¿Qué es lo que se considera un quiasmo?

Marzo 28, 2018
Imagen por Matthieu Comoy
KnoWhy #337
Imagen por Matthieu Comoy
“Porque las cosas que algunos hombres consideran que son de gran valor... otros las tienen en nada".
1 Nefi 19:7

Nota del editor: El año pasado se celebraron los 50 años del descubrimiento del quiasmo en el Libro de Mormón el 16 de agosto de 1967. Para celebrar el 50° aniversario, en julio y agosto Book of Mormon Central publicó un KnoWhy cada semana que discute los quiasmos, su significado y valor para entender la Biblia, el Libro de Mormón, y otras literaturas antiguas. Asegúrese de ver nuestros otros KnoWhy sobre quiasmos y el sitio de Chiasmus Resources para más información.

El Conocimiento

Desde 1969, cuando John W. Welch publicó el primer estudio de quiasmos en el Libro de Mormón,1 se han propuesto cientos de quiasmos adicionales en el Libro de Mormón.2 Además, la discusión en círculos mormones se ha extendido más allá del Libro de Mormón y la Biblia, Doctrina y Convenios, la Perla de Gran Precio, escritos personales de José Smith, Dr. Seuss, manuales de computadoras aburridos, e incluso publicaciones de autoridades generales en facebook.

En los últimos 50 años, académicos de muchos campos alrededor del mundo han encontrado, o propuesto encontrar, quiasmos en escrituras ugaríticas, hebreas, arameas, griegas, en latín y mesoamericanas, también en literaturas medievales, renacentistas, árabes, hindúes y modernas, incluyendo a Shakespeare, Montaigne y más.3

Algunos Santos de los Últimos Días y otros también se han comprometido demasiado en la quiasmomanía —ver quiasmos en todas partes en escritos inspirados.4 Mientras tanto, críticos, han buscado comprobar que los quiasmos son simplemente una ocurrencia fortuita en el Libro de Mormón y en cualquier otro lugar al proponer su presencia en lugares improbables.5 La búsqueda ilimitada de quiasmos en todos lados atestigua la necesidad de criterios confiables para los quiasmos diseñados por autores a partir de patrones casuales inventados por lectores imaginativos.

Los quiasmos se pueden encontrar en muchos textos del antiguo Cercano Oriente y en el Libro de Mormón, incluso en literatura moderna. Imagen de la tablilla sobre el diluvio de la Epopeya de Gilgamesh. Imagen a través de Ancient History Encyclopedia.

Este problema no es nuevo, y no es exclusivamente mormón.6 Los principales esfuerzos en establecer criterios para identificar la presencia de quiasmos en cualquier texto se han reunido para facilitar la comparación en el sitio web de Chiasmus Resources.7

Con base en las varias listas de criterios convenientemente comparados allí, los estándares que son más aceptados son: (1) los quiasmos deben conformarse a los límites literarios naturales; (2) un clímax o punto de inflexión debe de encontrarse al centro; (3) Los patrones invertidos deben mostrar una simetría relativamente balanceada; (4) su estructura debe basarse principalmente por palabras claves; (5) deben de manifestar poca, o ninguna repetición extraña o materiales divergentes; y (6) el orden quiástico generalmente no debería competir con otras formas literarias fuertes en el mismo pasaje. 

Hace más de veinte años, John W. Welch publicó un ensayo que propone 15 criterios para evaluar las fortalezas y debilidades del quiasmo propuesto (véase el cuadro a continuación).8 Welch explicó: "Una carga de persuasión descansa sobre cualquier persona que describa que un pasaje es quiástico". La persuasión de cualquier propuesta, añadió Welch, "se puede juzgar de forma más segura sobre la base de criterios específicos".9 En los años intermedios desde su publicación original de 1969, Welch ha llegado a ser conocido como una autoridad sobre los quiasmos, y sus criterios han sido tomados en serio por los eruditos que usan el quiasmo para evaluar escrituras antiguas y otras.10

El uso de estos criterios "ayuda a evaluar y apreciar las notables características" de un pasaje y "puede ayudar a establecer una presunción de intento".11 No obstante, la evaluación de los pasajes quiásticos —como cualquier otro tipo de crítica literaria— sigue siendo necesariamente un ejercicio interpretativo. Por lo tanto, en lugar de avanzar juicios absolutos, finales, aquellos que proponen características quiásticas en un texto deben reconocer que todos los "pasajes quiásticos manifiestan grados variables de quiasticidad", con criterios expresamente establecidos que son la "base sobre la cual el grado de quiasticidad en un pasaje dado puede ser evaluado".12

