¿Es el Libro de Mormón un musical?

Marzo 4, 2019
Imagen por Book of Mormon Central en Español
KnoWhy #500
Imagen por Book of Mormon Central en Español
"Y le cantaban alabanzas al Señor; sí, el hermano de Jared le cantaba alabanzas al Señor, y le daba gracias y loor todo el día; y cuando llegaba la noche, no cesaban de alabar al Señor".
Éter 6:9

El conocimiento

Para bien o para mal, el musical famoso del Libro de Mormón llamado Book of Mormon Musical catapultó al libro al protagonismo de la discusión en el año 2011. A pesar de que la obra musical de Broadway ha generado mucha atención, su historia tiene poco que ver con el contenido, trama, origen o los principios que enseña. Sin embargo, una de las cosas que se muestran en la obra que son correctas, es que el Libro de Mormón tiene algo importante que decir acerca de la música y su interpretación. El Libro de Mormón es un libro que por sí mismo habla y hace referencia a la música docenas de veces, en contextos de adoración, lucha, celebración y adoración.1

Cánticos en el Libro de Mormón

El Libro de Mormón hace referencia frecuentemente a los cánticos. Las personas en él cantaron alabanzas a Dios después de sus batallas victoriosas, cantaron durante las celebraciones y cantaron durante los servicios de adoración.2 Durante los años de rectitud en la época de oro de los nefitas "dirigían sus reuniones de acuerdo con las manifestaciones del Espíritu, y por el poder del Espíritu Santo; porque conforme los guiaba el poder del Espíritu Santo, bien fuese predicar, o exhortar, orar, suplicar o cantar, así se hacía" (Moroni 6:9, énfasis añadido).

Veinte de las veinticuatro referencias del Libro de Mormón a cánticos tratan específicamente sobre cantos de adoración al Señor.3 Sus pueblos cantaron alabanzas a las victorias del Señor después de una batalla (3 Nefi 4:31–33); ellos cantaron para alabar Su poder y su gracia expiatoria (Alma 5:9,26); y ellos cantaron para emular a los ángeles en los cielos. Lehi (1 Nefi 1:8) y Alma hijo (Alma 36:22) ambos vieron visiones de coros angelicales cantando alabanzas a Dios. El rey Benjamín (Mosíah 2:28) y Mormón (Mormón 7:7) expresaron su deseo de algún día unirse a los coros celestiales en el cielo.

Instrumentos en el Libro de Mormón

Llamando a la iglesia a las advertencias proféticas. Imagen a través de P2ALM

Además, en cinco ocasiones el Libro de Mormón menciona una "trompeta"—en tres ocasiones refiriéndose a las trompetas de Dios o de ángeles, en una ocasión llamando a las personas para adorar y en otra convocando a soldados para la batalla.4 En el antiguo Israel, las trompetas eran llamadas shofares hechos de los cuernos de los animales, tales como los carneros y eran utilizados para señalar una batalla, celebraciones nacionales y rituales de días festivos como el Día de la Expiación.5 Otras trompetas, como aquellas que tocaron los sacerdotes levitas durante las festividades de sacrificios y rituales, eran hechos de metal.6 Y en Mesoamérica, las trompetas hechas de caracoles a menudo eran utilizadas en los rituales.7

En un contexto militar, Coriántumr sonó una trompeta para comenzar la batalla en contra del ejército de Shiz.8 En la adoración, el deseo de Alma de "hablar con la trompeta de Dios" puede ser una referencia a los ciclos antiguos de las celebraciones israelitas.9 Sabemos que las coronaciones reales en la biblia eran acompañadas por el sonido de las trompetas (2 Samuel 15:10; 1 Reyes 1:39), por lo que puede ser posible que la coronación del rey Mosíah y otros reyes nefitas también fueran acompañados por celebraciones musicales.

Letras musicales y poesía

Los textos del Libro de Mormón están llenos con fragmentos de salmos antiguos o canciones, pero para los lectores modernos, en ocasiones puede ser difícil reconocer y escuchar la música debido a que la poesía antigua se miraba y sonaba muy diferente a la poesía o letras de canciones de hoy. Las líneas de poesía antigua no necesariamente rimaban o seguían una métrica estricta como la poesía en donde la mayoría de los poetas modernos están familiarizados. En cambio, la poesía que encontramos en la Biblia y el Libro de Mormón utiliza lo que llamamos paralelismos para crear hermosos pares literarios.10

Por ejemplo, 2 Nefi 4 a menudo es referido como el "Salmo de Nefi" y de hecho es una pieza poética o himno del Libro de Mormón:

28 ¡Despierta, alma mía! No desfallezcas más en el pecado. ¡Regocíjate, oh corazón mío, y no des más lugar al enemigo de mi alma!
29 No vuelvas a enojarte a causa de mis enemigos. No debilites mi fuerza por motivo de mis aflicciones.
(2 Nefi 4:28–29)

Ahora vea estos dos versículos de una manera diferente para revelar una estructura más poética:

28

¡Despierta

alma mía!

 

 

B

No desfallezcas más en el pecado.

