¿Quién creó a Satanás?

Judith
Noé Correa

Pregunta:

¿Quién creó a Satanás?

* Judith (vía  correo electrónico)

Respuesta:

Entender el origen de Satanás, basado en las Escrituras antiguas, nos ayudará a entender su imagen representada en los escritos del Libro de Mormón. Hoy en día, mediante la restauración del evangelio de Jesucristo, sabemos mucho de aquel ser maligno. Sabemos que “tenía autoridad delante de Dios” ( DyC 76:25 ) y que fue un hijo caído ( DyC 76:26-27 ). A través de José Smith y la inspirada rendición de registros antiguos, sabemos que él “existió desde el principio” y “se rebeló contra” Dios cuando el Hijo Amado fue escogido ( Moisés 4:1-4 ). El Libro de Abraham describe que Satanás no fue escogido cuando el Señor preguntó: “¿A quién enviaré?” ( Abraham 3:27 ). Hoy en día se entiende que el escogido sería enviado a redimir a los hijos de Dios, pero no tenemos un pasaje directo que lo diga en el contexto del consejo donde estaban el Padre, el Hijo Amado y le hijo de la mañana (Lucifer o Satanás). 1 Los manuales de la Iglesia son más claros y directos de lo que encontramos en el Libro de Mormón o la Biblia. Es importante recordar el método que Dios usa para revelar su verdades:

Pues he aquí, así dice el Señor Dios: Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos y prestan atención a mis consejos, porque aprenderán sabiduría; pues a quien reciba, le daré más; y a los que digan: Tenemos bastante, les será quitado aun lo que tuvieren. ( 2 Nefi 28:30 )

Por consiguiente, la luz del conocimiento se va aumentando “hasta que el día es perfecto” ( Proverbios 4:18 ). O como lo dice Doctrinas y Convenios: “Lo que es de Dios es luz; y el que recibe luz y persevera en Dios, recibe más luz, y esa luz se hace más y más resplandeciente hasta el día perfecto” ( DyC 50:24 ). Aún así, hay pistas que nos indican el conocimiento que tenían los nefitas sobre el origen de Satanás.

Los profetas del Libro de Mormón que nos dan más información, aunque no mucha, son Lehi, Nefi y Jacob, los profetas que salieron de la antigua Jerusalén. Lehi dice que basado en lo que había leído (“lo que está escrito”) debía “suponer que un ángel de Dios había caído del cielo” ( 2 Nefi 2:17 ). De lo que había “leído”, podemos inferir una de dos cosas (o la combinación de las dos): que tenía escrituras en las planchas de bronce que no tenemos hoy en día o que supo interpretarlas de una manera que le llevaron a tal conclusión. En los idiomas bíblicos, “ángel” simplemente significa “mensajero” (מַלְאָךְ; ἄγγελος). Al identificar Lehi que era un “ángel de Dios”, estaba dando a entender que en algún momento anterior este ser había trabajado para y había estado al servicio de Dios, como su mensajero. Los mensajeros en la antigüedad tenían el poder o autoridad del que los enviaba. Lo representaban y hablaban como si fueran él mismo ( Génesis 22:11-12 ; Juan 14:8-10 ).

Donde Lehí había dicho que cayó “del cielo”, Jacob dice que “ese ángel … cayó de la presencia del Dios Eterno” ( 2 Nefi 9:8 ). Por lo tanto, Satanás no solo cayó hacia abajo (pleonasmo intencional) sino que se alejó de esa presencia divina. El verbo “caerse” es intransitivo, o sea, que no tiene objeto directo. En otras palabras, no fue echado, tirado o arrojado del cielo (o por lo menos no en este contexto), sino que él mismo se cayó por culpa de nadie más que la propia, alejándose de Dios. Como ángel, él había sido el mensajero y representante del “Dios Eterno”, según Jacob. En cambio, en la portada del Libro de Mormón, Moroni escribió que el “Eterno Dios … se manifiesta a sí mismo a todas las naciones” mediante Jesús el Cristo ( Portada del Libro de Mormón ). 2 Razonando con estos pocos detalles, puede ser que parte del conflicto era sobre quién sería el mensajero o representante del Padre o del poder del Padre.

Lo que tenemos de Nefi no son sus propias palabas sino las que cita del profeta Isaías. En el capítulo 14 de Isaías , el profeta compara la caída del rey de Babilonia (v 4) con un tal Lucifer que había caído del cielo. En los versículo relevantes, podemos ver aspectos que se aplican al rey de Babilonia y otros que vienen de otra fuente e historia:

Descendió al Seol tu soberbia y el sonido de tus arpas; gusanos son tu lecho, y gusanos te cubren. ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana! Derribado fuiste a tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo. Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios 3 y me sentaré sobre el monte de la congregación, hacia los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré; seré semejante al Altísimo. Pero tú has sido derribado hasta el Seol, a los lados del abismo. ( Isaías 14:11-15 // 2 Nefi 24:11-15 )

La palabra/nombre traducido como “Lucifer” significa literalmente “portador de luz” (הֵילֵל), y otras traducciones de la Biblia tienen “Lucero” o “Luzbella”. Jacob también dice que el padre de las mentiras “se transforma casi en ángel de luz” ( 2 Nefi 9:9 ). Aunque antes había sido un portador de luz, un mensajero de luz, ahora solo puede transformarse a casi serlo. Isaías también nos da el detalle de que este “hijo de la mañana” deseaba ponerse “encima de las estrellas de Dios” queriendo ser “semejante al Altísimo”. 4 Parecen ser sinónimos estar “encima” o sobre las estrellas y ser “semejante” a Dios. 5 Desafortunadamente, eso es todo lo que la cita de Isaías nos dice y Nefi no nos da ninguna explicación.

Aunque el Libro de Mormón nos habla más de las astucias del diablo ( Alma 12:4 ; Helamán 3:29 ; 16:21 ; 3 Nefi 21:10 ), a través de la Biblia podemos ver muchos detalles de dónde queda Lucifer en la cosmología del plan de salvación.

Para comprender el origen de Satanás, debemos comprender quiénes son Dios el Padre y el Hijo Amado en relación con él. A diferencia de la teología cristiana tradicional (ortodoxa), el evangelio restaurado enseña que todo ser humano también forma parte de esta relación. A la raíz de la identificación de Satanás es el concepto de una familia celestial premortal. Para comprender la relación familiar entre los seres no mortales (y mortales) en el mundo antiguo es imprescindible que veamos lo que la Biblia dice del poder y autoridad del Padre. Pablo dijo: "...nosotros no tenemos más que un solo Dios, el Padre, de quien son todas las cosas, y nosotros de él" ( 1 Corintios 8:6 ). Por lo tanto, lo que sigue es una ojeada extensa de pasajes de la Biblia para ver qué mensaje transmite de principio a fin, con respecto a la persona y el origen del dragón, la serpiente, (el) Satanás / הַשָּׂטָן, 6 el diablo, Lucifer, y su relación con otros seres.

