¿Cómo podría Shiz moverse y respirar después de ser decapitado?

Noviembre 14, 2017
Consecuencias de dos reyes, por Brian C. Hailes
KnoWhy #248
Consecuencias de dos reyes, por Brian C. Hailes
"Y sucedió que después que le hubo cortado a Shiz la cabeza, este se alzó sobre sus manos y cayó; y después de esforzarse por alcanzar aliento, murió"
Éter 15:31

El Conocimiento

Durante la batalla final de los jareditas, el gran rey Coriántumr cortó la cabeza de su oponente, Shiz.1 Pero "después que le hubo cortado a Shiz la cabeza, este se alzó sobre sus manos y cayó; y después de esforzarse por alcanzar aliento, murió" (Éter 15:31). Un hombre luchando por respirar sin su cabeza es difícil de imaginar (y la mayoría de la gente no querría imaginar). Sin embargo, este extraño evento está respaldado por investigaciones médicas.

El Dr. M. Gary Hadfeld, profesor de neuropatología, descubrió una posible explicación médica por la reacción de Shiz. Él declaró que "Coriántumr obviamente estaba demasiado cansado para hacer un trabajo limpio". Su golpe evidentemente se desvió un poco demasiado alto. Debió haber cortado la cabeza de Shiz a través de la base del cráneo, a la altura del mesencéfalo.2 Si este fue el caso, entonces la escena de la muerte extraña de Shiz tiene sentido.

Diagrama del tallo cerebral. Imagen vía Wikimedia Commons

Hadfield explicó: "La lucha de Shiz contra la muerte ilustra el reflejo clásico... cuando la parte superior del tronco cerebral... es desconectado del cerebro".3 Ciertos músculos en los brazos y las piernas se contraen, y esto podría haber causado que Shiz se levantara con sus manos. Esto también explica por qué Shiz se esforzó "por alcanzar aliento". Hadfield declaró que esta decapitación fallida "también causaría que su caja torácica se expanda y contraiga automáticamente, como ocurre en todos nosotros cuando dormimos".4 Esto habría hecho sonar como si Shiz estuviera "luchando por respirar". Este tipo de fenómeno neurológico se informó por primera vez en 1898, muchos años después de la publicación del Libro de Mormón.5

Hadfield notó que "el evento obviamente sorprendió tanto a Éter como a Moroni, quienes lo relataron". Es probable que ambos se hayan sentido obligados a incluirlo. A pesar de que Moroni habría estado familiarizado con la guerra y las lesiones en la cabeza que la acompañan, él todavía "señaló este acontecimiento extraordinario para incluirlo en su compendio. Tal vez Éter y Moroni habían llegado a la conclusión de que el último 'esfuerzo' de Shiz... se debía a un espíritu invencible, y a la falta de voluntad para morir".6 Incluso en la muerte, la sed de sangre de Shiz no tenía límites.

El Porqué

En el pasado, algunos han considerado que esta historia es completamente increíble. Sin embargo, los detalles resultan ser científicamente sólidos. Este espeluznante evento es incómodamente fiel a la vida, mostrando un ejemplo más de los beneficios de la paciente investigación sobre la lectura superficial.

Shiz and Coriantumr (Shiz y Coriántumr) por Briana Shawcroft

Además, este detalle incómodamente espantoso, descrito como el "pasaje más gráfico de la escritura", recuerda al lector la brutalidad de la guerra.7 Moroni eligió una decapitación brutal como uno de los principales eventos para terminar el libro de Éter. Pudo haber omitido un detalle tan incómodo, pero tanto Éter como Moroni eligieron incluirlo. Moroni pudo haber querido enfatizar la brutalidad y la desesperanza de esta guerra.

Catherine Thomas lo expresó bien:

En reflejo de lo absoluto ... perecedero de sus vidas y obras, [Coriántumr y Shiz] se aferraron nada más que a sus espadas; no se ofreció seguridad. La implacable ley de la cosecha rodó sobre ellos, y vivieron sus días restantes como espectros en una aterradora pesadilla de ira: enfermedad, aullidos, hedor y sangre. Las vidas que habían elegido los habían llenado, no con un deseo de paz y vida abundante y próspera, sino con odio y autodestrucción. El fin último del mal es la muerte.8

A la mayoría de los lectores del Libro de Mormón solo les gusta recordar los aspectos gloriosos de la guerra. Moroni no permite este lujo. Éter 15 muestra un Coriántumr agotado, cubierto de sangre y barro, tan cansado que no puede ejecutar una decapitación adecuada. La brutalidad de esta escena ofrece un claro recordatorio de que la guerra siempre es horrible y que la gente no debe olvidar el final definitivo de un conflicto sin sentido. Esta lección no se perdió en Moroni, que había visto toda su civilización destruida durante la guerra. En el mundo moderno, que todavía está inmerso en la guerra, tampoco debería perderse en los lectores de hoy.

Otras Lecturas

Craig James Ostler, “Shiz,” en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 722.

M. Gary Hadfield, “The ‘Decapitation’ of Shiz,” en Pressing Forward with the Book of Mormon: The FARMS Updates of the 1990s, ed. John W. Welch y Melvin J. Thorne (Provo UT: FARMS, 1999), 266–268.

M. Gary Hadfield, “Neuropathology and the Scriptures,” BYU Studies 33, no. 2 (1993): 313–328.

 

  • 1. Decapitar a un cautivo como este hubiera sido común tanto en el Antiguo Cercano Oriente como en la América precolombina. Véase Morgan W. Tanner, “Jaredites,” Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillian, 1992), 2:719.
  • 2. M. Gary Hadfield, “Neuropathology and the Scriptures” BYU Studies 33, no. 2 (1993): 325. Este entendimiento asume que parte de la parte inferior de la cabeza sobrevivió, por lo que Coriántumr no "eliminó" toda la cabeza de Shiz, lo que algunas personas han objetado. Sin embargo, tal lectura literal del texto es innecesaria. Véase Brant A. Gardner, Second Witness: Analytical and Contextual Commentary on the Book of Mormon, 6 vols. (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2007), 6:326, incluyendo las notas al pie de página.
  • 3. M. Gary Hadfeld, “The ‘Decapitation’ of Shiz,” en Pressing Forward with the Book of Mormon: The FARMS Updates of the 1990s, ed. John W. Welch y Melvin Thorne (Provo UT: FARMS, 1999), 266.
  • 4. M. Gary Hadfield, “My Testimony, as an Academician, of God and of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints,” en Mormon Scholars Testify, April, 2010, en línea en mormonscholarstestify.org.
  • 5. Véase C. S. Sherrington, “Decerebrate Rigidity, and Reflex Coordination of Movements,” Journal of Physiology 22 (1898): 319.
  • 6. Hadfield, “My Testimony,” en linea en mormonscholarstestify.org.
  • 7. Craig James Ostler, “Shiz,” en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 722.
  • 8. Catherine Thomas, “A More Excellent Way (Ether 9–15),” en The Book of Mormon, Part 2: Alma 30 to Moroni, Studies in Scripture, Volume 8, ed. Kent P. Jackson (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 279–280.