¿Por qué aparecen tantas enseñanzas de Mormón en Éter 4 y 5?

Noviembre 1, 2017
Mormón y Moroni con las Planchas, por Joseph Brickey
KnoWhy #239
Mormón y Moroni con las Planchas, por Joseph Brickey
"Y bendito es aquel que sea hallado fiel a mi nombre en el postrer día, porque será enaltecido para morar en el reino preparado para él desde la fundación del mundo. Y he aquí, yo soy quien lo ha hablado. Amén."
Éter 4:19

El Conocimiento

Éter 4 y 5 presenta la conclusión de Moroni al relato impresionante de la visión del hermano de Jared del Cristo premortal. Moroni hizo una serie de comentarios editoriales para los futuros lectores gentiles de este relato, incluyendo cómo podrían prepararse para recibir todo lo que el Señor le había revelado al hermano de Jared. Quería que entendieran cómo podían llegar a creer en sus palabras—y en las palabras de Cristo—así como también lo que tenían que hacer para recibir las bendiciones prometidas a los creyentes.

A medida que hizo estos comentarios en Éter 4-5, Moroni repitió e hizo uso de muchos de los temas y expresiones verbales utilizadas por su padre, Mormón. Por ejemplo, Moroni escribió en Éter 4:11-12 que por el "Espíritu sabrá que estas cosas son verdaderas; porque persuade a los hombres a hacer lo bueno".1 En Moroni 7, Mormón igualmente había declarado: "Pues he aquí, a todo hombre se da el Espíritu de Cristo para que sepa discernir el bien del mal; por tanto, os muestro la manera de juzgar; porque toda cosa que invita a hacer lo bueno, y persuade a creer en Cristo, es enviada por el poder y el don de Cristo" (Moroni 7:16).

Además, hacia el final de sus escritos, Moroni volvió a ensayar estos mismos principios: "Y cualquier cosa que es buena, es justa y verdadera; por lo tanto, nada que sea bueno niega al Cristo, antes bien, reconoce que él existe" (Moroni 10:6).

El siguiente cuadro ilustra varios de los muchos usos intertextuales2 en los escritos de Moroni en Éter 4-5 y Moroni 10 de palabras distintivas y temas doctrinales previamente escritos por Mormón en Moroni 7:

Elemento paralelo Moroni 7 (Mormón) Éter 4-5 (Moroni) Moroni 10 (Moroni)
Dirigido a una audiencia específica Para la iglesia, los pacíficos discípulos de Cristo (7:3) A los gentiles (4:6, 13) A los lamanitas (10:1)
Se debe tener fe, esperanza y / o caridad para ser parte de la iglesia / reino ... que habéis logrado la esperanza necesaria mediante la cual podéis entrar en el reposo del Señor... hasta que tengáis reposo con él en el cielo (7:3)
... porque si no tenéis fe en él, entonces no sois dignos de ser contados entre el pueblo de su iglesia (7:39)
... "bendito es aquel que sea hallado fiel a mi nombre en el postrer día, porque será enaltecido para morar en el reino ... (4:19) Y a menos que tengáis caridad , de ningún modo seréis salvos en el reino de Dios; ni seréis salvos en el reino de Dios si no tenéis fe; ni tampoco, si no tenéis esperanza (10:21)
Discerniendo el bien del mal; todo lo que es bueno (todo buen don) proviene de Dios; cualquier cosa que sea buena invita a venir a Cristo y no a negarlo; la gente buena obra por medio del "poder y los don(es)" de Cristo/Dios Por tanto, un hombre, siendo malo, no puede hacer lo que es bueno; ni presentará una ofrenda buena.
Por consiguiente, todo lo que es bueno viene de Dios, y lo que es malo viene del diablo;
Pues he aquí, a todo hombre se da el Espíritu de Cristo para que sepa discernir el bien del mal; por tanto, os muestro la manera de juzgar; porque toda cosa que invita a hacer lo bueno, y persuade a creer en Cristo, es enviada por el poder y el don de Cristo, por lo que sabréis, con un conocimiento perfecto, que es de Dios.
Pero cualquier cosa que persuade a los hombres a hacer lo malo, y a no creer en Cristo, y a negarlo, y a no servir a Dios, entonces sabréis, con un conocimiento perfecto, que es del diablo...
Por tanto, os suplico, hermanos, que busquéis diligentemente en la luz de Cristo, para que podáis discernir el bien del mal" (7:5-19)
Porque por mi Espíritu sabrá que estas cosas son verdaderas; porque persuade a los hombres a hacer lo bueno.
Y cualquier cosa que persuada a los hombres a hacer lo bueno viene de mí; porque el bien de nadie procede, sino de mí. Yo soy el mismo que conduce a los hombres a todo lo bueno (4:11-12)
Y cualquier cosa que es buena, es justa y verdadera; por lo tanto, nada que sea bueno niega al Cristo, antes bien, reconoce que él existe.
Y quisiera exhortaros, mis amados hermanos, a que tengáis presente que toda buena dádiva viene de Cristo.
Y, ¡ay de los hijos de los hombres si tal fuere el caso; porque no habrá entre vosotros quien haga lo bueno, no, ni uno solo! Porque si hubiere entre vosotros quien hiciere lo bueno, será por el poder y los dones de Dios.
(10:6, 18, 25)
Orar al Padre de "corazón" ... [P]edid al Padre con toda la energía de vuestros corazones ... (7:48) ... [S]í, cuando invoquéis al Padre en mi nombre, con un corazónquebrantado y un espíritu contrito... (4:15) ... preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo... si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención... (10:4)
Por el Espíritu, uno puede saber la verdad ... [L]a manera de juzgar es tan clara, a fin de que sepáis con un perfecto conocimiento...
Pues he aquí, a todo hombre se da el Espíritu de Cristo para que sepa discernir el bien del mal (7:15-16)
Porque por mi Espíritu sabrá que estas cosas son verdaderas ... (4:11) ... [Él] os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo;
y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas (10:4-5).
Dios proporcionará testigos De modo que por la ministración de ángeles, y por toda palabra que salía de la boca de Dios, empezaron los hombres a ejercitar la fe en Cristo;
Porque he aquí, [los ángeles] se sujetan a [Cristo] para ejercer su ministerio de acuerdo con la palabra de su mandato,manifestándose a los que tienen una fe fuerte y una mente firme en toda forma de santidad.
Y el oficio de su ministerio es llamar a los hombres al arrepentimiento... y preparar la vía entre los hijos de los hombres, declarando la palabra de Cristo a los vasos escogidos del Señor, para que den testimonio de él. (7:25, 29-31)
[Y] por el poder de Dios se mostrarán [las planchas] a tres; por tanto, sabrán con certeza que estas cosas son verdaderas.
Y en boca de tres testigos se establecerán estas cosas; y el testimonio de tres, y esta obra, en la cual se mostrará el poder de Dios y también su palabra, de la cual el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo dan testimonio; y todo esto se levantará como testimonio contra el mundo en el postrer día. (5:3-4)
Y os exhorto a que recordéis estas cosas; pues se acerca rápidamente el día en que sabréis que no miento, porque me veréis ante el tribunal de Dios; y el Señor Dios os dirá: ¿No os declaré mis palabras, que fueron escritas por este hombre, como uno que clamaba de entre los muertos, sí, como uno que hablaba desde el polvo?
Y Dios os mostrará que lo que he escrito es verdadero. (10:27, 29)
El problema de la incredulidad Pero cualquier cosa que persuade a los hombres a hacer lo malo, y a no creer en Cristo, y a negarlo, y a no servir a Dios, entonces sabréis, con un conocimiento perfecto, que es del diablo (7:17) Y ahora bien, después de esto, todos han degenerado en la incredulidad
...[El] conocimiento que se ha ocultado a causa de la incredulidad...
[Y] no han llegado a vosotros por motivo de la incredulidad.
He aquí, cuando rasguéis ese velo de incredulidad que os hace permanecer en vuestro espantoso estado de iniquidad, y dureza de corazón, y ceguedad de mente...
(4:3, 13-15)
... [Y] que todos estos dones de que he hablado, que son espirituales, jamás cesarán, mientras permanezca el mundo, sino por la incredulidad de los hijos de los hombres.
Si llega el día en que dejen de existir entre vosotros el poder y los dones de Dios, será por causa de la incredulidad.
(10:19, 24)

