¿Por qué Moroni cambió de opinión sobre el intercambio de prisioneros con Ammorón?

Julio 18, 2017
Prisioneros de Moroni, por James Fullmer
KnoWhy #163
Prisioneros de Moroni, por James Fullmer
"He aquí, no canjearé prisioneros con Ammorón, a menos que renuncie a su propósito, como le he expresado en mi epístola; porque no le permitiré que adquiera más poder del que ha conseguido".
Alma 55:2

El conocimiento

Después de retomar la ciudad de Mulek y fortificar la tierra de Abundancia (Alma 53:2-3), Moroni recibió un mensaje escrito de Ammorón, quien deseaba intercambiar prisioneros (Alma 54:1). Moroni aceptó la oferta de Ammorón con la condición de "entreg[ar] un hombre y su esposa y sus hijos por cada prisionero" (v. 11). 

Sin embargo, cuando Ammorón aceptó gustosamente estos términos (Alma 54:20), Moroni declaró: "He aquí, no canjearé prisioneros con Ammorón, a menos que renuncie a su propósito, como le he expresado en mi epístola" (Alma 55:2). Este giro puede ser algo desconcertante para muchos lectores. ¿Por qué Moroni estableció los términos para un intercambio de prisioneros para luego cambiar de opinión una vez que Ammorón aceptó su oferta?

Entre varios otros géneros literarios,1 el resumen de Mormón de la historia nefita incluye un puñado de comunicaciones oficiales, como el intercambio anterior entre Moroni y Ammorón.2 Tales epístolas ofrecen una visión única de las personalidades y motivaciones de los personajes porque lo obtenemos de primera mano de los mismos autores, más que como abreviaturas editorializadas y de segunda mano.3

En cuanto a las diferencias marcadas en carácter y personalidad entre Moroni y Ammorón, Richard Dilworth Rust explicó:

En términos cósmicos, estas cartas entre Moroni y Ammorón tienen que ver menos con el intercambio de prisioneros que con el conflicto irreconciliable entre los poderes de Dios y Satanás, con Moroni desempeñando el papel de defensor cristiano. ... Por su parte, Ammorón, un zoramita que ha rechazado su fe y se ha convertido en un lamanita, personifica al apóstata que lleva repetidamente los ataques contra los nefitas.4

Más que simplemente fijar los términos para un intercambio de prisioneros, la epístola de Moroni se centró principalmente en proclamar la justicia de la causa nefita y advertir a Ammorón contra la decisión de continuar en conflicto. "La primera mitad de la carta de Moroni se basa en una fórmula retórica repetida cuatro veces: "[A] menos que os arrepintáis y retiréis" (Alma 54:6, 7) o 'a menos que os retiréis' (Alma 54:9, 10) tus ejércitos y tus asesinas intenciones, la ira y la muerte de Dios vendrán sobre ti".5

Cuando se considera en este respecto, queda claro que los términos de Moroni para el intercambio de prisioneros iban acompañados de un ultimátum para poner fin a la guerra. La respuesta de Ammorón no solo reveló su "conocimiento perfecto de su fraude" (Alma 55:1), sino que con mucho gusto intercambiaría prisioneros para que, como dijo, pudiera "conservar mis provisiones para mis hombres de guerra; y emprenderemos una guerra que será sin fin" (Alma 54:20). En otras palabras, Ammorón descartó categóricamente las advertencias de Moroni y mostró que el intercambio de prisioneros solo facilitaría la guerra. 

El porqué

Una lectura cuidadosa de la epístola de Moroni puede ayudar a demostrar que, en lugar de romper su palabra, Moroni estaba probablemente justificado en retirar su oferta. Ammorón había rechazado completamente la parte más esencial de la negociación—para cesar la guerra—y Moroni ciertamente no iba a "[permitir] que adquiera más poder del que ha[bía] conseguido" (Alma 55: 2). 

Debido a que el texto demuestra la ira y la frustración de Moroni en respuesta a las acciones de Ammorón (Alma 54:13; 55:1), algunos pueden leer en este escenario que Moroni era simplemente un negociador impetuoso e imprudente. Sin embargo, Mormón, que probablemente tenía más acceso a material sobre Moroni que aparece en el texto,6 consistentemente veía las elecciones y el carácter de Moroni en una luz favorable.7 Por otra parte, la narrativa misma demuestra que la decisión de Moroni de renunciar a un intercambio de prisioneros se volvió a favor de los nefitas, ya que no solo podían rescatar a los cautivos, sino también arriesgar con valentía a las mujeres y los niños, resultados que Moroni anunció y predijo abiertamente en su carta (Alma 55:12, 17).8

