¿Por qué palabras y frases del Nuevo Testamento aparecen en el Libro de Mormón? Parte 2: La resurrección de Jesús como la fuente

Septiembre 19, 2019
"My Other Sheep" (Mis otras ovejas) por John Zamudio
KnoWhy #528
"My Other Sheep" (Mis otras ovejas) por John Zamudio
"Y he aquí, me llamo Mormón... He aquí, soy discípulo de Jesucristo, el Hijo de Dios. He sido llamado por él para declarar su palabra entre los de su pueblo"
3 Nefi 5:12–13

Este es el segundo de una serie de KnoWhys que analizan la pregunta "¿Por qué aparecen palabras y frases del Nuevo Testamento en el Libro de Mormón?"

El conocimiento

Como se señaló en la parte 1 de esta serie de KnoWhys, los lectores del Libro de Mormón siempre han sido conscientes de la existencia de las citas, alusiones a y ecos de pasajes bíblicos a lo largo de todo el libro. Este KnoWhy (parte 2) explora la posibilidad de que el lenguaje del Nuevo Testamento se encuentre en el Libro de Mormón a través de las enseñanzas de Cristo a los nefitas.

Primero debe notarse que Jesús dio el ejemplo al citar Sus enseñanzas fundamentales. Por ejemplo, al final de Su ministerio entre los nefitas, Jesús amonestó al pueblo: "Entrad por la puerta estrecha, porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que conduce a la vida, y pocos son los que lo hallan; pero ancha es la puerta, y espacioso el camino que conduce a la muerte, y muchos son los que lo transitan" (3 Nefi 27:33). Esta declaración cita de manera inversa las primeras enseñanzas de Cristo en 3 Nefi 14:14 (acerca del camino estrecho y angosto que conduce a la vida) y luego en 3 Nefi 14:13 (acerca de la puerta ancha y camino espacioso).1

Como se demuestra en la siguiente tabla, Mormón y Moroni siguieron el ejemplo de Cristo al citar o aludir a Sus enseñanzas del sermón en el templo registrado en 3 Nefi 12-14 (cf. Mateo 5–7).2

El sermón de Cristo en el templo

Citas/Alusiones

3 Nefi 12:22

 

y el que le diga: Insensato, estará en peligro del fuego del infierno.

Mormón 8:17

por tanto, cuídese aquel que condene, no sea que corra peligro del fuego del infierno.

3 Nefi 14:20

Así que, por sus frutos los conoceréis.

Moroni 7:5

Porque me acuerdo de la palabra de Dios, que dice: Por sus obras los conoceréis; porque si sus obras son buenas, ellos también son buenos.

3 Nefi 14:11

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le piden?

Moroni 7:10

Por tanto, un hombre, siendo malo, no puede hacer lo que es bueno; ni presentará una ofrenda buena.

3 Nefi 14:2

Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os volverá a medir.

Moroni 7:18

cuidaos de juzgar equivocadamente; porque con el mismo juicio con que juzguéis, seréis también juzgados.

3 Nefi 14:7

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Moroni 7:26

Cuanto le pidáis al Padre en mi nombre, que sea bueno, con fe creyendo que recibiréis, he aquí os será concedido.

 

Por otro lado, en vez de referirse a las enseñanzas registradas de Cristo en 3 Nefi, como Su sermón en el templo, algunas enseñanzas de Mormón y Moroni citan o aluden a las enseñanzas del Nuevo Testamento de Cristo que no están registradas en 3 Nefi. Algunos ejemplos se muestran en la siguiente tabla.

 

Las enseñanzas de Cristo que no están incluidas en 3 Nefi

Citas/Alusiones

Marcos 16:15–18

 

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

 

El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado.

Y estas señales seguirán a los que creyeren: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas;

tomarán serpientes en las manos y, si bebieren cosa mortífera, no les dañará; sobre los enfermos impondrán sus manos, y sanarán.

Mormón 9:22–24

 

Porque he aquí, así dijo Jesucristo, el Hijo de Dios, a sus discípulos que iban a permanecer, sí, y también a todos sus discípulos, a oídos de la multitud: Id por todo el mundo, y predicad el evangelio a toda criatura;

y el que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado;

y estas señales seguirán a los que crean: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

alzarán serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no los dañará; pondrán sus manos sobre los enfermos, y ellos sanarán;

Marcos 12:30

Amarás, pues, al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas

Moroni 10:32

y amáis a Dios con todo vuestro poder, mente y fuerza

Mateo 24:6–7

Y oiréis de guerras y de rumores de guerras... y terremotos en diferentes lugares.

Mormón 8:30

y también se oirá de guerras, rumores de guerras y terremotos en diversos lugares.

Mateo 11:29

Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón,

Moroni 7:43

Y además... el hombre no puede tener fe ni esperanza, a menos que sea manso y humilde de corazón.

Mateo 18:4

Así que, cualquiera que se humille como este niño, ese es el mayor en el reino de los cielos.

Moroni 8:10

He aquí... enseña a los padres que deben... humillarse como sus niños pequeños, y se salvarán todos ellos con sus pequeñitos.

¿Cómo es que estas frases del Nuevo Testamento se encuentran en los escritos de Mormón y Moroni? Mormón proporcionó una probable posibilidad cuando explicó que no podía registrar "ni la centésima parte de las cosas que Jesús verdaderamente enseñó al pueblo" (3 Nefi 26:6; cf. 3 Nefi 28:33). En otras palabras, Jesús bien pudo haber enseñado estas cosas a los nefitas, pero simplemente no lo incluyeron en el compendio de Mormón.