 

El Porqué

Adaptación de la obra de arte por Jorge Cocco.

El material presentado en este KnoWhy proporciona un amplio ejemplo de intertextualidad entre dos escritores del Libro de Mormón. Es, quizás, natural esperar que Moroni conociera y usara las palabras de su padre, el gran profeta-redactor-historiador, Mormón. El profesor de derecho de BYU, W. Cole Durham, Jr., comentó sobre la relación entre los dos:

Las escrituras proporcionan solo un relato limitado de las relaciones familiares de Moroni y se centran exclusivamente en el padre y el hijo, pero los destellos sugieren un vínculo rico en afecto natural, fortalecido por la preocupación mutua por el ministerio.3

Durham observó cómo estos vínculos afectaban el contenido y el estilo de la escritura de Moroni:

La misma estructura de los escritos de Moroni refleja un profundo respeto por su padre. Sus escrituras iniciales (Mormón 8 y Mormón 9) tenían la intención de no hacer más que completar el registro de su padre. Más tarde, cuando Moroni agregó su propio libro, aproximadamente dos tercios de su espacio se dedicaron a una presentación de las enseñanzas y cartas de su padre.4

Adaptación de arte de Tom Lovell.

Moroni eligió enfatizar varias de las enseñanzas importantes de su padre, incluyendo los temas centrales de la fe, esperanza y la caridad, y la necesidad de venir a Cristo. Como señaló el profesor Durham, "estos temas prevalecen tanto en los escritos de Mormón que cita Moroni como en toda la porción de Moroni en el Libro de Mormón".5

Así como Moroni compartió con los lectores futuros estas enseñanzas de Cristo que su padre había enfatizado, también pasó estos principios en su función como mentor de José Smith. Como la madre del profeta registró, al momento en que José obtuvo las planchas: "El ángel le mostró, por contraste, la diferencia entre lo bueno y lo malo, y las posibles consecuencias tanto de la obediencia y la desobediencia a los mandamientos de Dios, de una manera sorprendente, que la impresión siempre estuvo presente en su memoria hasta el mismo final de sus días".6

Otras Lecturas

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué cita Nefi un salmo del templo al comentar sobre Isaías? (2 Nefi 25:16)”, KnoWhy 51 (Marzo 4, 2017).

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué Jacob citó tanto de los Salmos? (Jacob 1:7; cf. Salmo 95:8)", KnoWhy 62 (Marzo 17, 2017).

W. Cole Durham, Jr., “Moroni,” Ensign, Junio 1978.