A medida que se vayan viendo los conceptos bíblicos, en esta respuesta, a Jesús generalmente se le llamará el Hijo, para reflejar su existencia premortal (Jehová/ יְהֹוָה), mortal y posmortal, a menos que las Escrituras usen un nombre/título específico. Conceptos similares se agruparán sistemáticamente para magnificar la coherencia entre los distintos autores de la Biblia. Dos argumentos comunes para la supuesta creación de Satanás "de la nada" se abordarán al final. 7. Todos los títulos de Lucifer se usarán indistintamente a menos que sean utilizados para coincidir con los pasajes de las Escrituras a los que se hace referencia.

Justo al comienzo de la Biblia, Génesis 3 menciona una serpiente con una personalidad cuya origen no se menciona directamente. Debe reconocerse que el origen de este ser (no la serpiente animal que encarnó o representó simbólicamente) se habría entendido en hebreo. Podemos preguntarnos por qué la serpiente fue la más sutil ( Génesis 3:1 ). Puede haber más detrás de la palabra "serpiente" para darnos una respuesta. Originalmente, el sistema de escritura hebrea no escribía los sonidos de las vocales. Así, las tres consonantes para "serpiente" (נחש) tienen muchas variaciones de significado como otras partes del discurso. Como sustantivo, obviamente significa "serpiente". Como verbo, significa relevar u otorgar conocimiento ( Génesis 44:15 ), y como adjetivo significa "bronce" ( Esdras 8:27 ), con una ligera variación utilizada para describir el brillo de seres celestiales ( Daniel 10:6 ). El erudito bíblico Michael S. Heiser argumenta que puede ser entendido como un adjetivo sustantivo en Génesis 3:1 y traducido/interpretado para describir a alguien que brilla.8 Por lo tanto, él era una serpiente (arrojada al suelo/tierra), un poseedor/revelador de conocimiento y un ser literalmente brillante. También desempeña el papel de engañador/adversario en el concilio en la morada de Dios (el jardín del Edén). Leído de esta manera, la historia del jardín es paralela a la representación de Lucifer en Isaías 14, el portador de la luz. Él es descrito como un miembro del Consejo Divino opuesto al plan de Dios para exaltar a la humanidad. Esto no habría sido extraño para la audiencia original de estos relatos.

Ya más tarde, Apocalipsis 12 dice que este ser había sido "lanzado" del cielo antes de convertirse en "la serpiente antigua": "Y hubo una gran batalla en el cielo ... [no] fue hallado más su lugar en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua" ( 12:7-9 ). Aparentemente, la primera rebelión, e incluso la guerra en el cielo, de Lucifer fue al comienzo de este orden de creación, "porque el diablo peca desde el principio" ( 1 Juan 3:8 ). Decir el "principio", es una referencia léxica a la ocasión precedente y contemporánea con la Creación (no la eternidad pasada como algunos teólogos afirman: Génesis 1:1 , Juan 1:1 , Colosenses 1:15 ).

Como vimos arriba, las personas reprendidas en la Biblia a menudo se comparan con este ser malvado (véase Marcos 8:33 ; Juan 6:70 ; 17:12 ). La descripción en Apocalipsis 12 es congruente con Isaías 14:12 , citado por Nefi. Por lo tanto, este "hijo de la mañana" había caído del cielo donde, según Apocalipsis 12, había tenido un "lugar" allí. En comparación, el Hijo se llama la "estrella de la mañana" ( Apocalipsis 2:28 ; 22:16 ), los dos asociados con la "mañana" (el amanecer). En el hebreo de Isaías 14:12 , la palabra para "mañana" (שַׁחַר, que también significa "el amanecer") implica un tipo de "comienzo". Asociarlos a ambos (el Hijo y Lucifer) con el amanecer de la creación o el “principio” no quiere decir que sean completamente iguales, porque el Hijo sobrepasa a Satanás en todos los sentidos. Sin embargo, los títulos "hijo de la mañana" y "estrella de la mañana" tienen conexiones obvias. Aunque se usa otro término en hebreo para "mañana" (בֹּקֶר ), "estrellas de la mañana [o del alba]" son equivalentes a "hijos de Dios" en Job 38:7 , quienes representan a una familia divina durante la creación, según el contexto del Antiguo Testamento y de acuerdo con las bendiciones del Nuevo Testamento: "…por lo cual [el Hijo] no se avergüenza de llamarlos hermanos" ( Hebreos 2:11 ). Como vimos, Isaías agrega que Lucifer, en su furor por el poder, también quiso un trono por encima de estas "estrellas [o hijos] de Dios" ( Isa 14:13 ). Juan dice que el dragón arrastró “la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra” ( Apocalipsis 12:4 ), una vez más mencionando estas “estrellas” personificadas. Esto ahora nos da tres testigos de que hay/había muchos “hijos de Dios”, o “estrellas de la mañana” en el cielo: Job, Isaías y Juan el revelador. No hay indicación de que Lucifer no pertenezca a este grupo, siendo también llamado el "hijo de la mañana".

Esta familia celestial se vuelve más y más evidente a medida que se vaya identificando la terminología apropiada: “Y celebrarán los cielos tus maravillas, oh Jehová, también tu fidelidad en la congregación de los santos, porque, ¿quién en los cielos se comparará con Jehová? ¿Quién entre los hijos de los poderosos será semejante a Jehová? Dios es temible en la gran congregación de los santos, y formidable sobre todos cuantos están a su alrededor" ( Salmos 89:5-7 ). Aquí vemos a Jehová mismo siendo comparado con otros "hijos de los poderosos”, o sea, hijos de Dios en hebreo9 (בִּבְנֵ֥י אֵלִים), y los "santos" (קְדֹשִׁ֣ים, santos).10 Aun cuando Jehová es superior a todos ellos, él también es identificado como uno de los "santos", siendo el Santo de Israel: קָדוֹשׁ יִשְׂרָאֵ֣ל ( Salmos 89:18 ). La palabra para “santo” es la misma en el hebreo. No hay nada en el texto que indique que no sean de la misma naturaleza.

