¿Por qué Moroni entregó las planchas el 22 de septiembre?

Agosto 29, 2017
Ángel Moroni, Templo en Reno, Nevada
KnoWhy #193
Ángel Moroni, Templo en Reno, Nevada
"Por fin llegó el momento de obtener las planchas... El día veintidós de septiembre de mil ochocientos veintisiete, habiendo ido al fin de otro año, como de costumbre, al lugar donde estaban depositados, el mismo mensajero celestial me los entregó".
Testimonio del Profeta José Smith, Libro de Mormón; cf. José Smith—Historia 1:59

El conocimiento

El surgimiento del Libro de Mormón desde donde estaba oculto tuvo lugar el 21 de septiembre de 1823. Esa noche, el ángel Moroni apareció al joven José Smith, diciéndole que "Dios tenía una obra para [él]" (JS-H 1:33). Esa obra involucraría traducir "un libro, escrito sobre planchas de oro, el cual daba una relación de los antiguos habitantes de este continente"—lo cual conocemos hoy día como el Libro de Mormón (v. 34). 

Al día siguiente, el 22 de septiembre, José fue a un cerro e "intent[ó sacar las planchas]" pero le fue prohibido por Moroni, quien le recordó que "aún no había llegado la hora de sacarlas". José tendría que esperar "hasta después de cuatro años" pero tenía que ir "a ese lugar precisamente un año después" y regresar cada año "hasta que llegara el momento de obtener las planchas" (JS-H 1:53). 

Las visitas anuales de Moroni generalmente ocurrieron alrededor del tiempo de la estación del festival de la cosecha de los israelitas.1 La primer visita del 21 de septiembre en 1823 coincidió con la celebración de ese año de la Fiesta de los Tabernáculos. El 22 de septiembre de 1824 fue la víspera del año nuevo judío (Rosh Hashaná) y el inicio del festival de otoño. El 22 de septiembre de 1825 fue precisamente Yom Kipur (el Día de la Expiación). En 1827, cuando Moroni entregó finalmente las planchas a José (JS-H 1:59), el día 22 de septiembre coincidió exactamente con el Rosh Hashaná, también conocido como la Fiesta de las Trompetas.2

Esta temporada importante de fiestas, que se celebraba en el otoño de cada año, se remonta a los días del antiguo Israel (Levítico 23) y los eruditos han encontrado amplia evidencia de su observancia en el Libro de Mormón.3 Con el tiempo, muchos temas claves fueron asociados con el Año Nuevo, y con el Festival de la Cosecha en general. Lenet Hadley Read explicó: 

La Fiesta de las Trompetas significa el tiempo de la cosecha final de Israel; el Día de Remembranza de los convenios de Dios con Israel; el anuncio de la revelación o la verdad; y la preparación de los días más sagrados de Dios, incluyendo la Era Mesiánica.4

Otros temas incluyen admoniciones solemnes y advertencias, la creación de convenios, remembranzas, sacrificios, profecía, un nuevo comienzo y la participación de Dios en la historia.5

El porqué

Aunque es difícil estar seguros si todos estos temas fueron parte de la celebración del Año Nuevo en los tiempos del Antiguo Testamento, todos fueron parte de antiguas costumbres y tradiciones judías en el tiempo en que el Libro de Mormón salió. Cuando el mensaje y propósito del Libro de Mormón, junto con el consejo de Moroni a José Smith durante sus visitas en los meses de septiembre, son comparados con estos temas sagrados, uno puede ver una serie de conexiones interesantes. 

