¿Por qué se utilizaron los quiasmos en el registro nefita?

Agosto 7, 2017
Imagen vía Book of Mormon Central
KnoWhy #177
Imagen vía Book of Mormon Central
"Ahora bien, la tierra del sur se llamaba Lehi, y la del norte se llamaba Mulek, por el hijo de Sedequías; porque el Señor condujo a Mulek a la tierra del norte, y a Lehi a la tierra del sur".
Helamán 6:10

El conocimiento

Aunque la voz editorial de Mormón es bastante notable en momentos claves de las narrativas históricas encontradas en el Libro de Mormón, se debe reconocer que hay varios tipos de registros históricos subyacentes sobre los que ocasionalmente se basaba el profeta.1 John Sorenson ha señalado que Mormón "depende principalmente de los escritos 'de las planchas [mayores] de Nefi' para desarrollar su narrativa". El "formato fundamental de las planchas de Nefi era el de anales", los cuales Sorenson describe como "resúmenes anuales de acontecimientos destacados".2

Helamán 6:7-13 parece ser un fuerte candidato de esos resúmenes anuales que Mormón copió directamente de las planchas mayores de Nefi. Esto se debe a que el registro que contienen estos versículos (los cuales reportan el año 64 del gobierno de los jueces) parece ser un quiasmo diseñado con un propósito y por sí solo funciona como una unidad literaria completa:3

"Y he aquí, hubo paz en toda la tierra," (7).
  b [Se discute la libertad de viajar y de comercio en ambas tierras (7-8)]
    c "Y sucedió que tanto los lamanitas como los nefitas se hicieron sumamente ricos;
      d y tenían gran abundancia de... toda clase de metales preciosos, tanto en la tierra del sur como en la tierra del norte" (9).
        e 1 “Ahora bien, la tierra del sur
            2 se llamaba Lehi, y
              3 la del norte
                4 se llamaba Mulek
                  5 por el hijo de Sedequías;
                  5 porque el Señor
                4 condujo a Mulek
              3 a la tierra del norte,
            2 y a Lehi
          1 a la tierra del sur" (10).
      d’ “Y he aquí, había en ambas tierras toda clase de oro, y de plata, y de minerales preciosos de todo género;
    c' y había también ingeniosos artífices que trabajaban y refinaban toda especie de minerales; y de este modo se hicieron ricos" (11).
  b’ [Hace mención de la prosperidad económica en ambas tierras (12–13)]
a’ “Y así pasó en paz el año sesenta y cuatro” (13).4

De acuerdo con John W. Welch: 

Esta composición es impresionante en diferentes maneras. Primero, el informe por sí mismo, está hermosamente ejecutado. La estructura en general esta concéntricamente organizada, y las palabras individuales, frases e ideas que aparecen en la primera parte son repetidas con precisión y balance en la segunda parte. Esta entrada exhibe tanto la fina calidad como la extensión admirable. 5

Lo que Welch encontró más notable, está al centro del quiasmo.

Así como los nombres divinos a menudo aparecen en el centro de los quiasmos bíblicos, en el mismo vértice de este pasaje de Helamán 6, las palabras Sedequías y Señor están paralelas entre ellas. El paralelismo entre estos dos nombres es intrigante no solamente porque Sedequías era el rey y el hijo real adoptivo de Yahveh, el Señor, sino también porque la palabra hebrea Señor (YHVH) constituye la última sílaba, o el sufijo teofórico, -yas, al final del nombre Sedequías. Así la estructura central del quiasmo en Helamán 6:10 en realidad habría funcionado mejor y hubiera sido más obvia en hebreo (o en su dialecto nefita relacionado) que en su traducción al inglés.6

El porqué

¿Por qué se usó un quiasmo en este lugar en particular? Por motivo de que la difusión de paz y prosperidad es el tema principal en este pasaje de escritura, es significativo que los nombres relacionados con el nombre de Jehová (Yahveh) son situados en el mismo centro. Esto sugiere que el escriba original que guardaba los registros (quien sea que fuera) tal vez utilizó el quiasmo para enfatizar la función principal que el Señor había desempeñado en proveer prosperidad a Lehi y Mulek con sus muchas bendiciones y circunstancias favorables en sus dos tierras.7

Además, el año 64 del gobierno de los jueces fue el más destacable. Después de más de una década de hostilidades entre los pueblos en las tierras de Nefi y Zarahemla, las oportunidades libres y abiertas para viajar de repente fueron posibles. Los éxitos misionales extraordinarios, tres años antes, de Nefi y Lehi, los hijos de Helamán, facilitaron mucho esto, como Helamán 5 brillantemente lo da a conocer. 

La circulación en ambos sentidos hizo posible por esta breve ventana de paz e intercambio justo de valores éticos y religiosos (véase Helamán 6:4-6) fuera idealmente adecuado para la presentación de un quiasmo invertido de estas interacciones recíprocas—"tanto en la tierra del sur como en la tierra del norte" (v. 9) y, enfáticamente también "en el norte como en el sur" (v. 12). 

