¿Por qué Moroni nos pidió en tres diferentes ocasiones que oráramos acerca del Libro de Mormón?

Mayo 9, 2018
Imagen a través de Book of Mormon Central
KnoWhy #359
Imagen a través de Book of Mormon Central
"Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo; y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas".
Moroni 10:4–5

Contexto y contenido

Después de la muerte de su padre, Moroni deambuló solo por 16 años (385-401 d. C.) antes de terminar el registro de Mormón (Mormón 8:6). Al momento en que la declaración final de Moroni 10 fue escrita, Moroni había deambulado por 36 años (385-421 d. C.).1 Durante este tiempo, podemos suponer, Moroni tuvo la oportunidad de aprender a escuchar la voz del Espíritu y desarrollar su relación con Dios. Mientras intentaba finalizar el registro de su padre, proveyó tres despedidas separadas para el libro, cada una con su propia exhortación e invitación de orar acerca de lo que estaba escrito.

La primera de las tres despedidas de Moroni está en Mormón 8-9, donde asume que solo tendrá tiempo y espacio para escribir "pocas cosas" al final del registro de su padre (Mormón 8:1-5). Él exhorta a aquellos que no creen en Cristo a no negar las revelaciones y los milagros de Dios (Mormón 9:1-20). Él declara que Dios ha dado una promesa a "todos" aquellos que creen en Cristo que pueden preguntar al Padre sobre estas cosas, o sobre cualquier cosa, y "le será concedido" (Mormón 9:21).

Tal vez porque vivió más de lo que esperaba, Moroni incluyó su compendio del registro jaredita (el libro de Éter). Termina sus pensamientos exhortando a su audiencia a "buscar a este Jesús de quien han escrito los profetas y apóstoles" (Éter 12:41). Si tienen fe en Jesús, Él les "manifestar[á] las cosas que vio el hermano de Jared, aun hasta desplegar ante ellos todas [sus] revelaciones" (Éter 4:7).

Después de estos dos intentos de finalizar el registro, Moroni "había pensado no escribir más", pero vio que el Señor habría preservado su vida. Él ahora esperaba escribir "unas cuantas cosas más, que tal vez sean de valor a mis hermanos" (Moroni 4:1,4). Encontramos en el Libro de Moroni "un gran resumen para esta historia".2 Sin embargo, no es un resumen de la historia de los nefitas, ni la de los jareditas, sino un comentario sobre cómo podemos evitar el destino de ellos. Los nefitas y jareditas fueron aniquilados devastadoramente, pero Moroni nos da las herramientas para construir un futuro más lleno de esperanza y alegría.3 La tercera y última despedida de Moroni viene en Moroni 10, después de una serie de ocho exhortaciones que sirven para sellar el libro y su propio testimonio.4

Dominio de la Doctrina. Moroni 10:4-5. Infográfico por Book of Mormon Central

Dominio de la Doctrina. Moroni 10:4-5. Infográfico por Book of Mormon Central

Haga clic para descargar la imagen de alta resolución

La más famosa de estas exhortaciones, conocida por muchos como la "promesa de Moroni" viene en Moroni 10:4:

Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo.

Una vez más, Moroni termina su registro con la promesa de que Dios mismo testificará de la veracidad de lo que se ha sido escrito, en respuesta a las oraciones sinceras de los lectores.

Debemos notar que Moroni también enseña el proceso que se debe seguir con el propósito de recibir este testimonio. Justo antes de su invitación a orar acerca de "estas cosas" en Moroni 10:4, él amonesta a su audiencia a recordar y meditar.

Moroni, en Moroni 10:3, nos exhorta a que "recordéis cuán misericordioso ha sido el Señor con los hijos de los hombres". Agrega además que debemos "meditar" estas cosas en nuestros corazones. En la antigüedad, el meditar significaba "pesar" lo cual sugiere que meditar algo era sopesar o decidir su valor. Moroni quería que nosotros sopesáramos el valor de "estas cosas", lo que significa que "este registro" el cual estaba sellando (Moroni 10:2), preguntáramos al Señor por su veracidad.5

Doctrina y principios

Los lectores que lean las palabras de Moroni notarán que cada vez que intentó terminar el registro de su padre y sellarlo con su testimonio, invitó a los futuros lectores del libro a orar y preguntar al Señor acerca de las verdades y las revelaciones contenidas en el libro. Cada invitación estaba acompañada por una promesa de que el Señor revelaría la veracidad de lo que estaba escrito. Deberíamos entender que, con todo lo que los autores del Libro de Mormón intentaron enseñarnos, Moroni, el autor final del libro, creía que el método más seguro y fuerte para demostrar la veracidad del libro era que oráramos al Señor acerca de ello.

Para aquellos que están dispuestos a poner a prueba la promesa de Moroni, él les invita a meditar acerca del mensaje del libro, y al mismo tiempo recordar las misericordias del Señor sobre la humanidad. El significado del consejo de Moroni, es que cuando oramos acerca de la veracidad del Libro de Mormón, "si recordamos que Dios ha sido misericordioso en el pasado, podemos contar con él para que sea misericordioso ahora y nos diga si el registro es verdadero".6 Si realmente meditamos, o sopesamos el valor del mensaje del Libro de Mormón en nuestras vidas, y luego pedimos "con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo".

La promesa de Moroni va más allá de orar solo acerca del Libro de Mormón. En Moroni 10:5, Moroni promete, como lo hizo en sus dos invitaciones previas, que el Señor nos revelará la verdad de "todas las cosas" por medio del poder del Espíritu Santo. Si podemos aprender a reconocer la voz del Espíritu, como Moroni lo hizo mientras andaba errante, el Señor podrá guiarnos en todo momento, para que podamos discernir lo que es verdadero y bueno en todas las situaciones a lo largo de nuestras vidas.

Otras lecturas

Gene R. Cook, "Moroni’s Promise", Ensign, April 1994, en línea en lds.org.

David A. Bednar, "El espíritu de revelación", Liahona, Mayo 2011, en línea en lds.org.

Gary E. Stevenson, "Vuélvanse al libro; confíen en el Señor", Liahona, Noviembre 2016, en línea en lds.org.