¿Hay algún precedente para las Conferencias Generales en el Libro de Mormón?

Septiembre 6, 2017
Imagen vía lds.org
KnoWhy #199
Imagen vía lds.org
"Y aconteció que se hallaba reunida una gran multitud del pueblo de Nefi en los alrededores del templo que se encontraba en la tierra de Abundancia".
3 Nefi 11:1

El conocimiento

Solamente dos meses después de que la iglesia fue restaurada el 6 de abril de 1830, la primera conferencia general se llevó a cabo el 9 de junio de 1830, en la casa de Peter Whitmer en Fayette, Nueva york. En los siguientes años, las conferencias generales se llevaron a cabo periódicamente hasta la época de Nauvoo, cuando se empezaron a celebrar consistentemente dos veces al año, en abril y octubre. Desde ese tiempo, la conferencia general semianual de la iglesia ha crecido a un evento internacional donde millones sintonizan para escuchar las palabras de los profetas y apóstoles vivientes.1

Para varias denominaciones religiosas en América, las conferencias regulares desempeñaron una parte importante en las prácticas de adoración y administrativas del siglo XIX. Una de esas conferencias probablemente contribuyó a la "agitación extraordinaria" que llevó al joven José a preguntarle a Dios qué iglesia era la verdadera (JS-H 1:5).2 Mientras este antecedente seguramente influenció las primeras conferencias de los Santos de los Últimos Días, José y otros primeros líderes debieron haberse inspirado en precedentes más antiguos también.

El Libro de Mormón registra muchas ocasiones cuando todas las personas estaban congregadas para escuchar el consejo de profetas y líderes inspirados. A petición de Nefi, Jacob predicó al "pueblo de Nefi", probablemente mientras estaban reunidos en el nuevo templo construido (2 Nefi 6-10), una tradición que Jacob continuó después de la muerte de Nefi (Jacob 2-3).

El rey Benjamín había “congregado” a su pueblo en el templo, donde les enseñó la importancia de los principios del evangelio, compartió nueva revelación y los puso bajo convenio (Mosíah 1-5). Más adelante, cuando el pueblo de Alma y Limhi se reunieron con los nefitas en Zarahemla, Mosíah "hizo que se congregase todo el pueblo", y leyeron los registros juntos, "pensaron en la cercana bondad de Dios" y "alzaron la voz y dieron gracias a Dios" (Mosíah 25:1, 9).

Alma aparentemente organizó reuniones tipo conferencias en Zarahemla y Gedeón (Alma 5-7). Poco después de que el Señor apareció a los nefitas, “se hallaba reunida una gran multitud del pueblo” en lo que Clifford P. Jones ha argumentado que fue “una multitud que se reunía con un propósito en el templo para un fin espiritual”.3 Cualquiera que haya sido el propósito original, rápidamente llegó a ser una reunión espiritual mientras la congregación presenció la majestuosidad del Señor resucitado descendiendo del cielo (3 Nefi 11:3-12). A partir de ese momento, los líderes fueron llamados y apartados, las ordenanzas fueron administradas e instrucciones espirituales fueron dadas sobre el curso de varios días (3 Nefi 11-26). 

La tradición del Libro de Mormón de congregarse para desarrollar rituales religiosos, para recibir consejo e instrucción, para hacer convenios y aprender de las nuevas revelaciones parece estar vinculada a las tradiciones de los festivales antiguos israelitas. Bajo las leyes del libro de Éxodo, se exigía en Israel que "[t]res veces al año se presentará todo varón tuyo delante de Jehová", conectado con las tres veces en el año que se celebraban las festividades santas de los panes sin levadura (Pascua), de la siega (Pentecostés), y de la Cosecha (alrededor de la Fiesta de los Tabernáculos) (Éxodo 23:14-17).  

Especialmente en la Fiesta de los Tabernáculos al final de cada siete años, todos los israelitas debían presentarse ante el Señor para escuchar la ley que se leía “a oídos de ellos”. Moisés instruyó:  

Harás congregar al pueblo, hombres y mujeres y niños, y a los extranjeros que estén en tus ciudades, para que oigan y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley (Deuteronomio 31:10-12). 

En el Libro de Mormón, parece que Jacob y Benjamín habían predicado en una reunión durante la estación del festival de otoño,4 Abinadí parece que había profetizado a la congregación en la ciudad de Nefi durante el Pentecostés,5 y Alma aparentemente enseñó y consoló a sus hijos durante la Pascua.6

El porqué

Cuando los Santos de los Últimos Días se congregan cada primavera y otoño en todo el mundo para escuchar las enseñanzas inspiradas de los profetas, apóstoles y otros líderes, están siguiendo las prácticas sagradas de las escrituras claramente encontradas en la Biblia, el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios. El élder Robert D. Hales enseñó: "Las conferencias siempre han formado parte de la verdadera Iglesia de Jesucristo".7

Siguiendo las enseñanzas y liderazgo del rey Benjamín, los Santos de los Últimos Días toman el fin de semana de la conferencia como una oportunidad de recordar y reflexionar, renovar los convenios, pasar tiempo con la familia y servir a otros. Siguiendo el ejemplo de Alma, puede ofrecer buenos momentos para que los padres aconsejen a sus hijos y les den bendiciones del sacerdocio. 

