¿Por qué el Libro de Mormón utiliza la frase "combinaciones secretas"?

Junio 12, 2018
Foto por Kristina Flour en Unsplash
KnoWhy #377
Foto por Kristina Flour en Unsplash
"Y fueron destruidos los reglamentos del gobierno, debido a las combinaciones secretas de los amigos y parientes de aquellos que habían asesinado a los profetas".
3 Nefi 7:6

El conocimiento

A lo largo del Libro de Mormón, la frase "combinaciones secretas" se utiliza para describir las malvadas actividades de sociedades secretas y sujetas a juramentos como los ladrones de Gadiantón. Como Ray Hillam describió, "las combinaciones secretas han existido desde los días de Caín (Moisés 5:51). Satanás es su autor (2 Nefi 26:22), el poder y la riqueza son sus motivos (Éter 8:15, 25), y la conspiración es su método de operación (Helamán 6:22–24)".1 En Helamán 2:13, Mormón indicó que el surgimiento de las combinaciones secretas "probó ser la ruina, sí, casi la completa destrucción del pueblo de Nefi".

Algunos han argumentado, que las sociedades secretas en el Libro de Mormón son meramente ficticias y fueron inspiradas por una fraternidad bien conocida llamada francmasones (o masones)2. Tal como Daniel Peterson lo explicó: "Se ha sostenido por mucho tiempo por los críticos del Libro de Mormón que los 'ladrones de Gadiantón' son meramente los francmasones del siglo XIX, transparentemente disfrazados".3 Como evidencia de esta afirmación, sus partidarios han señalado un número de similitudes entre estos dos grupos, una de las cuales es que esas "combinaciones secretas" fueron utilizadas casi exclusivamente como un término negativo de los francmasones alrededor de 1829.4

Al menos, esto parecía como una suposición potencialmente válida, hasta que las bases de datos en línea hicieron posible buscar a través de un gran número de documentos del siglo XIX. En el 2014, Gregory Smith encontró evidencia concluyente de una variedad de fuentes que "antes, durante y después de la traducción de José Smith del Libro de Mormón, combinaciones secretas eran un término general en los Estados Unidos para cualquier grupo clandestino o conspiración, especialmente en el ámbito político".5 El nombre clave no era para nada exclusivo para los francmasones lo que algunos críticos del Libro de Mormón habían mantenido por mucho tiempo.

Agregando a este argumento un significado más amplio, el diccionario Webster de 1828 define "combinación" (en inglés, combination) en términos generales como una "unión íntima, o asociación de dos o más personas o cosas".6 También se nota que puede utilizarse tanto en un sentido positivo como negativo.7 Por lo que cuando la palabra "secreto" se agrega antes de "combinaciones" aparentemente ayuda a clarificar que este término en general se ha usado en un sentido negativo y secreto.8 Como Peterson concluyó: "No estamos tratando aquí con un término técnico esotérico [especializado]".9

Sin embargo si el término "combinaciones secretas" se hubiera referido exclusivamente a los francmasones en el momento de la traducción del Libro de Mormón, significaría que José Smith simplemente habría fabricado ese aspecto en su contenido. Muchas sociedades antiguas tenían grupos secretos que estaban involucrados en conspiraciones bajo juramentos para enriquecerse o influenciar al gobierno.10

Por ejemplo, en Judea y en otras partes del antiguo Cercano Oriente, los ladrones se comprometían con juramentos para mantener sus escondites y planes en secreto.11 Incluso hay buena evidencia de que tales sociedades existieron en la antigua Mesoamérica, y que se habían formado a principios del período preclásico (los tiempos olmecas/jareditas).12 Es importante señalar que los eruditos que han estudiado las sociedades secretas, se han sorprendido por sus similitudes, inclusive cuando son de diferentes lugares y periodos de tiempo en la historia del mundo.13

Por lo tanto, no es de sorprenderse que los ladrones de Gadiantón en el Libro de Mormón, compartieran algunas características similares con los francmasones del siglo XIX.14 Ni es de sorprenderse que la traducción del Libro de Mormón de 1829 utilizara el término de "combinaciones secretas" para describirlos. Era un término general, a menudo utilizado para etiquetar a los francmasones, pero también se utilizaba para describir una serie de grupos secretos del siglo XIX, y un término que se aplicaría igualmente bien a las sociedades secretas de todo el mundo antiguo, incluyendo la antigua América.