Algunos matemáticos e informáticos han tratado de reducir o evaluar el papel de la subjetividad del lector mediante el uso de métodos estadísticos para evaluar los patrones quiásticos.13 Estos métodos son capaces de determinar que algunos patrones quiásticos propuestos fueron creados muy probablemente de manera deliberada, pero no pueden probar si otros, de manera estadística, pudieron haber ocurrido por casualidad, o sucedieron por casualidad.14 Como tal, las probabilidades estadísticas se usan mejor junto con criterios adicionales para evaluar los méritos de cualquier quiasmo propuesto.15

El Porqué

La presencia de quiasmos complejos en cualquier texto puede ser muy significativo, interesante y probatorio de muchas maneras y por una serie de razones.16 Los quiasmos pueden proporcionar evidencia poderosa de que un texto es complicado, organizado, significativo y bello. Sin embargo, antes de que uno pueda decidir qué prueba un quiasmo en cualquier texto, uno debe decidir primero qué se considera como quiasmo. Como John W. Welch concluyó: "Muchos de los quiasmos propuestos son impresionantes e interesantes; otros parecen ser artificiales o poco destacables".17

Mosiah 3 chiasmus (Quiasmo en Mosíah 3) por Book of Mormon Central

En el caso del Libro de Mormón, los quiasmos pueden agregar evidencia impresionante de que sus textos subyacentes manifiestan características sutiles que son consistentes con escritos antiguos, pero solo cuando los quiasmos propuestos se identifican a través de un análisis textual juicioso y basado en principios. Afortunadamente, muchos quiasmos propuestos del Libro de Mormón se comparan bien incluso con los criterios más estrictos, y por esta razón los quiasmos en el Libro de Mormón han sido intrigantes y útiles para muchos de sus lectores e intérpretes.

Welch y otros han demostrado ampliamente la presencia de una serie de quiasmos legítimos en el Libro de Mormón.18 Además, el análisis estadístico de Edwards y Edwards demostró que los quiasmos en Alma 36, Mosíah 3:18-19, Mosíah 5:10-12 y Helamán 9:6-11 probablemente fueron creados deliberadamente, y por lo tanto "apoyan la hipótesis de que los quiasmos aparecieron por diseño en el Libro de Mormón".19

El análisis de los Edwards provee "evidencia muy sólida que los autores de estos quiasmos conocían acerca de la estructura quiástica y la aplicaron deliberadamente al componerlos".20 Más recientemente, Dennis Newton ha aplicado la misma técnica estadística a 15 quiasmos en 1 y 2 Nefi, encontrando que "hay una mayor probabilidad de que nueve de estos fueron compuestos intencionalmente y que con menor probabilidad otros tres hayan sido intencionales".21

Mientras tanto, ninguno de los quiasmos propuestos de los escritos personales de José Smith, Doctrina y Convenios, Dr. Seuss o manuales de computadora se comparan bien con los criterios más interpretativos o análisis estadísticos.22

En última instancia, la presencia y el valor del quiasmo en el Libro de Mormón debe juzgarse caso por caso y siempre permanecerá en el ojo del espectador. Inevitablemente, "las cosas que algunos hombres consideran que son de gran valor... otros las tienen en nada" (1 Nefi 19:7). En próximos KnoWhys, algunos de los mejores quiasmos del Libro de Mormón serán discutidos y apreciados.23 Le invitamos a utilizar los criterios discutidos aquí para llegar a sus propias conclusiones sobre el valor que estos quiasmos agregan a su propio estudio y aplicación de los escritos y enseñanzas en el Libro de Mormón.

Tabla de criterios de quiasmo

15 criterios para identificar y evaluar la presencia de quiasmos

1. Objetividad: ¿En qué grado es evidente el patrón propuesto?

2. Propósito: ¿Existe una razón literaria identificable para emplear el quiasmo?

3. Límites: ¿El quiasmo se ajusta a las unidades literarias del texto?

4. Competencia con otras formas: ¿Hay otros modelos literarios presentes?

5. Longitud: ¿Cuántos pares de palabras clave son parte del quiasmo?

6. Densidad: ¿Cuántas palabras hay entre los términos clave en el quiasmo?

7. Dominio: ¿Son los términos clave dominantes en el pasaje?

8. Inconformista: ¿Los términos clave se repiten fuera del modelo?

9. Reduplicación: ¿Hay repetición frecuente y extraña en el pasaje?

10. Centralidad: ¿Es el centro, la clave del punto de inflexión del pasaje?

11. Balance: ¿Cuán uniformemente se divide el pasaje del elemento central?

12. Punto culminante: ¿Es el elemento central el punto culminante del pasaje?

13. Regreso: ¿El principio y el final se combinan para proporcionar una sensación de retorno?

14. Compatibilidad: ¿Es compatible con el estilo general del autor?

15. Estética: Debe haber una cierta belleza y calidad artística

Otras lecturas

Boyd F. Edwards y W. Farrell Edwards, “When are Chiasms Admissible as Evidence?BYU Studies 49, no. 4 (2010): 131–154.

