¿Por qué Moroni habló de abatir el orgullo?

Septiembre 20, 2018
Morphart a través de Adobe Stock
KnoWhy #430
Morphart a través de Adobe Stock
"Y aconteció que Moroni dio órdenes de que su ejército marchara contra aquellos realistas para abatir su orgullo y su grandeza, y humillarlos hasta el polvo".
Alma 51:17

El conocimiento

En varias ocasiones, el capitán Moroni habló de abatir el orgullo de la clase política quienes no estaban dispuestos a pelear por su país. Por ejemplo, cuando un grupo de disidentes conocidos como los realistas intentaron derrocar el gobierno, Moroni "dio órdenes de que su ejército marchara contra aquellos realistas para abatir su orgullo y su grandeza, y humillarlos hasta el polvo" (Alma 51:17, énfasis añadido).1

Algunos podrían preguntarse de dónde viene la representación de abatir algo y cómo puede estar relacionado con el poder político, el orgullo y la aristocracia. Primero debe notarse que "abatir", "derribar", "destruir", "arrojar" o "reducir" algo con el propósito de destruir o humillar se encuentra en muchos pasajes bíblicos.2 En muchos casos, las cosas que son destruidas son inherentemente alzadas u orgullosas, como los ídolos falsos, altares, árboles elevados, torres, edificios, ejércitos, reinos poderosos y gobernantes nobles. Típicamente, las cosas altas son bajadas a tierra, a la tumba, al cautiverio e incluso en un pozo que simboliza el infierno. El Libro de Mormón usa mucho de las mismas representaciones.3

Tal vez Moroni recordó que el grande y espacioso edificio en la visión de Nefi representaba "el orgullo del mundo" y que "cayó, y su caída fue grande en extremo" (1 Nefi 11:36).4 O tal vez estaba pensando en la "soberbia" de Lucifer que había "[caído] del cielo" y había sido "[d]erribado... a tierra" (Isaías 14:11–12). Cualquiera que fuera el caso, sus advertencias de que el orgullo sería abatido a tierra parecen adecuadas con las varias escrituras que lidian con las consecuencias del orgullo.

Estudiar el Libro de Mormón en un entorno de la antigua América, puede ofrecer incluso más formas de ver el lenguaje de Moroni. Como los gobernantes del antiguo Cercano Oriente, los reyes mesoamericanos a menudo se sentaban en tronos elevados, los cuales literal y simbólicamente los elevaban por encima de sus súbditos.5 Esto podría ayudar a explicar por qué Moroni, después de repetidamente condenar a los gobernadores inicuos por sentarse ociosamente sobre sus tronos, concluyó diciendo: "No busco poder, sino que trato de abatirlo" (Alma 60:36; énfasis añadido).6 En otras palabras, abatir el orgullo pudo haber sido una metáfora de destronar a un gobernador.7

Sin embargo, los tronos no eran los únicos objetos elevados que representan el estado de un gobernador. Los reyes mesoamericanos también erigían grandes piedras llamadas "estelas" las cuales, entre otras cosas, registraban sus logros.8 Estas piedras inscritas (también llamadas "pendones") estaban conceptualmente vinculadas con la ropa de guerra llamada "bastidor de solapa". La construcción de una estela y el levantamiento de bastidores de solapa sobre las torres eran acciones ceremoniales las cuales tenían importancia política y ritual entre las varias sociedades Mesoamericanas.9

El que tales rituales también fueran importantes para los pueblos del Libro de Mormón se puede ver por el hecho de que Moroni obligó a los disidentes "a izar el estandarte [un ejemplo perfecto de "bastidor de solapa"] sobre sus torres, y en sus ciudades, y a tomar las armas en defensa de su país" (Alma 51:20).10 Por lo que abatir el orgullo fue seguido inmediatamente por levantar un símbolo de libertad religiosa. Esto sugiere que la representación de Moroni de abatir el orgullo pudo haber sido un lenguaje que se comparaba directamente con el levantamiento de objetos ceremoniales los cuales representaban simbólicamente a la realeza.11