El porqué

Esta situación demuestra la necesidad de tener paciencia e investigar los detalles que podrían de alguna manera preocupar el testimonio de uno o ser el motivo para la incredulidad. El élder Neil L. Andersen ha enseñado: "Analizar las preguntas sinceras es una parte importante de edificar la fe, y para ello usamos el intelecto y los sentimientos. No todas las respuestas se reciben de inmediato, pero la mayoría de las preguntas se pueden resolver mediante el estudio sincero y al procurar las respuestas de Dios".15 En otra ocasión el élder Andersen aconsejó sabiamente: "¿Comprenderemos todo? Por supuesto no. Dejaremos algunas cuestiones sin responder para comprenderlas en algún momento futuro".16

Este es precisamente el enfoque que algunos eruditos SUD tomaron cuando confrontaron este asunto. Daniel Peterson, uno de los primeros en investigar este tema, sospechó desde el principio que las "combinaciones secretas" no eran exclusivamente una etiqueta de los francmasones en 1829. Sin embargo, al principio no pudo localizar las fuentes para probarlo.17

Con el transcurso del tiempo, sin embargo, él y otros descubrieron documento tras documento que respaldaron sus dudas iniciales.18 Y luego, después de décadas de paciente espera, los motores de búsqueda modernos finalmente proveyeron suficiente evidencia para desacreditar a fondo y conclusivamente la teoría crítica que Peterson siempre había rechazado. Tal como Gregory Smith explicó: "Ahora que una visión más amplia de la cultura literaria de principios del siglo XIX es más práctica a través de la búsqueda digital, el escepticismo de Peterson ha sido reivindicado".19

En el caso de las "combinaciones secretas", la información que se necesita para descartar completamente esta preocupación tomó varias décadas desde el tiempo en que este tema se planteó por primera vez.20 Otras causas de duda pueden tomar mucho más tiempo para resolverse. Y para algunos temas, la información necesaria puede no llegar hasta que, como lo expresó el élder Holland "Jesús descienda como la última verdad infalible de todas".21

La belleza del plan de Dios es que nosotros no tenemos que esperar por avances tecnológicos y métodos de investigación mejorados con el propósito de encontrar respuestas a preguntas que son importantes. Por medio del poder del Espíritu Santo, uno puede saber que el Libro de Mormón es verdadero sin tener que probar el error de toda crítica que pudiera surgir en su contra.22 Tal como el presidente Dieter F. Uchtdorf explicó detalladamente: "Desearía que pudiese ayudar a todos a comprender este hecho sencillo: creemos en Dios a causa de las cosas que sabemos con el corazón y la mente, no por las cosas que no sabemos".23 Esto es verdad por creer también en el Libro de Mormón.

Otras lecturas

Gregory L. Smith, "Cracking the Book of Mormon’s ‘Secret Combinations’?" Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 13 (2014): 63–109.

Nathan Oman, "‘Secret Combinations’: A Legal Analysis", FARMS Review 16 no. 1 (2004): 49–73.

Daniel C. Peterson, "Notes on ‘Gadianton Masonry’", en Warfare in the Book of Mormon, ed. Stephen D. Ricks y William J. Hamblin (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 176–224.

Bruce W. Warren, "Secret Combinations, Warfare, and Captive Sacrifice in Mesoamerica and the Book of Mormon", en Warfare in the Book of Mormon, ed. Stephen D. Ricks y William J. Hamblin (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 225–236.