¿Por qué creía el rey Limhi que el plan de escape de Gedeón funcionaría?

Mayo 4, 2017
Guardias dormidos (detalle de la Resurrección de Cristo) por Meister Francke
KnoWhy #100
Guardias dormidos (detalle de la Resurrección de Cristo) por Meister Francke
“Los lamanitas, o sea, los guardias de los lamanitas, se emborrachan de noche”
Mosíah 22:6

El conocimiento

El Libro de Mormón contiene una serie de mensajes que condena la embriaguez o intoxicación, o de alguna manera representa a los ebrios como insensatos o fáciles de explotar. Al principio del Libro de Mormón, por ejemplo, Nefi mató al traicionero Labán cuando lo encontró borracho y desmayado en las calles oscuras de Jerusalén (1 Nefi 4:5-7). El rey Noé y sus sacerdotes fueron representados como "bebedores de vino" inmorales y perezosos que atacaban y oprimían a sus súbditos (Mosíah 11:13-15).1 Un grupo de soldados nefitas del capitán Moroni fueron liberados cuando engañaron a los guardias lamanitas al emborracharse (Alma 55:7-16), y el ejército de Coriántumr fue emboscado por el hermano de Shared “mientras estaban borrachos” (Éter 14:5; cf. 15:22).

El registro en Mosíah 22 muestra cómo el pueblo de Limhi escapó de la esclavitud lamanita explotando la embriaguez lamanita. Después de consultar sobre la situación (Mosíah 22:1-4), 2 Limhi aprobó el plan de Gedeón de entregar un tributo de vino a los guardias lamanitas para incapacitarlos (Mosíah 22:6-10). Una vez que los guardias estaban ebrios "el pueblo del rey Limhi salió de noche para el desierto" deslizándose a través del "muro posterior, a espaldas de la ciudad" (Mosíah 22:6,11). 

En esta narrativa, el pueblo de Limhi son presentados siendo más inteligentes que los lamanitas al emborracharlos y tomar ventaja de la situación. Como Brant Gardner ha elaborado: "El hecho de que los lamanitas de manera frecuente, o aun habitualmente, se emborrachaban es interesante y puede ser interpretado, aun entre los lamanitas como una falta moral". Sus frecuentes intoxicaciones alteraron el juicio de estos guardias demasiado que ellos "aparentemente no anticiparon ningún esfuerzo de sus cautivos de escaparse, especialmente en la noche".3

De esta manera, el Libro de Mormón es consistente con el registro bíblico. La Biblia hebrea presenta a la embriaguez como pecaminosa, imprudente e irresponsable.4 En las palabras de un erudito, la embriaguez en la Biblia hebrea es condenada como algo que "hace a uno insensible e imperceptible, una molestia social, una ruina económica y un réprobo moral y espiritual".5

Las historias bíblicas de Noé (Génesis 9:20-27), Lot (Génesis 19:30-38), Ela (1 Reyes 16:8-10), Ben-adad (1 Reyes 20:13-21) y Nabal (1 Samuel 25:36-38) ilustran las consecuencias negativas de la embriaguez. La historia apócrifa de Judit y Holofernes muestra, al igual que la historia de Nefi y Labán, como una gran líder militar fue muerto por el protagonista explotando su estupor alcohólico (Judit 13). El libro de Proverbios lista a los borrachos como insensatos, amonestándolos a “[n]o est[ar] con los bebedores de vino ni con los comilones de carne; porque el bebedor y el comilón se empobrecerán, y el mucho dormir los hará vestir de harapos” (Proverbios 23:20-21; cf. 31:4–7). El Nuevo Testamento de la misma manera ve a los borrachos de manera negativa (Lucas 21:34; Romanos 13:13; 1 Corintios 6:10; 1 Pedro 4:3). 

El porqué

Limhi tenía muchas razones para creer que la idea de Gedeón funcionaría. Sus orígenes religiosos y culturales le dieron muchas razones para ver cómo los nefitas podrían tomar ventaja de las débiles propensidades de los guardias lamanitas.

Mas allá de ese factor, Limhi confiaba en la lealtad, valor y buen juicio de Gedeón. El pueblo de Limhi estaba muy motivado por sus convenios y deseaban escapar con el fin de ser bautizados (Mosíah 21:32-34). La fe y la razón se combinaron para aumentar la confianza de Limhi de que el Señor abriría un camino para la liberación de Su pueblo. El escape fue ejecutado solamente después de un cuidadoso estudio de todas las posibles formas de liberación (Mosíah 21:36) y después de una cuidadosa planificación anterior con Ammón (Mosíah 22:1). 

Por lo que, emborrachar a los lamanitas sirvió un propósito práctico en los hechos de este evento. Funcionó bien especialmente como una herramienta narrativa en el recuento de Limhi para este gran escape y la formulación final de la historia de Mormón para enfatizar la astucia del pueblo de Limhi. Ver el valor literario en esta historia no es para decir que Limhi o Mormón de alguna manera hayan inventado los detalles de los lamanitas emborrachándose, sino más bien que estos autores lo habrían utilizado fácilmente como una herramienta literaria poderosa para exponer la historia de una manera que hiciera eco en las representaciones bíblicas de la embriaguez.

Sobre todo, Limhi pensó que el plan de escape de Gedeón funcionaria por muchos factores interrelacionados, no solo porque los lamanitas se emborracharon. Al tomar nota de todos estos factores, los lectores del Libro de Mormón pueden apreciar la riqueza del texto narrativo y las representaciones de los personajes.

Otras lecturas

Clyde J. Williams, “Deliverance from Bondage” in The Book of Mormon: Mosiah, Salvation Only Through Christ eds. Monte S. Nyman and Charles D. Tate, Jr. (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1991), 261–274.

Brant A. Gardner, Second Witness: Analytical and Contextual Commentary on the Book of Mormon, 6 vols. (Salt Lake City: Greg Kofford Books, 2007), 3:380–381.

 

  • 1. Book of Mormon Central en Español, “ ¿Por qué se mencionan en el Libro de Mormón vino, viñas y lagares? (Mosíah 11:15) KnoWhy 88 (20 de abril, 2017).
  • 2. Para el concilio de Limhi como una especie de escena de consejo divino, véase Stephen O. Smoot, “The Divine Council in the Hebrew Bible and the Book of Mormon,” Studia Antiqua 12, no. 2 (Fall 2013): 16–17.
  • 3. Brant A. Gardner, Second Witness: Analytical and Contextual Commentary on the Book of Mormon, 6 vols. (Salt Lake City: Greg Kofford Books, 2007), 3:380–381. Gardner, Second Witness, 3:381, documenta la embriaguez siendo condenada en la cultura Azteca posterior, porque fue "considerado un problema generalizado".
  • 4. Véase la discusión en Edgar W. Conrad, “Drunkenness,” in The Oxford Companion to the Bible, ed. Bruce M. Metzger and Michael D. Coogan (New York, NY: Oxford University Press, 1993), 171–172; Carol A. Dray, “Ethical Stance as an Authorial Issue in the Targums,” in Ethical and Unethical in the Old Testament: God and Humans in Dialogue, ed. Katharine J. Dell, Library of Hebrew Bible/Old Testament Studies 528 (London: T & T Clark, 2010), 236–240.
  • 5. J. Gerald Janzen, “Drunkenness,” in Harper’s Bible Dictionary, ed. Paul J. Achtemeier (San Francisco, CA: Harper & Row, 1985), 229.