Esta caída del cielo, relacionada con una batalla cuando Lucifer quiso ponerse por encima de los hijos de Dios, es atestiguada de muchas maneras. Incluso el Hijo presenció esta caída: "Vi a Satanás caer del cielo como un rayo" ( Lucas 10:18 ). Eso ahora nos da tres testigos de la Biblia del hecho de que Lucifer había caído de un lugar que había tenido en el cielo: Jesús, Isaías y Juan.11

El título "Satanás" proviene del antiguo Cercano Oriente y era el término para el acusador/adversario en un concilio. Cuando la Biblia llama a esta persona Satanás, significa que perteneció/pertenece a un concilio ( Zacarías 3:1-2 ; Marcos 1:13 ; compare con Génesis 3:1-5, 8-20 ; Apocalipsis 12:3-4, 7- 8 ), incluso la corte celestial ( Job 1:6-12 ; 2:1-7 ). Aunque muchos no están de acuerdo en los detalles, el Salmo 82 muestra a otros hijos divinos de Dios en un contexto de consejo siendo desmantelados (sin mencionar ningún juez humano como algunos argumentan): "Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo. Pero como hombres moriréis, y caeréis como cualquiera de los príncipes" ( vv 6-7 ).12 La referencia a caer como un príncipe puede ser una alusión indirecta al caído "hijo de la mañana", un tipo de gobernante caído.

En Job 1:6 (2:1) Satanás pertenece explícitamente a un concilio, siendo contado entre los hijos de Dios: "Y aconteció que un día vinieron los hijos de Dios a presentarse delante de Jehová, entre los cuales vino también Satanás". En hebreo, estar "entre” un grupo (בְּתֹוכָֽם) significa tener membresía en el mismo ( Éxodo 36:8 ). Satanás fue uno de los hijos de Dios, el "hijo de la mañana". 13 En el antiguo Cercano Oriente, todo concilio siempre tenía un adversario, o sea, un satanás. De que Lucifer el Satanás fuera un hijo de Dios cuadra con la cultura de la Biblia.

En el Antiguo Testamento, el principal oponente de Jehová era Baal ( 1 Reyes 18:26-27 ). En el Nuevo Testamento, Jesús mismo identifica a Satanás el acusador con Beelzebú, que significa el príncipe Baal, el "príncipe de los demonios" ( Marcos 3:22-23 ; Mateo 12:24-27 ; Lucas 11:18-19 ). En Juan, Jesús llama al diablo el "príncipe de este mundo" ( Juan 12:31 ; 14:30 ; 16:11 ). Pablo, en el mismo sentido, lo llama el "dios de este mundo" ( 2 Corintios 4:4 ). En Efesios, se le llama "el príncipe de la potestad del aire" ( Efesios 2:2 ). Estos todos son títulos asociados con Baal. En los antiguos textos ugaríticos, del área y la religión de Canaán, Baal era el príncipe y elegido hijo predilecto del padre ('El). Baal era también el dios que moría y resucitaba (según las estaciones y la entronización de los nuevos reyes) por quien el padre 'El lloró: “Entonces el Compasivo 'El el Benigno desciende del trono ... se echa tierra de luto en su cabeza ... Él levanta su voz y grita en voz alta: ‘¡Baal está muerto! ¿Y qué de los pueblos? ... Descenderé por Baal al Sheol’" (Ciclo de Baal). 14 En la falsa adoración de Baal, él era el hijo divino que moría y resucitaba, al recibir atributos que no eran suyos. De manera congruente, la serpiente también pretendía saber algo sobre la vida y la muerte: "Entonces la serpiente dijo a la mujer: ‘No moriréis'" ( Génesis 3:4 ).

Si Baal estaba asociado con la identificación de Satanás como lo declaró Jesús, entonces esta falsa religión cananea muy bien pudo haber sido una burla o desafío al verdadero Hijo de Dios. El texto más antiguo de Deuteronomio 32:8-9 claramente enseña (según los Rollos del Mar Muerto y el Viejo Griego) que Jehová era el Hijo elegido del Altísimo: "Cuando el Altísimo 15 hizo heredar a las naciones, cuando hizo dividir a los hijos de Adán, estableció los límites de los pueblos según el número de los hijos de [Dios]. Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob, la parte de su heredad". En los manuscritos más antiguos de este pasaje, no dice “hijos de Israel” sino “hijos de Dios”. 16 Aquí vemos a un padre Dios, el Altísimo, y sus hijos divinos, incluyendo a Jehová mismo como uno de los "hijos de Dios". Para quienes esta interpretación parezca demasiado SUD, aquí sigue una cita de un erudito de la Biblia hebrea no SUD, Mark S. Smith:

"Desde la perspectiva de esta teología más antigua, Yahvé no pertenecía al nivel superior del panteón. En cambio, en el Israel primitivo, el dios de Israel aparentemente pertenecía al segundo nivel del panteón; él no era el dios que presidía, sino uno de sus hijos ... el colapso de la primera y la segunda gradas en del primer panteón israelita probablemente fue causado por una identificación de ‘El, el jefe de este panteón, con Yahvé, un miembro del segundo nivel”. 17

Es bueno tener en cuenta los hallazgos prominentes de los estudiosos no SUD. Aunque no siempre vamos a estar de acuerdo con sus conclusiones, sí podemos estarlo con su hallazgos.

En Deuteronomio 32, Jehová también está asociado con la muerte y el regreso a la vida: "…yo hago morir y yo hago vivir; yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano" ( 32:39 ). Jesús dice algo muy similar: "Nadie me la quita, pero yo la pongo por mi propia voluntad. Tengo autoridad para dejarla, y tengo autoridad para tomarla nuevamente. Este cargo … he recibido de mi Padre … y yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano" ( Juan 10:18, 28 ). La posible búsqueda de Baal de ser el hijo elegido (en la antigua religión cananea/ugarítica) pudo haber sido la raíz de su conflicto con Jehová: “Y edificaron los lugares altos a Baal, para quemar en el fuego a sus hijos en holocaustos a Baal, cosa que no les mandé, ni dije ni me vino al pensamiento" ( Jeremías 19:5 ). "Y sucederá que en aquel día, dice Jehová, me llamarás Ishi, y nunca más me llamarás Baali" ( Oseas 2:16 ). 18

