntar qué otro tipo de evidencia, además de estos testigos, pueden ayudar a verificar la realidad y autenticidad de estos artefactos antiguos en posesión del profeta.

José dijo que un ángel, que tenía la custodia de las planchas, lo dirigió a un cerro donde estaban preservados en una caja de piedra,2 junto con otras reliquias nefitas.3 Los registros sagrados en escondites sellados, guardados por seres divinos puede parecer un poco fantástico para las sociedades modernas, pero hay muchos precedentes del mundo antiguo para las sociedades modernas.4

El Arca del Convenio, por ejemplo, era una estructura en forma de caja, custodiada simbólicamente por seres angelicales,5 que contenía, entre otros artefactos sagrados, un documento religioso sagrado escrito en un material que no se deterioraba.6 Documentos de metal, incluyendo aquellos hechos de oro y aleaciones de oro, son bien conocidos en el mundo antiguo y han sido descubiertos tanto en el Medio Oriente como en América.7 De acuerdo con los testigos, las planchas contenían una porción sellada y una no sellada.8 Estos detalles inusuales son notablemente consistentes con una variedad de documentos duplicados,9 sellados y atestiguados de la antigüedad.10

Replica of the gold plates (Réplica de las planchas de oro) por David Baird. Fotografía de Daniel Smith

Varias personas de manera independiente informaron que las planchas estaban unidas por tres anillos en forma de una "D".11 Este diseño aparentemente no era utilizado para unir materiales escritos durante los días de José Smith y probablemente no era conocido por José o cualquiera en su entorno. Sin embargo, es sorprendentemente práctico y atestiguado en la antigüedad. La forma de una "D" provee estabilidad, tal vez de una manera para llevar un registro pesado,12 y la mejor manera para guardar las planchas.13 Es notable que un libro etrusco, que data del tiempo cuando Lehi dejó Jerusalén, también fue hecho de planchas de oro unidos por anillos en forma de una D.14

En cuanto al peso, las dimensiones y la apariencia física del registro nefita, los testigos mencionan muchos detalles. Las personas que levantaron las planchas estimaron que su peso era de alrededor de 18 a 27 kilos. Testigos presenciales dijeron que eran de alrededor de 20 centímetros de largo, 15 o 18 centímetros de ancho y 10 o 15 de profundidad, con la apariencia de oro.15

Basados en estas descripciones, aquellos con experiencia en metalurgia han sugerido que las planchas fueron hechas de una aleación de oro y cobre llamada Tumbaga, la cual es bien conocida en la antigua América.16 Incluso varios estudios han demostrado que es completamente plausible que la superficie del área proporcionada por estas planchas fue suficiente para haber producido el texto en inglés del Libro de Mormón, asumiendo que los caracteres grabados de los cuales fueron traducidos eran bastantes pequeños.17

The Eight Witnesses (Los Ocho testigos) por Olinda Reynolds via lds.org

Finalmente, varios testigos resaltaron la belleza y la aparente antigüedad de los grabados en las planchas, las que el Libro de Mormón llama "egipcio reformado"(Mormón 9:32).18 Ahora se sabe que antes y durante los días de Lehi, los antiguos israelitas implementaron los caracteres egipcios en sus tradiciones como escribas.19 También hay evidencia lingüística emergente que sugiere que Uto-Azteca, una antigua lengua de la antigua América, pudo haber sido influenciada por los egipcios.20 Por lo tanto, para el antiguo y nuevo mundo, hay buenas razones para aceptar el uso y la adaptación de caracteres egipcios, como se describe el Libro de Mormón.

El erudito escolar de la antigua América John Sorenson ha señalado: "Al tomarlas en conjunto, las descripciones que tenemos de lo que fue grabado sobre las planchas de metal son sugestivos de lo que alguien podría decir después de una ojeada inexperta de un documento mesoamericano".21

El porqué

Aunque puede ser sorprendente para algunos, la investigación en curso solo incrementó la plausibilidad de las varias maneras en que se han descrito las planchas. El peso, las dimensiones y la composición de las planchas son creíbles. La historia de su descubrimiento es apoyada por un gran número de hallazgos arqueológicos similares. Y varias características inusuales del registro —como estar unidas por anillos en forma de una D, tener una porción sellada y ser escritas en egipcio reformado— tiene una sorprendente cantidad de corroboración del mundo antiguo. Y en cada detalle reportado, sin importar cuán inusual o improbable hubirea sido desde una perspectiva del siglo XIX, se ha verificado a la luz de la investigación del siglo XX y XXI.

