¿Cómo se descubrió el quiasmo en el Libro de Mormón?

Mayo 1, 2018
Imagen por Book of Mormon Central
KnoWhy #353
Imagen por Book of Mormon Central
"Y quisiera que también recordaseis que este es el nombre que dije que os daría, el cual nunca sería borrado, sino por transgresión; por tanto, tened cuidado de no transgredir, para que el nombre no sea borrado de vuestros corazones".
Mosíah 5:11

Nota del editor: El año pasado se celebraron los 50 años el descubrimiento del quiasmo en el Libro de Mormón el 16 de agosto de 1967. Para celebrar el 50° aniversario, en el año 2016 en los meses de julio y agosto, el equipo de inglés de Book of Mormon Central publicó un KnoWhy cada semana que discute los quiasmos y su significado y valor para entender la Biblia, el Libro de Mormón, y otras literaturas antiguas. Asegúrese de consultar nuestros otros KnoWhys sobre quiasmos y el sitio de internet Chiasmus Resources para más información.

El Conocimiento

Muy temprano por la mañana, el 16 de agosto de 1967, el joven John W. Welch se levantó con un pensamiento que sonaba en su cabeza: "Si [el quiasmo] es evidencia del estilo hebreo en la Biblia, debe ser evidencia del estilo hebreo en el Libro de Mormón".1

Welch era un misionero sirviendo en Regensburg, Alemania, y el quiasmo era una antigua técnica literaria que él recientemente había aprendido. La posibilidad era atractiva —¿podría ser posible? ¿Podría este joven de 20 años estar al borde de un gran avance en la erudición del Libro de Mormón? Ahora, cincuenta años después, ha llegado a ser cada vez más claro que este fue un momento decisivo que ha influenciado por siempre y enriquecido los estudios del Libro de Mormón.

Welch fue llamado a servir en la misión del sur de Alemania, llegando a Munich el 17 de agosto de 1966. Mientras servía en la ciudad de Regensburg, casi un año después, el élder Welch y su compañero asistieron a una conferencia académica en el seminario sacerdotal de Regensburg. Fue en esta conferencia que Welch aprendió por primera vez acerca de un estilo antiguo de paralelismo invertido usado comúnmente en la literatura bíblica hebrea llamada quiasmo.

El profesor hizo frecuentes referencias a un nuevo libro que había leído recientemente, publicado un año antes por Paul Gaechter, llamado Die literarische Kunst im Matthäus-Evangelium (El arte literario en el evangelio de Mateo). Después de la conferencia, los élderes fueron a una librería cercana y pudieron comprar una copia de la monografía de Gaechter.

John W. Welch

Durante la siguiente semana, mientras Welch volvía a leer el evangelio de Mateo junto con el estudio iluminador de Gaechter, él vio cómo los quiasmos funcionaban en diferentes niveles en Mateo. También aprendió que el paralelismo era importante para los autores bíblicos porque a menudo confiaban en la transmisión oral y este modelo literario ayudaba a memorizar sus textos. Para Gaechter, la presencia de los quiasmos en el evangelio de Mateo era evidencia de que se basaba en una "fuente semítica original".2

Welch había terminado con el libro de Gaechter, solo unos días antes cuando se levantó una mañana de agosto con un pensamiento inquietante de lo que el quiasmo podría significar para el Libro de Mormón. Por lo que, Welch se levantó de la cama y tomó su copia del Libro de Mormón en Alemán, Das Buch Mormon, preguntándose: Si está aquí, ¿en dónde?  Se sintió impulsado a comenzar a leer donde él y su compañero habían leído la noche anterior, a mitad del discurso del rey Benjamín.

Mientras leía en Mosíah 5, notó, en el versículo 11, la palabra alemana Übertretung (transgresión, transgredir), que aparece dos veces, una directamente arriba de la otra. En inglés, se usa la misma palabra: trangression. Welch luego encontró otra palabra paralela y frases repetidas en las líneas adyacentes arriba y abajo. Finalmente, una estructura quiástica que se extiende a lo largo de Mosíah 5:10-12 apareció ante él de una manera poderosa.3

Y acontecerá que quien no tome sobre sí el nombre de Cristo,

 

tendrá que ser llamado por algún otro nombre;

 

 

por tanto, se hallará a la izquierda de Dios.

 

 

 

Y quisiera que también recordaseis que este es el nombre que dije que os daría,

 

 

 

 

el cual nunca sería borrado,

 

 

 

 

 

sino por transgresión;

 

 

 

 

 

por tanto, tened cuidado de no transgredir,

 

 

 

 

para que el nombre no sea borrado de vuestros corazones.

 

 

 

Yo os digo: Quisiera que os acordaseis de conservar siempre escrito este nombre en vuestros corazones

 

 

para que no os halléis a la izquierda de Dios,

 

sino que oigáis y conozcáis la voz por la cual seréis llamados, y también

el nombre por el cual él os llamará.