Si el enojo de Moroni era o no una forma de indignación justificada,9 estas epístolas demuestran que fue capaz de canalizar su pasión hacia la defensa y protección de su pueblo como Dios le había confiado. Del mismo modo, los profetas y apóstoles modernos, con sus defectos o debilidades personales admitidos, han sido llamados por Dios para lograr sus propios propósitos. El élder David A. Bednar enseñó: 

Me siento bendecido de poder observar a diario las personalidades, las capacidades y los nobles caracteres particulares de estos líderes. Algunas personas piensan que las imperfecciones humanas de las Autoridades Generales son inquietantes y disminuyen la fe. Para mí esas imperfecciones son motivadoras y promueven la fe.10

El valor que Mormón describe en el carácter de Moroni puede ser una estrella guía para ayudar a los lectores a evaluar su verdadero valor y carácter.11 En cuanto a su justicia, Mormón declaró: "Sí, en verdad, en verdad os digo que si todos los hombres hubieran sido, y fueran y pudieran siempre ser como Moroni, he aquí, los poderes mismos del infierno se habrían sacudido para siempre; sí, el diablo jamás tendría poder sobre el corazón de los hijos de los hombres" (Alma 48:17). 

Otras lecturas

Robert F. Smith, “Epistolary Form in the Book of Mormon,” FARMS Review 22, no. 2 (2010): 125–135.

Richard Dilworth Rust, Feasting on the Word: The Literary Testimony of the Book of Mormon (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1997), 150–154.

Sidney B. Sperry, “Types of Literature in the Book of Mormon: Epistles, Psalms, Lamentations,” Journal of Book of Mormon Studies 4, no. 1 (1995): 69–80.

 

  • 1. Véase Richard Dilworth Rust, “Book of Mormon Literature,” Encyclopedia of Mormonism, ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan Publishing Company, 1992), 1:181–185. Véase también Grant Hardy, Understanding the Book of Mormon (New York, NY: Oxford University Press, 2010), xv, 6–7.
  • 2. El intercambio entre Moroni y Ammorón es claramente una epístola relacionada con asuntos militares; el Libro de Mormón también contiene ejemplos de otras dos formas de epístolas: pastoral y profética. Para un análisis de estas formas en el Libro de Mormón, véase Sidney B. Sperry, “Types of Literature in the Book of Mormon: Epistles, Psalms, Lamentations,” Journal of Book of Mormon Studies 4, no. 1 (1995): 69–80. Véase también, Robert F. Smith, “Epistolary Form in the Book of Mormon,” FARMS Review 22, no. 2 (2010): 125–126 para una lista completa de todas las epístolas del Libro de Mormón.
  • 3. Véase Hardy, Understanding the Book of Mormon, 123, 176. Véase también Kim Ridealgh, “Polite like an Egyptian? Case Studies of Politeness in the Late Ramesside Letters,” Journal of Politeness Research: Language, Behavior, Culture 12, no. 2 (2016): 247. Cabe señalar, sin embargo, que Mormón no era completamente contrario a hacer modificaciones editoriales a las epístolas registradas. Por ejemplo, en la larga carta de Helamán a Moroni, Mormón inserta al menos un versículo de comentario, probablemente con el propósito de resumir información (Alma 55:52).
  • 4. Véase Richard Dilworth Rust, Feasting on the Word: The Literary Testimony of the Book of Mormon (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1997), 150.
  • 5. Rust, Feasting on the Word, 151. Para un análisis más formal de la estrategia retórica de Moroni, véase Rust, Feasting on the Word, 152–153.
  • 6. véase Helamán 3:14; Palabras de Mormón 1:5
  • 7. Véase Hardy, Understanding the Book of Mormon, 175–177.
  • 8. Véase Rust, Feasting on the Word, 154 para un análisis de las ironías narrativas en el éxito de los nefitas contra los ejércitos de Ammorón.
  • 9. El presidente Gordon B. Hinckley enseñó que la ira, cuando está controlada, a veces puede ser apropiada.Véase Gordon B. Hinckley, "Tardos para airarse", Liahona, Octubre 2007, 62-65: "La ira se podría justificar en algunas circunstancias. Las Escrituras nos dicen que Jesús echó fuera del templo a los cambistas, diciendo: 'Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones' (Mateo 21:13). Aún así, eso lo dijo más como una reprimenda que un arrebato de ira incontrolada".
  • 10. David A. Bednar, " Escogidos para dar testimonio de mi nombre", Liahona, octubre de 2015, págs. 128-131.
  • 11. Véase Book of Mormon Central en Español “¿Por qué era héroe el capitán Moroni para Mormón? (Alma 48:17)”, KnoWhy 155 (8 de julio, 2017).