La estructura quiásmica del informe de ese año también llama la atención a la excedente prosperidad, ganancias y riquezas (Helamán 6:8-9), y el incremento excedente, bienestar y florecimiento (vv. 12-13) entre los pueblos de ambas tierras. De hecho, tal enfoque simbólico y decidido (así como preciso y elegante) empleado en este registro habría impresionado profundamente a Mormón. Todo esto hubiera animado a Mormón para que incorporara estos anales sin redactar (sin alterar). Como explicó Sorenson: 

El criterio principal [de Mormón] aparece repetidamente a lo largo de su libro. El objetivo era asegurar que sus lectores, especialmente los futuros habitantes de la tierra prometida americana y particularmente los descendientes de Lehi, comprendieran el significado de la promesa y profecía dada para ellos a su padre Lehi: "Según guardéis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra". (Jarom 1:9)8

Estos anales bien elaborados, ilustran eficientemente ese principio central. Así mismo, los mensajes escritos en forma clásica tienden a irradiar un sentido de eternidad, no solamente a sus audiencias inmediatas sino también a las futuras generaciones. Los lectores modernos, por lo tanto, también pueden relacionarse fácilmente a las verdades duraderas plasmadas en este reporte cronológico, que la paz y prosperidad en todo momento dependen de la disposición personal por guardar los mandamientos de Dios. De manera notable, esta promesa no fue extendida solamente a Lehi y su posteridad, sino también a "todos aquellos que la mano del Señor conduzca de otros países" (2 Nefi 1:5).9

Concerniente al valor total de este quiasmo, Welch concluyó: "Helamán 6:7-13 merece tomar su lugar entre los ejemplos más finos de quiasmos encontrados en el Libro de Mormón".10 Esta instancia no solo es un modelo ejemplar de la antigua forma poética, sino el hecho de que su mensaje principal es más impactante en el antiguo hebreo es otra evidencia de la autenticidad del Libro de Mormón y su aspecto divino. Como Welch lo expuso en varios niveles—verbal, histórica y teológicamente—"José Smith no habría tenido manera de inventar conscientemente este paralelismo por sí mismo".11

Otras lecturas

John L. Sorenson, “El libro milagroso de Mormón,” Liahona, Febrero de 2016, 18-21, en linea en lds.org

John L. Sorenson, “Mormon's Sources,” Journal of Book of Mormon and Other Restoration Scripture 20, no. 2 (2011): 2–15.

Véase John W. Welch, “A Steady Stream of Significant Recognitions,” in Echoes and Evidences of the Book of Mormon, ed. Donald W. Parry, Daniel C. Peterson, and John W. Welch (Provo, UT: FARMS and Brigham Young University, 2002), 345–347.

 

  • 1. Véase Grant Hardy, Understanding the Book of Mormon: A Reader’s Guide (New York, NY: Oxford University Press, 2010), 90: “Mormón se dirige a los lectores de vez en cuando a lo largo del resto de la historia—añadiendo comentarios, explicaciones o interpretaciones—para tener presente constantemente que estamos recibiendo su perspectiva particular, una guía por así decirlo, de la civilización nefita”.
  • 2. John L. Sorenson, “Mormon's Sources,” Journal of Book of Mormon and Other Restoration Scripture 20, no. 2 (2011): 4.
  • 3. Detectado por primera vez en 1987. Véase John W. Welch, “Chiasmus in Helaman 6:7–13,” in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research (Salt Lake City and Provo, UT: FARMS and Deseret Book, 1992), 230–232. Véase también John W. Welch, “A Steady Stream of Significant Recognitions,” in Echoes and Evidences of the Book of Mormon, ed. Donald W. Parry, Daniel C. Peterson, and John W. Welch (Provo, UT: FARMS, 2002), 346: “[P]or motivo de que el quiasmo abarca el informe completo del año, esta estructura unificadora sugiere fuertemente que el registro fue escrito como una sola unidad literaria que Mormón encontró en las planchas mayores de Nefi".
  • 4. El formato deriva ligeramente de Welch, “Significant Recognitions,” 345–346. Para más información con respecto a los quiasmos en el Libro de Mormón, véase Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué es significativa la presencia de quiasmos en el Libro de Mormón? (Mosíah 5:10–12)”, KnoWhy 166 (21 de julio, 2017); Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué se convirtió Alma? (Alma 36:21)”, KnoWhy 144 (24 de junio, 2017).
  • 5. Welch, “Significant Recognitions,” 346. Véase también, John W. Welch, “Chiasmus in Helaman 6:7–13,” 230–232.
  • 6. Welch, “Significant Recognitions,” 347.
  • 7. Se debe señalar que no solamente el centro de este quiasmo invoca el nombre de Dios, sino que en el punto donde el quiasmo invierte su orden describe al Señor trayendo "a Mulek a la tierra del norte, y a Lehi a la tierra del sur" (Helamán 6:10). En otras palabras, el versículo describe explícitamente que la influencia del Señor guió a estos grupos a sus respectivos lugares—tierras donde ellos en ese momento estaban experimentando paz y prosperidad. La clara inferencia, entonces, es que el Señor los estaba guiando a la prosperidad.
  • 8. Sorenson, “Mormon’s Sources,” 12.Sobre la prosperidad en el Libro de Mormón, véase Book of Mormon Central en Español, “¿Qué significa 'prosperar en la tierra'? (Alma 9:13)”, KnoWhy 116 (23 de mayo, 2017).
  • 9. Para un estudio adicional sobre este tema, véase Hugh Nibley, The Prophetic Book of Mormon, The Collected Works of Hugh Nibley, Volume 8 (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1989), 504–508.
  • 10. Welch, “Significant Recognitions,” 347.
  • 11. Welch, “Significant Recognitions,” 347.