John W. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", Journal of Book of Mormon Studies 4, no. 2 (1995): 1–14.

Criteria Chart", en Chiasmus Resources, en línea en chiasmusresources.org.

  • 1. John W. Welch, “Chiasmus in the Book of Mormon", BYU Studies 10, no. 3 (1969): 69–83.
  • 2. Donald W. Parry, Poetic Parallelisms in the Book of Mormon: The Complete Text Reformatted (Provo, UT: Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2007), 565. Véase también “Chiasmus Index, Book of Mormon", en Chiasmus Resources, en línea en chiasmusresources.org.
  • 3. Véase “Chiasmus Index", en Chiasmus Resources, en línea en chiasmusresources.org.
  • 4. Véase, por ejemplo, varias publicaciones en latterdaychiasmus.com.
  • 5. Véase, por ejemplo, Brent Lee Metcalfe, “Apologetic and Critical Assumptions about Book of Mormon Historicity", Dialogue: A Journal of Mormon Thought 26, no. 3 (1993): 162–171. Para una respuesta a Metcalfe, véase William J. Hamblin, “An Apologist for the Critics: Brent Lee Metcalfe’s Assumptions and Methodologies", Review of Books on the Book of Mormon, 6, no. 1 (1994): 493–499. Para una amplia colección de discusiones acerca del fenómeno del quiasmo en general, véase Wiseman y Anthony Paul, ed., Chiasmus and Culture (New York, NY: Berghahn Books, 2014).
  • 6. Los académicos han estado tratando de establecer criterios que identifiquen un quiasmo desde 1942. Véase Nils W. Lund, Chiasmus in the New Testament (Chapel Hill, NC: University of North Carolina Press, 1942), 40–41. El erudito bíblico Craig Blomberg lamentó, en 1989: "Hoy, partes de casi todos los libros de las Escrituras se han esbozado quiásticamente, con muchas de las propuestas que superan todos los límites de la credulidad". Craig Blomberg, “The Structure of 2 Corinthians 1–7", Criswell Theological Review 4, no. 1 (1989): 4–5; Blomberg describe sus propios criterios propuestos en las páginas 5–7.
  • 7. Véase “Criteria Chart", en Chiasmus Resources, en línea en chiasmusresources.org.
  • 8. Véase John W. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", Journal of Book of Mormon Studies 4, no. 2 (1995): 1–14; republicado para una audiencia principal como John W. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", en Chiasmus Bibliography, ed. John W. Welch y Daniel B. McKinley (Provo, UT: Research Press, 1999), 157–174.
  • 9. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", 3.
  • 10. Para el trabajo no-SUD de Welch sobre el quiasmo, véase John W. Welch, ed., Chiasmus in Antiquity: Structures, Analysis, Exegesis (Hildesheim, GER: Gerstenberg Verlag, 1981; reimpreso en Provo, UT: Research Press, 1999); John W. Welch, “Chiasmus in Ugaritic", Ugarit-Forschungen 6 (1974): 421–436; John W. Welch y Yehuda T. Radday, “Structure in the Scroll of Ruth", Beth Mikra 77 (1979): 180–187; John W. Welch, “Chiasmus in Biblical Law: An Approach to the Structure of Legal Texts in the Hebrew Bible", Jewish Law Association Studies 4 (1990): 5–22; John W. Welch, revisión de The Shape of Biblical Language, por John Breck, Review of Biblical Literature (March 2000); John W. Welch, “Chiasm, Chiasmus: I. Ancient Near East and Hebrew Bible/Old Testament", en Encyclopedia of the Bible and Its Reception, ed. Hans-Josef Klauck (Boston, MA: Walter de Gruyter, 2012), 5:77–78. Welch ha sido citado con frecuencia como una autoridad sobre los quiasmos. Véase Blomberg, “Structure of 2 Corinthians", 5; Wayne Brouwer, The Literary Development of John 13–17: A Chiastic Reading (Atlanta, GA: Society of Biblical Literature, 2000), 25 n.10, 37, 39 n.41; David A. Dorsey, The Literary Structure of the Old Testament: A Commentary on Genesis–Malachi (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2004), 30 n.8, 10;  David Mark Heath, Chiastic Structures in Hebrews: A Study of Form and Function in Biblical Discourse (PhD diss., University of Stellenbosch, 2011), 62, 309; Matthew Thomas Gerlach, Lex Orandi, Lex Legendi: A Correlation of the Roman Canon and the Fourfold Sense of Scripture (PhD diss., Marquette University, 2011), 177 n.43; Chris L. de Wet, “Chiasm, Chiasmus: II. Greco-Roman Antiquity, III. New Testament", en Encyclopedia for the Bible and its Reception, 5:80, 81; Michelle L. Bellamy, The Elijah-Elisha Cycle of Stories: A Ring Composition (PhD diss., Boston University, 2013), 56–57; Robert Hariman, “What Is a Chiasmus? O, Why the Abyss Stares Back", en Chiasmus and Culture, 65 n.7.
