¿Qué nos enseña el Libro de Mormón acerca de la resurrección?

Abril 25, 2019
"The Empty Tomb" (La tumba vacía) por Clark Kelley Price a través de lds.org
KnoWhy #511
"The Empty Tomb" (La tumba vacía) por Clark Kelley Price a través de lds.org
"[A]sí como la muerte ha pasado sobre todos los hombres, para cumplir el misericordioso designio del gran Creador, también es menester que haya un poder de resurrección"
2 Nefi 9:6

El conocimiento

El cristianismo gira alrededor de la resurrección de Cristo de entre los muertos y cada primavera, los cristianos en todo el mundo celebran la Pascua para conmemorar este evento. La Biblia dice mucho acerca de esto, con la palabra resurrección que aparece 41 veces en el Nuevo Testamento. Sin embargo, hay algunas preguntas acerca de la resurrección que la Biblia no responde. Afortunadamente, el Libro de Mormón también tiene mucho que decir acerca de este evento tan importante en la historia del mundo y sus enseñanzas aclaran algunos de estos los puntos que menciona la Biblia.

Una cosa que enseña el Libro de Mormón es que la resurrección no está de alguna manera aislada de las otras partes del plan de redención de Dios.1 En el Libro de Mormón, la Creación, la Caída, el Nacimiento de Jesús, la Expiación, la Resurrección y el Juicio todos están estrechamente conectados como parte del plan de Dios para Sus hijos.2 El Libro de Mormón enseña la resurrección de Cristo como la manera en que la humanidad puede superar la muerte espiritual y física que fueron provocados por causa de la caída de Adán y Eva y nuestras propias transgresiones y regresar a la presencia de Dios para ser juzgados, en nuestros cuerpos, de acuerdo a nuestros pensamientos, palabras y obras.3 Alma 42:23 declara que "la expiación lleva a efecto la resurrección de los muertos; y la resurrección de los muertos lleva a los hombres de regreso a la presencia de Dios... para ser juzgados según sus obras".

El Libro de Mormón y la Biblia juntos aclaran que cada persona resucitará. Pablo declaro que "así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados" (1 Corintios 15:22), y que "ha de haber resurrección de los muertos, tanto de justos como de injustos" (Hechos 24:15). Sin embargo, algunos cristianos no creen que todos serán resucitados. El Libro de Mormón deja perfectamente claro que la resurrección es universal4: "El espíritu y el cuerpo serán reunidos otra vez en su perfecta forma; los miembros así como las coyunturas serán restaurados a su propia forma, tal como nos hallamos ahora". Finalmente, "esta restauración vendrá sobre todos, tanto viejos como jóvenes, esclavos así como libres, varones así como mujeres, malvados así como justos; y no se perderá ni un solo pelo de su cabeza" (Alma 11:43–44).

El Libro de Mormón también aclara el momento y las etapas de la Resurrección. El Libro de Mormón reafirma la verdad bíblica de que Cristo fue la primera persona en resucitar, pero da más información.5 Declara que "la primera resurrección" comienza con Cristo y consistió en las personas justas que vivieron entre el tiempo de Adán y Cristo, así como también los niños y las personas que nunca escucharon del evangelio (véase Mosíah 15:21–25).6 Aquellas personas que no fueron justas resucitarán después (véase Alma 40:19–20).7

Al conocer estos lineamientos generales, queda claro que no todos serán resucitados al mismo tiempo dentro de cada uno de estos periodos.8 Alma escribió que "nada importa si hay más de una época señalada para que resuciten los hombres, porque no todos mueren de una vez, y esto no importa... Por tanto, se ha designado a los hombres una época en que han de resucitar de los muertos". Pero, "Dios conoce todas las épocas que le están señaladas al hombre" (Alma 40:8–10).