Por supuesto, si aceptamos las identificaciones de Jesús/Jehová y Satanás/Baal entonces vemos que esta rivalidad se repite en el Nuevo Testamento: "Y respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al [Jehová] tu Dios. Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se alejó de él por un tiempo" ( Lucas 4:12-13 ). Jesús se identifica como Jehová Dios y le dice a Satanás que deje de tentarlo. Entonces Satanás se va. Esta dinámica familiar entre dos hijos (hermanos) tiene sentido cuando miramos más de cerca las tentaciones: "Si eres el Hijo de Dios ..." ( Lucas 4:3, 9 ). Esto es inmediatamente después del relato donde el Padre dice a Jesús: "Tú eres mi Hijo Amado, en ti me complazco" ( Lucas 3:22 ). Mientras desafiaba la filiación de Jesús, Satanás también dice: "A ti te daré toda esta potestad y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy" ( Lucas 4:6 ). Él afirmaba haber recibido autoridad y gloria. Como un hijo o un príncipe, esta autoridad y gloria habría venido del Padre. Esto es obviamente falso porque Jesús después dice lo siguiente: "Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre" ( Lucas 10:22 ). Esto se puede entender como los continuos esfuerzos de Satanás de ser el hijo elegido. Cualquier persona con hermanos ha experimentado esto dentro de su propia familia, uno o más deseosos de ser el hijo favorito. En Zacarías dice: "Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás" ( Zacarías 3:2 ). Esta idea se repite casi idénticamente en el Nuevo Testamento: "Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás" ( Mateo 4:10 ).

Los ángeles ( Mateo 25:41 ) o los demonios ( Marcos 3:22 ; δαιμόνιον) de Lucifer, quienes estuvieron con él durante la guerra en el cielo ( Apocalipsis 12:7 ), también tenían conocimiento previo del Hijo. Dejaron su primer estado y vinieron a la tierra: "Y a los ángeles que no guardaron su estado original, sino que dejaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, hasta el juicio del gran día" ( Judas 1:6 ). Marcos dice que Jesús "echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque lo conocían" ( Marcos 1:34 ). Él no quería que divulgaran su identidad como el Santo: "Yo sé quién eres: el Santo [ὁ ἅγιος] de Dios" ( Marcos 1:24 ). Este título es idéntico a uno en griego utilizado exclusivamente para Jehová en la versión griega del Antiguo Testamento ( Isaías 1:4 : τὸν ἅγιον). Marcos menciona un diálogo similar con demonios en el capítulo 5: “¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te imploro por Dios que no me atormentes" ( Marcos 5:7 ). Por lo tanto, para Marcos (o para los demonios mismos) ser el "Santo de Dios" era equivalente a ser el "Hijo del Dios Altísimo", en paralelo a lo que se ha presentado anteriormente en Deuteronomio 32:8-9 (siendo Jehová un hijo del Altísimo). De hecho, el griego antiguo de Deuteronomio 32:17 usa la misma palabra usada para los demonios o dioses falsos: ἔθυσαν δαιμονίοις καὶ οθ θεοῖς οἷς οδεισαν (compárese con 1 Corintios 10:20-21 ). 19 De acuerdo con Apocalipsis 12 , en Lucas, cuando se le pregunta a Jesús acerca de estos demonios, él los asocia con la caída de Satanás del cielo: "Y volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, ¡aun los demonios se nos sujetan en tu nombre! Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo" ( Lucas 10:17-18 ). El texto deja en claro que estos demonios, los secuaces de Satanás, habían obtenido previamente el conocimiento de la verdad: "Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan" ( Santiago 2:19 ). Su primer estado de estos ángeles debe haber tomado lugar en el cielo con el Hijo antes de ser expulsados con Satanás. "Y respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco" ( Hechos 19:15 ).

Como se muestra arriba, las versiones más antiguas de Deuteronomio 32:8 representan al Altísimo haciendo "heredar a las naciones" al dividir "los hijos de Adán [humanidad]", y fijando "los límites de los pueblos según el número de los hijos de Dios” [o seres celestiales]. De acuerdo con el número de sus hijos en el cielo, él estableció las naciones. Pablo interpreta que esto significa que los hijos celestiales de Dios y los seres humanos son uno y lo mismo tal como creemos hoy en día: "Y [Dios] de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos y los límites de la habitación de ellos" ( Hechos 17:26 ). Luego Pablo agrega: "Porque en él vivimos, y nos movemos y somos; como algunos de vuestros propios poetas también dijeron: Porque linaje suyo somos. Siendo, pues, linaje de Dios …" ( Hechos 17:28-29 ). El haber determinado los límites de la humanidad implica que esto debe haber sucedido "en el principio", antes de que la humanidad hubiera venido alguna vez a esta tierra, cuando todos estos hijos de Dios todavía estaban en el cielo. Mientras que aquellos hijos de Dios que cumplieron con el plan de Dios, de poblar la tierra, vinieron como su "linaje" humana, los que fueron expulsados ​​del cielo vinieron a la tierra como demonios, espíritus ( Lucas 8:2 ) y ángeles malos ( Apocalipsis 12:9 ). "Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, habiéndolos arrojado al infierno, los entregó a cadenas de oscuridad, para ser reservados para el juicio" ( 2 Pedro 2:4 ).

También podemos leer lenguaje contrastante con respecto a la posición del Hijo y Lucifer en relación con el cielo. Mientras que Satanás cayó o fue lanzado del cielo ( Isaías 14:12 , Lucas 10:17 , Apocalipsis 12:8-9 ), el Hijo descendió del cielo ( Juan 6:38, 51 ) o fue enviado por el Padre ( Mateo 10:40 ; 15:24 ; Lucas 4:43 ; 10:16 ; Juan 3:17, 28, 34 ; 6:38-40 ). En su ambición de poder, Lucifer dijo: "Subiré al cielo. Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios y me sentaré sobre el monte de la congregación" ( Isaías 14:13 ). Del "hombre de pecado", Pablo dice: "... el hijo de perdición, oponiéndose y levantándose contra todo lo que se llama Dios, o lo que se adora; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios" ( 2 Tesalonicenses 2:3-4 ). Juan identifica quién es el que ahora se sienta en este trono: "He aquí, el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice: … yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono" ( Apocalipsis 3:14, 21 ). De hecho, si vinculamos las escenas de la corte celestial del libro de Apocalipsis (capítulos4-5, 12), vemos lo que la selección del Hijo causó, como el digno y elegido. Las visiones en el libro de Apocalipsis se pueden interpretar en múltiples niveles con aplicación al pasado, presente y futuro. Podemos ver solo uno de esos aspectos para arrojar luz sobre la relación entre el Cordero (el Hijo) y el Dragón (Lucifer). Después de que el Hijo dice que se sienta en el trono del Padre junto con él ( Apocalipsis 3:21 ), vemos un trono rodeado de múltiples seres cuyos atributos se manifiestan por características físicas y simbólicas ( Apocalipsis 4:1-2, 4, 6 ). En el capítulo 5, hay una búsqueda para encontrar a alguien que sea digno de abrir los siete sellos (los siete mil años; vv 2-4 ; DyC 77:6-7 ). Lo que a menudo se pasa por alto es la manera en que el Cordero digno aparece "en medio del trono" junto con "el que estaba sentado" también sobre él ( vv 6-9 , compárese con 3:21 ). En otras palabras, ambos estaban/están simbólicamente en el trono simultáneamente (consistente con Apocalipsis 3:21 ). “Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje, y lengua, y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra" ( vv 9-10 ). Después de una serie de visiones, en la siguiente escena "en el cielo" vemos al Dragón haciendo la guerra ( 12:3-4, 7 ). Al unir estas dos escenas, vemos cómo el Cordero fue elegido en el cielo, causando la reacción del Dragón a la autoridad de un niño que puede interpretarse de diferentes maneras (como el reino) pero principalmente como el mismo Jesús: "... un hijo varón que había de regir a todas las naciones con vara de hierro" (12:5).

