¿De dónde obtuvo Moroni las oraciones sacramentales?
Noviembre 16, 2017
KnoWhy #250
El Sacramento, imagen vía LDS Media Library
El Sacramento, imagen vía LDS Media Library
"La forma en que sus élderes y presbíteros administraban la carne y la sangre de Cristo a la iglesia; y las administraban de acuerdo con los mandamientos de Cristo". 
Moroni 4:1

El Conocimiento

Moroni 4-5 presenta las oraciones que los nefitas usaron al administrar el Sacramento de la Cena del Señor. Aunque estas oraciones, como las conoce Moroni, se registraron aquí siglos después de la visita de Cristo a los pueblos del Libro de Mormón, Moroni indicó que los "élderes y presbíteros" de su tiempo "las administraban de acuerdo con los mandamientos de Cristo" de una manera que Moroni afirmó que era "correcta" (Moroni 4:1).

Aunque los lectores rara vez notan la intrincada interdependencia textual entre Moroni 4-5 y 3 Nefi 18, las palabras de las oraciones sacramentales en Moroni 4-5 se pueden rastrear claramente, en su mayor parte, directamente a las mismas palabras de Jesucristo usadas cuando administró la Santa Cena durante su ministerio posterior a la resurrección, como se registra en 3 Nefi 18.

Hay otros registros de las ceremonias de hacer/renovar el convenio nefita que parecen haber tenido influencia en las oraciones sacramentales en su forma final, especialmente el gran discurso dado por el rey Benjamín en Mosíah 1-5.1 El siguiente cuadro muestra paralelismos entre Mosíah 5, 3 Nefi 18 y Moroni 4-5.

Mosíah 3 Nefi 18 Moroni 4–5
  Y haréis esto [participar del pan] en memoria de mi cuerpo (18:7) para que lo coman en memoria del cuerpo de tu Hijo (4:3)
quisiera que tomaseis sobre vosotros el nombre de Cristo (5:8) Y será un testimonio al Padre (18:7) y testifiquen ante ti, oh Dios, Padre Eterno, que están dispuestos a tomar sobre sí el nombre de tu Hijo (4:3)
  de que siempre os acordáis de mí (18:7) están dispuestos... a recordarle siempre (4:3)
  Y si os acordáis siempre de mí, tendréis mi Espíritu para que esté con vosotros (18:7) para que siempre puedan tener su Espíritu consigo (4:3)
estamos dispuestos... a ser obedientes a sus mandamientos en todas las cosas que él nos mande (5:5) esto [participar del vino] testifica al Padre que estáis dispuestos a hacer lo que os he mandado (18:10) y testifiquen ante ti, oh Dios, Padre Eterno, que están dispuestos... a guardar sus mandamientos que él les ha dado (4:3)
  y lo haréis en memoria de mi sangre, que he vertido por vosotros, para que testifiquéis al Padre que siempre os acordáis de mí (18:11) para que lo hagan en memoria de la sangre de tu Hijo, que por ellos se derramó; para que testifiquen ante ti, oh Dios, Padre Eterno, que siempre se acuerdan de él (5:2)
  Y si os acordáis siempre de mí, tendréis mi Espíritu para que esté con vosotros (18:11) para que puedan tener su Espíritu consigo (5: 2)

The Sacrament (El sacramento) por Minerva Teichert

De la comparación anterior, está claro que las oraciones sacramentales, como se les conocía en la época de Moroni, recordaban ritualmente las palabras que Jesucristo pronunció cuando presentó el sacramento a las personas del Libro de Mormón. El lenguaje está ligeramente modificado, en el sentido de que el pronombre "ellos" se usa en lugar del "vosotros" que usó Jesús. Las referencias de Jesús a sí mismo (por ejemplo, "mí", "mi cuerpo", "he") se cambian para referirse a Cristo en tercera persona (por ejemplo, "él", "del cuerpo de Tu Hijo", "les ha") como Jesús ya no estaba presente y las oraciones están dirigidas al Padre.2

Debido a que los nefitas se reunían a menudo y participaban de la Santa Cena inmediatamente después de las visitas de Cristo entre ellos, parece probable que la forma ceremonial de las oraciones sacramentales cristalizara muy pronto en el ministerio de Nefi, el discípulo de Jesús.