Sobre todo, es un tiempo consagrado para escuchar la palabra del Señor de sus siervos escogidos, para considerar concienzudamente cómo aplicar sus consejos en la vida personal y seguir adelante con una determinación resuelta de vivir el evangelio de Jesucristo más perfectamente. El élder Hales enseñó: "Las mayores bendiciones de la conferencia general las recibimos después de que la misma ha concluido", porque después "nos congregamos para escuchar las palabras del Señor y volvemos a nuestros hogares para vivirlas".8

"¡Oh, cómo necesitamos la conferencia general!", exclamó el élder Hales. "Por medio de las conferencias, nuestra fe se fortalece y nuestro testimonio se hace más profundo".9 Durante esos fines de semana, los hijos de Dios en todo el mundo tienen una vez más la oportunidad de escuchar las voces de profetas, apóstoles y otros líderes inspirados, por lo que fortalecerán su fe, profundizarán su devoción y renovarán sus testimonios.

Otras lecturas

Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué ciertas 'palabras atesoradas' se repiten tanto en los discursos de la conferencia general? (2 Nefi:25-26)”, KnoWhy 69 (27 de marzo, 2017).

Book of Mormon Central, “¿Por qué los líderes frecuentemente testifican del Libro de Mormón? (3 Nefi 23:5),” KnoWhy 68 (25 de marzo, 2017).

Élder Robert D. Hales, "La Conferencia General: Fortalece la fe y el testimonio ", Liahona, octubre 2013, 6-8, en línea en lds.org.

 

  • 1. Véase Kenneth W. Godfrey, “150 Years of General Conference,” Ensign, February 1981, en línea en lds.org; M. Dallas Burnett, “Conferences, General Conference,” in Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1992), 1:307–308; Kenneth W. Godfrey, “General Conference,” in Encyclopedia of Latter-day History, ed. Arnold K. Carr, Donald Q. Cannon, and Richard O. Cowan (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2000), 418–419.
  • 2. Se cree que una conferencia regional metodista celebrada en Phelps, Nueva York en 1819, a pocos kilómetros de la carretera de Palmyra, fue un factor en la "agitación extraordinaria" mencionada por José Smith. Véase Richard Lloyd Anderson, “Joseph Smith’s Accuracy in the First Vison Setting: The Pivotal 1818 Palmyra Camp Meeting,” in Exploring the Frist Vision, ed. Samuel Alonzo Dodge and Steven C. Harper (Provo, UT: Religious Studies Center, 2012), 91–169. Para una discusión adicional de la "agitación extraordinaria" en toda la región antes de la primera visión de José Smith, véase Milton V. Backman Jr., “Awakenings in the Burned-Over District: New Light on the Historical Setting of the First Vision,” in Exploring the First Vision, 171–197; Milton V. Backman Jr., Joseph Smith’s First Vision: Confirming Evidences and Contemporary Accounts, 2nd ed. (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1980), 53–88; Matthew B. Brown, A Pillar of Light: The History and Message of the First Vision (American Fork, UT: Covenant Communications, 2009), 11–23; Steven C. Harper, Joseph Smith’s First Vision: A Guide to the Historical Accounts (Salt Lake City, UT: Deseret Book 2012), 24–25.
  • 3. Clifford P. Jones, “The Great and Marvelous Change: An Alternate Interpretation,” Journal of the Book of Mormon and Other Restoration Scripture 19, no. 2 (2010): 52.
  • 4. Véase Book of Mormon Central en Español, “¿Se refirió Jacob a las fiestas de otoño de Israel? (2 Nefi 6:4)”, KnoWhy 32 (9 de febrero, 2017); Book of Mormon Central en Español, “¿Por qué los nefitas permanecieron en sus tiendas durante el discurso del rey Benjamín? (Mosíah 2:6)”, KnoWhy 80 (11 de abril, 2017); John S. Thompson, “Isaiah 50–51, the Israelite Autumn Festivals, and the Covenant Speech of Jacob in 2 Nephi 6–10,” in Isaiah in the Book of Mormon, ed. Donald W. Parry and John W. Welch (Provo, UT: FARMS, 1998), 123–150; Terrence L. Szink and John W. Welch, “An Ancient Israelite Festival Context,” in King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom” (Provo, UT: FARMS, 1998), 148–223.
  • 5. Véase Book of Mormon Central en Español, “¿Profetizó Abinadí durante la fiesta de Pentecostés? (Mosíah 13:5)”, KnoWhy 90 (22 de abril, 2017); John W. Welch, Gordon C. Thomasson, and Robert F. Smith, “Abinadi and Pentecost,” in Reexploring the Book of Mormon, ed. John W. Welch (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1992), 135–138.
  • 6. Véase Book of Mormon Central en Español, “¿Alma aconsejó a sus hijos durante la Pascua? (Alma 38:5)”, KnoWhy 146 (27 de junio, 2017); Gordon C. Thomasson and John W. Welch, “The Sons of the Passover,” in Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, (Salt Lake City and Provo UT: Deseret Book and FARMS, 1992), 196–198.
  • 7. Élder Robert D. Hales, "La Conferencia General: Fortalece la fe y el testimonio", Liahona, octubre 2013, 6, en línea en lds.org Hales continuó: "Adán reunió a su posteridad y profetizó acerca de las cosas por venir. Moisés congregó a los hijos de Israel y les enseñó los mandamientos que había recibido. El Salvador enseñó a las multitudes reunidas tanto en la Tierra Santa como en el continente Americano. Pedro congregó a los creyentes en Jerusalén" (p. 6).
  • 8. Hales, “Conferencia General,” 7.
  • 9. Hales, "Conferencia General", 6.