[P]ero no prevalecieron, NI FUE HALLADO MÁS SU LUGAR EN EL CIELO. Y FUE LANZADO FUERA AQUEL GRAN DRAGÓN, LA SERPIENTE ANTIGUA, que se llama Diablo y Satanás, quien engaña a todo el mundo; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Y oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora han venido la salvación, y el poder, y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque EL ACUSADOR DE NUESTROS HERMANOS ha sido arrojado, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. ( Apocalipsis 12:8-10 ; énfasis agregado)

Ser llamado el "acusador de nuestros hermanos" es similar a decir que era (el) Satanás / adversario del concilio. Este concilio de hermanos parece ser equivalente al concilio de los "hijos de Dios" (Job 1:6 ; Salmos 89:6-7 ). Como se dijo antes, esta visión tiene múltiples niveles de interpretación y solo se analizaron y vincularon las escenas "en el cielo" ( Apocalipsis 4:1 ; 12:1 ).

Algunos han argumentado que Ezequiel 28:15 muestra que Lucifer fue creado. Sin embargo, hablando del rey de Tiro, las imágenes se ajustan mejor a Adán, el hijo de Dios ( 28:12 ; véase Lucas 3:38 ). 20 El lenguaje del rey sacerdote salpica este relato, hablando del Querubín, y es aplicable a Adán ( 28:12-14 ). Esto es consistente con los Estudios Bíblicos que identifican que el lenguaje en el Edén representa a Adán como un rey ( Génesis 2:7 , 1 Reyes 16:2 ), realizando funciones sacerdotales (de "labrar" y "cuidar"; Génesis 2:15 ; Números 3:7-8 ; 8:25-26 ; 18:5-6 ; 1 Crónicas 23:32 ; Ezequiel 44:14 ). 21 Lo más importante es que el versículo donde Ezequiel menciona el "querubín ungido" (más imaginería sacerdotal/del templo) que fue "creado" describe con precisión a Adán y la caída: "Perfecto eras en todos tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad" ( Ezequiel 28:14-15 ). Compare esta afirmación con Eclesiastés 7:29 : "Dios hizo recto al hombre, pero los hombres buscaron muchas artimañas". Además, Dios había hecho este querubín, pero Juan dice que el diablo había existido y sido malo "desde el principio" ( 1 Juan 3:8 ). Adán fue formado del polvo ( Génesis 2:7 , no de la nada) pero la creación de Satanás nunca se menciona en la Biblia.

A menudo se dice que Colosenses 1:16 implica la creación y el Creador de Satanás, pero solo con gran esfuerzo. Se dice que la creación de tronos, dominios, principados y potestades (véase Efesios 6:12 ) debe indicar que el Hijo también creó a Satanás, eliminando la posibilidad de que sean hermanos e hijos de Dios el Padre. Para mantener esta posición, el texto tiene que leerse imponiendo creatio ex nihilo, o la creación de la nada, sobre él: "Porque por él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles". Sin embargo, este no es un buen pasaje para tratar de intentar defender la creación de la nada. Colosenses 1:16 relaciona esta descripción con Génesis 1 mencionando específicamente los cielos y la tierra. En Génesis se nos dice que cuando comenzó la creación, la tierra ya existía "desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo" ( Génesis 1:1 ; véase Proverbios 8:27 ). El "abismo" significa las aguas, y su creación nunca se describe en la Biblia: "Ellos desconocen voluntariamente que los cielos existieron desde tiempo antiguo, y que la tierra surgió del agua y mediante el agua y que fue establecida por la palabra de Dios" ( 2 Pedro 3:5 ). Entonces, la suposición es que "todas las cosas" significa creación de la nada, pero esta lectura afecta negativamente al versículo anterior. De acuerdo con la explicación de Génesis con respecto a la organización de la tierra "desordenada y vacía", el verbo para crear en griego (κτίζω) significa formar, dar forma, es decir, cambiar completamente o transformar. También es la forma verbal del sustantivo que describe al Hijo en el versículo 15 , como "el primogénito de toda la creación" (πρωτότοκος πάσης κτίσεως; compárese con Apocalipsis 3:14 ). Estos dos versículos, Colosense 1:15-16 , están atados el uno al otro. Si uno argumenta que todas las cosas "visibles e invisibles" fueron creadas de la nada, incluido Satanás, entonces el mismo significado debe ser impuesto al Hijo como el "primogénito de toda la creación", o el primero creado de la nada. Nadie acepta esta interpretación del Hijo en el versículo 15 , pero muchos fácilmente interpretan el versículo 16 de esta manera. Tiene más sentido interpretar tanto κτίζω como κτίσις en el sentido de organizar o "separar", tal como se describe la creación en Génesis 1: "Y dijo Dios: Haya un firmamento en medio de las aguas, y separe aquel las aguas de las aguas. E hizo Dios el firmamento, y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban sobre el firmamento. Y fue así" ( vv 6-7 ). Aquí vemos la separación de las aguas, no su creación de la nada. Por lo tanto, el Hijo fue el primero de la creación, del plan, de la organización; él era el Verbo. O como dijo Juan, él era “digno de abrir el libro y de desatar sus sellos” ( Apocalipsis 5:2 ). 22 Posteriormente, creó/organizó todo lo demás. "Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten" ( Colosenses 1:17 ).