  • 11. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", 3, 11.
  • 12. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", 14, 3.
  • 13. Boyd F. Edwards y W. Farrell Edwards, “Does Chiasmus Appear in the Book of Mormon by Chance?BYU Studies 43, no. 2 (2004): 103–130; Boyd F. Edwards y W. Farrell Edwards, “When are Chiasms Admissible as Evidence?BYU Studies 49, no. 4 (2010): 131–154; Dennis Newton, “Nephi’s Use of Inverted Parallels", Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 22 (2016): 79–106. Para el uso de las estadísticas para determinar la presencia de quiasmo en los estudios bíblicos, véase Yehuda T. Radday, “Chiasmus in Hebrew Biblical Narrative", en Chiasmus in Antiquity, 50–117.
  • 14. Edwards y Edwards, “Does Chiasmus Appear", 109: “Aunque un valor moderado o grande de P para un pasaje implica que su estructura quiástica podría replicarse fácilmente mediante reordenamientos aleatorios, esto no implica que la estructura quiástica haya sido probablemente involuntaria por parte del autor. Los valores moderados y grandes de P no dicen absolutamente nada acerca de la intencionalidad. El/la autor(a) de un pasaje con un valor moderado o grande de P bien pudo haber invocado intencionalmente la forma quiástica al componer el pasaje, pero ese valor simplemente no proporciona evidencia de que lo hizo, ni proporciona evidencia de que él/ella no lo hizo". Edwards y Edwards, “When are Chiasms Admissible", 141, 154: “Algunos quiasmos con P > 0.05 tienen valor literario y bien podrían haber aparecido por diseño. ... Fallar nuestra prueba de admisibilidad estadística no significa que un quiasmo no haya sido intencional. Para tales quiasmos, otros méritos de compensación y otros enfoques analíticos, como los quince criterios de Welch, se pueden considerar para llegar a un juicio sobre la intencionalidad". Newton, “Nephi’s Use of Inverted Parallels", 88: "[E]sto no significa que los candidatos de menor probabilidad no hayan sido escritos intencionalmente". Esto es inherente al razonamiento estadístico, por lo que un valor p <0.05 produce la conclusión de "rechazar la hipótesis nula" (que X ocurre por azar), pero un valor p > 0.05 solo lleva a la conclusión "fallida de rechazar la hipótesis nula" en lugar de simplemente aceptar la hipótesis nula.
  • 15. Para un intento de emplear métodos estadísticos junto con criterios adicionales, véase Newton, “Nephi’s Use of Inverted Parallels", 79–106.
  • 16. Véase la discusión en John W. Welch, “What Does Chiasmus in the Book of Mormon Prove?” en Book of Mormon Authorship Revisited: The Evidence for Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: FARMS, 1997), 199–224.
  • 17. Welch, “Criteria for Identifying and Evaluating the Presence of Chiasmus", 13.
  • 18. Véase John W. Welch, “Chiasmus in the Book of Mormon", en Book of Mormon Authorship: New Light on Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1982; reimpreso en FARMS, 1996), 33–52; John W. Welch, “Chiasmus in the Book of Mormon", en Chiasmus in Antiquity, 198–210; Carl J. Cranney, “The Deliberate Use of Hebrew Parallelisms in the Book of Mormon", Journal of Book of Mormon Studies 23 (2014): 140–165; Parry, Poetic Parallelisms.
  • 19. Edwards y Edwards, “Does Chiasmus Appear", 125.
  • 20. Edwards y Edwards, “When are Chiasms Admissible", 153.
  • 21. Newton, “Nephi’s Use of Inverted Parallels", 98.
  • 22. Sobre el análisis estadístico, véase Edwards y Edwards, “Does Chiasmus Appear", 103–130; Edwards y Edwards, “When are Chiasms Admissible", 131–154; Boyd F. Edwards y W. Farrell Edwards, “Does Joseph’s Letter to Emma of 4 November 1838 Show that He Knew about Chiasmus?” Dialogue Paperless #4 (2006). En cuanto a los criterios de interpretación, los lectores son bienvenidos para revisar los ejemplos probados estadísticamente por los Edwards y considerarlos a la luz de los criterios que Welch u otros académicos han establecido. Según nuestra experiencia, generalmente no están a la altura.
  • 23. Book of Mormon Central en Español, “¿Cuáles son los 10 quiasmos más populares en el Libro de Mormón? Parte 1", KnoWhy 349; Book of Mormon Central en Español, “¿Cuáles son los 10 quiasmos más populares en el Libro de Mormón? Parte 2", KnoWhy 355.