¿Los nefitas tuvieron "temporada navideña" como en nuestros tiempos?

Julio 17, 2018
Fotografía por Book of Mormon Central
KnoWhy #394
Fotografía por Book of Mormon Central
"[Y] también para que dieran gracias al Señor su Dios, que los había sacado de la tierra de Jerusalén, y los había librado de las manos de sus enemigos, y les había designado hombres justos como maestros, y también a un hombre justo para ser su rey, el cual había establecido la paz en la tierra de Zarahemla, y les había enseñado a guardar los mandamientos de Dios, a fin de que se regocijaran y estuvieran llenos de amor para con Dios y todos los hombres".
Mosíah 2:4

El conocimiento

En los Estados Unidos, la "temporada navideña" abarca el Día de Acción de Gracias, Navidad y el Año Nuevo, y conlleva sentimientos muy especiales. Las personas tratan de ser amables, pasan más tiempo con la familia y tratan de tener el "espíritu navideño".

Aunque los pueblos del Libro de Mormón no celebraban el Día de Acción de Gracias, Navidad y el Año Nuevo como los pueblos de hoy, parece que celebraban tres días festivos similares como sus propios "días festivos".1 Estos días eran el Rosh Hashana (el año nuevo israelita), Yom Kipur (el Día de la Expiación) y Sucot (La Fiesta de los Tabernáculos).2

Terrence L. Szink y John W. Welch han declarado que "los muchos componentes del Festival de Otoño se celebraron como una única temporada de celebración en los primeros periodos de la historia israelita".3 Fue solo después que sus "muchos elementos fueron… considerablemente diferenciados".4 El discurso del rey Benjamín "habla en todos los temas principales de estos días sagrados, tratándolos como partes de un complejo festival único, consistente con lo que uno podría esperar en una comunidad preexiliada israelita en la que los festivales de otoño no eran diferenciados grandemente pero que aún estaban asociados de manera cercana como parte de un gran festival de otoño".5

El Rey Benjamín por Jorge Cocco

Durante la celebración del año nuevo israelita, por ejemplo, los adoradores ofrecían sacrificios de animales de "un año" (véase Levítico 23:24-25).6 Esto es lo que el pueblo del rey Benjamín hizo. Trajeron "las primicias de sus rebaños, para que ofrecieran sacrificios y holocaustos según la ley de Moisés" (Mosíah 2:3).7 Ambos eventos también celebraban el reinado de Dios. El rey Benjamín declaró: "[S]i yo, a quien llamáis vuestro rey… merezco algún agradecimiento de vosotros, ¡oh, cómo debéis dar gracias a vuestro Rey Celestial!" (v. 19).8 Szink y Welch señalaron que el Talmud y otra literatura judía y del antiguo Cercano Oriente de manera similar conectan la idea del reinado divino directamente con el Año Nuevo.9

El Año Nuevo israelita y el discurso del rey Benjamín enfatizan la conmemoración.10 En Levítico 23:23-25, el evento que es equivalente a la celebración del Año Nuevo es llamado literalmente zikkaron (conmemoración).11 Solamente en los primeros seis capítulos de Mosíah se mencionan algunas formas de la palabra "recordar" 15 veces.12 El discurso del rey Benjamín y el Año Nuevo israelita también se enfocan en el rey.13 Szink y Welch señalaron: "Este fue aparentemente el tiempo preferido para la coronación del rey y la renovación del convenio del pueblo para obedecerle a él y a Dios".14 Durante el discurso del rey Benjamín, Mosíah recibió su coronación (Mosíah 2:30), y todo el pueblo hizo convenio de obedecer las leyes del rey y las de Dios (Mosíah 5:5).15

El discurso del rey Benjamín también contiene elementos que reflejan el Día de la Expiación.16 Además de mencionar la "expiación" siete veces en su discurso,17 el rey Benjamín entreteje temas del Día de la Expiación en su mensaje.18 De acuerdo con Levítico 16, el sumo sacerdote debía usar la sangre del sacrificio del Día de la Expiación para limpiar el tabernáculo.19

Las referencias del rey Benjamín a la "sangre expiatoria de Cristo" (Mosíah 3:18) son probablemente alusiones a esta ley.20

Otro elemento del Día de la Expiación era que el sacerdote debería limpiar a las personas de varias iniquidades, especialmente de los mandamientos violados por ignorancia (Números 15:27-29).21

Como el rey Benjamín lo señaló, Cristo, por medio de Su expiación, pudo redimir a "aquellos… que han pecado por ignorancia" (Mosíah 3:11).22

De acuerdo con Szink y Welch, Levítico 16:7-10 describe un ritual "en donde el sumo sacerdote, en el Día de la Expiación, toma dos cabras, y echando suertes una cabra era declarada ser ‘para el Señor’ y la otra" como un chivo expiatorio.23 Ellos señalaron:

Una dicotomía similar aparece en Mosíah 5:7-12, en donde el pueblo es llamado ya sea por el nombre de Cristo y se encuentran a la diestra de Dios, o es llamado "por algún otro nombre" y encontrados a la izquierda de Dios. De acuerdo a la tradición rabínica posterior, si la suerte para la [cabra] que era "para el Señor" salía en la mano izquierda era permitido cambiar las suertes con sus respectivas cabras para que aunque la determinación de cuál cabra sería del Señor ya se había hecho, la cabra del Señor estaría en la mano derecha mientras [la otra] estaría a la izquierda.24

Finalmente, el discurso del rey Benjamín es similar a la Fiesta de los Tabernáculos (Sucot).25 Deuteronomio 31:10-12 declara que el pueblo debería de reunirse en unidades familiares cerca del templo o del tabernáculo para esta fiesta.26 De manera similar, el pueblo del rey Benjamín fue instruido para "que… se reuniera" (Mosíah 1:18), "cada hombre según su familia" (Mosíah 2:5), y "plantaron sus tiendas alrededor del templo" (v. 6).27 También permanecieron en sus tiendas durante esta reunión (Mosíah 2:6).28 Welch y Szink han señalado: "Las tiendas fueron mencionadas específicamente en conexión con la celebración de la dedicación del templo de Salomón… (1 Reyes 8:65-66). Esta fiesta, donde se utilizaron las tiendas, se celebró en el séptimo mes (véase 1 Reyes 8:2) y generalmente se le ha considerado como la Fiesta de los Tabernáculos".29

Etrog, caja de etrog de plata y lulav, utilizado en la fiesta judía del Sucot. Fotografía por Gilabrand a través de Wikimedia Commons

También, de acuerdo a Szink y Welch, los antiguos israelitas en la Fiesta de los Tabernáculos "renovaban su convenio con Dios para ser su pueblo y para obedecer sus leyes".30

"El pueblo de Benjamín también entraba en tal convenio, y ellos seguían a detalle las formas de la renovación del convenio en Israel. Por medio de este convenio, las personas llegaban a ser hijos e hijas de Dios".31

También, "los textos judíos atestiguan la asociación entre el rey y la Fiesta de los Tabernáculos".32 En estos textos, "el rey está sobre una plataforma especialmente construida, y se le da una copia de la ley de la cual lee varios pasajes de Deuteronomio… que trata sobre la ley y la realización de los convenios".33 Permaneciendo sobre una torre y recitando material relacionado con la realización del convenio es exactamente lo que uno ve en el discurso del rey Benjamín.

El porqué

Aunque es imposible saber con exactitud cómo se estaba sintiendo el pueblo del rey Benjamín cuando estaban escuchando su discurso, es posible que podamos tener alguna idea. Si su discurso fue dado durante los "días festivos" nefitas como parece ser que así fue, es posible que ellos se estuvieran sintiendo de la manera en que nosotros nos sentimos ahora en día durante nuestros días festivos de otoño y principios de invierno.

Sucot, como el Día de Gracias, es la fiesta de la cosecha, y naturalmente llevaría a los sentimientos de gratitud por las bendiciones de Dios durante el año que caracteriza los días festivos modernos. Yom Kipur, para los nefitas, habría sido un día cuando miraban al futuro con un sentimiento de reverencia hacia el sacrificio del Salvador, tal como la navidad lo es para nosotros. Rosh Hashaná, es como nuestro año nuevo, es un tiempo de esperanza y anticipación para el año nuevo. Aunque no es exactamente lo mismo, tal vez la manera en que nos sentimos durante el devocional navideño de la Primera Presidencia es similar a la manera en que ellos se sintieron al escuchar el discurso del rey Benjamín, cuando estos sentimientos se combinan para crear un espíritu de días festivo especial.

Tal como Szink y Welch lo explicaron, el discurso del rey Benjamín "tiene sentido si uno comprende el discurso de Benjamín como sucediendo durante la época del año cuando los nefitas habrían estado volviendo sus corazones y mentes al tipo de temas y preocupaciones que caracterizaban este tiempo de actividades y renovaciones religiosas anuales en el antiguo Israel".34

A pesar de cómo se sintieron las personas durante este discurso, el enfoque del rey Benjamín sobre Cristo y sobre el cuidarse unos a otros refleja la esencia del "espíritu navideño". Que todos podamos mantener este espíritu con nosotros en la época navideña y siempre.

Otras lecturas

Terrence L. Szink y John W. Welch, "An Ancient Israelite Festival Context", en King Benjamin’s Speech: "That Ye May Learn Wisdom" (Provo, UT: FARMS, 1998), 148–223. 

John A. Tvedtnes, "King Benjamin and the Feast of Tabernacles", en By Study and Also by Faith: Essays in Honor of Hugh W. Nibley, ed. John M. Lundquist y Stephen D. Ricks (Salt Lake City, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 2:197–237. 

Allen J. Christenson, "Annual FARMS lecture: Maya Harvest Festivals and the Book of Mormon", Review of Books on the Book of Mormon 3, no. 1 (1991): 1–31.