¿Cómo nos ayuda la gracia a superar la debilidad?

Abril 24, 2018
Imagen  por Book of Mormon Central
KnoWhy #350
Imagen por Book of Mormon Central
"[Y] si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos".
Éter 12:27

Contexto y Contenido

En Éter 12, el profeta Moroni le dijo al Señor que estaba preocupado de que el Libro de Mormón no fuera tan bueno como lo esperaba por causa de sus propias imperfecciones y debilidad al escribir. En respuesta, el Señor dijo a Moroni que "si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos" (Éter 12:27). El comprender este versículo puede ayudarnos a conocer cómo obtener la ayuda de Dios y permitir que la gracia de Cristo nos ayude con las dificultades de la vida.1

Cristo dijo a Moroni que, si los hombres vienen a Él, les mostrará su "debilidad". Algunos podrían dar por hecho que esto significa que Cristo nos mostrará nuestras debilidades. Observe, sin embargo, que el Señor usa la palabra debilidad y no debilidades. De hecho, el Libro de Mormón en español solo usa la palabra debilidades en una ocasión (Alma 7:12). En inglés, la palabra plural, weaknesses, no se utiliza para nada.2 En inglés, los autores utilizan la palabra en singular weakness o debilidad, no para hablar acerca de una debilidad específica que una persona pueda tener, sino acerca de la condición de ser débil: débil-idad.

En español, Helamán declara que "Dios nos librará, no obstante lo débiles que estén nuestros ejércitos" (Alma 58:37), mientras que en inglés se trata de la condición: "...no obstante [la debilidad de] nuestros ejércitos". En este pasaje, Helamán deja claro que no se está refiriendo a una debilidad específica que todos en su ejército compartían. Más bien, está comentando sobre el poco número de soldados en su ejército comparados con el tamaño del ejército lamanita. Este concepto parece ser a lo que Moroni también se estaba refiriendo en Éter 12. Moroni afirmó que, comparado con los escritos jareditas, "cuando [los nefitas] escribimos, vemos nuestra debilidad, y tropezamos por la manera de colocar nuestras palabras". El Señor respondió: "Los insensatos hacen burla, mas se lamentarán; y mi gracia es suficiente para los mansos, para que no saquen provecho de vuestra debilidad" (Éter 12:25-26).3

Dominio de la Doctrina, Éter 12:27. Infográfico por Book of Mormon Central

Dominio de la Doctrina, Éter 12:27. Infográfico por Book of Mormon Central

Haga clic para descargar la imagen de alta resolución

Al leer Éter 12:27 con el versículo de Alma en mente, llega a ser claro que está hablando acerca de la debilidad que todas las personas experimentan en la mortalidad, y no debilidades específicas que Dios nos da. El Señor permite que las personas experimenten esta debilidad asociada con la mortalidad, "para que sean humildes" (Éter 12:27). El Señor entonces aclara que esta humildad es esencial si queremos experimentar la gracia en nuestra vida: "[B]asta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí" (v. 27). Es significativo que el texto no diga simplemente que "basta mi gracia a todos". La gracia de Cristo solo es completamente efectiva en la vida de todos aquellos "que se humillan ante" Él.4

El Libro de Mormón enseña que la gracia depende de la humildad de la persona para aceptarla. Por ejemplo, 2 Nefi 10:24 declara: "[D]espués de haberos reconciliado con Dios, que [es] tan solo en la gracia de Dios, y por ella, [que] sois salvos". Esto implica que los hombres y las mujeres primero deben reconciliarse con Dios al humillarse a sí mismos, con el propósito de experimentar la gracia de Cristo.5 Cuando las personas se humillan a sí mismas ante Dios y tienen fe en Él, Cristo promete que hará que "las cosas débiles sean fuertes para ellos".

