¿Cómo son las enseñanzas del Libro de Mormón únicas sobre la Trinidad?

Diciembre 8, 2017
La Primera Visión, por Gary E. Smith
KnoWhy #266
La Primera Visión, por Gary E. Smith
"[D]e cierto os digo que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno"
3 Nefi 11:27

Principio

La doctrina de la Trinidad se desarrolla en varios pasajes del Libro de Mormón. Algunas de estas escrituras simplemente confirman lo que se enseña sobre la Trinidad en la Biblia y otras revelaciones modernas. Otros pasajes, sin embargo, ofrecen ideas únicas e incomparables sobre esta doctrina fundamental.

Unidad de la Trinidad

El Libro de Mormón afirma consistentemente la unidad y la singularidad de la Trinidad. Por ejemplo, en 3 Nefi 11 Jesús enseñó "que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno" (v. 27). Al mismo tiempo, otros pasajes enfatizan que aunque unificados en propósito, cada miembro de la Trinidad es distintivamente separado y único, dando testimonio de cada uno de los otros. 1

La Trinidad. Artista desconocido.

Padre Celestial

El Libro de Mormón enseña que Dios "sabe todas las cosas, y no existe nada sin que él lo sepa" (2 Nefi 9:20). Muestra que Dios tiene todo el poder y que Sus siervos pueden cumplir cualquier cosa que Él ordene (véase 1 Nefi 17:50). Demuestra que Dios es un ser "perfecto" (3 Nefi 12:48). Afirma que "Dios no es un Dios parcial, ni un ser variable; sino que es inmutable de eternidad en eternidad" (Moroni 8:18). Y enfatiza que el amor de Dios "es más deseable que todas las cosas" (1 Nefi 11:22). Si bien la esencia de estas enseñanzas se puede encontrar en otras escrituras, su redacción específica y el contexto en el Libro de Mormón proporcionan valiosos conocimientos adicionales.

Pintura de Cristo por Greg Olson

Jesucristo

Como ejemplo de una de sus enseñanzas más singulares sobre la Trinidad, el Libro de Mormón aclara la naturaleza de la identidad premortal de Cristo. En Éter 3:16, Cristo se mostró al hermano de Jared y le explicó: "He aquí, este cuerpo que ves ahora es el cuerpo de mi espíritu; y he creado al hombre a semejanza del cuerpo de mi espíritu; y así como me aparezco a ti en el espíritu, apareceré a mi pueblo en la carne". A partir de esta descripción detallada, queda claro que la humanidad se creó a semejanza del cuerpo espiritual del Jehová premortal. También aclara que Jehová tenía no solo la misma identidad, sino que también era similar en forma o imagen con el Jesucristo resucitado y mortal.

El Libro de Mormón proporciona una mayor comprensión del carácter y la personalidad del Jesucristo resucitado. En 3 Nefi, Jesús pasó una cantidad considerable de tiempo enseñando, bendiciendo y orando por la gente.2 El ministerio de Cristo entre los nefitas ofrece una visión sin paralelo de cómo era para una comunidad interactuar repetida y directamente con un miembro físicamente resucitado de la Trinidad.3

Vidriera del Espíritu Santo en la Basílica de San Pedro

El Espíritu Santo

También son importantes las enseñanzas únicas del Libro de Mormón sobre el Espíritu Santo. Por ejemplo, cuando Nefi vio la visión del Árbol de la Vida, fue guiado por el "Espíritu del Señor". Sin embargo, a pesar de ser un personaje del Espíritu, Nefi vio "que tenía la forma de hombre... y él me hablaba como un hombre habla con otro" (1 Nefi 11:11).

Joseph Fielding McConkie y Robert L. Millet comentaron: "La expresión 'Espíritu del Señor' se usa unas cuarenta veces en el Libro de Mormón, y casi sin excepción tiene referencia al Espíritu Santo o Luz de Cristo. Si, de hecho, aquí el Espíritu Santo fue la guía y el maestro de Nefi, esta ocasión es tremendamente significativa, ya que es la única ocasión bíblica en que el Espíritu Santo hace una aparición personal al hombre".4

Aplicación

El profeta José Smith enseñó: "Es el primer principio del evangelio el conocer con certeza el carácter de Dios".5 También testificó sobre el Libro de Mormón que sus lectores "se acercaría más a Dios al seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Introducción al Libro de Mormón).  Como lo demuestra la propia vida de José Smith, llegar a conocer personalmente cómo es Dios puede facilitarse leyendo las Escrituras y luego buscando revelaciones personales con verdadera intención (véase JSH 1:11-13).

Uno de los mensajes principales del Libro de Mormón es invitar a todos los hijos de Dios a conocer de manera similar a Dios personalmente. El élder David A. Bednar enseñó: "Un propósito importante de la vida mortal no es simplemente saber acerca del Unigénito del Padre, sino también procurar conocerlo".6 Así, Moroni, en el capítulo final del Libro de Mormón, repitió dos veces el mandamiento para que sus lectores "vinieran a Cristo" (Moroni 10:30, 32).

La Trinidad. Artista desconocido.

El Libro de Mormón representa bellamente la verdad del alcance universal de Cristo en la descripción de su ministerio entre los nefitas. Cuando Cristo apareció a la gente en la tierra de Abundancia, declaró: “[V]enid a mí, para que metáis vuestras manos en mi costado, y para que también palpéis las marcas de los clavos en mis manos y en mis pies, a fin de que sepáis que soy el Dios de Israel" (3 Nefi 11:14, énfasis agregado). Mormón luego registró que "esto hicieron, yendo uno por uno, hasta que todos hubieron llegado" (v. 15, énfasis agregado).

El mensaje simbólico del Libro de Mormón es que Jesucristo invita a todos los hijos de Dios, uno por uno, a estar íntimamente familiarizados con él. Él quiere que todos presencien personalmente y comprendan los efectos de Su expiación infinita en sus propias vidas. Al venir a Cristo y aceptar los beneficios eternos de Sus poderes expiatorios, los lectores también conocerán íntimamente a Dios el Padre y vivirán diariamente bajo el poder santificador y la influencia orientadora del Espíritu Santo.7

El élder Jeffrey R. Holland enseñó: "Debemos llegar a conocer a estos Seres Divinos de toda manera posible; debemos amarlos, acercarnos a Ellos, obedecerles y esforzarnos por ser como Ellos".8 Ellos mismos se asocian y se relacionan entre sí en perfecta armonía, proporcionando un modelo para que todos sigamos. Podemos aprender mucho acerca de la Trinidad leyendo el Libro de Mormón, pero solo al seguir verdaderamente sus preceptos y venir a Cristo podemos unificarnos en propósito con estos tres Seres Divinos.

Otras Lecturas

Élder David A. Bednar, “‘Si me conocierais’Liahona, octubre 2016, 102–105, en línea en lds.org.

Élder Jeffrey R. Holland, “Conocer a la Trinidad,” Liahona, Enero 2016, 33–39, en línea en lds.org.

Élder Jeffrey R. Holland, "El único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Él ha enviado", Liahona, octubre 2007, págs. 40-42, en línea en lds.org.

John W. Welch, “Jesus Christ in the Book of Mormon,” en Encyclopedia of Mormonism, 4 vols. ed. Daniel H. Ludlow, (New York, NY: Macmillan, 1992), 2:748–750.