Por ejemplo, las visitas de Moroni al joven José Smith incluyeron palabras solemnes de admonición y advertencia a todo el mundo (JS-H 1:42, 46). La aparición del Libro de Mormón también puede considerarse como el inicio de la cosecha final de las almas,6 renovando los convenios de Dios con Israel,7 ofreciendo una nueva revelación de la verdad,8 y está siendo claramente asociado con la segunda venida de Jesús el Cristo mesiánico. 9

No se puede hacer una declaración más audaz acerca de la participación de Dios en la historia que aquella de un ángel entregando un registro histórico lleno de interacciones con Dios—incluyendo el registro impresionante del divino y resucitado señor Jesucristo, ministrando personalmente a los nefitas (véase 3 Nefi 11-27).10 Tal vez lo más relevante de todo, es que la aparición del Libro de Mormón lanzó un nuevo comienzo—el amanecer de un día cuando los cielos están de nuevo abiertos.

No hay duda de que muchas posibles razones se pueden sugerir para explicar el tiempo de las visitas de Moroni a José Smith, cada año a finales de septiembre, y también por su insistencia particular de que José esperara cuatro años antes de recuperar las planchas. Por ejemplo, el periodo de espera le permitió a José Smith un tiempo para madurar un poco más, casarse y ser instruido periódicamente por Moroni. 

Pero tal vez lo más sorprendente de todo, una razón más podría ser que sus instrucciones coincidirían cercanamente con el tiempo sagrado de la fiesta de otoño de los israelitas, con él entregando las planchas justo en el Rosh Hashaná. El número de maneras significativas en las que los mensajes y propósitos del Libro de Mormón coinciden con los temas de Rosh Hashaná y los días más sagrados de los judíos, sugiere que ese momento no fue una coincidencia, sino que Moroni había programado cuidadosa y deliberadamente sus significativas visitas. Por estas razones, no hay ningún día mejor para la aparición del Libro de Mormón que el Rosh Hashaná, el 22 de septiembre de 1827.

Otras lecturas

Christopher Kirkland, “The Relationship Between Rosh Hashanah and Mormon Temples,” Mormon Writers, September 21, 2015, en línea en https://medium.com/mormon-writers.

Lenet Hadley Read, “The Golden Plates and the Feast of Trumpets,” Ensign, January 2000, online at lds.org.

Terrence L. Szink and John W. Welch, “King Benjamin’s Speech in the Context of Ancient Israelite Festivals,” in King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom”, ed. John W. Welch and Stephen D. Ricks (Provo, UT: FARMS, 1998), 160–74.

Lenet Hadley Read, “Joseph Smith’s Receipt of the Plates and the Israelite Feast of Trumpets,” Journal of Book of Mormon Studies 2, no. 2 (1993): 110–120.

 