Welch entonces regresó a las primeras páginas del discurso del rey Benjamín, buscando más ejemplos de quiasmos. Pronto encontró otro, Mosíah 3:18-19, exactamente en el centro del discurso.4 Después de maravillarse sobre lo que estaba allí en las palabras del rey Benjamín, Welch fue hacia su compañero al otro lado de la habitación, lo despertó y exclamó: "¡Está aquí! ¡Hay un quiasmo en el Libro de Mormón!" Welch recordó: "Fue un momento emocionante. He sentido gratitud desde entonces de que mi fe y testimonio fueron fortalecidos por el descubrimiento inmediato de estos pasajes en el Libro de Mormón".5

De manera significativa, el 17 de agosto del año pasado, marcó el aniversario de un año desde su llegada a Alemania como misionero, marcando su descubrimiento del quiasmo en el Libro de Mormón el punto medio de sus dos años como misionero. Desde ese día, comenzó a compartir su descubrimiento con todos los que pudo, desde los investigadores nuevos de la iglesia, hasta los clérigos y eruditos bíblicos.6

Después de que su misión terminó, Welch tuvo la oportunidad de conocer al Padre Paul Gaechter en Innsbruck, Austria, y compartió su descubrimiento con él. Welch recuerda la conversación que tuvo con él que duró alrededor de media hora, y que, al ponerse de pie para irse, Gaechter amablemente se dirigió a él en "un tono muy serio y de aprobación" y dijo: "Debes continuar tu trabajo sobre este tema. ... Has encontrado el trabajo para toda una vida".7 Welch llegaría a casa de su misión a finales de agosto de 1968, y menos de un año después, publicó el primer estudio de quiasmos en el Libro de Mormón en BYU Studies.8

El Porqué

El Libro de Mormón en alemán

El descubrimiento de los quiasmos en el Libro de Mormón tendría un profundo impacto en los esfuerzos académicos para estudiar el libro como un auténtico texto hebreo antiguo. Ahora, 50 años desde el descubrimiento de los quiasmos por Welch en el Libro de Mormón, vemos que su hallazgo aún está resonando en las publicaciones académicas sobre el Libro de Mormón. Ha habido un enfoque mucho mayor en ver al libro como una obra literaria maestra y lo han examinado como un auténtico texto antiguo.

Por ejemplo, el trabajo revolucionario de Welch ha llevado a más estudios de paralelismos y otras técnicas de literatura hebrea antigua en el Libro de Mormón.9 Donald W. Parry’s, Poetic Parallelisms in the Book of Mormon: The Complete Text Reformatted toma todo el texto del Libro de Mormón y lo vuelve a formatear para que los lectores puedan identificar claramente sus formas poéticas.10

Como Robert F. Smith ha comentado:

Los esfuerzos de Jack para sondear las profundidades de los quiasmos durante la década de 1970, también estimularon a otros tipos de análisis literarios del Libro de Mormón. Muchos eruditos fieles han conjeturado acertadamente que donde se puede encontrar los quiasmos, allí se podrían hacer otros descubrimientos literarios.11

Además, si las palabras en el Libro de Mormón fueron escogidas con precisión y posicionadas para preservar y transmitir patrones complejos como los quiasmos y otras configuraciones verbales, entonces lo que seguiría es que cada palabra del Libro de Mormón debería ser sondeada y examinada para ver qué otro significado subyacente importante podría contener. Antes del descubrimiento de los quiasmos en el Libro de Mormón, su texto no había sido leído tan meticulosamente. Pero desde ese tiempo, el texto del Libro de Mormón ha sido revisado, diseccionado, analizado y comparado más intensiva y ampliamente que antes, literal, cultural, histórica, geográfica, política, legal, religiosa y espiritualmente. Como resultado, los lectores dirigentes de hoy, cincuenta años después, todavía se preguntan con justa razón qué otros conocimientos, tesoros y revelaciones aún puede ofrecer este sorprendente texto. 

Para Welch, el estudio de los quiasmos de hecho se ha convertido en "el trabajo de toda una vida". Además de descubrir una gran variedad de características fascinantes en el Libro de Mormón, la Biblia y otras áreas de gran interés, ha llegado a ser reconocido entre los eruditos bíblicos como un experto sobre los quiasmos.12 En 1970, completó su tesis de la maestría, comparando la presencia de los quiasmos en el Libro de Mormón, la Biblia y otros textos antiguos.13 En 1974, publicó sobre los quiasmos en la literatura ugarítica en una revista académica internacional,14 la cual llevó a la colaboración de un grupo de expertos a contribuir en un volumen de ensayos llamados Chiasmus in Antiquity, editado por Welch.15

Ese volumen, publicado por una prensa académica respetada a nivel internacional, presentó un ensayo por Welch sobre quiasmos en el Libro de Mormón.16 El eminente erudito bíblico David Noel Freedman elogió este libro y puso especial atención al "trato único de Welch para el Libro de Mormón", y consideró la obra "indispensable".17 Más recientemente, Welch ha sido la fuerza impulsora detrás de un archivo masivo de recursos de quiasmos en línea organizados por BYU Studies en chiasmusresources.org.

Como lo señaló Welch en su artículo de 1969 en BYU Studies, el descubrimiento del quiasmo nos ayuda a ver el arte, complejidad, creatividad y profundidad del Libro de Mormón, así como también nos ayuda a interpretar el significado del texto.

Otras lecturas

John W. Welch, "Forty-Five Years of Chiasmus Conversations: Correspondence, Criteria, and Creativity", 2012 discurso de la confenrecia FairMormon, en línea en fairmormon.org.

John W. Welch, "The Discovery of Chiasmus in the Book of Mormon: Forty Years Later", Journal of Book of Mormon Studies 16, no. 2 (2007): 74-87, 99. 

Robert F. Smith, "Assessing the Broad Impact of Jack Welch’s Discovery of Chiasmus in the Book of Mormon", Journal of Book of Mormon Studies 16, no. 2 (2007): 68–73, 98–99.