¿Qué significa realmente ser una buena persona?

Febrero 12, 2019
Sell That Thou Hast (Vende lo que tienes) vía LDS Media Library
KnoWhy #499
Sell That Thou Hast (Vende lo que tienes) vía LDS Media Library
"Y cualquier cosa que es buena, es justa y verdadera; por lo tanto, nada que sea bueno niega al Cristo, antes bien, reconoce que él existe"
Moroni 10:6

El conocimiento

Algunas veces, el Libro de Mormón utiliza la palabra bueno de una manera en que nosotros podríamos utilizarla. Hay buenas partes de tierra y buen fruto (Jacob 5), buena ropa (Alma 1:29) y buena semilla (Alma 32:36). En otros casos, el Libro de Mormón parece tomar la palabra bueno de una manera más seria. Moroni 10:6 declara que "cualquier cosa que es buena, es justa y verdadera; por lo tanto, nada que sea bueno niega al Cristo, antes bien, reconoce que él existe". Sin duda alguna, Moroni aprendió esta importante doctrina de su padre Mormón, quien de igual manera escribió que "todo lo que es bueno viene de Dios" (Moroni 7:12). Comparando este entendimiento elevado de la palabra bueno con la manera en que es utilizado en otras escrituras o en discursos seculares demuestra que ser bueno en este sentido superior significa ser más como Dios.

Uno de los mejores ejemplos de bueno que se entiende de esta manera viene del evangelio de Marcos. Marcos 10:17 representa a un hombre corriendo hacia Jesús y le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?" Jesús entonces respondió: "¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino solo uno, Dios" (Marcos 10:18). De acuerdo con el erudito del Nuevo Testamento C. S. Mann, la declaración de Cristo solamente tiene sentido a la luz de la teología del Antiguo Testamento en el judaísmo antiguo.1 Él afirma que, "el punto de vista de los judíos era que solo Dios puede ser descrito adecuadamente como 'bueno', y por lo tanto nadie más es 'bueno' aunque hay algunas excepciones a esta regla.2 Este punto de vista de "bueno" es obviamente un poco diferente de la idea de lo Bueno o de la Vida Buena, como lo expresa Platón, Aristóteles y, en el transcurso de los siglos, el pensamiento occidental y la historia secular.

The Good Shepherd (El buen pastor) por Greg Olsen

De acuerdo con Mann, la idea antigua detrás de este comentario por parte de Jesús probablemente viene del Antiguo Testamento, específicamente de Salmos.3 Esto explicaría por qué aparece tanto en el Nuevo Testamento y el Libro de Mormón. Salmo 118:1, un versículo bien conocido, declara: "Alabad a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia". Este salmo declara en última instancia a Dios como un ser bueno, porque su misericordia es para siempre. 1 Crónicas 16:34 y 2 Crónicas 5:13 dicen casi exactamente lo mismo.4 Esto sugiere que la idea de que Dios es el ser más digno en ser descrito como bueno se extiende a los tiempos del Antiguo Testamento. 

Moroni parece haber extraído esta creencia directamente de los Salmos en su mensaje sobre la bondad. Él declaró: "Si llega el día en que dejen de existir entre vosotros el poder y los dones de Dios, será por causa de la incredulidad. Y, ¡ay de los hijos de los hombres si tal fuere el caso; porque no habrá entre vosotros quien haga lo bueno, no, ni uno solo!" (Moroni 10:24–25, énfasis añadido).

Esto probablemente alude a las palabras y sentimientos expresados en Salmo 53:3: "Todos se han vuelto atrás; todos se han corrompido; no hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno".5 Sin embargo, Moroni, al igual que Cristo, aumentó la relación entre lo bueno y Dios. Él aclaró que las personas están habilitadas para hacer lo bueno solamente por "el poder y los dones de Dios" (Moroni 10:24).

El porqué

The Second Coming (La Segunda Venida) por Harry Anderson

Mucho se ha dicho en todas las culturas acerca de la importancia de ser una "buena persona" y la mayoría tratan de ser buenas en cierto nivel básico. Sin embargo, el Libro de Mormón invita a las personas a un plano más alto. En un sentido muy real, ser una buena persona significa ser una persona piadosa. Tal persona reconocerá humildemente que Dios posee una "infinita bondad y gracia" (Moroni 8:3). Aquellos que tienen fe en Dios "se allegarán a todo lo bueno" (Moroni 7:28) y entonces llegarán a ser como Él, a través de Su amor y Su bondad. Tenerle acceso a esto, lo cual es nuestra meta final, es Su obra, gloria y propósito.

Debido a que la verdadera bondad viene de Dios, para muchas personas es lógico y prácticamente imposible llegar a ser "buenos" sin la ayuda de Cristo. Las luchas polarizadas y las batallas desgarradoras de Mormón refuerzan la veracidad de que "todas las cosas que son buenas vienen de Cristo; de lo contrario, los hombres se hallaban caídos, y ninguna cosa buena podía llegar a ellos" (Moroni 7:24), que en Cristo viene "todo lo bueno" (v. 22) y que por medio de Él podemos "aferrar[nos] a todo lo bueno" (v. 21). Al ver más allá de la obscuridad de su asolado pueblo, Mormón convencido afirmó que al hacer esto, verdaderamente todos podemos llegar a ser "hijos de Cristo" (v. 19). Finalmente, "toda cosa que invita a hacer lo bueno, y persuade a creer en Cristo, es enviada por el poder y el don de Cristo, por lo que sabréis, con un conocimiento perfecto, que es de Dios" (v. 16).

Como Jesucristo mismo dijo a Moroni que "el bien de nadie procede, sino de mí" (Éter 4:8,12). Por lo que podemos ver que ser una buena persona necesariamente implica reflejar la luz de Cristo, escuchando la inspiración del Espíritu Santo, quien da testimonio de Cristo, quien moldea nuestras vidas a la manera de Cristo y amando a Dios el Padre de la manera más completa posible con toda nuestra alma, mente, corazón y fuerza. A medida que sigamos al "buen pastor" (Helamán 7:18), llegaremos a ser más que simplemente "buenas personas" (o buena gente) en un sentido más coloquial o ético. Llegaremos a ser más como Dios, quien es el autor de todo lo que es verdaderamente bueno.6

Otras lecturas

Henry B. Eyring, "No tengáis miedo de hacer lo buenoLiahona, noviembre de 2017, en línea en lds.org.

Daniel K. Judd, "The Spirit of Christ: A Light Amidst the Darkness", en Fourth Nephi Through Moroni, From Zion to Destruction, Book of Mormon Symposium Series, Volume 9, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate, Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1995), 133–146.