¿Se ha cumplido la profecía de que la casa del Señor será establecida en las montañas?

Febrero 21, 2017
 Foto de la manzana del Templo por Michael R. Ash (2015)
KnoWhy #41
Foto de la manzana del Templo por Michael R. Ash (2015)
"Y acontecerá en los postreros días, que el monte de la casa del Señor será establecido como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y todas las naciones correrán hacia él".
2 Nefi 12:2; Isaías 2:2

El conocimiento

Las montañas eran sagradas para los antiguos israelitas y eran como templos de la naturaleza.1 Por lo tanto, Moisés ascendió al Monte Sinaí para hablar con el Señor (Éxodo 19:3) y Jesús dio su famoso sermón después de que "subió al monte" con sus discípulos (Mateo 5:1, griegos eis to oros). 

Justo después de que Nefi dijo que iba a citar las palabras de Isaías a su pueblo (2 Nefi 11:2) y poco después de la terminación del templo en la ciudad de Nefi (2 Nefi 5-10), el primer pasaje de Isaías que Nefi registró habló de la montaña del Señor como un templo. Isaías profetizó de un tiempo cuando "el monte de la casa del Señor será establecido como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y todas las naciones correrán hacia él". 

Isaías continuó:

Y vendrán muchos pueblos y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará acerca de sus caminos, y caminaremos por sus sendas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor (2 Nefi 12:2-3; Isaías 2:2-3).

Como lo ha destacado recientemente Jeffrey R. Chadwick, la principal preocupación de Isaías en esta profecía era el templo de Jerusalén en los últimos días.2 Matthew Roper y John Gee han señalado que debido a que la tierra de Nefi, donde sus habitantes construyeron su templo (2 Nefi 5:16), estaba en una elevación más alta,3 hubiera sido fácil para Nefi comparar esta profecía a su situación y su pueblo.4

Hoy, sin embargo, los profetas modernos también han visto el cumplimiento de este pasaje en el establecimiento de la ciudad de Salt Lake y su templo. En la Conferencia General de abril de 1971, el élder LeGrand Richards, por ejemplo, dijo de Isaías 2:2 (2 Nefi 12:2): "¡Cuán literalmente se ha cumplido esto, en esta misma casa del Dios de Jacob, aquí mismo, en esta manzana! Este templo, más que ningún otro edificio del cual tenga yo noticia, ha traído gente de todos los países, a aprender sus caminos y a caminar en sus sendas".5

En los primeros días de la Iglesia, los Santos de los Últimos Días llegaron de todas partes del mundo a reunirse en la ciudad de Salt Lake y recibir la palabra y las ordenanzas de Dios en el templo. Más recientemente, el élder Robert D. Hales enseñó: "Al ser Salt Lake City la sede de las Olimpiadas de Invierno y de los Juegos Paralímpicos de 2002, hemos visto el cumplimiento de muchas profecías. Han venido las naciones de la tierra y muchos de sus líderes. Nos han visto servir al lado de nuestros amigos y vecinos de otras religiones".6

En un discurso en el Centro de Conferencias, poco después de su construcción, el presidente Hinckley enseñó: "Creo que esa profecía se aplica al histórico y maravilloso Templo de Salt Lake; pero creo que también se relaciona a este magnífico recinto, ya que desde este púlpito la ley de Dios saldrá adelante, junto con la palabra y el testimonio del Señor".7

Desde que se abrió en abril de 2000, los Santos de los Últimos Días de todo el mundo han invadido el Centro de Conferencias para aprender los caminos del Señor, ser enseñados su ley y escuchar la palabra de Dios.

Entonces, ¿cómo pueden todas estas interpretaciones ser correctas? 

Donald W. Parry, un académico experto de Isaías y Santo de los Últimos Días cree que "[l]a profecía se refiere en última instancia al templo de Salt Lake, ubicado en las colinas y montañas, así como el futuro templo de Jerusalén, que se establecerá en las montañas de Judea". Pero amplía la profecía, lo que permite que "la profecía de Isaías sobre el 'monte de la casa del Señor' se cumpla mientras los templos se sigan construyendo en todo el mundo".8

El porqué

De estos varios ejemplos, tanto antiguos como modernos, se hace evidente que en este caso, y, a menudo, una profecía puede tener varias aplicaciones. Muchas de las profecías de Isaías tienen numerosos significados y se han cumplido de diferentes maneras y en momentos distintos. ¿Por qué será así? Una razón puede ser la visión expansiva de Isaías. Otra razón puede encontrarse en la aplicabilidad universal de escritura. 

Las personas de todos los ámbitos de la vida, de todas las clases de diversos tiempos y lugares, se pueden relacionar con las escrituras y compararlos con sus vidas. Nefi "comparó" las palabras de Isaías a su propio pueblo, probablemente viendo su propio templo como la casa del Señor. Al mismo tiempo, animó a todos sus lectores a comparar las enseñanzas de Isaías a sí mismos (2 Nefi 11:2, 8). 

Nefi reconoció que muchas de las profecías de Isaías "serán de gran valor para ellos en los postreros días" y las registró para el bien de los que viven en esta época, mucho tiempo después de su propio tiempo (2 Nefi 25:8). Tal vez siguiendo el ejemplo de Nefi y "comparando" a Isaías, profetas y apóstoles de los últimos días han reconocido que profecías se han cumplido hoy en día de varias maneras. 

Finalmente, el cumplimiento de otras profecías están por venir. El cumplimiento final de Isaías 2:2-3 (2 Nefi 12:2-3) probablemente vendrá en el día milenario, el mismo punto en el que Nefi termina sus enseñanzas interpretativas sobre los capítulos de Isaías que él acaba de citar (véase 2 Nefi 30:7-18). En aquel día, los que estén "dispersos" "comenzarán a congregarse" y "las cosas de todas las naciones serán divulgadas; sí, todas las cosas se darán a conocer a los hijos de los hombres" (2 Nefi 30:7, 16).

Otras lecturas

Jeffrey R. Chadwick, “The Great Jerusalem Temple Prophecy: Latter-day Context and Likening Unto Us,” in Ascending the Mountain of the Lord: Temple, Praise, and Worship in the Old Testament, ed. David R. Seely, Jeffrey R. Chadwick, and Matthew J. Grey (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and Religioius Studies Center, 2011), 367–383.

Élder Robert D. Hales, "De la oscuridad a Su luz maravillosa", Conferencia General de abril 2002, en línea en lds.org.

Donald W. Parry, Visualizing Isaiah (Provo, UT: FARMS, 2001). 

Presidente Gordon B. Hinckley, "Este grandioso año milenario," discurso de la Conferencia General de octubre 2000, en línea en lds.org.

Élder LeGrand Richards, “In the Mountain os the Lord's House,” discurso de la Conferencia General en abril 1971.