¿Por qué se le llama al Libro de Mormón un "compendio"?

Junio 16, 2019
Una pintura que representa las planchas de oro por Jerry Thompson. Imagen a través de Recursos del Evangelio
KnoWhy #519
Una pintura que representa las planchas de oro por Jerry Thompson. Imagen a través de Recursos del Evangelio
"Por tanto, es un compendio de los anales del pueblo de Nefi, así como de los lamanitas... [c]ontiene también un compendio tomado del Libro de Éter".
Título de página

El conocimiento

La portada del Libro de Mormón llama en su texto, tal como lo prepararon Mormón y Moroni, "un compendio de los anales del pueblo de Nefi, así como de los lamanitas". También hace referencia a su registro de la historia jaredita como "un compendio tomado del Libro de Éter". El profeta Nefi de manera similar hace referencia a una porción de sus escritos como "un compendio de los anales de mi padre" (1 Nefi 1:17). Un compendio es una versión corta de un texto, lo cual significa que los compendios encontrados en el Libro de Mormón solamente son resúmenes de historias más largas registradas.

La cantidad total de historia con la que los editores principales del Libro de Mormón estuvieron trabajando debió haber sido bastante amplia. Mormón y otros profetas dijeron que no podían incluir "ni la centésima parte" de lo que había sucedido entre su pueblo.1 Mormón también da pistas sobre la naturaleza diversa de los registros subyacentes con los que estaba trabajando. En cierto punto él explicó que "hay muchos libros y muchos anales de todas clases; y los han llevado mayormente los nefitas" (Helamán 3:15). Algunos de estos registros subyacentes fueron resumidos; otros fueron citados, en su totalidad o en parte, de manera muy distintiva.

¿Cuáles fueron estos registros diferentes? El antropólogo John L. Sorenson ha realizado un cuidadoso análisis de los textos fuente, comparándolos con las prácticas conocidas de registros de la antigua Mesoamérica. Basándose en su análisis, propuso que los documentos subyacentes del Libro de Mormón probablemente incluían las siguientes categorías:2

  • Eventos contemporáneos
  • Cartas
  • Victorias y derrotas de guerra
  • Vidas de gobernantes
  • Aventuras de héroes y villanos individuales
  • Historias políticas
  • Historias de migración
  • Información sobre situaciones ceremoniales
  • Profecías
  • Cómputo de años y calendario histórico
  • Anales
  • Listas de impuestos o tributos
  • Genealogías
  • Divinidad
  • Textos funerarios
  • Textos médicos
  • Historias de linaje

 

Con una habilidad admirable, Mormón y Moroni se basaron en estos registros históricos para crear un texto final—la versión compendiada de la historia nefita y jaredita tal como la conocemos.3 Mientras que el Libro de Mormón muchas veces se siente como una historia continua, la evidencia de su compilación a partir de varias fuentes es dominante. Los lectores frecuentemente encuentran comentarios editoriales, discusiones sobre textos fuentes, ajustes de tiempo y lugares, cambios de género, cálculos variados en la suma de detalles proporcionados, cambios de voz entre la primera y tercera persona, indicadores que parecen mencionar puntos donde un registro se empalma con otro y otras señales en las que los editores estaban enlazando el material fuente.4

Las fuentes detrás del Libro de Éter en Charting the Book of Mormon.

En algunas ocasiones las fuentes son mencionadas de manera directa. Por ejemplo, en Helamán 2:13-14 Mormón dijo que el "libro de Helamán" del cual estaba tomando, era parte de una larga historia conocida como el "libro de Nefi". Moroni de manera similar explicó: "Y tomo mi relación de las veinticuatro planchas que encontró el pueblo de Limhi; y se llama el Libro de Éter" (Éter 1:2).5

En otras ocasiones, identificar las fuentes subyacentes puede ser más complicado. Por ejemplo, los lectores se podrían preguntar cómo los detalles específicos del largo juicio de Abinadí ante el rey Noé y sus sacerdotes (Mosíah 11-17) llegaron a estar en la historia nefita. Tal como lo comentó el erudito sobre leyes, John W. Welch: "No es del todo seguro quien habló, reportó, escribió, compiló, editó o compendió los materiales en Mosíah 11-17 como los tenemos ahora o por qué estos informes originales o registros fueron creados. Sin embargo, hace una diferencia quién escribió este registro y por qué".6

