¿Qué edad tenían los soldados anti-nefi-lehitas?

Julio 15, 2017
Dos mil jóvenes guerreros, por Arnold Friberg
KnoWhy #161
Dos mil jóvenes guerreros, por Arnold Friberg
"Y todos ellos eran jóvenes, y sumamente valientes en cuanto a intrepidez, y también en cuanto a vigor y actividad"
Alma 53:20

El conocimiento

Alrededor de un año después de la gran guerra nefita y lamanita, los hijos de los anti-nefi-lehitas "que no habían concertado ningún convenio de que no tomarían sus armas de guerra", decidieron hacer "un convenio de luchar por la libertad de los nefitas" (Alma 53:16-17). Algunos se han preguntado qué edad tenían estos "jóvenes". Mientras sus padres estaban bajo convenio de no volver a tomar las armas, estos hijos tenían edad suficiente para luchar, pero lo suficientemente jóvenes como para no haber hecho ese convenio ellos mismos.

Aunque el momento exacto del convenio es difícil de establecer a partir de la narrativa del Libro de Mormón, parece que fue poco antes de que los lamanitas atacaron a Ammoníah en el onceavo año del gobierno de los jueces (Alma 16:1-4). Este ataque fue precipitado por la frustración lamanita de haber sacrificado a sus propios hermanos entre los anti-nefi-lehitas (Alma 24-25:2). Cuando los jóvenes guerreros se alistaron para ayudar a los ejércitos nefitas, fue el vigésimo sexto año del gobierno de los jueces (Alma 56:9). Así pasaron aproximadamente 15 años cuando los jóvenes tomaron las armas. 

En el antiguo Israel, "veinte parece haber sido la edad en que los varones israelitas se vieron obligados a servir en el ejército" (véase, por ejemplo, Números 1:3).1 Muchos eruditos SUD han propuesto que los "jóvenes" bajo el mando de Helamán tenían alrededor de 20 años de edad.2 Esto los pondría alrededor de 5 años de edad en el momento en que sus padres se comprometieron a nunca tomar las armas de nuevo, probablemente demasiado joven para haber participado en su ceremonia de hacer el convenio.3

Mientras que 20 años puede haber sido la edad designada para el servicio militar, John W. Welch sugirió: "Algunos de estos voluntarios podrián haber sido menores de edad legal para el servicio militar y por esa razón no estaban sirviendo en el ejército regular de los nefitas".4 Helamán dijo a Moroni que eran "muy jóvenes" (Alma 56:46), y los llamó sus "pequeños hijos" (vv. 30, 39), descripciones que sugieren que eran más jóvenes que la edad normal de un soldado. 

Cuando José Smith tradujo el Libro de Mormón, la palabra stripling (Alma 53:22; 56:57), traducido como "joven", significaba "un joven en el estado de la adolescencia, o simplemente pasando de la infancia a la masculinidad; un muchacho".5 Dado que era típico que los hombres jóvenes se casaran y comenzaran una familia a los 17, esto podría indicar que algunos de estos guerreros pudieron haber sido muy jóvenes, quizás entre los 12-15 años.6

El porqué

Visualizando un ejército de adolescentes, que oscilan cerca de la adolescencia, o incluso los preadolescentes, a aproximadamente 20, añade énfasis a los puntos clave de la narración. Esto aumenta los temores de Helamán "que [sus] hijitos cayesen en... manos [lamanitas]" y su renuencia a enviarlos a la batalla (Alma 56:39). Por lo tanto, debieron suplicarle, "avancemos", argumentando, "Dios está con nosotros y no nos dejará caer" (v. 46).

Su notable juventud también amplifica la grandeza de su valentía. Frente a un ejército mayor, más grande y amenazador de lamanitas sedientos de sangre, estos jóvenes "no temían la muerte" (Alma 56:47). No es de extrañar que Helamán comentara: "[J]amás había visto yo tan grande valor, no, ni aun entre todos los nefitas" (v. 45). 

También magnifica el milagro. Después de la batalla, Helamán comprensiblemente temía "que muchos de ellos hubiesen perdido la vida" (Alma 56:55). Al enterarse de que todos habían sobrevivido, se maravilló: "[H]abían combatido como con la fuerza de Dios; sí, nunca se había sabido que hombres combatieran con tan milagrosa fuerza" (v. 56). Al darse cuenta de que era un ejército de adolescentes que lucharon con tan increíble fuerza puede dar a los lectores de hoy un mayor sentido del poder milagroso de Dios.

Para Mormón, esta historia debe haber sido especialmente inspiradora. Teniendo solo 15 años cuando fue nombrado comandante en jefe de todo el ejército nefita (Mormón 1:15; 2:2), él habría sido intrigado a aprender acerca de todo un ejército de jóvenes que habían luchado en tiempos pasados en la historia nefita. Aprender acerca de cómo su firme fe y la exactitud de obediencia a las enseñanzas del evangelio de sus madres sirvió para fortalecerlos en la batalla, habría sido emotivo para el joven comandante. Posiblemente lo llevó a reflexionar sobre su propia experiencia y ver cómo el Señor lo había guiado y preservado en la batalla desde una edad temprana.

Hoy en día, la historia sigue inspirando a los lectores de todas las edades, pero especialmente a los jóvenes y a jóvenes adultos, que se enfrentan a un mundo cada vez más amenazador.7 Tal como los jóvenes guerreros, por medio de la fe, valentía y la obediencia, la juventud de hoy puede superar los retos de hoy "con la fuerza de Dios" (Alma 56:56).

Otras lecturas

John A. Tvedtnes, “What Were the Ages of Helaman’s Stripling Warriors?,” Ensign, September 1992, 28.