Algunas personas pueden pensar que el cuerpo físico no es importante o incluso que es esencialmente malo y, por lo tanto, una resurrección literal del cuerpo no es importante. En contraste, el Libro de Mormón enseña que la resurrección física es una parte fundamental del plan de salvación.9 De acuerdo con Jacob: "[A]sí como la muerte ha pasado sobre todos los hombres, para cumplir el misericordioso designio del gran Creador, también es menester que haya un poder de resurrección" (2 Nefi 9:6). De hecho, si no fuera por la resurrección, "nuestros espíritus tendrían que estar sujetos a ese ángel que cayó de la presencia del Dios Eterno, y se convirtió en el diablo, para no levantarse más. Y nuestros espíritus habrían llegado a ser como él, y nosotros seríamos diablos, ángeles de un diablo, para ser separados de la presencia de nuestro Dios" (2 Nefi 9:8–9).

En ocasiones también se piensa que una vez que Jesús ascendió al cielo como se menciona en Hechos 1:9, Él dejó su cuerpo y trascendió la tierra. La aparición de Jesús en el templo de la tierra de Abundancia después de que previamente "ascendió" (3 Nefi 15:1), deja claro que, como un ser resucitado, Él retuvo un cuerpo físico exaltado. Las personas pudieron tocar y "[palpar] las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies", como se menciona en 3 Nefi 11:15

El porqué

3 Nephi (3 Nefi) por Normandy Poulter y the BYU Virtual Scriptures group

Estas aclaraciones acerca de la resurrección nos ayudan a comprender mejor a Cristo y Su función esencial en nuestras vidas. Es solo por medio de la expiación de Cristo que la resurrección es posible. Tal como Aarón lo enseñó "en vista de que el hombre había caído, este no podía merecer nada de sí mismo; mas los padecimientos y muerte de Cristo expían sus pecados mediante la fe y el arrepentimiento".10 Finalmente, Cristo "quebranta las ligaduras de la muerte, para arrebatarle la victoria a la tumba, y que el aguijón de la muerte sea consumido en la esperanza de gloria" (Alma 22:14).

Tal como Abinadí enseñó que "si Cristo no hubiese resucitado de los muertos, o si no hubiese roto las ligaduras de la muerte, para que el sepulcro no tuviera victoria, ni la muerte aguijón, no habría habido resurrección". Pero por causa de Cristo "hay una resurrección; por tanto, no hay victoria para el sepulcro, y el aguijón de la muerte es consumido en Cristo" (Mosíah 16:7–8).

El Libro de Mormón nos recuerda que, por causa de la resurrección de Cristo, toda la humanidad puede superar la muerte espiritual y física. Reafirma que, por causa de la expiación de Cristo, cada ser humano que haya vivido será resucitado.11 Enseña valiosas verdades acerca del momento de la resurrección y celebra la inauguración de la primera resurrección de Cristo. Afirma que el cuerpo humano es importante, temporal y eterno y que Cristo redimirá y resucitará los cuerpos físicos de todo el género humano.12 Además, nos enseña cómo podemos escapar de las garras de Satanás y poder regresar a la presencia de Dios para ser resucitados con poder y gloria, llegando a ser de esta manera, como Él es.

Gracias a la resurrección de Cristo, todo es diferente. El triunfo de Cristo sobre la muerte y la tumba significa que el mundo de los vivos y el de los muertos eran lugares muy diferentes el domingo de Pascua de lo que habían sido el Viernes Santo o lo habían sido antes. La resurrección de Cristo nos da esperanza y nos da la verdadera libertad para escoger la vida eterna a través de la mediación de Jesús por todos los hombres (2 Nefi 2:27). Esa es la libertad en la que los cristianos y las personas de todo el mundo pueden regocijarse y lo hacen.

 

Este KnoWhy fue posible gracias al generoso apoyo de Johnny y Verlanne Johnson.

Otras lecturas

Robert J. Matthews, "Resurrection, The", en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 680–682.

John Hilton III y Jana Johnson, "Who Uses the Word Resurrection in the Book of Mormon and How Is It Used?" Journal of the Book of Mormon and Other Restoration Scripture 21, no. 2 (2012): 30–39.