Después de un análisis exhaustivo, Welch sugirió que el registro probablemente se derivó de una combinación de fuentes: la recolección de Alma padre de su viaje, tal vez algunos de los seguidores de Alma que estuvieron en el juicio después de que Alma fuera expulsado, el registro de la realeza de Limhi sobre el viaje, tal vez fueron una recolección de Ammón de su tiempo entre el pueblo de Limhi y finalmente de Alma hijo, quien estaba "en una posición privilegiada para preservar, estructurar y promover la historia de Abinadí tal como la tenemos en nuestros días".7

Si Alma hijo fue el principal arquitecto del registro antes que Mormón lo incluyera en su compendio, eso puede influir en cómo los lectores pueden interpretar los diferentes temas del registro. Tal como Welch lo explicó, la historia del juicio de Abinadí funciona de manera significativa "como un prólogo y racionalización de la ascendencia de Alma hijo como el líder principal en la tierra unida de Zarahemla".8 La posición de Alma hijo como juez superior también podría explicar por qué los detalles del juicio fueron mencionados con tantos detalles—detalles que Mormón, como caudillo en jefe, pudo no haber incluido por sí mismo.9

El porqué

Words of Mormon (Palabras de Mormón) por Normandy Poulter y BYU Virtual Scriptures Group. Utilizado con permiso.

Tal como lo demuestran estas percepciones, los lectores se pueden beneficiar al preguntarse por qué Mormón y Moroni incluyeron fuentes específicas en el compendio final del Libro de Mormón. Cada narrativa, sermón, profecía, resumen histórico, epístola, juicio, historia militar, diálogo u otro tipo de documento fuente fue seguramente escogido por razones específicas.

El erudito en literatura Grant Hardy ha señalado que también es "instructivo rastrear cómo [Mormón] integró documentos en su narrativa—dónde los menciona, cómo avanza o interrumpe una historia en particular y si refuerza o cuestiona los temas en la narrativa principal".10 Este tipo de atención de elecciones editoriales y actividades pueden llevar a profundas percepciones acerca de los textos fuentes del Libro de Mormón y los editores proféticos que las utilizaron.

Al mismo tiempo, tal análisis puede ayudar a fortalecer la fe de los lectores en la autenticidad histórica del Libro de Mormón.11 Hardy describe al "Libro de Mormón, con sus múltiples registros, planchas, autores y editores [como] cualquier cosa menos como una narrativa sencilla ingenua".12

Sus documentos integrados son diversos, complejos e intrincadamente ajustados para propósitos inteligentes. El tratar simplemente de mantener un registro de los textos fuente mencionados puede ser una tarea para los lectores, pero las explicaciones dedicadas de los editores de estos registros son consistentes.13 Además, evidencias discretas acerca de documentos fuente no divulgados, revelan capas reales de estratos textuales que sería difícil fabricar para cualquier autor—especialmente uno con poca educación e inexperto como José Smith.14

Los lectores pueden sentirse confiados, a la luz de tales evidencias, que el Libro de Mormón es exactamente lo que afirma ser—un compendio de varios registros antiguos. Condensa casi 1.000 años de historia nefita y aproximadamente 2.500 años de historia jaredita15 en un registro unificado que amplía e implacablemente testifica de Jesucristo.16 Explorar cómo cada texto fuente del Libro de Mormón contribuye de manera individual al mensaje principal del libro acerca de Cristo puede ser intelectualmente enriquecedor, espiritualmente satisfactorio y por último promueve la fe.

Otras lecturas

Anita Wells, “Bare Record: The Nephite Archivist, The Record of Records, and the Book of Mormon Provenance”, Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 24 (2017): 99–122.

John L. Sorenson, Mormon’s Codex: An Ancient American Book (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book y Neal A. Maxwell Institute for Religious Scholarship, 2013), 187–224.

John L. Sorenson, “Mormon’s Sources”, Journal of the Book of Mormon and Other Restoration Scripture 20, no. 2 (2011): 2–15.

Grant Hardy, Understanding the Book of Mormon: A Reader’s Guide (New York, NY: Oxford University Press, 2010), 121–151.

Brant A. Gardner, “Mormon’s Editorial Method and Meta-Message”, FARMS Review 21, no. 1 (2009): 87–98.