Juan define una categoría específica para las cosas que fueron hechas: "Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho" ( Juan 1:3 ). No habría habido necesidad de identificar específicamente todo "lo que ha sido hecho" si no hubiera algo que "no fue hecho" o creado. Como dice la Biblia, hay "cosas" que verdaderamente son eternas: "... las [cosas] que no se ven son eternas" ( 2 Corintios 4:18 ).

Esto explicaría por qué Juan entendió que el primer acto de la creación, la organización de la "luz" y su separación de la "oscuridad", representaba el Verbo y los poderes de las tinieblas: "En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron" 23 ( Juan 1:4-5 ; véase 8:12 ; 12:35, 46 ; Lucas 22:53 ). Esta interpretación de Juan seguramente fue extraída del primer acto de creación en el Génesis: "Y dijo Dios: Haya luz, y hubo luz. Y vio Dios que la luz era buena, y separó Dios la luz de las tinieblas" ( Génesis 1:3-4 ). La mayoría de los que estudian la Biblia ignora la interpretación que Juan le da a estos versículos en Génesis (que es congruente con lo que se encuentra en las escenas de la corte celestial en Apocalipsis). También Pablo, aparentemente, mantenía esta interpretación de la primera luz creada/organizada: "Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo" ( 2 Corintios 4:6 ). 24 Esta asociación entre la oscuridad y Satanás es obvia, "para que se conviertan de las tinieblas a la luz y de la potestad de Satanás a Dios" ( Hechos 26:18 ). Este concepto también se encuentra en Colosenses 1:12-13 : "... dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; que nos ha librado del poder de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo". Por lo tanto, la creación y organización por parte del Hijo mencionado en Colosenses 1 no implica la creación de Satanás de la nada, sino que describe la organización y la separación de todo lo "visible e invisible".

Sería difícil decir que el diablo era implicado en Colosenses 1:16 porque los versículos 19-20 establecen que le "agradó al Padre que en [el Hijo] habitase toda plenitud, por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en los cielos" (refiriéndose a las cosas creadas en el versículo 16 ). Reconciliarse (ἀποκαταλλάσσω) es "recuperar un estado anterior de armonía". Este no puede ser el caso con Satanás y sus demonios según la Biblia. Los creyentes tampoco parecen estar incluidos en "todas las cosas" porque los versículos 21-23 posteriormente los mencionan por separado: "A vosotros también … ahora os ha reconciliado … Si en verdad permanecéis fundamentados y firmes en la fe". Mientras que "todas las cosas" en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, se reconciliarán automáticamente (v 20 ), para los creyentes la fe es un requisito ( vv 21-23 ). Satanás tampoco recibirá esta reconciliación garantizada: “Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás" ( Apocalipsis 20:10 ). Por motivo de que Satanás no será reconciliado, él no está incluido en "todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles" ( Colosenses 1:16 ; véase 1:20 ).

Como se dijo al principio de este repaso extenso de escrituras bíblicas, la cuestión para la teología ortodoxa es si Dios el Padre en verdad es el padre de todo. El Hijo dice: "Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también dio al Hijo el tener vida en sí mismo" ( Juan 5:26 ). Jesús luego le dijo a María de Magdala 25 : "... ve a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre" ( Juan 20:17 ). Si Jesús atribuyó su fuente de vida al Padre, Satanás no debería reclamar otra para su existencia. Hablando del Hijo y los justos, el autor de Hebreos dice: "Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos [del Padre]; por lo cual no se avergüenza [el Hijo] de llamarlos hermanos" ( Hebreos 2:11 ). No esperamos que Lucifer tenga una fuente diferente que el Padre.

Resumen:

  1.  Las Escrituras nunca mencionan la creación de Lucifer de la nada.
  2.  El Hijo y Lucifer tienen/tuvieron un lugar entre los hijos/estrellas de Dios en el cielo.
  3.  Estos hijos/estrellas eran hermanos, hijos de Dios.
  4.  Génesis dice que el primer acto fue la separación de la luz y las tinieblas, que Juan luego interpreta como el Verbo y los poderes de las tinieblas.
  5.  El libro de Apocalipsis, cuando se vinculan las escenas de la corte celestial, representa al Dragón haciendo batalla en el cielo después de que el Cordero fue elegido.
  6.  Los hijos de Dios vinieron a la tierra como seres humanos o como demonios.
  7.  La disputa entre Jehová y Baal en el Antiguo Testamento refleja la que existe entre Jesús y Satanás en el Nuevo Testamento. Jesús incluso llama al diablo "Beelzebú" o el príncipe Baal.
  8.  Tanto Jehová, en el Antiguo Testamento, como Baal, en la literatura ugarítica, fueron considerados hijos del Dios padre exaltado.
  9.  Las tentaciones de Satanás desafiaron la filiación de Jesús.
  10.  Jesús declara que el Padre es su fuente de vida y no hay razón para creer que Satanás tenga otra.

Lo que supuso Lehi, de que Satanás era una ángel caído, refleja precisamente lo que decían las Escrituras anteriores, contemporáneas y posteriores a su época. Tan rebuscado estaba esta verdad en los escritos sagrados que muchos cristianos hoy en día no tienen una creencia acertada de quién era y de dónde vino Lucifer, el hijo de la mañana. Aunque José Smith fue algunos años a la escuela y estudiaba la Biblia de vez en cuando en casa, difícilmente pudo haber atados los cabos de la identificación de Satanás al momento de traducir el Libro de Mormón oralmente. Aunque son pocos los detalles dichos por Lehi, Nefi y Jacob, los tres enseñaron puntos que solamente pudiera saber alguien que conociera la cultura de antiguo Cercano Oriente. ¿Cómo pudo haber sabido José Smith, por su propia cuenta, no poner enseñanzas similares en los escritos de profetas posteriores como Mormón y Moroni, referentes al origen de Satanás, quienes no vivieron en esa cultura? 26 ¿Nos podemos imaginar un José Smith conocedor de la cultura y escritos de Canaán que no se descubrieron hasta 1929? En lugar de buscar explicaciones para justificar la improbabilidad de que José Smith haya podido haber memorizado toda una biblioteca que aún no existía, mejor es aceptar que Dios el Eterno Padre puede tener profetas tanto en el Viejo Mundo como en el Nuevo que testifican de su hijo Jesucristo.

Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él. ( 2 Nefi 2:27 )

  • 1. Más adelante veremos por qué se le atribuyen esto títulos a Satanás.
  • 2. “Dios Eterno” es un nombre del Antiguo Testamento que en hebreo usa el nombre del Dios ‘El (‘El Olam; אֵל עֹולָֽם). El nombre ‘El era lo que los cananeo llamaban al que creían que era el padre de los dioses. A los patriarcas, Jehová se presentaba como el Dios ‘El en algunas ocasiones: “Abraham … invocó allí el nombre de Jehová, el Dios eterno” (אֵל עֹולָֽם; Gén 21:33 ). Si Abraham llamaba a Jehová por el nombre del Padre Dios llamado ‘El, podemos compararlo con el pasaje de Isaías que Nefi cita: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; … y se llamará su nombre … Dios fuerte, Padre eterno” ( Isaías 9:6 // 2Nefi 19:6 ; énfasis añadido). Ser “llamado” o “nombrado” significa que fue un papel que se le otorgó. Lo mismo enseña Abinadí: “… será llamado … el Padre porque fue concebido por el poder de Dios” ( Mosíah 15:2-3 ; énfasis añadido).
  • 3. De nuevo, en hebreo, la palabra/nombre para Dios aquí, el Dios de las estrellas, es el nombre ‘El (אֵל). Véase nota anterior.
  • 4. La primera vez en la Biblia que sale el título “Altísimo”, sale junto con el nombre del Dios ‘El: Dios Altísimo (‘El Elyon; אֵל עֶלְיֹון). Se usa tres veces en el contexto de un rey cananeo desconocido: Entonces Melquisedec, rey de Salem, el cual era sacerdote de [‘El Elyon], sacó pan y vino, y le bendijo, diciendo, Bendito sea Abram de [‘El Elyon], poseedor de los cielos y de la tierra; y bendito sea [‘El Elyon], que entregó a tus enemigos en tus manos. ( Génesis 14:18-20 ). Para Melquisedec, un cananeo que no parece tener ningún parentesco con Abram, el Dios ‘El Elyon habría sido el Padre de los dioses tal como se manifiesta en los textos antiguos de aquella cultura. El nombre ‘El Elyon así aparece en los antiguos escritos del Ugarito. Después, Abram que había sido llamado por Jehová ( Génesis 12:1-3 ), toma el nombre de ‘El Elyon y se lo aplica a Jehová: “He alzado mi mano jurando a Jehová [‘El Elyon], poseedor de los cielos y de la tierra” ( Génesis 14:22 ). El texto para nada indica que esto sea una identificación pareja, que Jehová fue el mismísimo ‘El Elyon. Este fue mencionado tres veces relacionado con Melquisedec el cananeo y por Abram solamente una vez conectado al nombre de Jehová, una marcada diferencia. Esto indica que, a diferencia de Lucifer que quería ser “semejante al Altísimo” ( Isaías 14:14 ), Jehová sí logró recibir el nombre de ‘El Elyon, le Altísimo, el Padre de los dioses. La estudiosa de la Biblia, Margaret Barker, lo explica de otra manera: Solamente dos cosas se dicen sobre Melquisedec en el Antiguo Testamento. Primero, fue el sacerdote de El Elyon en Jerusalén que conoció a Abraham y lo bendijo. Génesis 14 registra con precisión los títulos antiguos de El Elyon ahora confirmados por evidencia arqueológica: 'Procreador de los cielos y la tierra' (Génesis 14:19). Cuando Abram hace su juramento, el nombre cambia a Yahvé El Elyon (Génesis 14:22), pero se cree que este Yahvé es una inserción posterior, ya que no aparece en la Septuaginta, la Peshitta o el arameo del Apocrifón de Génesis. Con toda probabilidad, entonces, Melquisedec representó el sacerdocio de El Elyon distinguido del de Yahvé. (The Great Angel: A Study of Israel’s Second God, (Louisville, Kentucky: Westminster/John Knox Press, 1992), 88-89.
  • 5. Es comparable con el concepto del hebreo de Salmos 82:1, 6 : “Dios está en la reunión de los dioses; en medio de los dioses juzga. ... Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo”.
  • 6. En el hebreo, el título “satanás” (no es un nombre propio) siempre va acompañado por el artículo: “el Satanás”.
  • 7. Es importante establecer este punto porque muchos argumentan que Jesucristo fue el creador de Satanás. Afirmar la creación de Lucifer es negar la familia celestial premortal que moraba con Dios el Padre. “Porque el hombre es espíritu. Los elementos son eternos” ( DyC 93:33 ). En abril 7, 1844, José Smith enseñó que: “La inteligencia es eterna y es autoexistente” ( JosephSmithPapers.org ; accedido el 7 de julio del 2018)
  • 8. Michael S. Heiser, The Unseen Realm: Recovering the Supernatural Worldview of the Bible (Bellingham, WA: Lexham Press, 2015), 87.
  • 9. Literalmente significa “los hijos de ‘Elim”, o sea, ‘El plural. Lo que representa, si acaso algo particular, no está muy claro.
  • 10. En la Biblia y literatura de la época, los “santos” eran seres celestiales en el consejo de Dios: “Jehová vino de Sinaí … y vino de entre diez millares de santos” ( Deuteronomio 33:2 ): “…vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos” ( Zacarías 14:5 )
  • 11. A modo de aclaración, hay una distinción en el uso y el significado del término "cielos" en la Biblia. Existen los cielos físicamente visibles y creados en el principio ( Génesis 1:1 ; Colosenses 1:16 ), y los cielos eternos donde habita Dios ( Deuteronomio 26:15 ; Mateo 6:9 ). No debemos fusionar los dos, suponiendo que Dios está flotando en algún lugar de los cielos visibles.
  • 12. No tendría sentido que un juez humano fuera condenado a morir como un hombre si ya fuera humano. El texto no describe lo que significa morir "como [los] hombres”, pero implica una especie de fin: "Entonces dirá también a los que estén a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" (Mateo 25:41).
  • 13. Observe cómo en el Antiguo Testamento a estos seres celestiales nunca se les llama "hijos de Jehová", sino que siempre se les llama "hijos de Dios". Es indicativo de quién y quién no era su padre.
  • 14. Bill T. Arnold y Bryan E. Beyer, Readings from the Ancient Near East (Grand Rapids: Baker Academic, 2002), 59.
  • 15. Véase notas 4 y 5.
  • 16. Muchas Biblias críticas han actualizado su traducción para reflejar la lectura más antigua.
  • 17. Mark S. Smith, The Origins of Biblical Monotheism, (Oxford: Oxford University Press), 49.
  • 18. “Ishi” significa “mi esposo” y “Baali” significa “mi Baal” o “mi señor”.
  • 19. En 1912, la Primera Presidencia dio una explicación de un pasaje en el Libro de Moisés donde identifican quiénes eran estos dioses falsos: Moisés fue criado en una cultura de idolatría. Había numerosas deidades entre los egipcios. Al comenzar la obra que el Señor dijo que tenía para Moisés, fue necesario centrar su mente y su fe en Dios el Padre Eterno como el único Ser a quien adorar. Por lo tanto, las palabras ahora bajo consideración, o más bien aquellas que fueron realmente dichas a Moisés de las cuales estas son una traducción, fueron enfáticas, no solo en cuanto a los falsos dioses de la época, sino también a los espíritus engañosos, de quienes Satanás era el líder y quien intentó hacerse pasar a Moisés por un objeto divino de adoración, como se narra en el mismo capítulo ([Moisés 1] versículos 12-15). (The First Presidency: Joseph F. Smith, Anthon H. Lund y Charles W. Penrose, en James R. Clark, compilador, Messages of the First Presidency, 4:270-71).
  • 20. Gordon Matties ha concluido: “En una declaración de juicio encrustado en forma de lament, el rey de Tiro se asemeja al humano primitivo a quien Dios creó sin culpa, pero cuyo orgullo llevó a la expulsión del jardín (Gén 2-3)”. Véase “Ezekiel” in The New Interpreter’s Study Bible: The New Revised Standard Version with Apocrypha. Gen. ed. Walter J. Harrelson, (Nasheville: Abingdon Press, 2003), 1197.
  • 21. En partes de la Biblia estos mismos verbos del hebreo se traducen como “servir” y “guardar”.
  • 22. Doctrina y Convenios expone que este libro con los sellos representa los siete mil años de la existencia mortal de los seres humanos ( DyC 77:6-7 ). El único otro libro relacionado con el Cordero y la vida de los hijos de Dios en Apocalipsis es el Libro de la Vida del Cordero ( Apocalipsis 13:8 ; 21:27 ). También es indicativo de que el Cordero (el Hijo) es el encargado, el preeminente de la creación.
  • 23. El verbo en griego traducido como “comprender” (καταλαμβάνω) se puede traducir también como “vencer” o “capturar”. Entonces, además de no comprender la luz, las tinieblas tampoco lograron vencerla “en el principio” ( Juan 1:1 ).
  • 24. Desafortunadamente, la versión SUD, la Reina Valera 2009, no refleja las palabras dichas de Dios y su conexión Génesis 1. La traducción de la Biblia llamada La Palabra (versión hispanoamericana) , lo traduce así: “Pues Dios, que dijo: ‘De las tinieblas resplandecerá la luz’, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo”.
  • 25. María Magdalena significa María de Magdala.
  • 26. Esta no es una crítica de Mormón o Moroni, sino reconocer que estos profetas guerreros se habían alejado mucho de la cultura del antiguo Cercano Oriente. No hay ninguna indicación que ni siquiera hayan tenido las planchas de bronce con ellos. Además, ellos dos no citaban ni parecen haber conocido las antiguas escrituras como Lehi y Nefi. Como Grant Hardy ha dicho hablando de Mormón: “Él no propociona mucha exégesis de las Escrituras, y tiene poco interés en las conexiones con la Casa de Israel o la teología mesiánica—la palabra mesías ocurre veinte tres veces en los escritos de Nefi pero solo dos veces en la obra de Mormón (y nunca en la de Moroni)”. Understanding the Book of Mormon: A Reader’s Guide (Oxford: Oxford University Press, 2010), 91.