Curiosamente, cuando un grupo de personas conquistaban a otras en la antigua Mesoamérica, los conquistadores a menudo derribaban o destruían los monumentos de los pasados líderes y los reemplazaban por los suyos.12 Excavadores en Piedras Negras, por ejemplo, encontraron que un elaborado trono tallado había sido "destrozado voluntariamente y esparcido por los aposentos del palacio" después de lo que probablemente fue un "ataque militar".13 En relación con la "conquista de Tikal presentada por los teotihuacanos y sus aliados tikales" una estela que representaba a un "rey pisando a una víctima sacrificada"  fue ritualmente decapitada.14

En Cholula, un grupo de estelas de piedras largas fueron "tiradas y destrozadas intencionalmente".15 Y en Copán, la inscripción de una estela comienza con una referencia a la "derrocación de la fundación de la casa",16 David Stuart, un experto en las inscripciones de la antigua Mesoamérica, interpretó esto como "una posible referencia metafórica al final de la época del gobierno de Copán".17 A la luz de estos hallazgos, las declaraciones metafóricas de Moroni acerca de abatir el orgullo de los gobernadores parece encajar muy bien con el contexto antiguo de América.

El porqué

El problema con los realistas en el tiempo del capitán Moroni era que sentían que su posición social les otorgaba privilegios especiales. Su orgullo los llevó a permanecer y observar egoístamente cómo la gente común sangraba y moría en el campo de batalla para preservar sus derechos y libertades. La severa reprimenda de Moroni y su rápida acción militar es un recordatorio de que Dios no siempre tolerará la injusticia. También demuestra que la caída final de aquellos que ejercen dominio ilegal será enorme, la cual se visualizó dramáticamente en la idea de los monumentos orgullosos que fueron "abatidos".

El presidente Ezra Taft Benson se refirió al orgullo como el "pecado universal" y "el gran vicio".18 De manera similar, el presidente Dieter F. Uchtdorf ha enseñado: "El orgullo es el gran pecado de elevarse a uno mismo. Para muchas personas es un Rameúmptom personal, un púlpito santo que justifica la envidia, la codicia y la vanidad".19 Aquellos que están en este estado de elevarse a sí mismos a menudo llegan a ser egocéntricos e insensibles a las necesidades de los demás.

El Libro de Mormón enseña que la solución para salir de esta condición es la de voluntariamente "humilla[rse] aún hasta el polvo" (Alma 34:38). El "polvo" de la tierra provee una buena metáfora porque cuando uno voluntariamente se reduce a sí mismo en humildad (como inclinarse a tierra en oración), él o ella puede recordar que la humanidad fue "cread[a] del polvo de la tierra" y que "este pertenece a quien os creó" (Mosíah 2:25).20

Por último, cuando comenzamos a comprender nuestra completa dependencia en Jesucristo—que nos creó y expió nuestros pecados—comenzaremos a ver por qué, al final, "toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará ante él" (Mosíah 27:31).21 En una de las ironías perspicaces del evangelio, aquellos que se negaron a ser humildes serán, como Lucifer, abatidos hasta el polvo (Génesis 3:14). En contraste, aquellos que voluntariamente se humillan hasta el polvo y obedecen los mandamientos de Dios serán exaltados para vida eterna (3 Nefi 15:1).22 Tal como el profeta Alma enseñó: "Sí, el que verdaderamente se humille y se arrepienta de sus pecados, y persevere hasta el fin, será bendecido; sí, bendecido mucho más que aquellos que se ven obligados a ser humildes" (Alma 32:15).

Otras lecturas

Kerry Hull, "War Banners: A Mesoamerican Context for the Title of Liberty", Journal of Book of Mormon Studies 24 (2015): 84–118.

Dieter F. Uchtdorf, "El orgullo y el sacerdocio", Liahona, noviembre de 2010, 55-58, en línea en lds.org.

Ezra Taft Benson, "Cuidaos del Orgullo", Liahona, agosto de 1989, en línea en lds.org.