¿Fue legal la muerte de Labán realizada por Nefi?

Noviembre 24, 2017
Hijos de Lehi ofreciendo riquezas a Labán, por Jerry Thompson
KnoWhy #256
Hijos de Lehi ofreciendo riquezas a Labán, por Jerry Thompson
"Por lo que, obedeciendo la voz del Espíritu y cogiendo a Labán por los cabellos, le corté la cabeza con su propia espada"
1 Nefi 4:18

El Conocimiento

Poco después de dejar Jerusalén con su familia, Nefi y sus hermanos regresaron para obtener una copia rara de las escrituras de un hombre llamado Labán (1 Nefi 3:2-4). Los hermanos intentaron dos veces obtener las planchas, a lo que Labán respondió tratando de hacer que los mataran (v 24-26). Finalmente, Nefi regresó por la noche y descubrió que Labán estaba ebrio (1 Nefi 4:7). Después de resistirse inicialmente a la inesperada provocación (v. 10), Nefi mató a Labán (v. 18) y logró obtener las planchas (v. 24).

Esta historia puede ser tan discordante para los lectores modernos como inquietante para Nefi en ese momento (1 Nefi 4:10). Sin embargo, John W. Welch, un estudiante de mucho tiempo de la ley bíblica, ha argumentado que las complejidades de "el asesinato de Nefi a Labán pueden ser evaluadas de manera provechosa a través de las perspectivas de los principios legales imperantes en los días de Nefi".1

Aunque tal asesinato no sería justificable hoy en la mayoría de los sistemas legales, el texto presenta "varios factores que reducen sustancialmente la culpabilidad de Nefi bajo la ley de Moisés tal como probablemente se entendió en los días de Nefi, alrededor del 600 a. C."2 Welch explicó que los factores legales críticos en este caso son:

Nefi y Labán

(1) Estado de ánimo: ¿el asesino "estaba al acecho" o "llegó presuntuosamente" con intención asesina?

(2) El papel de la voluntad divina: ¿"Dios lo entregó en su mano" (Éxodo 21:12-14)?3

A diferencia de la definición moderna, la antigua idea de premeditación requería que un asesinato hubiera sido planeado o implementado por traición.4 De esto Welch argumentó: "Varias pistas fuertes indican que Nefi tenía en mente la antigua definición cuando escribió la historia de Labán".5 Con respecto a su estado de ánimo, Nefi señaló específicamente que procedió "sin saber de antemano lo que tendría que hacer" (1 Nefi 4:6).

Como Welch ha explicado, este punto demuestra que Nefi ni siquiera había planeado encontrar a Labán, y mucho menos matarlo. Nefi no sabía dónde estaría Labán, o que estaría borracho. "La ocasión se presentó espontáneamente. Nefi estaba completamente sorprendido de encontrar a Labán. Su acción no fue planificada y, por lo tanto, no es culpable".6

Y con respecto al papel de la voluntad divina, como lo ha escrito Welch, "la razón última de su acción fue la entrega de Labán por parte de Dios en las manos de Nefi. Como el Espíritu declaró, fue el Señor quien causó la muerte de Labán".7 Las palabras específicas usadas en el texto son importantes aquí. Cuando Nefi se encontró con Labán, el Espíritu le dijo a Nefi que lo matara. Cuando Nefi se resistió, el Espíritu le dijo a Nefi nuevamente: "Mátalo, porque el Señor lo ha puesto en tus manos" (1 Nefi 4:12, énfasis agregado). Esta justificación puede referirse a Éxodo 21:13, que establece que un asesino puede huir a una ciudad de refugio si "no armó asechanzas, sino que Dios lo puso en sus manos" (énfasis añadido). El sorprendente paralelismo entre estos textos indica que el Espíritu pudo haber excusado legalmente a Nefi por haber matado a Labán.8

Asesinato de Labán

Una posible razón para esto es porque Labán cometió tres ofensas serias contra Nefi y sus hermanos. (1) Los acusó falsamente de un crimen capital (ser "ladrones", 1 Nefi 3:13, Deuteronomio 19:16-19). (2) Él había robado sus propiedades, demostrando ser un ladrón (1 Nefi 3:25-26; 4:11). (3) No había escuchado los mandamientos del Señor (1 Nefi 4:11, Deuteronomio 13:15). 9

Por lo tanto, Nefi mató a un hombre a quien Dios había entregado en sus manos, lo que indica que era digno de la muerte desde una perspectiva divina. Algunos homicidios en el Antiguo Testamento ocurrieron bajo circunstancias similares. Por ejemplo, el sacerdote Finees mató a Zimri y Cozbi por violar la ley (Números 25:8). Amnón había violado a su media hermana Tamar (2 Samuel 13:14-17), y su medio hermano Absalón lo mató por eso (v. 29).

