¿Por qué extendió la mano Abinadí al profetizar?

Abril 27, 2017
Al igual que Moisés cuando levantó las manos para separar el mar rojo, Abinadí levantó las manos mientras profetizaba ante la corte del rey Noé. Esto enfatizó su autoridad dada por Dios. Imagen de Robert T. Barrett
KnoWhy #94
Al igual que Moisés cuando levantó las manos para separar el mar rojo, Abinadí levantó las manos mientras profetizaba ante la corte del rey Noé. Esto enfatizó su autoridad dada por Dios. Imagen de Robert T. Barrett
“Y ahora bien, aconteció que después que Abinadí hubo hablado estas palabras, extendió la mano”
Mosíah 16:1

El conocimiento

La confrontación de Abinadí con el inicuo rey Noé y sus sacerdotes (Mosíah 12-16) concluyó con un gesto dramático. El texto registra que “después que Abinadí hubo hablado estas palabras, extendió la mano y dijo: Vendrá el día en que todos verán la salvación del Señor; en que toda nación, tribu, lengua y pueblo verán ojo a ojo, y confesarán ante Dios que sus juicios son justos” (Mosíah 16:1).

El detalle de que Abinadí levantó o extendió su mano (o "manos" en el manuscrito impreso1) mientras él profetizaba puede parecer insignificante, pero como David Calabro ha observado: "Los gestos descritos en pasajes de escritura, más que ser solamente ornamentales, contribuyen al significado de esos pasajes; por lo tanto, poder entender el significado de estos gestos guía a una comprensión completa del mensaje de la escritura".2

En el caso de extender la mano(s), el cual se encuentra en todo el Libro de Mormón como una señal profética (1 Nefi 17:54; Mosíah 12:2; Alma 10:25; Alma 13:21; 15:5; 19:12; 32:7; 3 Nefi 11:9; 12:1), Calabro sugiere que esta acción "parece incrementar la fuerza o urgencia del discurso" que está siendo pronunciado por el profeta.3 Al extender su mano(s), los profetas incrementan el drama o atención emocional al suplicar a su audiencia a prestar atención a sus palabras. Esto tiene mucho sentido en el contexto del mensaje final de Abinadí en Mosíah 16, donde con urgencia advierte de los juicios y castigos de Dios a los inicuos e impenitentes.

Además, Calabro observó cómo este gesto en el Libro de Mormón tiene lugar en el viejo mundo. La Biblia hebrea, por ejemplo, registra que "extendió Moisés su mano sobre el mar" al sacar a los israelitas de Egipto (Éxodo 14:21, 27).4 Por lo tanto, extender la mano(s) pareciera en algunos casos transmitir habilidades supernaturales. Adicionalmente, la antigua iconografía egipcia representa acciones de discurso "en donde una persona extiende la mano en posición [horizontal] hacia el destinatario".5 Habiendo dicho esto, este gesto puede servir para varios propósitos, porque cuando el Libro de Mormón lo utiliza en las señas rituales de extender la mano(s) conlleva, en las palabras de Calabro, una "diversidad de interpretaciones" o significados dependiendo del contexto del pasaje.6

El porqué

Los lectores del Libro de Mormón deben ser atentos a los pequeños detalles en el texto, dado que siempre son los pequeños detalles que iluminan el texto de manera significativa. "El comprender la manera en que las señas en los [rituales en el Libro de Mormón] funcionan, ayuda a esclarecer los pasajes de escrituras en las que son mencionadas", concluyó Calabro. "Por ejemplo, conociendo que extender la mano en un discurso es [a menudo] una petición de contacto y aceptación hace que el relato de Abinadí usando ese gesto, mientras da su mensaje que lo llevará a su martirio, sea especialmente intenso".7

Al extender su mano, Abinadí incrementa la fuerza, el drama, la urgencia y súplica emocional de sus palabras fuertes para el rey Noé y sus sacerdotes. El gesto de Abinadí, como cuando Moisés levanta su mano sobre el mar, hubiera indicado a la corte de Noé una advertencia sobrenatural y poder divino.

Al igual que las acciones dramáticas en un escenario que acompañan una recitación hablada, las acciones de los participantes en un relato dado como se describen en el Libro de Mormón le da significado y profundidad a la narrativa. También pueden ilustrar el contexto cultural y antiguo del texto.8

Con todo esto en mente, los lectores atentos pueden tomar el significado gráfico de las escrituras. Al igual que cuando el profeta Abinadí extendió su mano a los obstinados sacerdotes de Noé, sus poderosas palabras continúan llegando a los lectores, donde sea que se encuentren, que seriamente deseen ver la salvación del Señor y confesar a Dios que Sus juicios son justos.

Otras lecturas

David Calabro, “‘Stretch Forth Thy Hand and Prophesy’: Hand Gestures in the Book of Mormon,” Journal of the Book of Mormon and Other Restoration Scripture 21, no. 1 (2012): 46–59.