Una frase particularmente notable aparece en las oraciones como se encuentra en Moroni 4-5 que no se incluyó en las palabras registradas de Cristo en 3 Nefi 18—"que están dispuestos a tomar sobre sí el nombre de tu Hijo " (Moroni 4:3). Como se muestra en la tabla anterior, esa frase es similar a las palabras del rey Benjamín cuando puso a su pueblo bajo el convenio de tomar sobre sí el nombre de Cristo (Mosíah 5:8) unos 150 años antes de la aparición de Cristo en el templo de la tierra de Abundancia.  

El Porqué

Ultimas páginas 2 por Jorge Cocco

Las oraciones sacramentales usadas en el tiempo de Moroni se basaban estrechamente en las mismas palabras que Cristo mismo habló cuando visitó a los pueblos del Libro de Mormón. Las palabras de Cristo probablemente se usaron para reemplazar el lenguaje de una rica historia de rituales para hacer convenios entre los nefitas, pero el reemplazo todavía conservaba parte de la verbosidad de su ceremonia tradicional de renovación del convenio. Como notó el profesor de BYU John W. Welch: "[P]arece que los textos y las tradiciones nefitas se combinaron y se fusionaron maravillosamente en las últimas oraciones sacramentales en Moroni 4-5".3

Los lectores pueden notar que las oraciones usadas hoy por la Iglesia moderna, como se encuentran en DyC 20:76-79, son casi exactamente las mismas palabras registradas en Moroni 4-5. Es significativo que estas palabras son esencialmente las palabras que Cristo habló (y quizás lo que Él hablaría si estuviera presente) cuando presentó la ordenanza misma en 3 Nefi 18. Las oraciones registradas por Moroni demuestran un esfuerzo por mantener las oraciones tan cerca de las propias palabras de Jesús como fuera posible.

Moroni tuvo cuidado de registrar estas preciosas oraciones sacramentales precisamente porque eran sagradas, se basaban en las palabras reales del Señor Jesucristo resucitado y transmitían mediante la ordenanza sacramental los poderes del cuerpo sacrificado y la sangre expiatoria de Cristo. Además, esas palabras también comunicaron el poder del Espíritu Santo y alinearon la voluntad del Padre con hombres y mujeres ordinarios que buscan guardar su mandamiento. Para cumplir con estos propósitos sagrados, Moroni tuvo cuidado de transmitir las palabras de estas oraciones con solemne exactitud.

Otras Lecturas

John W. Welch, “Benjamin’s Covenant as a Precursor of the Sacrament Prayers,” en King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom,” ed. John W. Welch y Stephen D. Ricks (Provo, UT: FARMS, 1998), 295–314.

John W. Welch, “From Presence to Practice: Jesus, the Sacrament Prayers, the Priesthood, and Church Discipline in 3 Nephi 18 and Moroni 2–6,” Journal of Book of Mormon Studies 5, no. 1 (1996): 119–139.

Richard Lloyd Anderson, “The Modern-Text Theory,” Review of Books on the Book of Mormon 6, no. 1 (1994): 379–417.

John W. Welch, “Our Nephite Sacrament Prayers,” en Reexploring the Book of Mormon: A Decade of New Research, ed. John W. Welch (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1992), 286–289.

Richard Lloyd Anderson, “Religious Validity: The Sacrament Covenant in Third Nephi,” en By Study and Also by Faith: Essays in Honor of Hugh Nibley, 2 vols., ed. John M. Lundquist y Stephen D. Ricks (Salt Lake City; Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1990), 2:1–51.