Es importante destacar que el Espíritu proporcionó otra razón más para el acto: "Es mejor que muera un hombre a dejar que una nación degenere y perezca en la incredulidad" (1 Nefi 4:13). Welch ha declarado que esta lógica "concerniente a los derechos relativos del individuo o del grupo también tiene una larga tradición en la historia legal bíblica y judía".10 Un ejemplo de esta práctica es la renuncia de Sansón a los filisteos (Jueces 15:9-13). La tradición extra bíblica incluso sugiere que el concilio de ancianos pudo haber entregado a Joacim, un rey de Judá en el tiempo de Lehi, a Nabucodonosor para salvar el reino.11

El Porqué

Es importante mirar un texto antiguo en su propio contexto, no en uno moderno. Aunque el asesinato de Labán es perturbador o incómodo para los lectores modernos, "en su antiguo contexto legal... [tiene] sentido, tanto legal como religiosamente, como una muerte no premeditada, indeseada, divinamente excusable y justificable—algo muy diferente de lo que las personas de hoy normalmente piensan como un crimen homicida".12 A partir de esto, Nefi cambió, viendo que Dios proveería una manera para que él guardara los mandamientos, sin importar lo imposible que pudiera parecer. Nefi también aprendió la importancia de seguir al Espíritu y permanecer dentro de las reglas que el Señor había revelado.

Muerte de Labán

Sin embargo, a pesar de lo convencido que estaba Nefi de que su acción fue aprobada por Dios, Welch también notó que Nefi se comportaba con un riesgo considerable para sí mismo: "No sé si Nefi hubiera podido persuadir a un tribunal en Jerusalén para que lo dejara o no, pero creo que ciertamente se vio a sí mismo como alguien que no había violado la ley".13

De hecho, el asesinato de Labán no fue sin sanciones o consecuencias. En un caso como el de Nefi, donde el asesinato no fue planificado, el asesino aún tuvo que huir a una de las ciudades de refugio específicamente designadas o abandonar Tierra Santa (Números 35:6). Nefi hizo eso. En efecto, su castigo por matar a Labán fue un exilio voluntario, un exilio del cual Nefi nunca regresaría.

También puede ser importante para los lectores dejar que el evento los impacte como impactó a Nefi.14 Como señaló el élder Holland, la narración es

justo al comienzo del libro—página 8—donde incluso el lector más casual lo verá y debe lidiar con él. No es la intención que ya sea Nefi o nosotros seamos salvados de la lucha de este registro. Creo que esa historia se colocó en los primeros versículos de un libro de 642 páginas y luego se contó con detalles dolorosamente específicos con el propósito de enfocar a cada lector de ese registro en la cuestión fundamental del evangelio de obediencia y sumisión a la voluntad comunicada del Señor. Si Nefi no puede ceder a este mandato terriblemente doloroso, si no puede obligarse a obedecer, entonces es completamente probable que nunca pueda tener éxito o sobrevivir en las tareas que le esperan.15

En última instancia, uno debe evitar forzar a Dios "en una imagen que nosotros mismos creamos". La violencia es intrínseca en esta vida, y, por mucho que podamos despreciarla, debemos ser cautelosos de intentar imponer cualquier tipo de absolutos (desde nuestro punto de vista) sobre Dios".16 Esta experiencia traumática fue difícil para Nefi, y este registro, escrito varios años después, probablemente captura años de lucha y reflexión sobre sus acciones desde ángulos legales, éticos y políticos.17 Así como cuando Moisés mató a un hombre en Egipto (Éxodo 2:11-15) marcó el comienzo de una nueva vida de huida y separación de Egipto para él y su pueblo, la experiencia traumática de Nefi abrió el camino hacia una nueva tierra y vida para él, su familia y toda su gente también.

Otras Lecturas

Ben McGuire, “Nephi and Goliath: A Case Study of Literary Allusion in the Book of Mormon,” Journal of the Book of Mormon and Other Restoration Scripture 18, no. 1 (2009): 16–31.

John W. Welch y Heidi Harkness Parker, “Better That One Man Perish,” en Pressing Forward with the Book of Mormon: The FARMS Updates of the 1990s, ed. John W. Welch y Melvin J. Thorne (Provo, Utah: FARMS, 1999), 17–18.

John W. Welch, “Legal Perspectives on the Slaying of Laban,” Journal of Book of Mormon Studies 1, no. 1 (1992): 119–141.

Hugh Nibley, Lehi in the Desert/The World of the Jaredites/There Were Jaredites, The Collected Works of Hugh Nibley, Volume 5 (Salt Lake City and Provo, UT: Deseret Book and FARMS, 1988), 94–104.