Lecturas relacionadas: 

Book of Mormon Central en Español, “ ¿Por qué habrá escogido Jacob el símbolo de un ‘monstruo’ para describir la muerte y el infierno? ” (2 Nefi 9:10), KnoWhy #34 (11 de febrero del 2017).

Book of Mormon Central en Español, “ ¿Por qué Jacob describe a Dios como un guerrero divino? ” (2 Nefi 6:17), KnoWhy #277 (26 de diciembre del 2017).

Book of Mormon Central en Español, “ ¿Por qué Lehi ‘supuso’ la existencia de Satanás? ” (2 Nefi 24:12), KnoWhy #43 (23 de febrero del 2017).



Buscar preguntas

Referencias al Libro de Mormón: 

Apocalipsis 2:28
Apocalipsis 3:14-21
Apocalipsis 4:1-6
Apocalipsis 12:3-4
Apocalipsis 12:9
Apocalipsis 13:8
Apocalipsis 20:10
Colosenses 1:12-13
Colosenses 1:15-16
Deutoronomio 26:15
Deutoronomio 32:8
Deutoronomio 32:17
Daniel 10:6
Eclesiastés 7:29
Efesios 2:2
Efesios 6:12
Esdras 8:27
Éxodo 36:8
Ezequiel 28:14-15
Ezequiel 44:14
Génesis 1:1
Génesis 2:7
Génesis 2:15
Génesis 3:1
Génesis 3:4
Génesis 12:1-3
Génesis 14:18-20
Génesis 14:22
Génesis 21:33
Génesis 22:11-12
Génesis 44:15
Hebreos 2:11
Hechos 17:26
Hechos 19:15
Hechos 26:18
Isaías 1:4
Isaías 9:6
Isaías 14:11-15
Jeremías 19:5
Judas 1:6
Juan 1:1-3
Juan 6:70
Juan 10:18
Juan 12:31
Juan 14:8-10
Juan 20:17
Job 1:6-12
Lucas 3:22
Lucas 4:3-9
Lucas 4:12-13
Lucas 8:2
Lucas 10:17-18
Lucas 10:22
Lucas 11:18-19
Lucas 22:53
Marcos 1:13
Marcos 1:24
Marcos 1:34
Marcos 3:22-23
Marcos 5:7
Marcos 8:33
Mateo 4:10
Mateo 6:9
Mateo 12:24-27
Mateo 25:41
Números 3:7-8
Oseas 2:16
Proverbios 4:18
Proverbios 8:27
Salmos 82:1-6
Salmos 89:5-7
Zacarías 3:1-2
Zacarías 14:5
Alma 12:4
Helamán 3:29
2 Nefi 2:17
2 Nefi 2:27
2 Nefi 9:8-9
2 Nefi 19:6
2 Nefi 24:11-15
2 Nefi 28:30
3 Nefi 21:10