  • 1. Es también el equinoccio del otoño, y algunos han argumentado que es evidencia de la influencia que la "magia" tuvo en José Smith. Véase D. Michael Quinn, Early Mormonism and the Magic World View, edición revisada y ampliada (Salt Lake City, UT: Signature Books, 1998), 141–144; Dan Vogel, Joseph Smith: The Making of a Prophet (Salt Lake City, UT: Signature Books, 2004), 43. José Smith fue involucrado en la búsqueda de tesoros y otras prácticas "mágicas" y tal vez en ese tiempo se percibía significativo en la época. Mark Ashurst-McGee, “Moroni as Angel and as Treasure Guardian,” FARMS Review 18, no. 1 (2006): 34–100 sugiere que el entendimiento de José Smith sobre Moroni y su misión probablemente incluía elementos del "dicho popular del guardián del tesoro", mientras que también reconocía a Moroni como un mensajero divino del Señor. Sin embargo, Ashurst-McGee sintió que la conexión de la búsqueda del tesoro y el tiempo de las visitas de Moroni habían sido exageradas (véase pp. 92-94). Sobre José Smith y la excavación de tesoros y "magia", véase Richard Lyman Bushman, “Joseph Smith and Money Digging,” in A Reason for Faith: Navigating LDS Doctrine and Church History, ed. Laure Harris Hales (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and Relious Studies Center, Brigham Young University, 2016), 1–5; Brant A. Gardner, The Gift and Power: Translating the Book of Mormon (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2011), 3–134.
  • 2. En 1826, el Rosh Hashaná fue el 2 de octubre, por lo que ninguno de los días festivos judíos sucedió el 22 de septiembre. Estas fechas se revisaron en línea en http://www.colelchabad.org/Calendar.htm.
  • 3. Véase Book of Mormon Central en Español, “¿Se refirió Jacob a las fiestas de otoño de Israel? (2 Nefi 6:4)", KnoWhy 32 (Febrero 9, 2017); Book of Mormon Central en Español, "¿Por qué los nefitas permanecieron en sus tiendas durante el discurso del rey Benjamín? (Mosíah 2:6)”, KnoWhy 80 (Abril 11, 2017).
  • 4. Lenet Hadley Read, “Joseph Smith’s Receipt of the Plates and the Israelite Feast of Trumpets,” Journal of Book of Mormon Studies 2, no. 2 (1993): 111.
  • 5. Para estos temas y más, véase John W. Welch and J. Gregory Welch, Charting the Book of Mormon: Visual Aids for Personal Study and Teaching (Provo, UT: FARMS, 1999), chart 88, cf. charts 89–91. Véase también Terrence L. Szink and John W. Welch, “King Benjamin’s Speech in the Context of Ancient Israelite Festivals,” in King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom”, ed. John W. Welch and Stephen D. Ricks (Provo, UT: FARMS, 1998), 160–74.
  • 6. En el Libro de Mormón, la alegoría del olivo termina cuando el Señor instruye a sus siervos a trabajar juntos por una "última vez" para podar y nutrir el viñedo en preparación para la cosecha final (Jacob 5:61-77). El Presidente Ezra Taft Benson enseñó que el Libro de Mormón es "el instrumento que Dios ha dispuesto" para reunir la cosecha final de almas. (Ezra Taft Benson, “Un nuevo testigo de Jesucristo,” Liahona, Enero 1985, 4.) Read concluyó que "es significativo que las planchas de oro fueran recibidas el 22 de septiembre de 1827, coincidiendo con el inicio del almacenamiento de la cosecha del otoño para Israel y simbolizando el inicio de su cosecha final de almas". (Lenet Hadley Read, “The Golden Plates and the Feast of Trumpets,” Ensign, January 2000, en línea en lds.org.)
  • 7. El Libro de Mormón fue producido con el propósito expreso de "mostrar al resto de la casa de Israel cuán grandes cosas el Señor ha hecho por sus padres; y para que conozcan los convenios del Señor y sepan que no son ellos desechados para siempre" (Portada). Read acertadamente resumió: "El 22 de septiembre de 1827, las trompetas de Israel sonaron en todo el mundo, fue el día en que el profeta José Smith recibió las planchas de oro, las cuales ayudarían a cumplir la promesa del Señor de que recordaría a Israel en los últimos días". (Read, “The Golden Plates and the Feast of Trumpets.”)
  • 8. Como Read correctamente señaló: "[G]ran parte de la plenitud de la verdad el Señor empieza con la aparición del Libro de Mormón”. Desde ese momento, muchas revelaciones nuevas se han dado. De manera significativa, "uno de los símbolos más comunes del evangelio restaurado es del ángel Moroni"—el mismo mensajero que entregó las planchas—"representado tocando la trompeta". La verdad que él proclamó por medio de "las planchas de oro todavía está reuniendo, todavía está dando advertencias y todavía está actuando como un presagio de grandes cosas por venir". (Read, “Joseph Smith’s Receipt of the Plates,” 117.)
  • 9. En su visita inicial, Moroni advirtió que muchas de las profecías del juicio en los días finales están a la mano (JS-H 1:27-42, 45). La introducción a las ediciones SUD del Libro de Mormón, aclama al registro nefita como una señal de que "La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el reino del Señor que de nuevo se ha establecido sobre la tierra, en preparación para la segunda venida del Mesías".
  • 10. Véase Roy A. Prete, “God in History? Nephi’s Answer,” Journal of Book of Mormon Studies 14, no. 2 (2005): 26–37, 71.