En el Antiguo Testamento, el concepto de la gracia también conlleva la idea de fuerza. Uno puede ver esto en Nehemías 9:32 donde la palabra hebrea para la gracia de Dios se utilizó en paralelo con Dios siendo "Dios grande, fuerte, temible" enfatizando el poder y la fuerza como parte de la gracia.6 También se puede ver este concepto en Jacob 4:6-7, donde declara que aquellos con la fe apropiada pueden "mandar en el nombre de Jesús, y los árboles mismos nos obedecen, o los montes, o las olas del mar". Por lo tanto, cuando Moroni declara que las cosas débiles pueden llegar a ser fuertes por medio de la gracia, es porque la gracia misma se asocia con la fuerza.7

Doctrina y principios

Cuando entendemos que el Libro de Mormón utiliza la palabra "debilidad" como la condición de ser más débil de lo que deseamos ser, una condición que todos experimentamos en la vida, Éter 12:27 toma una nuevo significado. Todos experimentamos la condición de debilidad que es parte de ser humano, y esto tiene el propósito de invitarnos a ser humildes. En nuestra humildad, reconocemos que es nuestra propia debilidad y condición caída que abre la puerta a la gracia de Jesús en nuestras vidas.8

Por último: "Al acudir a Él con fe, el Salvador nos fortalecerá para que llevemos nuestras cargas y logremos tareas que no podríamos realizar por nuestra propia cuenta".9 Si nos humillamos a nosotros mismos y venimos a Cristo, Él nos ayudará a vencer nuestra "debilidad" por medio de Su gracia y poder. Debido a que la gracia está muy apegada a la fuerza, todos podemos ser fortalecidos por la gracia de Cristo, y tener fe que nosotros como "cosas débiles" podamos llegar a ser fuertes.10 Compartir una relación de convenio con el Señor nos da acceso a habilidades más allá de nuestra capacidad, por medio de su poder y misericordia.

Como dijo el élder David A. Bednar: "Es así que el aspecto de la Expiación que nos habilita y fortalece nos ayuda a ver y a hacer el bien y a convertirnos en personas buenas de formas que jamás reconoceríamos o lograríamos con nuestra limitada capacidad mortal. Doy testimonio de que el poder habilitador de la Expiación del Salvador es real".11

Otras lecturas

David A. Bednar, “Soportar sus cargas con facilidad", Liahona, Mayo 2014, 87–90. 

L. Whitney Clayton, “Para que vuestras cargas sean ligeras", Liahona, Noviembre 2009, 12–14. 

David A. Bednar, "En la fuerza del Señor", Liahona, Noviembre 2004, págs. 76-78. 

 

  • 1. Para conocer más sobre este versículo, véase Carolyn J. Rasmus, “Weak Things Made Strong", en Fourth Nephi Through Moroni, From Zion to Destruction, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate, Jr., Book of Mormon Symposium Series, Volume 9 (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1995), 251–262.
  • 2. Eldin Ricks’s Thorough Concordance of the LDS Standard Works (Provo, UT: FARMS, 1995), 829.
  • 3. Royal Skousen ha señalado que el siguiente versículo explica que el amor de Dios lleva a las personas a Cristo y los ayuda a superar la debilidad de la mortalidad. Véase Royal Skousen, Analysis of Textual Variants of the Book of Mormon: Part Six, 3 Nephi 8 – Moroni 10, 2nd edition, The Book of Mormon Critical Text Project, Volume 4 (Provo, UT: FARMS y BYU Studies, 2017), 3970–3971.
  • 4. Joseph Fielding McConkie, Robert L. Millet y Brent L. Top, Doctrinal Commentary on the Book of Mormon, 4 vols. (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1987–1992), 4:212–213.
  • 5. Este versículo específicamente señala que esta es la gracia de Jesucristo, mientras que el Libro de Mormón algunas veces se refiere a la gracia de Dios de manera más general. Véase Stephen E. Robinson, “Grace", en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 306.
  • 6. Brent J. Schmidt, Relational Grace (Provo, UT: BYU Studies, 2015), 149.
  • 7. Véase Isaías 40:6, donde la palabra hebrea chesed es traducida como "bondad" en la Biblia Reina Valera 2009, y se refiere a la fuerza de la hierba: el siguiente versículo señala que la hierba no tiene nada de fuerza.
  • 8. Bruce C. Hafen, “Grace", en Encyclopedia of Mormonism, ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1992), 2:562–563.
  • 9. Documento de base sobre el Dominio de la doctrina (Salt Lake City, UT: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2016), 7.
  • 10. M. Catherine Thomas, “A More Excellent Way", en Book of Mormon, Part 2: Alma 30 to Moroni, ed. Kent P. Jackson, Studies in Scripture: Volume 8 (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1988), 276.
  • 11. David A. Bednar, “En la fuerza del Señor", Liahona, Noviembre 2004, 76.