Además, debe recordarse que en algunas ocasiones, Jesús habló directamente a Mormón y Moroni. Sus palabras en esas ocasiones pudieron haber sido similares a sus palabras directamente citadas o indirectamente reflejadas en los libros del Nuevo Testamento. Aquí hay algunos ejemplos que se ajustan a este escenario:

Las enseñanzas de Cristo en el Nuevo Testamento

Citas/Alusiones

Marcos 16:16–17

 

El que crea y sea bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado.

Y estas señales seguirán a los que creyeren: En mi nombre echarán fuera demonios;

Éter 4:18

 

Arrepentíos, pues, todos vosotros los extremos de la tierra, y venid a mí, y creed en mi evangelio y sed bautizados en mi nombre; porque el que crea y sea bautizado, será salvo; mas el que no crea, será condenado; y las señales seguirán a los que crean en mi nombre.

Marcos 2:17

 

Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar al arrepentimiento a los justos, sino a los pecadores.

 

Lucas 5:31

 

Y respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no necesitan médico, sino los que están enfermos.

Moroni 8:8

 

Escucha las palabras de Cristo, tu Redentor, tu Señor y tu Dios: He aquí, vine al mundo no para llamar a los justos al arrepentimiento, sino a los pecadores; los sanos no necesitan de médico sino los que están enfermos

 

 

 

También es importante recordar que Mormón y Moroni compendiaron los registros antiguos nefitas y jareditas.3 Esto podría explicar por qué muchos paralelismos del Nuevo Testamento existen a lo largo del Libro de Mormón. Se discutirán posibles razones adicionales en los siguientes artículos de esta serie.

El porqué

El Libro de Mormón testifica que Cristo apareció y habló a los descendientes de Lehi en el nuevo mundo. Al aceptarse como verdad, tiene sentido que Sus palabras en 3 Nefi serían similares, con diferencias apropiadas, a palabras que Él había hablado en el viejo mundo.

Los ministros designados en el nuevo mundo recordaron y aparentemente registraron de manera inmediata las palabras de esa extraordinaria visita. Por lo que estaban en posición, al día siguiente, para ministrar "las mismas palabras que Jesús había hablado, sin variar en nada las palabras que Jesús había hablado" (3 Nefi 19:8). Siendo ese el caso, no es de sorprenderse que la traducción divinamente revelada a José Smith de la misma manera refleje con precisión las mismas palabras del Señor Jesucristo.

El Libro de Mormón ha sido subtitulado como "otro testamento de Jesucristo" y muchas personas han señalado la frecuencia con la que Cristo es mencionado en sus páginas.4 Basándonos en la discusión anterior, es muy probable que los lectores del Libro de Mormón de hecho se encuentren con palabras de Cristo más frecuentemente de lo que se puedan dar cuenta.

Todo esto ayuda a cumplir uno de los principales propósitos del Libro de Mormón: "[C]onvencer al judío y al gentil de que Jesús es el Cristo, el Eterno Dios" (portada del Libro de Mormón). Mientras más lectores acepten el Libro de Mormón, más se deleitarán en las palabras de Jesucristo mismo, las cuales los llevaran más cerca de Él.

Otras lecturas

Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué la parte del final largo de Marcos aparece en el Libro de Mormón? (Mormón 9:24)", KnoWhy 522, (8 de julio de 2019).

Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué se le llama al Libro de Mormón un 'compendio'? (Portada)", KnoWhy 519, (16 de junio de 2019).

Quinten Barney, "Samuel the Lamanite, Christ, and Zenos: A Study of Intertextuality", Interpreter: A Journal of Mormon Scripture, 18 (2016): 159–170.

John W. Welch, "Echoes from the Sermon on the Mount", en The Sermon on the Mount in Latter-day Scripture, ed. Gaye Strathearn, Thomas A. Wayment y Daniel L. Belnap (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2010), 312–40.

David E. Bokovoy y John A. Tvedtnes, Testaments: Links between the Book of Mormon and the Hebrew Bible (Tooele, UT: Heritage Press, 2003), 56–60.

  • 1. Las declaraciones de Cristo aquí parecen seguir un patrón hebreo de citas conocidas como la ley Seidel, la cual implica repetir una cita en orden inverso. Para saber más sobre la ley Seidel y la reutilización de Jesús del sermón en el templo en 3 Nefi, véase John W. Welch, "Echoes from the Sermon on the Mount", en The Sermon on the Mount in Latter-day Scripture, ed. Gaye Strathearn, Thomas A. Wayment y Daniel L. Belnap (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2010), 312–340; la ley Seidel en el Libro de Mormón también es mencionada por David Bokovoy, "Inverted Quotations in the Book of Mormon", FARMS Insights 13, no. 9 (2000): 2, y "Seidel’s Law", en David E. Bokovoy y John A. Tvedtnes, Testaments: Links between the Book of Mormon and the Hebrew Bible (Tooele, UT: Heritage Press, 2003), 56–60.
  • 2. Véase Welch, "Echoes", 323–324.
  • 3. Véase Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué se le llama al Libro de Mormón un 'compendio'? (Portada)", KnoWhy 519, (16 de junio de 2019).
  • 4. Véase Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué se enfoca tanto el Libro de Mormón en Jesucristo? (2 Nefi 25:26)", KnoWhy 484, (8 de enero de 2019).