 

A

¡Regocíjate, oh corazón mío,

 

 

B

y no des más lugar al enemigo de mi alma!

29

A

No vuelvas a enojarte

 

 

B

a causa de mis enemigos.

 

A

No debilites mi fuerza

 

 

B

por motivo de mis aflicciones.11

 

De la misma manera, muchos de ejemplos de poesía en la Biblia son conocidos por haber sido utilizados como canciones de rituales y celebraciones antiguas. Muchos de los 150 salmos bíblicos a menudo fueron utilizados como himnos de las ceremonias y convenios del templo.12 De hecho, la misma palabra "Salmo" incluso es asociada con "canciones" o "himnos" en griego. Un ejemplo famoso de una canción bíblica se puede encontrar en el libro de Éxodo, donde los autores incluyeron una canción antigua después de que los israelitas cruzaron el mar Rojo.13

El porqué

O That I Were an Angel (Oh si fuera un ángel) por Book of Mormon Central.

Leer las Escrituras implica algo más que dejar que las palabras pasen por nuestros ojos. Por medio de Su santa palabra, el amor de Dios brota en los cantos del corazón: "[P]or lo que se regocija mi corazón, y con mi cántico le alabaré" (Salmos 28:7). Leer las palabras inspiradas del Libro de Mormón en voz alta, escuchar los ritmos, cadencias y sonidos armoniosos puede hacer que la música de sus mensajes cobre vida. Su música sirve para varios propósitos. 

Conectarnos con Dios

El Libro de Mormón puede inspirar a los lectores a ver la música como una manera para comunicar los deseos sagrados de sus corazones a Dios. Cantar, tocar instrumentos y otras expresiones musicales tienen gran poder para invocar la presencia de Dios. El evangelio de Mateo declara que "donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mateo 18:20). Cuando los santos de los últimos días se congregan y cantan himnos de alabanza al nombre del Señor, ellos experimentan una gran unidad espiritual con otros y con el Señor. En la revelación moderna, el mismo Señor ha declarado Su amor por la música de los justos: "Porque mi alma se deleita en el canto del corazón; sí, la canción de los justos es una oración para mí, y será contestada con una bendición sobre su cabeza". (DyC 25:12)

Expresando un apropiado agradecimiento a Dios

El Libro de Mormón abraza la música como una manera de expresar gratitud a Dios. También reconoce que, como cualquier otra manera de comunicación poderosa, la música puede ser utilizada para propósitos incorrectos. En una ocasión, el Libro de Mormón condenó la música ruda que estaban haciendo Lamán, Lemuel, los hijos de Ismael y sus esposas, durante su viaje por el mar a la tierra prometida (1 Nefi 18:9). La Biblia de la misma manera condena la música que se utiliza para propósitos malos (Salmo 69:13; Job 21:11–12).14 Reconocer la actitud de las Escrituras hacia la música puede ayudar a los lectores de hoy a tomar decisiones sabias en los medios. El saber que la música tiene un poder sagrado y conmovedor ayuda a explicar el por qué la música que resta valor al espíritu o que lleva a uno a olvidar a Dios y Sus mandamientos es desagradable para el Señor.

Cantando la Canción del Amor Redentor

Healing of the Blind Man (Sanando al hombre ciego) por Carl Bloch. Imagen a través de Wikimedia Commons

Posiblemente lo más importante es que la música en el Libro de Mormón elogia repetidamente al Señor por Su poder para liberar a Su pueblo de los peligros físicos, mentales, emocionales y espirituales. La música incluso puede actuar como una metáfora de la expiación de Cristo. El élder Jeffrey R. Holland declaró que "el himno más preciado de todos, [es] 'la canción del amor que redime'".15

"Por fortuna, los asientos para ese particular número musical son ilimitados. […] En resumen, hay lugar para todas las personas que aman a Dios y honran Sus mandamientos como la inviolable vara de medir la conducta personal, pues si el amor a Dios es la melodía de la canción que compartimos, de seguro nuestro objetivo en común de obedecerle es la armonía indispensable en ella".16

Independientemente de la habilidad musical de alguien, el Libro de Mormón enseña que la canción más importante es la canción del amor redentor de Cristo. Si las personas abrazan la expiación del Salvador y viven sus días cantando la canción de Su amor redentor, vendrá el día cuando sus almas—como el "espíritu inmortal" del rey Benjamín—"se una a los coros celestes, para cantar alabanzas a un Dios justo" (Mosíah 2:28).

No reconocer estos elementos musicales y temas espirituales deja un panorama incompleto e inadecuado del Libro de Mormón, ya sea público o privado, ya sea en la puerta estrecha o en la amplia.

Otras lecturas

John A. Tvedtnes, "The Choirs Above", en The Most Correct Book: Insights from a Mormon Scholar (Salt Lake City, UT: Cornerstone Publishing, 1999), 167–169.

Gary A. Rendsburg, "The Psalms as Hymns in the Temple of Jerusalem", en Jesus and Temple: Textual and Archaelogical Explorations, ed. James H. Charlesworth (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2014), 95–122.