Neal Rappleye ha señalado que, en muchos casos, los testigos presenciales que proveyeron estos detalles consistentes lo hicieron "después de su distanciamiento de José, independiente y espontáneamente sobre cuestionamientos y preguntas (algunas veces de interrogadores escépticos), durante un tiempo cuando [ellos] fueron esparcidos y aislados unos de otros, cuando una complicidad no era posible".22 Reconociendo que muchos testigos independientes firmemente se basan en la realidad de las planchas, algunas personas han supuesto que José Smith o uno de sus asociados simplemente la forjaron. Sin embargo, aquellos que recurren a esta teoría a menudo fallan con respecto a la experiencia metalúrgica que se requiere para crear tales objetos.23

Joseph Smith Receives the Gold Plates (José smith recibe las planchas de oro) por Kenneth Riley

Quien haya hecho las planchas habría necesitado ser competente para martillar, dorar, templar, fundir y grabar registros metálicos.24 Habrían necesitado estar familiarizados con las propiedades del oro, el cobre y tal vez la plata.25 Ellos habrían necesitado una buena cantidad de tiempo para crear el objeto, presumiblemente en secreto. ¡Y, lo más improbable de todo, ellos habrían necesitado una gran cantidad de oro! Sin embargo, el registro histórico sugiere que ni José Smith o cualquiera de sus asociados habrían tenido la habilidad o los materiales para llevar a cabo tal proyecto.26

La realidad de las planchas de oro son un elemento clave en la historia de la restauración. Si José Smith nunca los poseyó, entonces el fundamento del mormonismo se basa en un engaño.27 Sin embargo, si en realidad poseyó un registro antiguo, entonces sus afirmaciones de traducirlo por medio de un poder divino son significativamente respaldadas. Parece ser que por esta misma razón, el Señor proveyó evidencias físicas y espirituales para la existencia de las planchas.28 De acuerdo con el élder Jeffrey R. Holland, los dos tipos de evidencias son importantes porque "verdaderamente la fe conservadora y las convicciones intransigentes vienen con su poder más completo cuando nuestra mente así como también nuestro corazón se comprometen".29

Las planchas eran mucho más que solo un artefacto finamente diseñado. Contenían los mensajes espirituales más importantes de una civilización antigua, registrada y preservada por profetas a lo largo de mil años. Por esta razón, su contenido es mucho más valioso que los metales preciosos con los que fueron creados.30 Sin embargo, la evidencia de su tangible realidad ayuda a confirmar la realidad histórica de los profetas antiguos que las crearon, así como también las doctrinas verdaderas y experiencias milagrosas que ellos registraron.32

Desde el punto de vista del élder Holland "la realidad de esas planchas, la sustancia de ellas si así lo desean y la evidencia que tenemos por ellas en la forma del Libro de Mormón está en el corazón, en el mismo centro de la esperanza y el testimonio y la convicción de esta obra".32 Las planchas representan de manera significativa la realidad de Jesucristo y la verdad de Su evangelio restaurado.32 Ellas contienen Sus palabras y aceptarlas es aceptarlo a Él.34

Otras lecturas

Warren P. Aston, "The Rings That Bound the Gold Plates Together", Insights 26, no 3. (2006): 3–4.

Kirk B. Henrichsen, "How Witnesses Described the ‘Gold Plates’", Journal of Book of Mormon Studies 10, no. 1 (2001): 16–21, 78.

John A. Tvedtnes, The Book of Mormon and Other Hidden Books: "Out of Darkness Unto Light", (Provo, UT: FARMS, 2000).

Robert F. Smith, "The ‘Golden’ Plates" en Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Provo, Utah: FARMS, 1992), 275–277.

Read H. Putnam, "Were the Golden Plates made of Tumbaga?" The Improvement Era 69, no. 9 (1966): 788–789, 828–831.